jueves, 13 de junio de 2013

Crítica: El Señor de los Anillos: Las Dos Torres

Ya es un hecho que las tres películas de Peter Jackson sobre “El Señor de los Anillos”, uno de los libros más leídos del mundo, han hecho historia y están entre los grandes clásicos del séptimo arte. Su segunda parte, la que nos atañe -titulada “Las dos torres”-, destaca por revolucionar los efectos especiales. Me refiero a los efectos de los 50 minutos de secuencia de la batalla del Abismo de Helm donde 10.000 uruk-hai creados por ordenador actúan de forma autónoma, con inteligencia propia. Esto pudo ser posible gracias a Massive, un programa informático creado por Stephen Regelous y desarrollado por Weta (la compañía de efectos especiales del filme, fundada por Jackson) que se basa en los principios de la inteligencia artificial. El gran logro de este sistema es que puede crear miles de agentes individualizados, que responden de manera única e instintiva al entorno que les rodea. Este programa se complementa con otro, llamado Grunt, creado por John Alitt, que recoge los datos de Massive y establece qué aspecto debe tener el agente, que tipo de vestuario y armadura, qué gama de colores, etc. Peter Jackson por su parte rodó más de 20 horas de dicha batalla. Lo mejor de la película, sin duda.

Otra maravilla de la informática es la recreación de Gollum, un ser que debe su aspecto a la combinación de la mejor tecnología informática y a los gestos y la voz del actor Andy Serkis. Los animadores de Weta estudiaron la interpretación de Serkis, que rodaba las escenas del filme con un traje de látex recubierto de puntos, usándolas luego en Weta como referencia para digitalizar sus movimientos. A partir de esos puntos, animaban a la versión digital del Gollum, con más de 300 músculos y 250 expresiones faciales. Después Serkis añadía su voz.

Y también los efectos especiales destacan por lograr crear los ents, una raza de árboles hablantes y caminantes que son los habitantes más antiguos de la Tierra Media. Su misión: proteger los bosques. Bárbol es uno de esos ents, quien luchará contra el malvado Saruman. En la versión original, su voz es la de John Rhys-Davies, el actor que también interpreta al enano Gimli.

A parte de los ents, los nuevos personajes de esta segunda parte son el rey Théoden de Rohan (Bernard Hill), hechizado por otro de los nuevos, el consejero real Gríma Lengua de Serpiente (Brad Dourif), que a su vez actúa siguiendo los dictados de Saruman. También Faramir (David Wenham), hermano del sacrificado Boromir, un soldado que habita los bosques con su milicia y que salva a Frodo y Sam. El guerrero Éomer (Karl Urban) es otro nuevo, al igual que su hermana, Éowyn de Rohan (Miranda Otto), sobrina del rey Théoden, que la adoptó después de que los orcos mataran a sus padres. Y, por último, aunque apareció brevemente en “La comunidad del Anillo”, Gollum es otro de esos nuevos personajes de esta entrega. Interpretado por Andy Serkis, el Gollum es una criatura deforme debido al Anillo, que consiguió cuando todavía era un hobbit normal (500 años antes) y que le ha convertido en un monstruo.

En lo referente a la historia, “Las dos torres” es quizás mejor que la primera parte, porque es cuando todo se vuelve más interesante. Ahora se trata de continuar la historia y la narración se vuelve más sombría, más épica y profundiza más en cada personaje. La primera parte sirvió solo de presentación para contar lo que viene en “Las dos torres” (título referido a las torres Barad-dûr y Orthanc, donde habitan las fuerzas del Mal encarnadas por el Señor Oscuro Sauron y Saruman).

En este nuevo episodio, también de tres horas de duración, la Comunidad se disuelve tras la muerte de Boromir. Por su lado, Frodo y Sam parten rumbo a Mordor para destruir el Anillo, mientras Aragorn, el elfo Legolas y el enano Gimli se lanzan a rescatar a los hobbits Pippin y Merry, secuestrados por los esbirros de Saruman. Los tres se toparán con el resucitado Gandalf el gris, que ahora es Gandalf el blanco, reforzado en poderes y sabiduría. Éstos se unirán para combatir las fuerzas del Mal y evitar la destrucción de la raza humana.

LA ESCENA: Sin dudas, la brutal batalla del Abismo de Helm.

LO MEJOR: Los efectos especiales. El personaje de Gollum se convierte en toda una sensación como ya lo hizo Yoda cuando apareció por primera vez en “El Imperio Contraataca”.


6 comentarios:

El Rector dijo...

100 % de acuerdo con tu crítica Ted. Para mi "Las Dos Torres", es la parte más apasionante de toda la historia. La mas oscura, virulenta y la que más se adentra en los personajes... por supuesto, la batalla en el abismo de Helm, sea posiblemente el espectáculo más apoteósicamente épico que se haya visto en una pantalla de cine.

Una entrega plagada de momentos e imágenes memorables, me pone la piel de gallina la primera instantánea que ilustra la crítica, con Gandalf postrándose ante la majestuosidad de Minas Tirith.

Obra maestra del cine moderno.

Saludos.

thewronggirl dijo...

Nice job, Ted.
A mi me chiflan las tres pelis de la saga, aunque creo que la película que más he visto es la tercera, quizá la dan más veces en la tele o algo. No se... pero evidentemente todas son una maravilla visual.
Nada mejor para un domingo por la tarde!

TED BUNDY dijo...

Sí, es la mejor. Creo que de nota debería haberle puesto un 10. Es una obra maestra de las que pocas veces vamos a ver.

Max Cady dijo...

La trilogía de películas, El Señor De Los Anillos, de Peter Jackson que adapta la obra de Tolkien es maravillosa y magistral, y muy probablemente (al menos para mí sí) la segunda entrega (Las Dos Torres) es la más redonda.

Un saludo y gran reseña.

P.D. Los pelos como escarpias y los ojos como platos durante la batalla del abismo de Helm.

andres pavone dijo...

Ted FELICITACIONES!!!!, esta saga es mi preferida y tal vez te parezca tonto pero he llorado de la emocion cuando fui a ver las tres,pero no por alguna escena emocionante si no que me emocina ver lo que ha logrado Peter al llevar a cabo semejante trilogia. SON SUBLIMES!!!!!!!!!!!

TED BUNDY dijo...

Gracias Andres Pavone por las felicitaciones.

La verdad es que prefiero El Señor de los Anillos a El Hobbit. Es legen... daría la trilogía.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.