martes, 24 de enero de 2012

Crítica: Pink Floyd The Wall

En 1982 el escritor y cineasta inglés Alan Parker dirigió esta obra cinematográfica basándose en el disco musical ‘The Wall’ del excelente grupo de música Pink Floyd.

Más cercano al videoclip que a otra cosa, el director londinense nos sumerge de lleno en un mundo psicodélico repleto de simbolismos, metáforas y una fuerte crítica a diferentes estamentos sociales y comunitarios.

Esta obra destaca por diferentes e interesantes y provocativos aspectos: no es una película para nada convencional, como ya he mencionado, se asemeja más a un vídeo musical extendido que a una película propiamente dicha. Su idea argumental se basa en el disco musical ‘The Wall’, no tiene diálogos, todo lo que se escucha son las letras de las canciones que se van sucediendo una tras otra. A destacar también las escenas animadas creadas por Gerald Scarfe, un ilustrador que ya había trabajado para el disco ‘The Wall’ dibujando su carátula.

Con guión de Rogers Waters, -vocalista y bajista del grupo de rock Pink Floyd-, la ¿historia? Nos adentra en un mundo de pesadilla, un auténtico descenso a los infiernos digno del Dante más aterrador y delirante.

El protagonista, -un correcto Bob Geldof, que además de actor era cantante y compositor de la banda ‘The Boomtown Rats’-, como si de un personaje de videojuego se tratara, va pasando por diferentes etapas intentando superar los obstáculos (el muro) que se le van presentando.

Así pues, primero le vemos siendo niño, y observamos sus traumas y sus miedos provocados por una sobreprotección maternal, por la muerte del padre y la posterior (y lógica) ausencia del mismo, y por un fuerte trastorno de personalidad.

La semilla ya está plantada, los ladrillos se van colocando de manera sistemática, el muro comienza a tornarse cada vez más alto y fuerte, ya no hay vuelta atrás, los traumas infantiles, la inseguridad, el aislamiento, la locura y la veda de la libertad de expresión han dado comienzo.

A continuación, podemos observar al protagonista ya crecidito y cómo va siendo mutilado creativa e intelectualmente. El nazismo crece con fuerza y robustece el muro que cada vez se torna más y más firme abduciendo al sufrido protagonista y absorbiendo todo atisbo de creatividad e inventiva.

Finalmente y ya en pleno apogeo de demencia y con la esquizofrenia y la paranoia como mejores amigas, nuestro protagonista acabará por tocar fondo perdiendo el juicio para más tarde ganar otro tipo de juicio. El pleito llega a su fin y se dicta sentencia, el veredicto final consistirá en derribar el muro, ese muro que durante toda una vida ha estado impidiendo que se pueda avanzar, vetando al protagonista a seguir avanzando, no dejándole dar ni un solo paso, anulando toda iniciativa posible.

Director y guionista (y con la inestimable ayuda de Gerald Scarfe) dan rienda suelta a su creatividad y nos zambullen en un mundo totalmente onírico, donde la locura termina siendo compañera inseparable de nuestro antihéroe el cual solo al final será capaz de tomar las riendas y lograr su objetivo: derribar el muro.

La película contiene numerosos detalles de interés, pero me quedo con tres en particular: la alucinante e impactante secuencia de los niños sin cara siendo convertidos en carne triturada (escalofriante), las impresionantes y formidables secuencias animadas por Gerald Scarfe (de un ingenio asombroso) y por supuesto, ese maravilloso e inolvidable tema musical que suena una y otra vez (y que por más que suene jamás se cansará uno de escuchar) titulado ‘Another brick in the wall’.

Lo que más me ha gustado: lo mencionado en el último párrafo.

Lo que menos me ha gustado: es algo repetitiva.

10 comentarios:

El Sepulturero Torero dijo...

Esta película es formidable, Wikus, todo un mito. Tiene una ambientación de pesadilla psicodélica, unas secuencias de animación extraordinarias y una banda sonora espectacular. Como bien dices, su mayor defecto es una excesiva reiteración de algunas imágenes. Creo que otro de sus grandes logros es que supo llegar a convertirse en un icono generacional, un emblema de todo lo que significó el rock transgresor y lisérgico de Pink Floid, uno de mis grupos favoritos. A esta peli yo le habría metido más Ummagumma y más A saucer full of secrets. O sea que musicalmente la habría tratado con temas menos melódicos (los que salen en la cinta están más en la línea del legendario Wish you were here o el propio The Wall) y más experimentales. Si el guión hubiese recaído en el malogrado Syd Barrett, hubiera sido ya la releche. Pero también entiendo que en tal caso su repercusión habría sido mucho menor. Un título imprescindible, de todas formas, y que desde luego merece su inclusión en un blog de cine fantástico y de terror.

newzombie dijo...

ya me as dado mas ganas de verla, de en si el disco me parece grandioso y tambien el concierto. que tengo que ver la pelicula.
lei que aparecia en la pelicula Nell Campbell mi querida columbia.......no hace falta que diga en que pelicula aparecia para tener ese nombre, en otro mitico musical.......que haver cuando haceis una critica de the rocky horror pictures show. que si lo hiciera yo solo podria ser buen@ por ser fan y el buen critico daria una cal y otra de arena........saludines

Darkotica dijo...

Recuerdo partes de esta película, piezas sueltas, muy psicodélicas y febriles... Así que después de leer tu crítica me han entrado ganas de volver a verla, y en ello estoy. Además el Bob Geldof siempre me ha caído bien, los dos odiamos los lunes jeje!

Blanch dijo...

Muy buen resumido, aunque es una peli que se podría debatir hasta el fin de los días. Para mi el mejor "musical" jamás creado. Con unas interpretaciones, ya más allá de la música, impresionantes que te hacen reflexionar incluso después de tantos años de haber sacado la película. Yo no encuentro que sea repetitiva en ningún momento. Lo mejor es sin duda la escena del profesorado y de como se educó y se sigue educando a unas generaciones perdidas. Lo que no me gustó, simplemente por la tristeza que provoca, es el juicio. Derriban su muro ¿pero en cuantas paredes se econtrará en su camino?

Como digo, un película que se podría haber creado un post de nunca acabar pero que lo has resumido estupendamente. Mis felicitaciones.

Wikus dijo...

Gracias Blanch.

Es cierto que tiene mucha miga para poder debatir sobre ella largo y tendido.

Newzombie, échale un vistazo, Darkotica, vuelve a verla, verás como ahora que ha pasado tiempo verás cosas que se escaparon en otros visionados.

Sepulturero, ya lo creo que se merece un hueco aquí, es puro terror.

Saludos.

El Rector dijo...

Bueeeeno, por fin he podido alquilarla del videoclub, que estaba siempre cogida la cabrona... este finde cae fijo, por que yo, que nunca he sido GRAN fan de los Floyd, es una peli que no he visto en mi vida, no se, es como la verdura, uno ha escuchado que existe, pero nunca ha hecho mucho caso a los rumores... a ver que tal está eso de la ensalada.

Curiosamente, ayer echaron por la tele otro clasico del señor Alan Parker, hablo de "El Corazon del Angel", uno de los clásicos del thriller sobrenatural SPOILER con un grandioso De Niro haciendo de Lucifer... lo cual parece mentira que el bueno de Rourke, no descubriese antes viendo las uñacas que se gastaba el amigo, viendo como pelaba de forma diabólica ese huevo duro y sobretodo, por que el muy cabrón se hacía llamar "Louis Cyphre"... joder Rourke, menudo detective privado estás tu hecho macho... muy buena peli, por eso.

newzombie, The Rocky Horro picture Show?? uummhh, a ver cuando se anima alguien tí@...

El Sepulturero Torero dijo...

El corazón del ángel, a pesar de la obviedad del personaje antagonista, me gustó mucho. Recuerdo especialmente la escena de sexo bajo los ventiladores (sé de alguien que te va a decir ¿ves?, otro como tú, siempre pensando en lo único) y ese submundo de los rituales paganos en el calor sofocante, gallinas con ojos de loca, sombreros panamá y desorientación permanente del protagonista, menudo detective, se apagan tus luces, se apagan en ese sótano. Guarda cierto extraño paralelismo, al menos siempre me lo ha parecido, con La escalera de Jacob, otra película que me gustó mucho.
Para entrar a Pink Floid es mejor hacerlo por la parte fácil: Wish you were here. Ese disco gusta a cualquiera que ame la música. Aparte de que la portada de Hypgnosis es una de las más conocidas y bellas de la historia del rock. Mi favorita de ese álbum es Shine on you crazy diamonds. A partir de ahí es más fácil acceder a otras cosas suyas. The Wall es tambien un disco "fácil". Mi canción preferida es Astronomy Domine. El Ummagumma déjalo para postre, sólo para paladares entrenados, jajaja. En el Ummagumma hay un tema que se llama Eugene, be careful with that axe, que creo te gustaría ;P Una sucesión de alaridos delirantes enmarcados por una música enfebrecida que sugiere que a veces esconderse debajo de una buena mesa es una opción interesante en lugar de colocarse los walkman. Te va a gustar la ensalada con salsa rosa, rector, y yo me voy a alegrar. Que la disfrutes.
Un saludo, hermanillo. Y no juegues con el zoom del DVD, que luego tó se sabe.

El Rector dijo...

Psicodelia sesentera para mi último fin de semana de vacaciones? No se me ocurre un desafío más interesante... solo existen dos posibilidades, o muero de forma lenta y agonizante, o renazco intelectualmente mejorado (cosa nada compleja) cual ave Fenix... aunque alguien me ha soplado por aquí, que escuchar Pink Floyd es irrefutable evidencia de una terrorífica realidad, que uno se está haciendo mayor. Veremos que sale de todo esto,que últimamente, salgo de un berenjenal y me meto en otro... para colmo, remataremos con esa ensalada.

Por cierto y como curiosidad, ese sexo bajo los ventiladores, fue bastante polémico en su momento, mas que nada por que la moza en cuestión era la señorita Lisa Bonet, popular por aquellos tiempos por pertenecer a la familia afroamericana mas politicamente correcta de la televisión.

Darkotica dijo...

Acabo de volver a verla, y tenías razón Wikus, cuantas cosas se me escaparon. A la hora de la sobremesa me he zambullido en un extraño sueño, he descendido a los infiernos con el señor Pink Floyd, me he metido en su subconsciente y me he dejado arrastrar por la demencia, ha sido un intenso y constructivo viaje.

Cuanta belleza, cuanta rabia y cuanto dolor en una sola película, no puedo estar más de acuerdo con tu crítica Wikus, “Pink Floyd - The Wall” es musical y visualmente brillante, y además el señor Bob Geldof hace un trabajo excelente, el tío lo da todo por meterse en el papel y no veas si lo consigue. Así que… gracias por animarme para que la volviera a ver!

Anónimo dijo...

Título crítica: We don't need no education.

Sin lugar a dudas el mejor tema de la banda es el título de esta crítica, antes de nada es justo decir qué no es una película dirigida a todo tipo de público y menos a esas personas que suelen ser parte del sistema. También aclarar que no es una película como tal, más bien es un conjunto de vídeo clips musicales magistralmente unidos por una débil aunque profunda historia de fondo.

Empecemos, la película en sus primeros minutos no tiene una forma claramente definida porque te muestran una sucesión de imágenes seguidas sin relación aparente, pero mientras va avanzando se va desarrollando de una forma muy original siempre caminando de la mano con las letras de la excelente banda sonora.

Es una película políticamente incorrecta al cuestionar de forma negativa temas sociales de esa época (y los de ahora), para una persona acostumbrada a este sistema en decadencia la película le puede resultar superficial sin entender que en realidad es un espejo de esta sociedad podrida y acostumbrada a que un régimen eduque a sus hijos a trabajar más que a crear, les enseñe la importancia del materialismo sobre los valores, imponer barreras mentales en su crecimiento, y que son cuestiones que nos afectaban nos afectan y nos afectaran.

Lo que más se puede admirar de la película es el atrevimiento o valentía de exponer temas de una gran controversia para esa época de una manera tan clara y sincera, claro está que con algunas imágenes psicodélicas que transmiten mucho más de lo que a simple vista se puede apreciar. Pienso que se puede hacer una análisis profundo y filosófico de la película que daría horas de discusiones con cualquier amigo(a) que no esté un poco ciego por el sistema.

Por último decir que la película me parece que debería ser de visionado obligado para cualquier padre de nuestra generación y que pueda enseñar a nuestros hijos una educación más humana y sembrar en su mente la idea de que no todo es como nos han contado y que hay algo más allá del "Muro".

A continuación algunos spoiler.


Algunas criticas negativas:

1.- El principio de la película es algo confuso con las imágenes que nos muestran, pienso que hubiera sido ideal entre esas imágenes dar un hilo de trama que uno pueda coger para no sentirse tan solo y confundido, estoy seguro que más de uno apagó la TV en los primeros diez minutos.

2.- Esta es una opinión personal y acepto que algunos no la compartan, pero es difícil (al menos para mí) identificarte con algunas situaciones de la película, aparte de entender su significado profundo no te sientes identificado en muchas de ellas como el complejo de edipo de nuestro protagonista. Sinceramente he sentido que la película tenía un toque egocéntrico con respecto al protagonismo.

Nota: 8/10

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.