miércoles, 28 de diciembre de 2011

Crítica: La Novia Cadáver

La moda nos obliga a hablar mal de Tim Burton, que si ha decaído mucho, que todo lo que hace es ahora siempre más de lo mismo. Pero en el tercer largometraje de animación, el director nos trajo una película stop¬-motion (técnica de animación fotograma a fotograma realizada con muñecos) que no deja indiferente a nadie.

Producida y codirigida por Burton, este cuento macabro y siniestro nos relata la historia de Víctor y Victoria, que están a punto de casarse. Es un matrimonio de conveniencia y organizado por sus padres. Nuevos ricos con nuevos pobres. Víctor, que es un soñador, es un poeta, sus padres habían sido pobres (pescadores). Victoria, que también es melancólica y soñadora; y que tiene unos padres venidos a menos que necesitan casarla con un tipo con dinero urgentemente. Romanticismo gótico decadentista. Paisajes románticos con mayúsculas. Cuidado estético al máximo. Además, compone una historia de contrastes. Un mundo gris, triste, aburrido, decaído; el mundo de los vivos. En perfecta contraposición con el mundo de los muertos, donde vive la alegría, la luz, los colores, la música; pero sobretodo, el amor y la compasión, el cariño. Es un claro ejemplo del universo paralelo del director, que siempre se aleja de la visión de la masa para crear sus pequeños mundos distintos, de sociedades monstruosas, de maldades recónditas y personajes siniestros muy, muy buenos de corazón.

Precisamente, para esta película y ayudado por el dibujante español Carlos Grangel, Tim Burton liderando un equipo de diseñadores que crean más de 60 personajes (eran 82 pero se vieron reducidos a 60) con vida propia, con historia, con su conflicto y su carga moral. Si a esto añadimos la música que acompaña la cinta, de manos del eterno Danny Elfman; conseguimos una ambientación y una iluminación perfectas que cargan la escena (una tras otra) de un surrealismo y expresionismo mágicos.

No es una historia más porque tiene una ternura gótica y un toque burtoniano que se queda en tu mente. Unos personajes ideados a la semejanza de ciertos actores fetiches para el director, que otorgan carácter y una personificación total del dibujo (que deja de ser un ente plano de 2D). Para mí, en la novia cadáver; las voces están clavadas. Las interpretaciones de Johnny Depp y Helena Bonham Carter, Emily Watson; amén del resto de secundarios (y no tan secundarios) tienen una calidez impresionante. El hecho de que en verdad se interprete el interior de los personajes y lo que no dejan ver. Personajes que incluso muertos, muestran una belleza increíble porque se deja ver que en verdad, su alma es hermosísima. Así se puede comprobar el contraste de como los personajes que luchan contra las normas establecidas por la sociedad, contra la coartación de las libertades son delicados, conectan entre ellos; son bellos en esencia. Mientras que los personajes que son regidos por las conveniencias sociales, las apariencias y todo lo que sea pretensión son esperpénticos, totalmente ajenos la sencillez y a la cotidianidad. Sonrisas, guiños, son los elementos que conmueven al público por parte de unos personajes que sólo pretenden vivir. Porque finalmente, esa es la moraleja que Burton quieren enseñarnos con esta película. Hay que vivir feliz en este mundo porque no hay un más allá dudoso y catastrófico que nos espera para hacernos pagar todo lo malo que hicimos en vida. No hay que vivir con miedo o esperando a ver que pasará, porque poco más va a pasar en el más allá. Que simplemente seguiremos viviendo de acuerdo a lo que queremos hacer, tal y como hacen todos los espíritus que pueblan el bosque, que sólo intentan tirar hacia delante sin represiones ni explicaciones.

En definitiva, un paraíso visual. Una sucesión de magia, de color, de oscuro ingenio, de planos rebuscados, de una imaginación excelente. Una historia preciosa con un triángulo amoroso y tierno.

9 comentarios:

El Rector dijo...

TGW, me gustá mucho mas tu crítica, que además a grandes rasgos, comparto bastante, que la propia película. En mi opinión y pese a su increíble diseño artístico y su impecable realización técnica (y aquí si supera a Pesadilla antes de Navidad), La Novia cadáver es una peli que no pasa de simpática. A la historia y a los personajes, les falta gancho y aunque coincido contigo en que la banda sonora de Elfman es grandiosa (como casi siempre), los temas musicales no están a la altura, siendo estos MUY flojitos en su mayoría. En cualquier caso, una peli digna de ver, aunque solo sea por su gran calidad visual.

El Sepulturero Torero dijo...

Excelente crítica, The Wrong Girl. Buen análisis filosófico del asunto. Estaría bien conocer un enlace donde aparezca el listado de personajes de los dibujos animados de Burton, porque tienen todos una profundidad especial (lo voy a buscar y si lo encuentro lo pego por aquí). Es cierto que, como matiza El Rector, los personajes tienen menos fuerza que en otras películas, pero la factura técnica, la iluminación, ambientación y la música de Elfman hacen no ya que merezca la pena verla, sino que sea imprescindible Y más en los tiempos que corren. Yo le habría puesto 9 estrellas :) Gran crítica, un abrazo

El Sepulturero Torero dijo...

No ha habido suerte con la galería de personajes, pero he encontrado una página muy interesante de acécdotas y curiosidades. Ahí tenéis el enlace:
http://tepasmas.com/curiosidades/noviacadaver

Lestat dijo...

A veces queremos encontrar sentido donde realmente no lo hay, y no sé si es lo que me suceda con esta película, pero ese contraste entre el oscuro mundo de los vivos y el alegre mundo de los muertos me parece una analogía de cuan perversa y depravada está la humanidad que a veces es preferente estar muerto (no es mi opinión, claro), al igual que la libertad que les propicia ésta, como bien mencionas.

A mí en lo personal me gusta la buena química que tienen estas personas con las que Burton siempre trabaja. Me encanta lo bien que se complementan Carter y Depp aquí al igual que lo han hecho en filmes donde requieren más que doblar a un personaje, como en Sweeney Todd (¿alguna vez me cansaré de citar esta película?). Otros aportan un grado de misterio con sus personajes, como lo ha hecho Wynona Ryder en Beetlejuice y Edward Scissorhands. De igual forma Elfman ha contribuido enormemente a la ambientación con su música mientras Burton lo hace con lo visual, como en Batman Returns o en las animadas aquí mencionadas.

¡Secundo al Sepulturero con sus 9 estrellas!

Darkotica dijo...

Me uno a la ovación, muy buena crítica Wrong Girl. Me encanta el necrofílico espectáculo visual de La Novia Cadáver, es un gustazo para la vista, desde la decadente estética victoriana, a la colorida fiesta del mundo de los muertos, un 10...pero eso en lo que se refiere a lo visual y a la banda sonora de Elfman...

En lo referente a todo lo demás creo que la cinta flojea en varios puntos, el primero son las canciones que no me terminan de cuajar (y menos dobladas en castellano) las veo forzadas, y no tienen, ni mucho menos, la calidad que tienen las de Pesadilla Antes de Navidad las cuales eran simplemente perfectas, sublimes, pegadizas... y el otro es que creo que el guión llega a un punto en el que decae bastante y la cosa no llega a ponerse tan emocionante como debería. Sobre los personajes pues digamos que la novia se los come a todos con patatas, mientras que Víctor y Victoria son para mi parecer dos sosainas, y sobre el resto de personajes stop-motion diré que me hubiera gustado un poco más de protagonismo para ellos, pensandolo detenidamente tal vez lo mejor sea el gusano...la voz de tu conciencia XD

The Wrong Girl dijo...

Yo es que soy muy fan de Tim Burton y le pongo mucho cariño a todo lo que hace. Realmente no es una gran historia, es sencilla. Yo creo que su magia reside en la producción misma y el arte que refleja más que en lo que pretende contar.
Es una fábula más. Su historia y su moraleja, como cualquier cuento infantil.
Eso si, como ahora lo gótico está de moda, pues le pone unos muertecitos la mar de simpáticos

Sísifo dijo...

La película parece estar basada en un viejo mito del romanticismo, que posiblemente fue reflejado mejor que nunca en el relato "La Venus de Ille" de Prosper Mérimée, pero que ya sido recogido como fondo argumental en más novelas y relatos, pienso por ejemplo en "La fuerza de su mirada", la novela de Tim Powers. El mito no es otro que el del casamiento por accidente con un "monstruo" o "demonio" femenino, a causa de haberle puesto un anillo de boda en el dedo a una estatua o similar, en la que la criatura se encuentra atrapada. La "novia" despierta de su no-muerte dispuesta a reclamar a su esposo y... Además Burton la mezcla con montones de referencias al gótico victoriano, y por supuesto lo baña todo con su personal perspectiva de las cosas, la misma que lleva cautivándonos desde "Bitelchús" o "Eduardo Manostijeras" (que los muertos son majos, que el personaje enlutado o gótico es precisamente el inocente y positivo, etc).

Sin embargo, coincido con otros comentarios en que la película resulta algo fallida en su falta de cuidado de algunos aspectos, como el desarrollo y desenlace del embrollo (precipitado y sin chispa), la falta de garra de los personajes, o incluso el interés de las canciones, mucho peores que las pegadizas e inolvidables de "Pesadilla antes de Navidad". En definitiva, un logro estético, muy interesante en lo conceptual, su trasfondo y referencias, pero que al final me deja a medias.

Daniela Campos dijo...

Me gusta esta película, creo que es todo un reto hacer la técnica stop motion, y lograr un buen trabajo más. Cada que tengo un ratito libre la veo Online para desestresarme y distraerme junto con mis sobrinitos. Saludos!

May Dove dijo...

Claro, es una película muy familiar a pesar de la temática y eso la hace grande. A mi me encanta!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.