miércoles, 24 de abril de 2013

Crítica: Minority Report

En mi primera clase de Derecho Penal mi profesor nos habló de “Minority Report” como ejemplo de lo que no permite la legislación. A su argumento me remito. En el año 2054 el crimen ha sido erradicado en Washington D.C. El futuro se puede predecir y los culpables son condenados antes de que cometan su delito. En el seno de la unidad de élite de Precrimen, perteneciente al Departamento de Justicia, todas las pruebas para condenar a alguien (desde imágenes alusivas al tiempo, al lugar y otros detalles) son vistas por los Precogs, tres seres psíquicos cuyas visiones sobre los asesinatos nunca se han revelado fallidas. Es la fuerza contra el crimen más avanzada, un sistema perfecto. Y nadie trabaja con más ahínco para Precrimen que su principal baluarte, el jefe John Anderton (Tom Cruise). Destrozado por una trágica familiar, Anderton ha volcado toda su pasión en un sistema que potencialmente podría evitar a miles de personas la tragedia por la que él ha pasado. Seis años más tarde, la próxima votación para darle carácter nacional sólo ha servido para reforzar su convicción de que Precrimen funciona. Anderton no tiene ninguna razón para dudar de ello… hasta que se convierte en el sospechoso número uno.

Lo primero que sorprende de “Minority Report” (2002) es su carácter de lectura abierta y personal tanto del relato “El informe de la minoría” como, en general, del mundo de su autor, Philip K. Dick. Spielberg respeta en lo esencial la idea básica del cuento pero modifica aquellos aspectos que considera convenientes con vistas a ajustarlo a las necesidades de duración del largometraje y a ampliar algunas de sus sugerencias.

El protagonista de “El informe de la minoría”, John Anderton, es un maduro funcionario que dirige Precrimen, una empresa instalada en Nueva York que, en el plazo de cinco años, ha conseguido algo asombroso: erradicar por completo los delitos. El sistema de Precrimen funciona a partir de los pronósticos proporcionados por dos hombres y una mujer apodados los Precogs (Precogniscentes) que, a pesar de su retraso mental, tienen la facultad de predecir con escaso margen de error la pronta comisión de un delito, lo cual permite detener a los futuros delincuentes antes de que delincan. Un día, los Precogs señalan al propio Anderton como futuro autor del asesinato de Leopold Kaplan, un antiguo general del ejército durante una hipotética guerra que enfrentó a Inglaterra con China y personaje sospechoso de actividades clandestinas. El pronóstico coincide con la visita a la sede de Precrimen de Edward Witwer, un joven enviado por el Senado de los Estados Unidos para que investigue a fondo el buen funcionamiento del sistema antidelito, lo cual obliga a Anderton a emprender una fuga desesperada con tal de demostrar su inocencia o, mejor dicho, su pre-inocencia. Su única esperanza reside en la posibilidad de que el pronóstico de los Precogs no haya sido por unanimidad, sino por mayoría, y que por tanto pueda apoyar su defensa en el vaticinio discrepante: el informe de la minoría. Tras una serie de complejas vicisitudes, Anderton descubrirá que todo estaba relacionado con una trama golpista organizada por el tal Kaplan, su hipotética futura víctima, para apoderarse del poder político de la nación.

Steven Spielberg, a partir del guión de Scott Frank y Jon Cohen, corrige y aumenta el relato de Dick. Al contrario que en el cuento, en la película Anderton (Tom Cruise) no es el director de Precrimen, sino un agente de policía de dicha unidad, cuya sede aquí se encuentra ubicada en Washington. El personaje de Kaplan no aparece en el film, aunque muchos de sus rasgos se encuentran claramente en el de Lamar Burgess (Max Von Sydow), el director de Precrimen. Subsiste, con bastante fidelidad al cuento, el personaje de Witwer (Colin Farrell), un agente del Departamento de Justicia que, como en el relato, al principio cree en la culpabilidad de Anderton pero al final acabará poniéndole en duda y sospechando que el protagonista está siendo víctima de un montaje. Al contrario que en el cuento, la Precog femenina, aquí llamada Agatha (Samantha Morton), tiene una participación más activa en la aventura de Anderton con tal de averiguar la verdad. También Anderton se encuentra separado de su esposa como consecuencia de un traumático hecho del pasado (la misteriosa desaparición de su hijo de cinco años) y el agente Witwer confía en el resentimiento de la ex esposa llamada Lara (Kathryn Morris) para que le ayude a capturar al protagonista.

Después de “Blade Runner”, el film de Spielberg “Minority Report” es una de las mejores adaptaciones hechas sobre un relato de Dick porque, entre otras cosas, exprime a fondo las posibilidades paradójicas planteadas por el escritor en torno al cuestionamiento del concepto de realidad y juega a placer con el tema de las falsas apariencias y la distorsión de los sentidos, respetando la estructura del thriller policíaco futurista del cuento.

Tal vez sus defectos los encontraríamos en las entradas y salidas de Anderton de la sede de Precrimen, cogidas por los pelos, o algunas transiciones hechas con brusquedad que al final alargan en demasía el metraje.

El destacado equipo de producción de Steven Spielberg está formado, entre otros, por el oscarizado director de fotografía Janusz Kaminski (“La lista de Schindler”, “Salvar al soldado Ryan”), el montador ganador de un Oscar Michael Kahn (“En busca del arca perdida”, “Salvar al soldado Ryan”), el diseñador de producción Alex McDowell (“El club de la lucha”) y la oscarizada diseñadora de vestuario Deborah L. Scott (“Titanic”). John Williams, múltiple ganador del Oscar (“La guerra de las galaxias”, “Salvar al soldado Ryan”), ha compuesto la banda sonora de la película.

LO MEJOR: Su adaptación del cuento es respetuosa e interesante y su puesta en escena.

LO PEOR: Como bien he mencionado antes, ciertos momentos de la historia son un tanto inverosímiles como las entradas y salidas de Anderton de la sede de Precrimen cuando está siendo buscado. También su duración es algo excesiva.


6 comentarios:

Kontroverse dijo...

Una buena adaptación sin lugar a dudas del relato corto de Philip K. Dick y un mix bastante compensado de cine palomitero y ciencia ficción.

Tenemos PKD para rato en adaptaciones y yo, de primeras, estoy encantada de la vida. Soy muy fan de este escritor.

Saludos

Max Cady dijo...

Gran reseña TED.

Para mí no sólo es una grandísima cinta de ciencia-ficción, tal vez una de las 10 mejores de los últimos 20 años, sino una adaptación sensacional. Se traslada a la pantalla lo esencial del relato y se modifica aquello que puede cambiarse para ajustarse mejor al lenguaje cinematográfico (invito a todos a leer el relato del señor K. Dick para que se den cuenta del maravilloso trabajo de los guionistas). Además, cuenta con un Steven Spielberg en estado de gracia a la hora de contar la historia (es uno de los mejores “narradores de imágenes” de las historia del cine) y una producción excelente.

Para ser perfecta, debía haber contenido algo de mala leche en su resolución y optar por otro final, pero eso es una cuestión bastante personal (lo reconozco, me gusta los finales amargos y duros) y discutible.

Un saludo!!!!!!

P.D. Tiene un ritmo tan trepidante que se me hace extraño que menciones que se te hizo larga.

thewronggirl dijo...

Pues yo no la he visto porque odio a Tom Cruise pero la verdad es que el argumento me llama mucho la atención y ahora que he leído la crítica me apetece verla para ver que pasa con el señor Anderton!

Clase de derecho penal? Qué has estudiado, Ted?

TED BUNDY dijo...

Gracias por vuestros comentarios.

The Wrong girl. He estudiado derecho en la UB. Pero de eso ya hace bastante.

El Rector dijo...

Grandiosa película, como comenta Kontroverse, una mezcla perfecta entre lo bombástico del blockbuster palomitero y la profundidad y complejidad de la mejor ciencia ficción.

También coincido con Max en que es una de las mejores películas que haya dado este género en muchos años y a mi, pese a su larga duración, se me pasó en un suspiro, pues es una de esas historias que te atrapa y no te suelta hasta el final.

Visualmente alucinante, con un Tom Cruise en su salsa, algunas secuencias para el recuerdo (como la operación ocular a manos de un mad doctor de lujo como don Stormare) y un Spielberg que se sale, como casi siempre.

Gran crítica Ted, aunque yo le subiría alguna estrellita :)

Saludos.

Hugo Steinhauser dijo...

Una gran película (casi perfecta) hasta la caída en lo inverosímil de los múltiples e innecesarios giros finales. El cierre es tan defectuoso (escandalosos problemas temporales y espaciales en las escenas finales) que aplasta lo que hubiera sido una de las mejores películas de ciencia ficción desde Blade Runner. Este error es tan común en el cine actual (películas muy buenas que se desmoronan en su segunda mitad) que me quitaron las ganas de ir al cine. Se extrañan los finales concisos, directos y certeros del cine clásico.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.