viernes, 1 de marzo de 2013

Crítica: Escalofrío

En ocasiones productos mediocres cosechan (de forma incomprensible) buenas críticas y reciben innumerables premios, además de ser acogidos de forma estupenda por la mayoría de los aficionados (independientemente del arte en cuestión que estemos tratando) y por el contrario en otras, productos notables, muy superiores a la media, pasan sin pena ni gloria o simplemente no reciben el apoyo que merecen. ¿Cuántas veces películas de segunda se han alzado con galardones en festivales, recibido los parabienes de la prensa especializada y/o el apoyo incondicional del público? Seguro que conocéis un buen puñado de casos. Pues bien, Escalofrío (cuyo título original es Frailty) no es una de ellas. Frailty (la cual debería haberse traducido por Debilidad, título este mucho más apropiado) es una de esas cintas que desgraciadamente no consiguen lo que realmente merecen, una de esas joyitas medio olvidadas que debe ser reivindicada y conocida por el público. Así que en las siguientes líneas intentaré exponer por qué debéis echarle una ojeada a este thriller de toques sobrenaturales y con trasfondo fanático-religioso.

La historia arranca cuando un hombre (Matthew McConaughey) se presenta en las oficinas del FBI y le comenta al encargado de una investigación policial que conoce la identidad del asesino conocido como “la mano de Dios”, psicópata que ha descuartizado varios cuerpos a lo largo de los años. El inspector se muestra en un principio incrédulo y reticente, pero ante el relato del desconocido empieza a cuestionarse que tal vez este le esté contando la verdad del despiadado asesino. A base de flashbacks se estructura, por tanto, esta película que se engrana de forma minuciosa (al igual que lo hacía aquella maravilla titulada: “Sospechosos Habituales”) a pesar de giros inesperados y sorprendentes, pero lógicos. La mayoría aplaudirá los cambios que se producen durante la cinta, aquellos que no vean la ironía interna y malicia de los mismos los considerarán caprichosos y, tal vez, absurdos.

Bill Paxton, conocido actor de innumerables películas (“Terminator”, “Aliens: El Regreso”, “Depredador 2”, “Mentiras Arriesgadas”, “Apolo XIII” o “Un Plan Sencillo”, por citar algunas de las más famosas) se pone por primera vez detrás de la cámara (y en este caso también delante) para desarrollar de forma notable un thriller con toques sobrenaturales, sobre un psicópata que arrastra a su familia (sus dos hijos pequeños) a una espiral de locura y muerte como consecuencia del mandato divino. Las visiones que le encomiendan acabar con demonios con forma humana serán puestas en duda por el hijo mayor, el cual no termina de entender los intrincados e inexorables caminos del Señor, lo cual desencadenará consecuencias terribles.

A un guión brillante, carente de truculencia (este no es un film gore ni le interesa la sangre fácil) y provisto de múltiples lecturas (¿Es la fe ciega, locura o el camino hacia la verdad salvadora? ¿Es Dios un juez implacable con los que se salen de la senda correcta o son nuestros demonios interiores los que nos arrastran al abismo de las tinieblas?), además de algunas vueltas de tuerca “fantásticas”, se le suma una realización cuidada y certera que se apoyada en una fabulosa fotografía para crear ambientes inquietantes y un montaje dinámico, junto a unas actuaciones estupendas (donde sobresalen y de qué forma los dos niños interpretados por Matt O’Leary y Jeremy Sumpter), para brindarnos 100 minutos ininterrumpidos de suspense y tensión in crescendo muy disfrutables, recomendables y reivindicables.

Tal vez algunos no acaben disfrutando del “malicioso” final que propone la cinta (una muestra más del humor negro que impregna todo el metraje) y adviertan en él un mensaje ultraconservador que para nada contiene, pero os aseguro que si le dais una oportunidad a esta intensa película no os defraudará. Es posible que os preguntéis por qué diablos no la habéis visto (disfrutado) antes, por qué no tuvo mayor repercusión o por qué diantres cayó en el olvido, pero quedaros con las sensaciones que os brinda su visionado “lumínico” y sed conscientes que los caminos del Señor son inescrutables.
 
 

6 comentarios:

Blanch dijo...

Bruuuuuutal.. Tampoco entiendo porque pasó sin pena ni gloria. Siempre que la recomiendo me dicen "¿Cuala?. NO he oido hablar de ella2 ¿Como que no?.

Brillantes actuaciones y como dices no busca sangre fácil ni nada por el estilo porque no hace falta. Bill Paxton es bueno tanto delante como detrás de la cámara. Incluso los niños, que normalmente me caen mal aqui hacen un papelón.

Y menudo final. Muy, muy buena, tanto que diría que te has quedado corto en la puntuación.

Por todo lo demás muy bien.

Max Cady dijo...

Veo que coincidimos Blanch. Desde que la vi, hace ya casi una década, me ha parecido que se ha minusvalorado esta película. No soy capaz de entender por qué pasó desapercibida para el gran público (cuando a priori tiene muchos elementos para haberse convertido en un éxito). Quién sabe, tal vez con el tiempo y el boca a boca acabe por convertirse en una pequeña joyita de culto.

Comentar, como apuntas, que a todo el mundo que no la ha visto y se la recomiendas acaba sorprendido (y casi siempre para bien, porque como se suele decir: “De todo hay en la viña del Señor”).

Un saludo.

thewronggirl dijo...

Pues habrá que verla

Missterror dijo...

yo recuerdo haberla visto, pero sinceramente, no recuerdo nada de la película en sí...algo que o no dice nada bueno de mi memoria, o no dice nada bueno de la película...Con vuestros comentarios, creo que me decanto por la primera opción :(

Lluís dijo...

En esta ocasión comparto tu crítica, Escalofrio no una buena película es una joya olvidada y no sé por que motivos la sitúan en una increíble rincón del cine. Es magistral y bien llevada, explicada y con un sentido absoluto.

El Rector dijo...

Yo lo poco que recuerdo de ella, es que me sorprendió muchísimo cuando la vi por televisión a altas horas de la madrugada y que disfruté de lo lindo con esa ambigüedad que destila a lo largo de todo su metraje... aunque ahora mismo no recuerdo ese final malicioso que comentas Max. Me va a tocar un revisionado.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.