martes, 21 de agosto de 2012

Crítica: Parecía un Hombre Tranquilo

Buenos días tengan ustedes, cinéfilos intrépidos del máspallá. (Máspallá de mi pantalla. Yo también soy del máspallá, maspallá de las suyas)

Hoy, en este esfuerzo continuo por ampliar sus horizontes que tanto me honra, voy a presentarles a Bob el Silencioso. Bueno, a ése no, a este otro. Bob es uno de esos oficinistas grises que parece que viven de prestado. Un esquizofrénico que escapó antes de que le condenasen a pasar la vida en un psiquiátrico y que acude a su trabajo, otra condena a cadena perpetua, pertrechado de sus mejores manías. Su única esperanza es ver diariamente, durante unos segundos, a la chica nueva de la oficina, que es divina (Elisha Cuthbert, bastante bien, en todos los sentidos). Pero no, no se llama Farala, se llama Vanessa. Bob es uno de esos tipos que hunde la testuz cuando se cruza con sus congéneres, un ser asocial, acosado por los lobos que medran en su entorno a base de largarle dentelladas a su blando culete. Lo peor de vivir agachando la cabeza es que te acostumbras deprisa.

En este país hay unos 40 millones de personas que pueden dar fe de esto. Que dando dentelladas los políticos dejan en pañales a cualquier tiburoncillo de despacho. El bobo de Bob (el mejor papel que le he visto a Christian Slater en su pajolera vida es este en que se calza los zapatos de este Bob, un personaje magistralmente sobreactuado, válgame la expresión) es uno de los tres norteamericanos que más agachan la cabeza. Los otros dos son Bill Baíno, récordman de descenso submarino en apnea, y Rosco of Wine, fresador de una compañía petrolífera en el Pacífico. A Bob le importa un bledo ser medio calvo. En esto de agachar la chorla no se corta un pelo.

Para intentar mejorar en algo su deteriorada autoestima, nuestro amiguito habla con los peces de su pecera. Este hecho no tendría mayor importancia de no ser porque sus peces, en particular uno que está algo aPEZadumbrado, tienen la mala costumbre de responderle.

También emplea el viejo truco del botón rojo. Un truquillo demoledor. Porque Bob es un botónrojista declarado. Tiene en su poder una cajita muy especial. Un día que entró en un bazar de los chinos la vió arrumbada en un rincón y bueno, aquello fue amor a primera vista. O amor a quemaropa, no sé. El caso es que, pujando contra un tipo grandote que se llamaba Blanch y que también andaba como loco detrás de aquel artilugio, Bob consiguió hacerse con el maléfico artefacto por la nada despreciable cantidad de 38 dolares con 54 centavos (Blanch sólo tenía tres pavos encima en aquel momento. Aunque le ofreció al chino tres veces lo que había pagado Bob si aguardaba a que fuera a por más pasta, el chino no quiso fiarle. Aquel chino era un tipo con criterio.)

Bob también es amigo de una pistola con balas de quita y pon y de su maletita de la merienda. Por último, Bob va a convertirse contra todo pronóstico en un puto héroe, uno de esos que salvan a la chica para que ésta le parta la cara por hacerlo.

Esta también es una de esas películas cuyo punto fuerte es la historia que se cuenta. Se ve que últimamente ando cortito de buenas historias en mis visionados, porque me van llamando la atención bastantes bodrietes de bajo presupuesto siempre que estén bien contados. Y este lo está. Pasó por nuestro país sin pena ni gloria, casi sin promoción. Pero en los 95 minutos que dura nos queda claro que es un producto americano diferente. Cine independiente. Película inclasificable. Pelicula rara de cojines. Y película comodín. Muy apropiada para verla cenando unas pizzas con la pareja. Pero también para verla con los colegas bien alicatao hastaltecho. Y esto es lo curioso: es apta para todos los públicos, en el sentido más amplio del término. Porque retrata una sociedad estropeada, pero manteniendo la sonrisa en los labios.

SPOILER Me resulta muy atractiva la idea de una empresa que no se sabe para qué demonios sirve. En algún momento alguien dice que se dedica a la fabricación de sistemas dinámicos ¿? Una empresa que tiene cubículos colmeneros en los que todos hacen el zanganito feliz y donde hay jefes paternalistas que ofrecen departamentos con nombres tan sugerentes como Despacho de Pensamiento Creativo. Despachos en los que poner al frente a un esquizofrénico que propondrá un sistema para aumentar la integración y cooperación entre los trabajadores en función de la situación de los dispensadores de agua ¿? No sé, tíos, pero estas cosas hay que verlas. Viendo las pirámides de Egipto no me reí tanto. FIN SPOILER.

Esta es una historia extraña, con un comienzo extraño, un nudo extraño en la garganta del extraño protagonista y un final extraño y muy apropiado, a juicio de este extraño crítico de cine. O sea que esta película podríamos resumirla así: ¿¿¿¡¡¡!!!??? Pero claro, eso sería pecar de simplista. Y a mí no me pagan para ser sucinto. Ni siquiera estoy seguro de si me pagan para ser algo.

El director de esta película es Frank A. Cappello, un tío que canta muy bien cuando esolo en las iglesias. Frank es en realidad un guionista, autor de joyitas como The rain in Spain (juro que es verídico), No way back o Eulogy (La Eulogia.) Como director, Parecía un hombre tranquilo (2007) es su tercera película. Antes hizo American Yakuza y la propia No way back.

La fotografía es de Brandon Trost. Podía ser de cualquier otro, pero es de él. La música es de Jeff Beal. Se ve que Jeff Beck estaba de vacaciones.

POR QUÉ ME PONGO ESTA PISTOLA EN LA SIEN SIN COMPROBAR QUE NO TENGA BALAS: porque hay soplos de aire fresco que merecen la pena respirar, porque Christianillo lo borda el chiquillo, porque es un placer comprobar que hay empresas volátiles que venden humo, porque el final es hermoso y demoledor y porque hablar con los peces es LA MAR de interesante. Me quedo con la imagen del edificio explotando (¡Dale, Blanch!)

POR QUÉ APRIETO EL GATILLO CON EL SECRETO DESEO DE QUE EL ARMA ESTÉ CARGADA HASTA LAS CACHAS: porque la chica no termina de creerse su papel en el tramo final, porque las paralíticas sólo me gustan cuando llevan ruedas de repuesto, porque tiene más cabos sueltos que la cuerda de un borracho y porque los clichés rechinan, sobre todo cuando se trata de tragicomedias o dramas cómicos o trajemedias o como quiera que se llamen estos híbridos que buscan por igual sonrisas y lágrimas. SPOILER La reunión familiar en la parte final no hay quien se la trague FIN SPOILER

6 comentarios:

thewronggirl dijo...

Como me he reído con la crítica y has conseguido que tenga unas ganas locas de verla
Me la pasas al mail? (Para que pueda alquilarla, digo...)
Genial crítica!!!

Blanch dijo...

oye oye yo me apunto a the wrong girl jajajaja.

muy divertida. a ver si la peli lo es igual.

Darkotica dijo...

Uy! esto tiene pinta de que me va a gustar, y ya estoy "en ello"...En cuanto la vea, comento más largo y tendido ;)

Estupenda crítica Sepu, como es habitual en tí, monstruo, que eres un monstruo!!!

Ash dijo...

Este...las entradas(para toda clase de evento deportivo) que luce el amigo Slater son de "atrezzo",no?porque si no es así,no veas como pasa el tiempo...a mi esto no se me hace,que ayer mismo vi Arma Joven 2.Por lo demás pinta interesante.
Saludos

El Rector dijo...

Pues la crítica es mucho más divertida que la película. Por lo menos en mi opinión, un rollete de cuidado. A medio camino entre la comedia chorra y el drama de sobremesa y con una Slater sobre actuado hasta la médula.

Lo siento Sepulturero, pero no me ha gustado nada pisha... como no haya por ahí una versión extendida que mejore lo visto... :)

Saludos.

Darkotica dijo...

Estoooo, parece mentira pero estoy de acuerdo con el Rector, pasé cierto bochorno viéndola, me pareció muy mala y mira que lo intenté... :(

Yo me imaginé algo más en plan God bless America, pero mi gozo en un pozo, el Slater me daba rabia, no le terminaba de comprender, y su actuación me pareció bastante mediocre. La historia me pareció facilona y no me llegó en ningún momento, no conecté con ninguno de los personajes, no me hicieron gracia ni el pez ni el colibrí, y ni aiquiera me gustó ese cutre-edificio explotando, eso sin contar que la música que sonaba continuamente se me hizo molestísima, estoooo...cutre, cutre jaja!!

Bueno Sepu, no te lo tomes a mal...que no me gustaría decir de ti aquello de "parecía un hombre tranquilo" ja ja ja!

Un beso!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.