jueves, 10 de octubre de 2013

Crítica: The Dirties

La sección Noves Visions del Festival de Cine de Sitges acoge un año más títulos de todas las nacionalidades, inéditos en España y de producción actual que apuestan por la experimentación, los nuevos lenguajes y formatos y la hibridación de géneros. En el apartado Ficción, el cine Prado (18 de octubre a las 14:30 h. y a la 1:15 h.) proyecta “The Dirties” (2013), un rico retrato sobre la amistad y la violencia en la adolescencia.

La existencia de Matt (Matt Johnson, director, productor, co-guionista y montador del film) y Owen (Owen Williams) se ve constantemente martirizada por el agresivo acoso de los matones de su escuela. Los amigos se refugian en su pasión: el cine. Ambos filman una película para un proyecto escolar titulada “The Dirties”, que se basa en una banda de matones que rutinariamente golpea a sus personajes, interpretados por ellos mismos. El film también cuenta con escenas de ellos haciendo de policías infiltrados en una escuela de secundaria y está repleto de violencia y de momentos sacados de otras películas como “Trainspotting” o “Sospechosos Habituales”. Pero la pareja comienza a planear algo mucho más oscuro: un tiroteo real con víctimas reales en su instituto como escenario. Matt no solo quiere vengarse a través de una película, en un mundo sin consecuencias, sino que está interesado en rodar esto de manera real. Citar películas como “Los Tenenbaums. Una familia de genios” mientras planean un asesinato en masa es bastante inquietante.

El espiral descendente de los marginados y abusados amigos adictos a las películas sangrientas se despliega con credibilidad impactante. Por una parte, debido al uso del documental falso o metraje encontrado en el que es rodado “The Dirties”. No es un found footage puro, porque hay varias escenas filmadas sin que haya un personaje detrás de la cámara, pero simula alguno de los trucos de este estilo. Una de esas escenas la apreciamos en el tramo final del film cuando algo horrible va a ocurrir en el instituto. Este recurso es inteligente porque hace que el cámara seamos todos los espectadores.

Dirigido por el estudiante de la Toronto Film School Matt Johnson, “The Dirties” es un extraño híbrido de documental de ficción: Johnson encarna a uno de los dos personajes principales como una versión adolescente ficticia de sí mismo. Su personaje es un fanático del cine que vive en el ostracismo social y está obsesionado junto a su único amigo, Owen, en grabar una película y vengarse de la pandilla de abusones del colegio, villanos de su proyecto cinematográfico. Johnson realiza una película dentro de una película. “The Dirties” (2013) es un falso documental sobre abusos y venganza a través de unos adolescentes que graban una película llamada “The Dirties” que narra precisamente abusos y venganza. En este sentido, Matt, el personaje, le dice a su mejor amigo, Owen: “cuando algo pasa ante la cámara es como si estuviera pasando de verdad”.
 
Por otra parte, la credibilidad del film es fruto de unas actuaciones naturales plagadas de muchos diálogos improvisados. Las escenas de intimidación de los abusones son pocas pero potentes. Aquí tanto Matt y Owen como los abusones están terriblemente convincentes.
 
Los tiroteos en centros educativos es un tema tan morboso que ya fue explorado en cintas como "Elephant" (2003) de Gus Van Sant. Y aunque algunos espectadores puedan ver una tesis de culpabilidad en el salvajismo cinematográfico que corrompe las mentes de los jóvenes, Johnson ve este tema desde una vertiente más angustiosamente complicada. Ni siquiera el documental “Bully” aborda el problema de los abusos escolares de forma tan atractiva.
 
Después de que se proyectara en el festival de Slamdance, donde fue galardonada, el director Kevin Smith se interesó por el film y se propuso distribuirlo. “The Dirties” llega a Sitges 2013 y seguro que sorprenderá a su público.
 
 

6 comentarios:

May Dove dijo...

Pues la verdad es que le tengo ganas. Las películas sobre el bullying me sacan de quicio, es así. Lo paso fatal todo el tiempo, yo no sufrí este tipo de agresión pero mi hermano si y lo llevo muy dentro.
Otra gran película sobre esto es All about Lily Chou Chou...

Machete dijo...

No podré verla, se me solapa con otras más prioritarias. Pero la tendré en cuenta...

TED BUNDY dijo...

Machete, te invito la presentación del último corto donde he trabajado titulado "Ecos". Este domingo a las 21:00 h, en l'Escorxador de Sitges.

Machete dijo...

Ves, otro conflicto, estaré en Passion. :(

Missterror dijo...

Jo, pues esta a mi me huele a petardo que tira para atrás. El acoso escolar de unos solitarios amantes del terror y su venganza grabada, bla bla bla...intento pensar sobre ello, pero no me seduce para nada. Veo tus ocho estrellitas y creo que mi percepción puede ser totalmente errónea, pero es la que tengo. Veo el trailer y me quedo como si estuviera viendo una receta de cocina en la tele...Me haces dudar Ted, la verdad, pero creo que haré caso de mi instinto, por equivocado que sea y la voy a dejar pasar.

saludos

pampabarbara dijo...

Es cierto : un híbrido pero como tal se queda a mitad de camino, buen final, sin embargo al que se llega de manera ascendente con las peleas crecientes las que no se sabe bien como se producen. Los gags son para el olvido en estas latitudes no hacen reir a nadie.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.