miércoles, 27 de febrero de 2013

Crítica: Hansel y Gretel: Cazadores de Brujas

Los cuentos infantiles están de moda, en el cine con películas como “Caperucita roja (¿A quién tienes miedo?)” (2011) o “Blancanieves y la leyenda del cazador” (2012) y en la televisión con series como “Érase una vez” y “Grimm”. Todas ellas coinciden en darles más de una vuelta de tuerca a los cuentos clásicos revisados desde una óptica más oscura y gótica, como es el caso de “Hansel y Gretel: Cazadores de brujas” (2013), la primera gran película de Hollywood de Tommy Wirkola, conocido por la cinta de terror “Zombis nazis” (2009), que hace la función de guionista y director de este film rodeado del mismo universo gótico de cintas similares como “Van Helsing” (2004) o la reciente “Abraham Lincoln: Cazador de vampiros” (2012).

La película arranca con la historia que todos conocemos de los hermanos Grimm publicada en 1812. Hansel (Cedric Eich) y Gretel (Alea Sophia Boudodimos) son abandonados de niños en el bosque por su padre (Thomas Scharff). Los dos se topan con una casa en medio del mismo, de extraña apariencia (está hecha de caramelo), en la que entran. Una vez en ella, quedan secuestrados por una temible bruja. Pero logran librarse de ella lanzándola a su propio horno.
 
Además de acabar con la bruja y aquí es donde empieza la revisión de Wirkola, unos crecidos Hansel (Jeremy Renner) y Gretel (Gemma Arterton) se han convertido en los vigilantes supremos de los bosques, expertos cazadores que van de aldea en aldea para poner sus artes (manejo del arco y las flechas, artes marciales, armas de fuego, etc) al servicio de los aterrorizados habitantes oprimidos por las brujas y de paso presumir de una insaciable sed de venganza. Así pues, los dos terminan convirtiéndose en cazadores de brujas. Quince años después, Hansel y Gretel son aclamados allá a donde vayan debido a su fama.
 
En la pequeña localidad de Augsburg, los hermanos no permiten que el Sheriff Berringer (Peter Stormare) se salga con la suya y condene a una joven llamada Mina (Pihla Viitala) a ser quemada injustamente en la hoguera por ser una bruja, puesto que en realidad es humana. La presencia de la pareja incita al alcalde Englemann (Rainer Bock) a contratarlos para que traten de dar con el paradero de un puñado de niños y niñas del pueblo que han sido secuestrado por brujas. Berringer organiza su propia misión, que no tarda en ser menguada por la súbita aparición de la Bruja Negra, Muriel (Famke Janssen), la peor bruja de todas. Esta hechicera de enorme poder no permitirá que su objetivo de ofrecer seis niños y seis niñas a los poderes mágicos y siniestros sea interrumpido por nadie, y para ello dispone de un ejército de brujas.

A su lado los hermanos tendrán a un joven adolescente fan de ellos (interpretado por Thomas Mann) y, después, a un troll gigante, llamado Edward (Derek Mears), que acertadamente no está realizado por ordenador.
 
Wirkola nos ofrece un mundo de bosques, brujas y maldiciones lleno de acción, aventuras, humor negro y sangre, incluso con escenas algo gore, sin el más mínimo interés por mantener el tono de leyenda de la historia original. Es difícil creer que la aburrida modernización de sus diálogos, poblados de expresiones y actitudes contemporáneas, las secuencias de acción, con batallas repetitivas, vuelos de brujas de serie B y cansinas explosiones de cuerpos, las aparatosas armas de los protagonistas (las ametralladoras, los cuchillos o las ballestas) y sus parajes digitales puedan lograr llegar a un público que no sea otro que adolescentes con sed de sangre y mucha acción, también disponible, por cierto, en 3-D. Siendo duros, son a estos Hansel y Gretel modernizados a los que se debería quemar en la hoguera, pues la interpretación de la seductora Famke Janssen (consciente de en que película se encuentra) en el papel de todopoderosa bruja es la única que se salva. Ni Jeremy Renner (nominado al Oscar como Mejor Actor Principal por “En tierra hostil”) resulta simpático cuando gasta bromas ni a Gemma Arterton (una de las chicas Bond en “007: Quantum of solace”) nos la creemos como chica dura.

Como dato curioso, Renner rodó “Hansel y Gretel: Cazadores de brujas” antes de “Los Vengadores” y “El legado de Bourne”, mientras para el papel de Gretel se escogió a Gemma Arterton pero también se consideraron Diane Kruger, Eva Green y Noomi Rapace.

LO MEJOR: Famke Janssen.

LO PEOR: La introducción, el guión, la puesta en escena, las actuaciones de los protagonistas principales, los efectos visuales (no se entiende los 60 millones de dólares de presupuesto) y la incesante música de Atli Örvarsson.


8 comentarios:

Depredarock dijo...

Jodo, ametralladoras en 1825 como pronto y ¿que es eso de que las brujas no son humanas? Estos de Hollywood destrozando los clásicos del XIX.

thewronggirl dijo...

Pues no tenía ni idea de que existía esta revisión y eso que estas cosas las suelo llevar por la mano. Pero bueno, no tiene pinta de ser muy buena, no?

newzombie dijo...

como ser anormal, con gustos de eterno adolescente, ya sabeis defendia amazing spierman en su dia. pues es pura diversion si no te la tomas muy en serio, me encanto sus desverguenza con el gore. pura diversion si se ve con ojos de serie B y no la ves como critico destroyer

ana cecilia velez vinasco dijo...

las brujas parecen zombies de thriller...

TED BUNDY dijo...

Ana Cecilia Velez,

Creo que lo mejor de la peli son esas brujas que como bien dices parecen zombies.

El Rector dijo...

Amigo Ted, esta vez no puedo estar de acuerdo contigo y es paradójicamente, todo lo negativo que comentas en el último párrafo, lo que mas me ha gustado de la película (y doy fe de que no soy ningún adolescente con sed de sangre,jeje).

Vale que el guión es de vergüenza ajena (esto ya ocurría en la anterior y genial película de Wirkola) y que es una de esas cintas que perfectamente se podrían ver en bieloruso y no pasaría nada (aunque a mi me ha gustado el contraste entre época digamos medieval o de fantasía y ese lenguaje soez tan del siglo XXI), pero Hansel y Gretel no va de eso, no es una propuesta que pretenda resultar profunda, ni siquiera seria, es entretenimiento puro y duro, de usar y tirar si quieres, y ahí cumple con creces.

Ritmo endiablado, acción directa al grano (cada vez que una bruja se subía a su escoba y emprendía el vuelo, gran sonrisa al canto.. el primer vuelo en la casita de dulces, glorioso), grandes efectos especiales (aunque el de las tres brujas protagonistas no me terminó de gustar) sin nada (o muy poco) de mierda digital, gore a mansalva, violencia y algo de humor negro.

Para pasar hora y media muy, pero que muy entretenida pese a sus contras, que los tiene, y muchos.

Saludos.

Sandra Skull dijo...

yo lavere en cuanto me dejen

Anónimo dijo...

Si se le pone un filtro vale para todo lo que esta salidendo de Basuliwood...no tiene humor y eso que es de risa, la accion no aporta nada (se repite lo mismo en cada lucha contra las brujas-ninja), por lo menos no he pagado. Lo mejor: las consecuencias en Hansel por comer demasiadas golosinas...

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.