jueves, 4 de julio de 2013

Crítica: Infiltrado

“Infiltrado” supone una de las adaptaciones más fieles tanto a la letra como al espíritu del relato del escritor Philip K. Dick titulado “Impostor” de 1953, que ya tuvo una adaptación de Peter Hammond en 1962 en un episodio del ciclo de televisión británico “Out of this world” de la ABC.

Partiendo de la base que hablamos de una película que convierte un cuento de unas escasas quince páginas en un film de cerca de dos horas, “Infiltrado” discurre a medio camino entre el respecto al original de Dick y a las convenciones del cine comercial norteamericano.

En “Impostor”, Dick narra la insólita aventura de Spencer Olham, un eminente científico que vive en una ciudad futurista, situada bajo una de las gigantescas cúpulas de energía que cubren toda la superficie de la Tierra y que están destinadas a preservar nuestro mundo de los ataques aéreos de unos extraterrestres con los que nuestro planeta se encuentra en guerra. Apenas empezado el relato, Olham es detenido por un agente de policía que le explica que, en realidad, el protagonista no es más que un androide programado por los alienígenas que ha substituido al verdadero Olham tras haberle asesinado y absorbido toda su memoria, y que alberga en su interior una bomba que detonará apenas alguien pronuncie delante suyo una determinada clave verbal. Olham consigue escapar de su destino (ser conducido a la cara oculta de la Luna, para ser desmembrado, y la supuesta bomba alojada en su cuerpo, desactivada) y regresa a su casa, donde los agentes le han tendido una emboscada de la que también consigue zafarse. Al final, el protagonista llega a la conclusión de que la única manera de demostrar su inocencia será localizando el paradero de la nave extraterrestre donde viajaba el androide que supuestamente le ha suplantado.

En el film de Gary Fleder, por su parte, Olham (Gary Sinise) también es un científico involucrado en la defensa terrestre contra los alienígenas hasta el punto de haber fabricado una gigantesca arma nuclear que será lanzada contra el enemigo. También posee una relevancia muy superior a la que le da Dick al personaje de Mary, la esposa de Olham (Maya en la película), interpretada por Madeleine Stowe. Además, hay personajes nuevos como Hathaway (Vincent D'Onofrio), el ambiguo agente de seguridad encargado de dirigir la persecución de Olham, y Cale (Mekhi Phifer), un joven negro que vive en el mundo arrasado y marginal que se encuentra fuera de la cúpula energética que protege la ciudad.

“Infiltrado” apoya una parte considerable de su diseño temático y visual en anteriores aportaciones cinematográficas al género de la ciencia ficción, las cuales van desde “La fuga de Logan” (la descripción del mundo marginal situado fuera de la cúpula o la imagen de Olham sobre una mesa de operaciones dominada por un aparato láser) hasta “Blade Runner”, otra adaptación de un relato de Dick, pasando por ecos del cine de George Lucas (el rápido prólogo que, a base de escenas cortas y voz en off, nos pone en antecedentes sobre el personaje y la situación de guerra espacial que está sufriendo nuestro planeta) o Paul Verhoeven (los escaners que controlan la identidad de los ciudadanos, como los rayos X de “Desafío total”, otra adaptación al cine de un cuento de Dick, o los policías futuristas, uniformados como los soldados de “Starship Troopers”).

Lo más interesante de “Infiltrado” es esa cierta aureola nihilista proporcionada por las dudas que revisten la identidad del protagonista o el ambiguo comportamiento del resto de personajes que culmina en un clímax sórdido y pesimista, absolutamente coherente con el espíritu de Dick. Sin embargo, la película tiene sus limitaciones que no voy a resaltar porque, aunque tiene muchos contras, creo más conveniente resaltar sus aciertos, desde los actores hasta los momentos de tensión como apreciamos en el primer interrogatorio a Olham, pasando por las logradas escenas en el mundo exterior situado en el tiempo en el año 2079.
 
El cine no ha tratado mal la obra del escritor norteamericano Philip K. Dick. Dichas adaptaciones han oscilado entre las que han sabido captar la esencia más profunda del autor (“Blade Runner”) o las que tan sólo le han tomado como pretexto (“Asesinos cibernéticos”), pasando por apuestas por la fidelidad (“Infiltrado”), por el replanteamiento (“Desafío total”) e incluso por la expansión de sus ideas (“Minority Report”).

LO MEJOR: El mundo futurista y algunos momentos de tensión de este thriller de ciencia ficción cyberpunk es lo mejor del film.
 
LO PEOR: Es una de las adaptaciones cinematográficas más flojas. Pese a su fidelidad al relato original, es una cinta que apuesta por su lado más lúdico comercialmente hablando.
 
 

3 comentarios:

thewronggirl dijo...

Hombre, tu crees que esta cinta está a la altura de Blade Runner o Minority Report? Yo creo que queda bastante por debajo, pero bueno; era difícil coger la esencia de un relato y hacer una mega película.

TED BUNDY dijo...

No, no creo que esté a la altura. Por eso le pongo la puntuación que le pongo.

thewronggirl dijo...

jajajaja

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.