domingo, 15 de enero de 2012

Crítica: The Burrowers

Éranse tres amigos: Carlos José, Juan Blas y JóTío Petty, así llamado este último porque, cada vez que descubría una historia interesante reptando entre las oscuras circunvoluciones de su sesera, exclamaba con los ojos virados hacia arriba : ¡Jó, tíooo!

Por aquello de abreviar, a Carlos José empezaron a llamarle CJ. Lo que, dado un tupido entrecejo que colaboraba en la formación de una única cejota que separaba la frente del resto de su rostro, era todo un acierto.

Juan Blas fue llamado JB. Y puede que eso, aparte de las cuatro veces que le plantaron en el altar, tuviera algo que ver con su futuro alcoholismo.

Y JóTío Petty se quedó en JT, qué remedio. Cuando salían del cole jugaban a hacer películas. Pronto, JT empezó a destacarse como un guionista y cineasta con potencial. Lo de con potencial es un alarde de benevolencia, hoy tengo el día generoso, pues hasta la fecha el muchacho no es que tenga una trayectoria muy prometedora. Soft for digging (1998, su ópera prima), una secuela de Mimic (2003), S&Man (2006) y The Borrowers (2008) es todo su bagaje. Lo que no está tan mal si lo comparamos con las producciones de... El Sepulturero Torero, por poner un ejemplo. Que es muy fácil criticar y decir que hacer cuatro pelis es una caca de culiculum, estooo, curriculum, señor Wikus. Le voy a dar la razón, sin que sirva de pestilente.

El caso es que J. T. Petty, en 2008, hace como que se va a rascar un codo y el hijo de su madre se saca de la manga una modesta maravilla: THE BURROWERS. Y lo de modesta va sólo por el magro presupuesto de esta producción. Porque por lo demás este tío, cuando vió emerger esta historia de lo más profundo de su enfermiza mollera, tuvo que proferir el JÓ, TÍO más grande y prolongado de su vida. Enseguida se puso manos a la obra con el guión, contrató a unos cuantos actores de segunda fila, se comió un bocata calamares y se lanzó a dirigir.

El resultado es una película atractiva e hipnótica, un hibridaje de géneros dispares que homenajea a partes iguales a la magnífica Centauros del desierto, de John Ford, y al mito latino del chupacabras (¡¿!?), no os riáis, mezclando western y terror en la coctelera y sirviendo la mezcla bien fría y en vaso de tubo de largo recorrido.

Sus múltiples detractores le achacan al engendro LENTITUD. Vale. Es cierto, va, el ritmo de esta película es lento como una noche de guardia junto a la hoguera. Pero... ¿Qué western no tiene un ritmo lento? Yo creo que los caballos, antes de que se rodaran westerns, galopaban más rápido. Pero evolucionaron y se adaptaron. Tanto correr ni tanto correr.

Pero, al margen de velocidades, qué historia, señoras y señores. Y qué modo de contarla. En algún momento hablan de la batalla de El Álamo como algo reciente, por lo que cabe datar la acción sobre 1840. Con crudeza, Petty va desgranando los sombríos retratos de los miembros de una sociedad despiadada y enferma, hijos del lejano oeste y de la violencia. Hombres rudos en un mundo nuevo y hostil, violadores de una tierra que les recibe con las praderas abiertas pero que pide un alto precio por hollarlas a uña de caballo.

SPOILER Coffey es un vaquero que se ha comprometido con una joven perteneciente a una familia de rancheros. La familia es masacrada cruelmente por unos misteriosos asaltantes que raptado a dos mujeres, una de ellas su prometida. Coffey parte al rescate y se le suman otros jinetes con los que se internará en los peligrosos territorios indios. Allí les aguardan los salvajes... y un enemigo mucho más temible que los propios sioux: los madrigueros (the burrowers). FIN SPOILER

El realizador en ningún momento viene a pasarnos la mano por el lomo. No quita hierro. No suaviza. No da frescor. Nos dice todo el tiempo: eso es lo que hay, mamones.

¿Que os aburren las reuniones nocturnas alrededor de las fogatas? Pues eso es lo que hay.¿Que sabéis que ese muchacho que lleva a la mujer-araña en el carro va a comer tierra muy pronto? Pues eso es lo que hay. ¿Qué creéis que ese carismático abuelo va a llegar con vida a los créditos finales? Pues eso es lo que hay. ¿Qué creíais que una tribu de piojosos indios ute podría salvar del Mal al mundo? Pues mirad, no hay lentejas esta noche. Ni siquiera hay tal mal. Son sólo otra clase más de alimañas del ya nutrido universo de alimañas, bichillos como tantos otros. Lo demás es una trampa de vuestra imaginación, iros a dar un rule con Anthony Blake y le invitáis de mi parte a un plato de lentejas.

Porque resulta que este J. T. Petty es un tipo resuelto al encarar el rodaje. The Burrowers es, ante todo, un western. Uno que acojona, sí, y al que le falta pasta para terminar de cuajar, pero un western. Esto debe quedar claro. Y si acojona no es tanto por las criaturas ancestrales que medran en la ancha noche estrellada, que también. (Están bastante logradas, además. Y los sonidos son de los que invitan a ir al baño a descargar el revólver). Pero monstruos los hay a patadas, ya tenemos en este nuestro mundo unos cuantos tiburones blancos, rinocerontes, ballenas, tigres, hienas, mosquitos anófeles y moscas tsé tsé. ¿Quién dijo miedo? Pero también tenemos en este mundo hombres que tienen respuestas y hombres que andan buscándolas, incluso debajo de la delgada piel de la pradera, si hace falta. ¿Pero qué pasaría si no existiera tal respuesta o, lo que es peor, si esa respuesta se perdiera para siempre? ¿Qué pasaría si la única salida fuera desde entonces la huída, no sólo ya para los cobardes, la huída para todos? Si hay algo peor que el miedo es vivir sin respuestas. Esa es la premisa de la que parte el argumento de este film, a ratos asfixiante, a ratos desesperantemente lento, pero finalmente impactante. Y Petty sabe moverse detrás de la cámara con desenfado, dosificando la acción, racionando la información y entregándose valientemente a la causa. Y es por eso que lo que podría haber sido un producto más de serie B, otro más del montón, bate sus negras alas y alza el vuelo de nuestro Nido: por su valentía.

Valentía en la elección del género, una mixtura difícil de digerir para muchos.

Valentía al escoger a los sólidos personajes y a los actores. Actores semidesconocidos en su mayor parte, pero que cumplen con creces. Algunos, como ese abuelo que remeda a John Wayne, incluso arrancan unas interpretaciones brillantes. Los diálogos son vigorosos y ágiles como un potrillo desbocado. Hay unas cuantas escenas que dejan huella, como la de esa presentación interracial a caballo, ese enfrentamiento a la incuestionable autoridad militar o esa degradación en la que se va viendo inmerso uno de los personajes principales hacia el tramo final.

Valentía al eliminar a ciertos personajes en momentos inopinados y al salvar a otros contra pronóstico, saber sostener la cabalgada junto al diablo sin caer de la montura, a pesar de que a veces falte el resuello.

Pero, por y sobre todo, maestría y valentía al escoger un final perfecto y despiadado, que rubrica con aspereza toda la anterior coherencia interna de la trama y que sella de forma prodigiosa la forma de contar esta hermosa historia. Esa cara de estupor de Coffey habla por sí sola. Un relato perfecto, que quedará larvado en nuestra psique para mover de vez en cuando su meñique, telegráficante. Para incomodarnos, para aterrarnos. Y eso está requetebien.

Y por eso voy a darle a esta película 9 estrellas aunque probablemente, en una votación colectiva, sacaría sólo la mitad. Así que antes de que hagáis dos huevos fritos con ellos, voy a sumar mis pelotas a The Burrowers.

Por qué caliento mi salchicha en esta hoguera: Porque me gustan los juegos preliminares y porque me entusiasman los buenos finales.

Por qué me duermo sobre mi caballo mientras cabalgo con el Diablo: porque sobran el discurso de la india ecologista (tía, mete en tu tipi un borrower como animal de compañía, ¿no te fastidia?) y unos diez minutos de metraje. A veces (pocas) bostezo sentado en mi silla... y no es de hambre ni de sueño.

10 comentarios:

Darkotica dijo...

Llevar una historia de terror al viejo oeste es algo que siempre me ha fascinado, pero desgraciadamente son pocas las películas que mezclan estos dos géneros, y menos aun las que lo hacen con acierto, quizá destacar aquella "Ravenous" de Antonia Bird, la tercera entrega de "Abierto hasta el amanecer" y por supuesto, aunque entrando ya en los terrenos de la ciencia ficción, aquella obra maestra del género dirigida por Michael Crichton llamada "Almas de Metal", protagonizada por el inolvidable Yul Brynner, que encarnó en aquella ocasión a uno de los mejores malos de la historia del cine. A priori, "The Burrowers" como si se tratase de uno de los clásicos westerns de John Ford, nos sumerge en una de esas típicas batidas que se daban en la época y el lugar, para dar caza a los indios, mostrándonos la rivalidad y desprecio que los colonos sentían por el indio que habitaba las tierras americanas, pero los tópicos del western tradicional pronto dejan paso a los tópicos del cine fantástico, enfrentando nuevamente al hombre con criaturas desconocidas (tan solo justificadas en la película por dudosas leyendas indias), y que como no podía ser de otra forma, termina por convertirse en una lucha a muerte por la supervivencia.

Visualmente, la cinta está entre lo impecable y lo muy deficiente, ya que por una parte, tenemos una estupenda fotografía que en algunos momentos nos ofrece imágenes de gran belleza y una puesta en escena correcta, el atrezzo y el vestuario están sobradamente logrados, de un gran nivel si tenemos en cuenta que no se trata de una superproducción de Hollywood, sino de una cinta de serie b, os aseguro que he visto películas con más presupuesto que no conseguían la calidad de vestuario y de decorados que tiene esta película. El problema llega cuando salen las criaturas, que se hicieron esperar durante bastante tiempo pero que para nuestra decepción, están realizadas por ordenador, lo que como suele ser habitual, se traduce en un resultado un tanto cutre, pasando con más pena que gloria ante nuestros ojos. Acabando, "The Burrowers" es una interesante y arriesgada mezcla de western y fantástico que lamentablemente, se queda en algo demasiado básico y que además termina por caer en los tópicos de ambos géneros, víctima de un desarrollo que se hace algo lento en algunos momentos, pero por otro lado nos da la oportunidad de disfrutar de un atractivo nuevo marco.

Una película aceptable y un valiente intento de ofrecer algo nuevo al género de terror...¿o debería decir al western?. Te guste el terror o las películas del oeste, "The Burrowers" es una opción a tener en cuenta, aunque recomiendo evitar las calurosas noches de verano para su visionado.

El Rector dijo...

Sepulturero, tu generosidad es encomiable. A mi se me hizo muy cuesta arriba, y no tanto por el tema de la lentitud (te habla un enfermo del western), sino por su desarrollo simplón y tópico, no supe cogerle el gustillo al asunto en ningún momento, tampoco a los personajes. Lo mejor, el diseño de las criaturas (que por cierto, recuerdan bastante a lo visto en La Meute), aunque los FX digitales, canten mas de la cuenta.

El Sepulturero Torero dijo...

¡que sí, que sí, un nueve! Y sólo me bebí un danacol ese día, lo juro :)

e dijo...

Ayer me zampé Enfrentados, un peñazo western con Pierce Brosnan y Lians Neeson de protagonistas. Ese solo hecho bastó para que mi última fibra sensible diera un puñetazo sobre el córtex cerebral, bastante deteriorado a esas horas de la noche y dijera: ¡me reafirmó en mi puntuación, carayo! Que no es que uno tenga sangre gallega ni ná, pero me salió así.¿Cómo se puede parit algo así e irse tranquilo a dormir a casa? Pierce es una especie de Rambito de Nebraska, por aquí hace rasca, por aquí el frío casca, que se dedica a encender fueguitos con mecheritos de yesca cada vez que sus perseguidores le obligan a caerse a un río hipotérmico o a descender por una ladera haciendo snowboard en la variedad sin tabla. Es un gafe de la hostia el amigo, parece más sacado de una novela de Dickens que del Noroeste americano. Liam se toma su tiempo en perseguirle, ya sabéis uno de esos casos de dejadlo que corra, se disfruta más cuando al final se te escapa de tanto hacer el gilipollas dejándole ventaja (caso curioso en las películas tanto del oeste como de terror que algún día tenemos que reseñar,amigos, eso sí que sería un especial cojonudo. Podríamos llamarlo ¿Por qué el malo tiene esa necesidad imperiosa de aclarar sus motivos antes de no matarte? Se me ocurre al menos media docena de películas para hacer una antología de eso)En fin, quevaya tostonaco güeno, con la angelica huston haciendo de pitonisa diabólica por enésima vez en su carrera y los dos jipis reconciliandose con ellos mismos (con el público jamás) Situaciones increibles, tipos que reconocen a un caballo como si se hubieran cruzado con su padre, cuchillos que atraviesan un cráneo ayudados sólo por la ley de la gravedad (lo grave es que no estaba ni a cuatro metros de altura) patadas en los huevos que dejan inconsciente al instante, desertores a los que hacen cargar con el muerto (literalmente) No había visto semejante colección de despropósitos en mi puetera vida, en serio. No la veais, por favor, os lo ruego.

El Rector dijo...

Sepulturero, pues a mi me gustó mucho Enfrentados, infinitamente mas que The Burrowers, jeje... y mira que con el Brosman no puedo, pero aquí, incluso me cayó en gracia con ese royo supervivencia extrema suyo, la primera media hora me parece genial, luego baja un poquito, pero se deja ver muy bien masho. El Neeson grande, como siempre y me moló esa ambigüedad donde no se sabe quien es quien, ni el como, ni el por que... vale que al final se riza un poco el rizo (lo de la Houston ya es de circo), pero yo si que es una peli que recomiendo, aunque ya se sabe que a mi ponme dos vaqueros, cuatro vacas y un caballo y no necesariamente en ese orden ni en esas cantidades, y "pa lante".

¿Miraste la fecha de caducidad del danacol?

Croto dijo...

Si debo de calificar con un puntaje a esta pelicula creo que un 5...6/10 estaria bien.
En un principio pense que era un spin-off de TREMORS en el lejano oeste pero NO. Con una introducción interesante luego la cinta se vuelve monotona. Se me hizo larga, tardan mucho en ¨salir¨ estos bicharracos si bien de 3/4 de pelicula para arriba se pone más interesante. Como dice DARKOTICA muy buena fotografia y se queda un poco en lo que a CGI refiere. Destaco el final OJO **SPOILER** con ese sabor a nada e injusto, aceptando el protagonista finalmente que ha perdido a su amada para culminar con el rostro del muchachito esperando un triste final**FIN SPOILER**

Excelente la WEB

El Sepulturero Torero dijo...

Tú sí que eres excelente Croto, que después de leer una crítica tan magnánima (tengo mis razones, tengo mis motivos... ) tengas ánimos para comentar tamaño despiporre de aquí el amigo sin tirar de bazooka ni de kalashnikov. Estoy contigo en que el final de esta película es muy especial, de hecho mi exacerbada puntuación tiene mucho que ver con eso, saber cerrar una historia es una de las cosas que mejor puntúo, no sólo en cine, también en literatura, cómic, finales de partida o cualquier otra manifestación artística.
Un saludo. Y nunca dejes de ser Croto, que la gente es muy cabrona y te podrían llamar exCroto.

Croto dijo...

Ja Ja seré un excroto cuando este finado y ya poco me importará lo que diga la gente. Tú mismo dijiste en la critica:...en una votación colectiva, sacaría sólo la mitad...y te felicito por tener los cojones para bancar esa postura. Fácil es ser exquisito pero de valiente es poner altos puntajes en este lado oscuro y tenebroso del cine fantastico. Eh Sepulturero tienes un tajito en el cuello..si alli, no lo sientes? ven que te usare de carnada. Toma aqui un poquito de este brebaje curador...

El Rector dijo...

El gag del exCroto es lo más brillante que he leído en la red en toda la semana, jajajaja!!!
... auqnue no lo suficiente como para hacerle subir enteros a The Burrowers, que no, que me quedo con el Brosman, que para desenlaces rebuscados, el suyo.

El Sepulturero Torero dijo...

Jeje, buen muchacho este Croto, gran sentido del humor. Bueno, voy a hacer un escrotinio en la red de qué película prefieren los cineadictos, si The Burrowers o Enfrentados.
Pero antes voy a tumbarme un rato, me siento un poco raro, me pica el cuello...

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.