martes, 17 de abril de 2012

Crítica: Ira de Titanes

Tan solo dos años después de que Louis Leterrier pariese una de las peores películas de acción del 2010, “Furia de Titanes”, llega a los cines, con casi todo el reparto original, su secuela, Ira de titanes (Jonathan Liebesman, 2012).

Lo primero y más importante que puede decirse sobre “Ira de Titanes” es que nos encontramos ante una secuela superior a la original. Algo que no debe extrañarnos si recordamos su predecesora, una película bastante floja en todos los aspectos que no tenía nada que ver con el apartado de los efectos especiales.

Esta vez, la conversión a la tercera dimensión ha sido cuidada y ya no tendremos la sensación de estar viendo la película a través de la pantalla de nuestro ordenador en las secuencias nocturnas o baja luminosidad. También es cierto que puede verse perfectamente en 2D, sin necesidad de hacer gasto extra en taquilla.

Los efectos especiales son espectaculares, de lo mejor del año. Su visionado se hace agradable y no en exceso pesado, si lo que se busca o pretende es la simple distracción.

Entretenimiento en estado puro, da lo que promete, ni más ni menos, ni menos ni más. Podría aventurarme a decir que incluso un poco más, dadas las bajas expectativas generadas por este proyecto.

Pero hasta aquí lo bueno.

“Ira de Titanes” carece de guión, más que una historia parece que estemos ante la realización de una yincana por parte de los protagonistas.

Perseo y su tropa Goofy, pasan de una prueba a otra para evitar que Kronos, Padre vengativo de Zeus y Hades, recupere su poder y acabe con el mundo de los hombres tras matar a todos sus hijos.

Finalmente, para conseguir vencer a su padre y dar una última y crucial oportunidad a Perseo junto a su ejército, Zeus y Hades olvidan sus diferencias para lanzarse juntos a una secuencia al más puro estilo Jedi o Bola de dragón, sencillamente IMPAGABLE.

Para hacer aún más llevadera la aventura, los guionistas debieron consultar a los creadores de nuestra ibérica serie Hispania y decidieron convertir ciertos pasajes de la trama en una película de colegas al más puro estilo “Hora punta” o mejor dicho, “Los bingueros” y todas las joyas con las que Pajares y Esteso nos obsequiaron a finales de los 70 y principios de los 80.

Con la inclusión del personaje de Agénor y sus bromas, el poco rigor histórico desaparece completamente.

No sirve de nada el magnífico trabajo de vestuario y maquillaje si los personajes hablan como si de Canis o colegas de barrio se tratase.

Los personajes siguen siendo planos e incluso se contradicen en relación a la película anterior, pero todos tienen un toque entrañable y simpático que consigue que se les perdone todo, la seriedad al fin y al cabo se queda fuera de la sala desde el primer minuto.

Sam Worthington debería tener mejor olfato a la hora de seleccionar sus futuros proyectos porque corre el peligro de convertirse en el nuevo Steven Seagal, un actor que se caracteriza por su impasible rostro ante todo lo que ocurre a su alrededor.

Hace dos años y tras el estreno de “Avatar” , el interprete tenía una buena oportunidad para comerse el mundo y un lugar privilegiado para los recién llegados a la meca del cine que parece haber desaprovechado aceptando todo tipo de material de escasa o dudosa calidad artística, como es el caso que nos ocupa.

Por último, solo me gustaría destacar la buena labor de Javier Navarrete frente a la banda sonora, muy por encima de la calidad de la historia que se nos está contando.

En definitiva, entretenimiento sin más pretensiones que hacernos pasar un buen rato.

Muy recomendable para todos aquellos que disfrutan con las inexactitudes históricas.

8 comentarios:

El Rector dijo...

Crónica de una muerte anunciada.

Aunque por otro lado, Sr. Bates, algunas de sus palabras, me llenan de optimismo, pues a mi la primera entrega, sin tirar cohetes ni mucho menos, me pareció bastante entretenida. Si me dice que esta, mejora lo visto, pues igual me animo y todo. Aunque solo sea por ese espectáculo visual que comenta.

Solo dos cositas:

La primera, que alguien le diga a Worthington, que vuelva a raparse la cabeza, YA!

la segunda, que no se, si hablar de "inexactitudes históricas" en una película basada en la mitología griega, sería lo mas adecuado :)

Saludos.

Blanch dijo...

A mi la primera no me pareció tan mala tampoco, es mala pero entretiene, menos con el Kraken que me llevé tremenda desilusión. No esperaba una segunda parte así que no la veré. Además de Dioses y Titanes tuve este año más que suficiente con la infumable Inmortals. Un pupurri de Photoshop, malos diálogos y siempre máaaaaaas de lo mismo.

Darkotica dijo...

Me la guardo para cuando no me apetezca pensar demasiado, ya se sabe que estas películas son para entretenerse y flipar con los FX, aunque todavía sigo sonrojada por la vergüenza que pasé al ver a la Medusa de la anterior entrega, aquello eran dibujos animados, parece mentira que la de 1981 le diera mil patadas.

A mi el Worthington es que no me acaba de gustar, ni de color azul, ni sin pelo, y si encima lleva pelucón pues mucho menos. Hay actores que el pelo les queda como una patada en el culo: Bruce Willis, Jason Statham, Vin Diesel, Sam Worthington...

Missterror dijo...

A mi Furia de Titanes me pareció simplemente horrible,no le saqué el jugo por ninguna parte, todo era desmedido y pese a que la fotografía me gustó, me costó aguantarla hasta el final.

Bates, con eso de "Los Bingueros" a mi ya me has ganado... y ya solo por curiosidad, terminaré viendo al sosete Worthington y los titanes de nuevo.

saludos

newzombie dijo...

cascaras tengo que verla soy fan de la mitologia griega y aparte la primera parte me gusto bastante. vale si me pusiera a criticarla la destrozaba pero no puedo hacerlo es uno de esas peliculas que me siento culpable por que me gusto y los criticos la destrozaban.

Nomran Bates dijo...

Rector, tiene toda la razón :)

Debería decir: Da una patada a la mitologia griega

Newzombie, si te gusta una película ¿Cúal es el problema? Lo que digan los demás no tiene importancia si algo me gusta.
Así que al cine a verla ya!!!

El Rector dijo...

Sr. Bates, eso ya es otra cosa. Es que por un momento, me desconcertó usted, no tenía muy claro si esto, sucedía antes, después o durante, lo de Kamelot, Arturo y sus caballeros de la mesa redonda, jeje.

Lo de patada a la mitología griega, ya me cuadra más y si me permite, yo añadiría un: "...en las pelotas".

Veo que no soy el único que lo pasó mal viendo a Neeson DISFRAZADO de Zeus.

Saludos mitológicos.

El Rector dijo...

Pues me ha gustado bastante mas que la primera. Cierto que el guión... bueno, vale, no tiene de eso, pero tiene otras cosillas. De entrada, la figura de los dioses está tratada con algo más de respeto que en su predecesora. Ahora, ni Zeus ni Hades parece que se han escapado de las fiestas del barrio, más creíbles, algo más profundos y sobretodo, más épicos.

Luego los FX, que son alucinantes, muy superiores a lo visto en Furia, lo de Kronos es para frotarse los ojos, menudo bellezón. Y por encima de todo, como bien comenta el Sr.bates, la banda sonora. Alucinante, de largo lo mejor de la película. Esa mezcla de orquestaciones bombásticas con música electrónica, rozando registros industriales por momentos, suena de maravilla.

Lo peor pues lo sabido por todos. El guión, la nula profundidad de la historia, el típico humor tontorrón (aunque alguna te cuelan) y por supuesto... NO sale la Arterton!!! Imperdonable, jeje.

Un blockbuster disfrutable y la mar de entretenido.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.