miércoles, 13 de marzo de 2013

Crítica: The Butcher

El cine es por antonomasia el arte del engaño. Es la capacidad de convencer a los espectadores de que es real aquello que se nos muestra, a sabiendas que no lo es. Es la capacidad de transmitir verosimilitud cuando sabemos que estamos contemplando una sucesión de imágenes fijas que han sido estudiadas (o al menos lo deberían) para provocar sensaciones en nosotros (alegría, pánico, angustia, vergüenza, etc.). Tal vez por ello, cuando una película consigue que me crea lo que me están contando (me involucre de lleno en la historia) albergo una grata sensación, la cual se multiplica exponencialmente si lo que veo es verdaderamente insano, atroz y contario a mi forma de ser y pensar. Ahí es donde radica, al menos para mí, la gracia (tal vez no sea la palabra adecuada) de las torture porn o género gorno. No se exige originalidad ni deslumbramiento a este tipo de historias, sólo deseamos que las películas de este género cinematográfico consigan hacernos padecer lo indecible, que nos revuelvan en la butaca del cine o en el sillón del salón de nuestra casa e incluso que consigan que deseemos apartar la vista de lo que estamos contemplando, cuando (en nuestro subconsciente) sabemos perfectamente que no es más que un truco de manos, un espectáculo titiritero orquestado para alterarnos. En ese preciso instante, cuando la sangre que se ve en la pantalla y los gritos de dolor o suplica los hacemos nuestros, se obra el milagro, se produce en nosotros (al menos en mí) una sensación ambivalente de júbilo y repulsión gratamente satisfactoria. Si encima sumamos una sorprendente y original historia, entonces… ¡más azúcar (o sangre) para el pastel!.

Por todo lo mencionado debo decir, no sin algo de tristeza, pues suele gustarme bastante todo lo que veo de esa lejana tierra asiática llamada Corea del Sur, que lamentablemente la cinta, The Butcher, no me ha provocado las sensaciones malsanas y repulsivas que esperaba, sino más bien tedio y ganas de que acabara la función. Pero vayamos por partes, como diría Jack El Destripador (y que debería haber hecho el director y guionista coreano Kim Jin-won).

La historia (simple) que se nos cuenta es la filmación, por parte de una organización clandestina, de varias snuff movies que serán vendidas en el mercado negro. El líder de esta tropa es un enloquecido con ínfulas de director que pretende realizar obras de arte a través de la humillación, mutilación y muerte de personas. Para llevar a cabo sus fechorías, los responsables de las películas, secuestran inocentes y los llevan a un matadero abandonado para poder rodar sin interrupciones las vejaciones y agresiones a las que los someterán. Además, para obtener mayor realismo y más puntos de vista, les colocan unos cascos que llevan incorporada una cámara para no perder ningún detalle escabroso de las mutilaciones de las pobres victimas.

En The Butcher no hay prólogos innecesarios y estúpidos como en las diversas entregas de la franquicia Hostel (trilogía, salvo que se ruede alguna más, que no me gusta nada y de la que sólo salvo algunas escenas puntuales), aquí se va al grano desde el principio. Nos encontramos en un viejo matadero, hay gente atada de pies y manos y amordazados, también hay unos fulanos (alguno verdaderamente enigmático como el “carnicero enmascarado”) que los van cogiendo de dos en dos, los llevan a una habitación cubierta de plásticos y empiezan a realizarles todas las perrerías posibles. Así que si hemos omitido lo innecesario y nos centramos en lo que realmente queremos ver (que es el martirio y padecimiento de unos pobres desgraciados), ¿por qué no funciona la película? (muy probablemente, más de uno opinará justo lo opuesto que yo y la considere grandiosa).

Si bien es cierto que se agradecería algo de profundidad en el relato y en los personajes (¡qué desaprovechado está ese “cara de cerdo”!), tampoco se echaría en falta si se sintiera como verdadero cada martillazo en el rostro, cada corte de cuchillo o las embestidas de la motosierra. Pero por desgracia en este film no me creo nada de lo que acontece por cómo está rodado. La utilización de diversas cámaras subjetivas (es curioso e incomprensible que a la postre sólo se ve lo que graba una de las seis cámaras de las víctimas y la del “director del espectáculo”) no le confiere a la película sensación de realidad, sino más bien de impostura y capricho, además de mareo y no dejar ver lo que acontece. Sólo cuando entramos en la “habitación de torturas” y atan a la silla a nuestros protagonistas empezamos a sentir algo de desasosiego, pero por desgracia esto llega tarde y no de forma muy satisfactoria.

El guión tampoco ayuda nada, los personajes son meras caricaturas sin apenas esbozar, los diálogos son absurdos y se pierde la oportunidad de hacer algo distinto con la utilización del metalenguaje cinematográfico, ya que asistimos a la filmación de una película, tanto de forma activa como pasiva (como partícipe de la cámara subjetiva y como espectador externo de la cinta), pero nuestras esperanzas de ver algo impactante quedan diluidas en un guión estéril que no avanza en ninguna dirección. Y como remate, un final insulso (parece improvisado) y excesivamente alargado, además de carente de significado.

En cuanto a las escasas actuaciones, no hay mucho que se pueda decir, dado que el guión no se presta más que a chillar y suplicar por parte de unos y a decir sandeces, golpear, violar y matar por parte de otros. Bastante flojitas (por ser piadosos).

Lo único reseñable de la película, junto con algún primer plano de desmembramiento (que sabrá a poco a los paladares más exigentes), es que al menos desprende un aire malsano y enfermizo, como consecuencia de una localización cochambrosa y desagradable, así como por la falta de escrúpulos de unos personajes dementes y carentes de empatía y por no transmitir la más mínima brizna de esperanza para las víctimas. Lamentablemente todo esto es insuficiente para mantener a flote un producto que hace aguas por demasiadas vías.

Nota: A pesar de contar con tan sólo 76 minutos, 56 de los mismos son verdaderamente insufribles, llegando a provocar cansancio y hastío ante tanta vacuidad y movimiento esquizofrénico de cámara. Si queréis un consejo, saltaros los 35 minutos iniciales, quedaos con los 20 minutos de la brutal escena de tortura (impactará a una gran mayoría, ver spoiler) y volved a desechar los 16 finales.

Spoiler: Un matrimonio forma parte del grupo secuestrado, los llevan a ambos a una habitación cubierta de plástico y sangre de las matanzas previas para iniciar una nueva sesión de ultra-violencia. El marido suplica que dejen a la mujer en paz (la dejen ir) y que se centren en él. Al poco de empezar las amputaciones, después de varios martillazos y vejaciones, es el propio marido el que da ideas a sus captores para violar y mutilar a su amada esposa a cambio de su propia libertad. Estremecedor lo que hace el instinto de supervivencia.


9 comentarios:

Blanch dijo...

Totalmente de acuerdo contigo Max. Me pareció muy mala y muy mareante. Ni siquira el spoiler que mencionas le daría el aprobado.

Peli para olvidar.

Kontroverse dijo...

Pues ya leyendo tu crítica Max iba a decir que si no me implicaba con los personajes... Me iba a pasar lo mismo que con Grotesque, y para eso ya ni me molesto jaja
Y si ya sumo el comentario de Blanch, pues nada, una menos!

Saludos!!

Max Cady dijo...

Blanch, lo cierto es que es una pena, porque con esos mismos mimbres si se lo hubieran currado un poco podrían haber realizado una película memorablemente salvaje y malsana (y eso aún me molesta más).

Kontroverse, reconozco que en muchas ocasiones (por no decir siempre) las formas de contar una historia me marcan considerablemente, haciendo que me enganche o pase totalmente de lo que veo. En este caso las formas me “sacan” de la historia (es como ver un truco de magia pero mostrándote los pormenores del mismo truco), aunque admito que es posible que alguno (o muchos) consideren todo lo contrario, y puedan disfrutar enormemente esta insana película.

Saludos.

thewronggirl dijo...

La voy a poner en la lista donde tengo Grotesque y veremos a ver qué pasa. Cuando las vea os comento!
Gran crítica, eso si!

Missterror dijo...

Esta lleva muuucho tiempo a la cola en mi lista de visionados, pero vamos, que la borro, ¿No ,Max??

Max Cady dijo...

Señorita Missterror, a priori la respuesta es un todundo, SI. Pero tal vez debería darle una ligera oportunidad a los 20 minutos de metraje que hay a mitad de cinta.

Un saludo.

P.D. Hay cosas más interesantes con las que perder el tiempo (macramé, por ejemplo). XDD

Mauricio Hayek dijo...

A los que les gustan estas películas son enfermos, desviados, los han violado o abusado de pequeños y necesitan terapia... tienen alguna disfuncion mayor en sus mentes... Ni que decir de los que las filman, que tienen deseos reprimidos de hacer dano a otras personas, por que ellos han sido abusados. El consejo es: Búsquense una Vida, Busquen Terapia!!! No sigan así de ENFERMOS... Ya el mundo esta bastante cagao para que UDS lo caguen mas...

El Rector dijo...

Mauricio, ¿y que hace alguien tan SANO mentalmente como tu, en un lugar tan depravado como este? Sobre lo de la terapia tienes toda la razón del mundo, eso no te lo voy a negar. Después de leer opiniones tan terroríficas como la tuya, a veces me lo planteo, a ver si alguien me puede hacer entender como puede existir gente que siga confundiendo ficción con realidad.

Mi consejo: Si no quieres leer sobre terror, no entres en un blog de terror ;)

Saludos malsanos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.