domingo, 19 de agosto de 2012

Crítica: The Road

Hay CAMINOS en los que uno jamás debería adentrarse por más cantos de sirena que le susurren al oído, CAMINOS de una única dirección en los que no se puede dar marcha atrás y que solo tienen un posible destino. Fatídico, la mayoría de las veces. Uno de estos CAMINOS que conducen hacia la inevitable pérdida, es el que nos propone el filipino Yam Laranas en su nueva película “The Road”, un nuevo episodio de terror sobrenatural asiático que hurga por enésima vez en la tragedia de la muerte para abrir de par en par las puertas del más allá y hacer desfilar ante nuestros ojos a toda una fauna de grotescas apariciones, almas en pena que aferradas al dolor de un brutal desenlace, permanecen entre los vivos para unas veces, solicitar el socorro de estos, o simplemente, para regocijarse con su miedo en otras y olvidar así, por un instante, el insoportable sentimiento de envidia que les produce ver como disfrutan una vida que ellos ya no tienen.

“The Road”, siendo la típica producción asiática de fantasmas, se desmarca de estas en cierto modo del CAMINO habitual gracias a su peculiar narrativa, recurso que tampoco es realmente nuevo (ya lo vimos por ejemplo, en la mitificada “Ju-On”) pero si que es algo que no suele verse a menudo, por lo que no deja de resultar tan curioso como vistoso y que consiste en contar la historia de forma inversa, de delante hacia atrás, dividida además en esta ocasión, en tres historias pseudo independientes que narran la misma linea argumental pero separadas por un periodo de tiempo de diez años entre cada una de ellas. Dicha treta, consigue que el espectador no pierda la atención en la trama ni un solo instante, pues Laranas estimula constantemente los recuerdos de este aportando nuevos datos sobre acontecimientos ya visionados y gracias a lo cual, éste, el espectador, puede ir ordenando dentro de su cabeza todas las piezas del puzzle hasta armar la historia en su totalidad.

PARTE I: TEENAGER ROAD MOVIE DE FANTASMAS SIN CARNÉ DE CONDUCIR

2008. La primera de las tres historias nos pone en los pellejos de tres jóvenes adolescentes que deciden ahorrarse la pasta de las prácticas de conducir y hacerlas por su cuenta con el coche de papá. En esa misma noche y tras esquivar un control policial en la carretera, deciden adentrarse en un CAMINO secundario para evitar la multa y posterior reprimenda paternal. De entre la oscuridad de la noche, surgirá otro vehículo que comenzará a jugar con ellos al gato y el ratón. Éste, será el disparo de salida a toda una serie de macabras apariciones e inexplicables sucesos que se irán sucediendo al tiempo que los aterrados jóvenes, intentan llegar al final del CAMINO.

Típico pero no por ello poco efectivo relato. Con claras reminiscencias a la estupenda “Dead End” (Jean-Baptiste Andrea, Fabrice Canepa 2003), esta parte I nos sumerge en el miedo más primario del ser humano, el CAMINO que lleva al miedo a lo desconocido. La noche más oscura, una interminable carretera, un misterioso vehículo sin conductor y la tenue luz de unos faros delanteros. Ingredientes más que suficientes para construir una historia sencilla pero resultona donde todo vale y nada necesita de una gran explicación, pues ya habrá tiempo para ello. Buenas caracterizaciones, previsibles pero moderadamente estimulantes sobresaltos, un joven trío protagonista muy bien interpretado y una factura técnica impecable donde destaca sobretodo lo demás, el juego entre luces y sombras.

PARTE II: DEL SURVIVAL AL TORTURE PORN, HAY UN TRECHO

1998. Dos chicas conducen por un CAMINO al atardecer. Al estropearse el motor del coche, deciden pedirle ayuda a un tímido muchacho que pasaba por allí. Éste, les invita a que le acompañen a su casa, la cual se encuentra muy cerca del lugar y donde podrán pedir ayuda. Una vez en la casa, son atacadas y secuestradas por el desconocido, quien las encierra en habitaciones separadas sin aparente motivación. No tardarán en descubrir que el joven no es lo único que habita en la casa. La lucha por la supervivencia ha comenzado.

Muy lejos de la primera historia en todos los aspectos, este segundo asalto también tiene un regustillo bien conocido por todos los aficionados al género, demasiado diría yo. Estamos ante el clónico survival de turno, en esta ocasión dos chicas secuestradas por un extraño de desconocidas intenciones. Son precisamente estas intenciones, estas motivaciones, el único punto de interés de la historia, pues en este momento, aun en un estadio muy primitivo de conocimiento por parte del espectador, sientan ya las bases de lo que será el último de los segmentos. Como historia individual, es un auténtico desastre, 30 minutos de sopor donde la ausencia del menor atisbo de tensión o de secuencias mínimamente destacables, hacen de estos una experiencia aburrida y sin gancho que pueden llegar ha agotarle la paciencia a más de uno . Un par de insípidas apariciones fantasmales marca de la casa, un modesto giro argumental y una persecución final de manual, es todo el bagaje para una historia que que se hace eterna y que se termina convirtiendo en un brusco alto en el CAMINO de “The Road”, un rudo volantazo que nos saca de la carretera y que nos adentra en un sueño pesado del que es difícil despertar (en mi caso esto fue literal).

PARTE III: POR FAVOR, TIRA A MAMÁ DEL TREN

Nos acercamos al final del CAMINO. 1988 es el año en el que se desarrolla esta tercera y última historia. En ella, conocemos los entresijos de la infancia de un niño que vive en una vieja casa en medio del bosque. Aislado del mundo exterior por una madre sobre protectora, recibe con timidez la visita de una joven que viene ha hacer las tareas del hogar. Visita que cambiará su universo para siempre y el de quienes le rodean. Dicen que un CAMINO lo hacen los píes, en este caso, es la traición de una esposa a su marido, el desencadenante de los hechos que marcarán a la familia para siempre así como el oscuro destino del muchacho.

Sin ninguna duda, el plato fuerte de la velada, la mejor de las tres historias y punto neurálgico donde se terminan de atar todos los cabos sueltos pendientes de la trama. Como siempre, los hechos cercanos son aquellos con los que uno se puede identificar con más facilidad y lo que aquí se relata tiene mucho de realidad. Una familia cohibida (esclavizada) bajo el yugo del miedo generado por uno de sus miembros, cadenas que te oprimen el pecho con fuerza y ni siquiera te dejan gritar, una mirada, un gesto, una palabra, una presencia... suficiente para hacernos cruzar solos el umbral del horror y dejar que nos pudramos en la oscuridad de nuestras propias miserias, de nuestra propia sangre. Esto es lo que ofrece este fin de fiesta macabro, un CAMINO hacia la pesadilla cotidiana, una invitación irrechazable a lo incomodo, a aquello que siempre hemos querido olvidar pero que se aferra a nosotros como una maldita lapa. Dramático relato sobre, paradojas, el amor maternal y las terribles consecuencias de llevar las cosas al límite.

Tras esto, con todas las piezas sobre la mesa y todo el CAMINO recorrido, ya solo queda unirlas todas y dejarse engañar por el previsible giro final, para poner la guinda a una antología que pese a sus altibajos, termina resultando, en su conjunto, una experiencia bastante entretenida siempre que no se afronte su visionado una calurosa noche de verano a altas horas de la madrugada.

Si los fantasmas no llevan la cara espolvoreada de talco, póngame media docena: La personal manera de contar la historia y la gran paradoja que termina resultando en si misma.

Si son como el niño de La Maldición, no lo quiero, ni por niño, ni por maldito: La segunda historia corta mucho el royo y perjudica enormemente a la totalidad de la obra.

10 comentarios:

Blanch dijo...

Bueno, creo que me has convecido. La voy a ir a buscar a ver si está disponible en alguna estantería.

Saludos.

Darkotica dijo...

Rector, tu crítica me ha parecido casi poética, muy buena...lo malo es que a mi la película me pareció un rollazo de mucho cuidado, se me hizo pesadísima, y aunque estoy contigo en que la tercera y última historia, la de 1988 es la mejor de todas (en mi opinión, la única que merece la pena), el desasosiego que me produjeron las otras dos anteriores era tal que lo mío ya no tenía remedio, padecía aburrimiento. Y la guinda final pues, creo que hubiera sido mejor que se la hubieran comido...

Saludos y mucho cuidado en la carretera ;)

RedRum dijo...

Pues no se vosotros pero yo prefiero mil veces una película como The Road con un guión bien construido y mucha viscera de por medio, es decir, entretenimiento del bueno; a algo como Lovely Molly entre otras que no hay por dónde cojerlas. Un saludo.

Darkotica dijo...

RedRum, pues te contesto por alusión, porque me parece que yo he sido la única persona (de momento) que ha puesto a parir The Road.

Vamos a ver, decir que The Road cuenta con un guión bien construido, creo que es muuucho decir, a mi no me lo pareció y creo que está más sobado que el teclado con el que estoy escribiendo en estos momentos (que hasta tiene las letras borradas), vamos que sólo faltó que saliera una niña vestida de blanco con el pelo largo por la cara, y lo de mucha víscera...ummmm, pues tampoco tanta ehh, yo vi bastante más sangre en Lovely Molly, bueno es que L.Molly me pareció una cinta bueníííísima, todo lo contrario a The Road que me pareció aburridísima, que se me escurría por todas partes, y no había manera de cogerla entre mis manos y ese final uffff!!! ahí se escurrió tanto que terminó cayendo por el desagüe. Pero bueno, esa es mi opinión, y veo que a el Rector también le ha gustado bastante, porque yo no la hubiera ni aprobado, pues creo que ésta vez me ha tocado a mi pinchar el globo jaja!

Saludos!

RedRum dijo...

Hombre, para empezar que no sea original no significa que el guión no este bien construido; son cosas muuy diferentes. Que te parezca aburrida o repetitiva como me ocurrió a mi con la ya nombrada Lovely Molly es otra cosa, yo creo que depende mucho el como uno conecte o se interese, mejor dicho, por la historia. Igualmente creo que lo que la hece un film muy decente es que cierre toso,como si fuese un puzle, hay un final definido desde un principio guste o no; es por eso que el guión de The Road está bien construido. Además como ya he comentado, eso es precisamente lo que hace una mediocridad a Lovely Molly, el no tener ni rumbo, ni dirección sencillamente: los finales abiertos no cuelan siempre.
Un saludo Darkotica :), siempre es genial encontrarse con diferentes puntos de vista.

El Rector dijo...

Blanch, estar tiene que estar, lo que pasa es que casi siempre está cogida, han traído muy pocas copias, como no tengas amistad con el dependiente...

Darkotica, ¿rollazo? vale que es algo lenta (es lo que tiene, en general, el cine asiático), pero decir que lo único que vale la pena es la tercera historia, con lo divertida que es la primera... no la verías una calurosa noche de verano a altas horas de la madrugada, verdad?

RedRum, hombre, son películas muy diferentes, lo que no cabe duda es que a nivel de guión, The Road es brillante y le pega unas cuantas patadas a Lovely Molly. Aquí se nota un esfuerzo por construir una historia compleja y lo más importante, por darle sentido al final (lo que en mi opinión, se consigue).

Tampoco puedo estar más de acuerdo contigo en el tema de los finales abiertos, hay que tener muhco cuidado con esto, es un recurso que se destila demasiado últimamente y con pésimos resultados en la mayoría de ocasiones. Si escribes una historia, dale un final, lo cual, no quiere decir que no puedas dejar cosas a la interpretación del espectador. Lo que no se puede hacer es tomarle el pelo al mismo.

Saludos.

Blanch dijo...

Oye Rec, pues tira de tus contactos y mira a ver si me cuelan la peli un poco antes de tiempo...ya dejaré propina a Dios y lo pasas a recoger...

thewronggirl dijo...

xDDDD
Me encantan el comentario de Blanch, deja propina que las deudas las carga el diablo.
BUeno, veo mucha diversidad de opinión respecto a esta peli. La verdad que me deja intrigada.
Necesito tener tiempo para ver más películas :(
Buena crítica, Rector

row dijo...

La verdad, con esta critica si se me antoja verla, falta ver si la puedo conseguir.

El Rector dijo...

Row, ya hace días que circula por ahí, no creo que tengas problemas en encontrarla.

Gracias por tus palabras, espero que te guste tanto o más que la crítica.

TWG, esta es de las tuyas. No te la pierdas.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.