lunes, 6 de mayo de 2013

Crítica: Coffin Baby

El debutante Dean Jones, es el encargado de traernos la segunda parte de "La Masacre de Toolbox" de Tobe Hooper ("La matanza de Texas"), si bien lo hace bajo el título de "Coffin Baby", quizás, a petición expresa del propio Hooper una vez que este visionó lo que el amigo Jones (consumado especialista en maquillaje y efectos especiales), había osado engendrar en su primera incursión detrás de las cámaras, en un intento desesperado por desvincular su obra, de ésta a priori secuela. Y es que me viene a la cabeza aquella mítica campaña publicitaria de una marca de zapatillas deportivas donde el mítico velocista Carl Lewis, se calzaba unos glamourosos zapatos de tacón de aguja bajo el lema: "La potencia sin control, no sirve de nada". 

Jones, que ya había trabajado previamente junto a Hooper como encargado de maquillaje en proyectos como "Mortuary" o la propia "La Masacre de Toolbox", lleva años demostrando su buen hacer en el campo de las prótesis y los maquillajes y, que alguien como él se erigiera como timonel de esta nueva entrega del asesino del abrigo largo, aseguraba, como poco, un dantesco espectáculo de sangre y vísceras, tal y como finalmente ha terminado ocurriendo, pues nadie puede negar que en lo visual, "Coffin Baby" es un atroz espectáculo de aquellos que a uno le quedan grabados en la retina durante largo tiempo. Lástima que en todos los demás aspectos, nos encontremos ante uno de los despropósitos más grandes que haya dado el género en los últimos años (y eso, que por desgracia, estos abundan mucho más de lo que nos gustaría). 

Abandonando en parte la naturaleza Slasher de su predecesora, "Coffin Baby" se adentra de forma escatológica en los divinos designios del torture porn para poner a una indefensa señorita al antojo de un despiadado y sádico asesino en serie que se esconde en las profundidades de una vieja fábrica abandonada. En su cautiverio, la joven tendrá que prestarse a todos los caprichos de este recurrente sub-género así como a la retorcida mente de su maestro de ceremonias, quien la someterá a mil y una torturas tanto físicas como psicológicas sin motivación aparente más allá de su propia satisfacción personal. Paralelamente, la policía intentará justificar su sueldo a fuerza de una como suele ocurrir, infructuosa investigación para dar con el paradero de la chica. 

"Coffin Baby" es sinónimo de brutalidad. Ya desde el primer trabajito de aquí el amigo enmascarado, que es una especie de híbrido bastardo entre "Darkman" y "Jeepers Creepers", uno tiene que apretar el culete al ver con que saña y mala leche se despacha el tipo a su primera víctima y el director, que de esto si sabe un rato, no se corta ni un pelo a la hora de ilustrar con todo lujo de detalles, la obra del artista, tanto el proceso creativo como el resultado final. Sobrecogedores tanto lo primero como lo segundo. Esto no hace otra cosa que enriquecer fuertemente las expectativas de aquello que estamos a punto de visionar pese a la inamovible certeza metafísica a la cual hemos llegado tras los primeros cinco minutos de metraje de que lo que tenemos entre manos, no es precisamente algo que vaya a pasar a formar parte de los anales de la historia del cine, porque los dotes de interpretación de la chiquilla rubia del prólogo, dan, justito, para meterla dentro de un traje de Piolín y que se dedique a darse paseos por un parque de atracciones temático y hacerse fotos con los niños. 

Por desgracia, esto no es un caso puntual y el virus NTNPIDA (No Tengo Ni Puta Idea De Actuar), es poco menos que una pandemia que afecta a todos y cada uno de los participantes de esta orgía de vergüenza ajena y anticine que es la película de un Jones que lejos de poner algo de orden en semejante galimatías fílmico, deja patente al fallecimiento por agónica defunción de cada minuto de metraje, que todo lo que tiene de hábil con un pincel en la mano, lo tiene de minusvalía (no se si a este le dan paga) cuando tiene que sujetar una cámara u escribir un guión (ni quiero imaginar hasta donde irían de brandy este señor y su compañero de vergüenzas, Josh Edwards, cuando se sentaron a dar forma al libreto). Una historia mil veces vista y simple como el mecanismo de un chupete, que además, peca de pretenciosa cuando se intenta disfrazar con subtramas que no llevan a ninguna parte ni tienen incidencia real en el desarrollo de los acontecimientos o con la presencia de un puñado de personajes absurdos que entran y salen de escena para asombro del personal y lío de sus respectivas pichas (¿como puedes presentar a un personaje como es el del detective de color (negro) durante cinco minutos para no volver a sacarlo en toda la película?). 

La cosa no termina ahí, al guión de risa y demás sin sentidos y a la dudosa profesionalidad del reparto, hay que sumarle un montaje tan lamentable que conseguir darle sentido a la sucesión de sketches que componen la obra dentro de nuestra cabeza, es una fantasía más épica que la de pretender que aquí el Sr.Rector disimule sus ronquidos delante de una pantalla de televisión a altas horas de la noche mientras se agarra con firmeza (pero con suma delicadeza) a una cosita blandita, calentita y muy bonita que suele acompañarle en sus últimos visionados. Vamos... que en la sala de edición, seguía corriendo el brandy.

Por lo tanto, lo único a destacar, su apartado visual y la visceralidad de todas y cada una de las imágenes de brutal e incontinente violencia de la que hace gala la ceremonia. Todo lo demás, resulta tan sumamente pecaminoso, que ni la mismísima Silvia Tortosa, sería capaz de llevárselo a la boca. He dicho. 

Lo mejor: Su violencia extrema y la calidad de los efectos especiales.

Lo peor: Todo lo demás es tan lamentable, que incluso lo primero acaba por tornarse en trivialidad.


9 comentarios:

Blanch dijo...

Ostia ¿tan mala es? Eso quiere decir que será mi Hit del año jajajajaja. No sé, la dejaré para más adelante cuando se me olvide lo que has escrito porque así no hay quien le entre ganas de verla... Ni siquiera sabía que es la secuela de Toolbox, que por cierto, salía la Sheri Moon.

Saludos!!!

TED BUNDY dijo...

Otra película que no pienso ver.

Me gusta el virus ese del que hablas.

Buena crítica Rector.

Saludos

El Rector dijo...

Blanch, pues mira por donde que a ti, puede que sea una de las pocas personas sobre la faz de la tierra, a quien le pueda gustar esta película.

Ted, muchas gracias y no, mejor no la veas, a ti si que no te gustará nada de nada.

Saludos.

thewronggirl dijo...

A mi la masacre de Toolbox, la vi alquilada del videoclub con un amigo y no sabía que tenía relación con la matanza de Texas (a ver, podíamos ver las similitudes, eh?)
Recuerdo que no es que me encantara, pero la Toolbox no me pareció excesivamente mala, ¿esta si lo es?

El Rector dijo...

Reb, la primera Toolbox, en comparación con esta, era una obra maestra, no te digo más...

Saludos.

Missterror dijo...

Rector, no tenía ni idea de que ESTO era la secuela de "La matanza de Toolbox", y ahora estoy aún mas alucinada!!!! Esto es una basura tan sumamente apestosa que ni las ratas comerían de ella. "Coffin Baby" es de las películas mas indignantes que he visto en mi vida.
Me quedó claro que el director en una vida anterior fue una experto en FX, lo deja claro en las numerosas y diferentes muertes que el engendro de asesino que se saca de la manga de esa gabardina rancia que usa comete, ya que se recrea en cada una de ellas, enseñándonos lo que sabe hacer (que ojo lo hace muy bien), pero es que hay algo más???? Cualquier corto de cualquier principiante tiene mas sentido que toda esta pinicula.
YO solo puedo encontrarle fallos Rec. Guión: no hay, personajes: no hay (porque aparecen sin orden, sin concierto, sin sentido y sin explicación), historia: para mear y no echar gota, montaje: Chaos AD, que dirían Sepultura...Sigo??? el final "apoteósico"...y la cara de los que terminan de ver esta película con el asesino mas cutre de la historia del terror supuestamente serio...

A mi Toolbox no me desagradó para nada, "Coffin Baby"...para su madre y para su padre.

saludos

El Rector dijo...

Missterror, amén.

Por cierto, me encantó la versión que se marcaron los cariocas del Orgasmatron de Motorhead :)

Saludos.

Kontroverse dijo...

*Kontroverse se dispone a tirar de la cisterna... Por lo que contáis eh? Que se me han quitado todas las ganas.

El Rector dijo...

Kontroverse, y hazlo sin remordimiento de consciencia alguno. Mala hasta decir basta y solo "recomendable" para echar unas risas con colegas ebrios hasta las cejas.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.