lunes, 19 de diciembre de 2011

Crítica: Tortugas Ninja

La primera aparición de estos belicosos quelonios fue allá por 1984 de la mano de Kevin Eastman y Peter Laird, los cuales les dieron vida en un cómic underground (y en blanco y negro) y que funcionaba tanto como homenaje como parodia al trabajo del maestro de la viñeta Frank Miller (‘Ronin’, ‘Sin City’, ‘Daredevil’).

El cómic fue un rotundo éxito y pronto comenzaron a explotar a estos cuatro peculiares personajes de las más diversas maneras. Cualquier medio era bueno para sacar tajada del fenómeno del momento. Así pues, la película de imagen real no se hizo esperar.

Steve Barron, un director curtido en estos menesteres, -léase cine infantil-, fue el elegido para llevar a la gran pantalla las aventuras que miles y miles de niños ansiaban ver y disfrutar.

Como era de esperar, ‘Tortugas Ninja’ (‘Teenage Mutant Ninja Turtles’, 1990) fue un tremendo éxito.

Resulta absurdo (y totalmente innecesario) mencionar que vista ahora, ‘Tortugas Ninja’ es una película demasiado pueril e infantil. Pero vista en su día, es decir, cuando uno era un niño y alucinaba con los cómics y los dibujos de estos mutantes peleones, sobra decir que la película de Barron era una auténtica gozada. Es más, incluso viéndola hoy día con los ojos de un adulto, tiene encanto, mucho más que otras cintas mejor valoradas, -como por ejemplo ‘Cortocircuito’ (‘Short Circuit’, John Badham, 1986)-.

El mayor logro y sin duda alguna motor del éxito de esta entretenida aventura fue dejar en manos de Jim Henson la creación de las tortugas y al maestro de éstas, Splinter, la rata gigante que enseña artes marciales a Raphael, Michelangelo, Donatello y Leonardo.

Jim Henson fue un titiritero y productor televisivo que se hizo famoso por crear ‘The Muppets’ (en España ‘Los Teleñecos’), más tarde crearía entre otros programas ‘Fraggle Rock’ (‘Los Fraguel’ en territorio español) y dirigiría dos películas que se terminarían convirtiendo en piezas de auténtico culto: ‘Cristal oscuro’ (‘The Dark Crystal’, 1982), -codirigida con Frank Oz, el hombre que le otorgó movimiento y voz a Yoda, el famoso personaje de la saga de George Lucas- y ‘Dentro del laberinto’ (‘Labyrinth’, 1986).

Hay que reconocer que las creaciones de Henson son lo mejor de ‘Tortugas Ninja’ y, estoy convencido de que si no hubiera sido por el maestro de las marionetas, la película de Steve Barron no sería lo mismo.

No obstante, a pesar de lo destacable del trabajo de Henson, tampoco sería justo desmerecer la dirección de Barron, un director que nunca destacó en ningún trabajo pero que contaba con la suficiente solvencia y profesionalidad como para sacarle lo mejor a una película de estas características.

Si además contamos con la siempre agradable presencia de uno de los mejores actores secundarios del panorama cinematográfico, -el excelente Elias Koteas, interpretando al guerrero deportista Casey Jones-, con la guapa de turno, -Judith Hoag, dando vida a la voluntariosa April O’Neil-, con acertadas gotas de humor, algo de filosofía oriental y con unas secuencias de lucha bastante dignas, pues, ¿qué más podemos pedir a una película infantil?

Lo que más me ha gustado: las tortugas y la rata.

Lo que menos me ha gustado: es una pena que nadie se atreva a realizar una versión adulta (en su momento se habló de John Woo para realizar una versión más oscura). Hay un potencial enorme. Yo propongo a David Cronenberg. Con su concepto de la nueva carne esto sería la bomba. Piensen si no en ‘La Mosca’ (‘The Fly’, 1986), lo más parecido que se ha hecho a las Tortugas Ninja en versión adulta.

4 comentarios:

Darkotica dijo...

Todos los que la vimos en su época guardamos un buen recuerdo de ella, no en vano mi carpeta del cole tenía cromos pegados de estas cuatro criaturas, digo yo que por algo sería...

Hace muuuchos años que no la he vuelto a ver y no la recuerdo como debería (salvo unas imagenes grabadas a fuego de las tortugas haciendo artes marciales y comiendo pizza), sea como sea no deja de sorprenderme que en su época vieramos tan normal que cuatro tortugas mutantes ninja de dos metros de alto y con antifaz que vivían en las alcantarillas tuvieran a una gran rata como maestro y que les chiflara la pizza...¿pero que demonios le metían a los phoskitos??

Dr. Gonzo dijo...

Yo soy mega fan de estas cabronas, especialmente del cómic original (que dista mucho de ser infantil) y de esta película, que tampoco me parece tan infantil. Lo justo para que pueda disfrutarla todo el mundo.

También es cierto que yo me crié viendo esta película una y otra vez (junto con pesadilla en elm street, critters, etc), así que es de esperar que le tenga más aprecio del que realmente merece, pero vamos, que aún así pienso que es una gran película de acción.

El Rector dijo...

Si digo que con Elias Koteas haciendo de Casey Jones, también dudé sobre mi heterosexualidad, puede resultar algo embarazoso, verdad? bien, pues entonces no lo diré, no lo diré. No, en SERIO, me encanta Koteas, también creo que es uno de los grandes secundarios de Hollywood y por supuesto, el personaje del anárquico y arrogante justiciero de la máscara de hockey, era mi favorito de la serie y de la película.

Un servidor, se adelantó algo al fenómeno que supusieron estos cuatro anfibios en su momento, pues por aquel entonces, me encontraba en estados unidos. Mas tarde, cuando regresé a barcelona, con mi camiseta de las tortugas ninja, tuve que hacer de profeta y anunciar su llegada, no me creyó nadie, unas tortugas ninja?? venga va, me decían. Luego se lo tuvieron que comer todo, TODO.
A día de hoy, me sigue gustando mucho esta película, ya tampoco creo que sea tan infantil, es una muy buena peli de acción, aunque está claro, que la sola idea de pensar que el señor Woo, podría dirigir su versión, buf! hoy me voy a currar empalmao!!
Wikus, no sabia que Henson estaba metido de por medio, pero bueno, ahora que veo al maestro Splitter... joder, si parece sacado de Dentro del Laberinto (Hola sr. Bundy!!!).

Wikus dijo...

Comentáis que no es tan infantil, bueno, puede ser. Tiene sus momentos picantes y sus chistes groseros.
Yo soy muy pero que muy fan de las Tortugas Ninja, me encantaría ver de verdad una versión muy adulta de esto.
Yo era de los que tenían los muñecos, los cómics, jugaba con el videojuego, etc.
Sí que es verdad que Splinter parece sacado de ese mundo del laberinto.
Casey Jones mola muchísimo y Elias Koteas es un crack.

Darkotica, debes echarle un vistazo. No creo que se vaya ese cariño que le tienes. Yo la veo con frecuencia y me lo sigo pasando pipa.
Seguro que la disfrutas como antaño.

Gonzo, efectivamente el cómic original es ultra violento y dista mucho de lo que luego vimos en los dibujos y las pelis. Yo aún conservo por ahí el de Bodyhunter (si no recuerdo mal se titulaba así), -uno en el que Casey y Raphael la lían parda juntos-.

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...