jueves, 7 de febrero de 2013

Crítica: The Eerie Midnight Horror Show


“I've got an idea; why don't you try it too, daddy? Come on. Or are you afraid it would be wrong? There's no such thing as incest, it's just an invention of priests. Make love to me!”

El alma de las películas de posesión demoníaca que siguen de cerca a El Exorcista reside en el hombre puro y sagrado que debe luchar contra una fuerza inexplicable que tiene unos poderes que dicho hombre no puede comprender. Cierto es que es el propio cuerpo poseído lo que proporciona la gran mayoría de sustos de cualquiera de estas cintas, pero cuando estás despierto sin poder dormir en plena noche con el reflejo del televisor en la cara, básicamente te conviertes en ese segundo o tercer hombre puro y sagrado que está luchando contra el demonio en el exorcismo, y por eso es la figura importante de este género. Cuando una película funciona, la experiencia del visionado se materializa en algo tan bueno, que camina en paralelo con el género de lo que estás viendo. El padre Karras y Merin de El Exorcista lo probaron de buena manera, pero algunas películas no son necesariamente rodadas bajo una perspectiva tan seria. The Antichrist, de 1974; es precisamente una de este segundo grupo que se pasa el enfoque serio por el arco de triunfo. En términos de deliciosa y sórdida posesión demoniaca italiana, no va a poder ser derrotada debido a su intensa y desmesurada cantidad de vulgaridades que te van a provocar un shock que te hará reír, revolverte y descojonarte. Siempre en la pista, el cine italiano no sólo tiene este ya mencionado mal gusto por algunos clásicos, sino que tiene dos homenajes más a El Exorcista que vieron la luz en 1974 en la forma de Beyond the Door y The Eerie Midnight Horror Show. ¿Cómo hace Eerie para destacar por encima de los otros demonios? Aquí vamos…

Danila (Stella Carnacina) es una artista que acaba de tropezarse con un insólito descubrimiento. Una iglesia desconsagrada es la casa de unas piezas de arte religioso que datan de unos cuantos siglos y estos trabajos han salido a la venta. La historia de la iglesia es que fue usada como centro para orgías en el pasado, y esto sirve de excusa para que nadie se moleste en pedir unos sobre-ornamentados crucifijos que ahí hay. Danila se lleva a su casa un crucifijo tan grande como ella (tamaño natural, cartón de colonias) y lo deja ahí en la mesa con la ayuda de sus colegas antes de darle unos toques de pintura más personal. De repente, la madera de la talla cobra vida, salta del crucifijo y desaparece. Al principio se le queda una cara de WTF que ni te cuento pero acto seguido la representación cobra vida humana en frente de ella, le rasga las ropas y la toma allí en medio sin problemas.

A partir de ahí, Danila empezará a actuar extraño, aunque su madre y su padre se dan cuenta bastante rápido. Las cosas se van de madre cuando sus padres confunden su sesión de masturbación satánica con gritos de agonía (a ver, queridos… no es lo mismo, eh?). Papi le ordena a mami que llame al médico y mientras su madre sale de la habitación, Danila intenta seducir a su progenitor que la rechaza con un buen par de ostias. Los médicos les convencen de que hay que llamar a un cura para que le eche un ojo a la niña – no porque el hombre crea que está poseída sino porque han visto casos de gente que cree que está poseída (cuando en verdad son gases) y la visita de un cura les ayuda normalmente a arreglar el tema. Pero el cura, cuando la ve; lo tiene claro. Está poseída 100% y se requiere un exorcista profesional, el Padre Xeno (Luigi Pistilli) para combatir a Satán y liberar el alma de Danila.

Hasta aquí claramente el tema, la película empieza bien pero pronto se mete en este desaguisado italiano, sórdido y a veces un tanto vulgar. Cuando Danila está por ahí de compras para su arte, hay una bonita escena de exposición del crucifijo que ella se queda y de cómo la iglesia fue tomada por sus pecados. Esto te lleva a creer que quizá hay algo más interesante en marcha que una posesión diabólica estándar, pero la película sólo se centra en el ya clásico combate de curas vs demonio. Está bien, mucho mejor esto que el final de Beyond the Door (hacedme caso), pero la información de fondo era demasiado excitante y hubiera estado bien que se hubiera desarrollado un poco el tema de los pecados y de las historias que pasaron en la iglesia que simplemente tener a Satán volviendo a la vida desde un crucifijo de madera. Tampoco es mucho esperar ya que el film pasa por encima de esto aunque sólo sea para olvidarse luego y echarlo todo a la alcantarilla. Al menos, cuando la talla vuelve a la vida es bastante creepy. El retrato casi acabado de un hombre que estaba haciendo Danila observa por encima de su hombro desde el lienzo, parece que mirando como la escultura toma vida, sin ella darse cuenta.

La intríngulis de la cinta es inquietante pero acostumbrada a como se desarrolla este género desde el cine americano, ¿qué puedo pensar? Nos ofrecen todo este incesto esperado, sexo duro y misógino, escenas de desnudo y montones de vómito que aquí igual no vais a ver. De ninguna manera es tan loco como The Antichrist. El problema de Eerie es que Danila poseída es un poco cansina. La mayor parte del tiempo se está retorciendo, gritando o partiéndose la caja en vez de tener algún tipo de conversación en profundidad como aquellas tan diestras y perturbadoras que jugaron un papel tan importante en El Exorcista. Lo único que Danila intenta hacer es seducir a gente, on and on; incluso el pobre hombre tiene una lucha de voluntades cuando el diablo en el cuerpo de Danila se ofrece tentadoramente. Se ve a sí misma crucificada una vez durante el metraje, que es un momento que de verdad es vergonzoso.

El exorcismo final es bastante de jolgorio y de cachondeo. No es tan elaborado como otros que hayamos visto pero mantiene el tipo bien. El Padre Xeno vive en lo alto de las montañas él sólo y siente que sus tareas son necesitadas, el hombre está ya listo para salir antes de que vengan a buscarlo. Me chocó un poco la forma en que tuvieron de caracterizarlo: un poco loco, terriblemente concentrado e introvertido. Supongo que para demostrar que el cura está acostumbrado a lidiar con fuerzas no humanas que pueden hacerle cualquier cosa. Finalmente, el aspecto de Danila empieza a ser un poco deplorable, ojos ensangrentados con labios llenos de espuma. El Padre Xeno hace su cometido con su crucifijo y ya vemos que el show empieza a decaer. The Eerie Midnight Horror Show es una peli de echarse el rato viendo locura italiana y poco más. No esperéis un buen homenaje a su predecesora porque el chasco puede ser monumental.


3 comentarios:

Hasthur dijo...

habra que buscarla :D me compraron con la linea del inicio :P

Kontroverse dijo...

Generosa!!

Es toda mi aportación a esta reseña. Creo que me he reído más con ella que con lo que me pueda aportar la peli :)

thewronggirl dijo...

Soy terriblemente generosa pero es que me reí mucho haciendo la crítica luego y no fui capaz de darle menos xD

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.