jueves, 24 de octubre de 2013

Crítica: Famine

Romasanta se presenta al público con un slasher un tanto peculiar. Si todo va bien y mi aventura en Nido de cuervos es fructífera y longeva, mi alter ego se prestará como cualquier serial killer a permitirse unos rasgos bien propios. Debido a su nombre, Romasanta, queda anclado en el extraño mundo hispánico,aunque no es nacionalista. Su leit motiv es ofrecer lo que las compañías americanas hicieron con el cine español, ofrecer un paquete de películas y por cada paquete alguna española; en este caso mi aventajado doppelgänger mostrará interés en destripar críticamente una película foránea por una española, además de sugerir un recuerdo romántico de ese cine español de terror que se dejó de hacer en la década de los 70.

Con estos pequeños rasgos, ofrezco el primer plato de degustación de mi menú personal, Famine (2011), dirigida por Ryan Nicholson que realizó varios años atrás el slasher, Gutterballs (2008); cierto es que en Famine la textura y los planos están mejor encuadrados, y que su director a madurado técnicamente hablando desde la experimental y trash Gutterballs, pero su guión simplemente se basa en amontonar todo un sin fin de clichés más que repetitivos que hacen que la película se desmorone por un plantel de actores a cual más inepto.

El problema reside en una autoconvicción de realizar un trabajo un tanto creíble, cuando los límites presupuestarios y el nivel de producción del film ya no sólo se alejan del cine de serie B, sino que sigue una estela más bizarra y desenfadada. Seguramente que si el guión -a pesar de sus grandes deficiencias y tópicos- no se tomara en serio y derrochara un buen humor negro, podrían solventarse todas aquellas deficiencias que en cada momento hacen resentirse a la película.

Así mismo, la historia es demasiado “deja vú” para los aficionados -aunque a estas alturas el slasher está demasiado manido para esperar originalidad-; en este caso un profesor casi muere por una broma estudiantil años atrás. En la actualidad, un grupo de estudiantes preparan una festividad para recaudar fondos para los más necesitados, lo que ellos no esperan es que alguien vestido de la mascota del instituto los irá matando uno a uno -habrá vuelto ese profesor buscando venganza?-. Con esta premisa ya sabemos a que tipo de película nos enfrentamos y Ryan Nicholson no demuestra brío ni soltura a la hora de llevar a cabo su película, ya que hay un desagradable gusto por destruir la tensión a través de bromas y personajes tan risibles como idiotas, que perforan aún más la nulidad del guión. La música simplemente insoportable, siguiendo esa estela de promocionar grupos que no deberían salir a la luz junto al abuso de la música heavy y voces guturales para intensificar una tensión que no existe.

A pesar de todo, Famine consigue en algunos momentos ser más que un pastiche regurgitado de los peores slashers, teniendo algunos asesinatos más que decentes y unas dosis de hemoglobina, que gracias a su cantidad hacen olvidar por minutos el insufrible bodrio que se acontece ante nuestra mirada. El asesino sigue esas pautas de disfraces imposibles, aunque llevado a buen puerto esa especie de niño cabezón podría dar mucha tensión si el director se hubiera prestado al asesino y no a los estudiantes -muy mal interpretados- que pululan por todo el metraje, ya que la sencillez del disfraz podría ser una baza a tener en cuenta como ocurre con la regular Smiley (2012; Michael J.Gallagher).

Esta propuesta canadiense simplemente sirve como visionado de un refrito demasiado grasiento, sin nada que ofrecer y con una falta de ganas de hacer algo desprejuiciado y alocado -en este caso Gutterballs parece más inspirada-, como ocurrió con la propuesta de Decoys (2004; Matthew Hastings) que al menos sabía mezclar el humor y el horror de forma más atractiva aunque sin llegar al buen hacer de Ginger Snaps (2000 ; John Fawcett).

En conclusión, es una película más, un direct to video que debería ser un direct to rubbish sin concesiones, no ofrece nada bueno y no tiene ninguna intención de entretener -aspecto que si fuera mala pero entretenida la defendería-. Por lo tanto, véanla para juzgar y a partir de aquí los slashers más mainstreams parecerán obras de calidad, ahora mismo estoy a punto de verme Valentine (2001) de Jamie Blanks, será mala pero el placer de ver morir a Denise Richards es un aliciente como el de Paris Hilton en La casa de cera (2005; Jaume Collet-Serra). Y tranquilos, Romasanta, no suele ser tan despiadado simplemente es que lo han escrito así.

 

7 comentarios:

Damien Thorn dijo...

Enhorabuena por tu primera crítica!
Yo me la tragué y es una bizarrada cutre, sin gracia y sin sentido....
Y a mi la muerte de la Hilton en La casa de cera me sigue dando un puntito genial!!!!!
Felicidades

Max Cady dijo...

Romasanta, Fenomenal crítica de este subproducto del que no tenía ni idea de su existencia y al que no pienso acercarme ni con prescripción médica.

Espero impaciente tus críticas sobre el cine de terror patrio (el cual es un gran desconocido para muchos de los aficionados del género).

Saludos!!!!!!

El Rector dijo...

Estupendo pistoletazo de salida Romasanta. En parte, me siento algo (solo "algo") culpable por haberte recomendado semejante título, jeje. Yo hace tiempo que la tengo pendiente, pero después de ver Gutterballs, hay una voz en mi cabeza, que me susurra constantemente que invierta mi tiempo en otra cosa. De todas formas, debo enfrentarme a mi inexorable destino tarde o temprano.

Solo te diré que mue cuesta mucho creer, que Famine sea inferior a Smiley, una de las películas más infames que he visto jamás... por no hablar de Decoys, que me pareció otra soberana tomadura de pelo.

Saludos.

May Dove dijo...

Enhorabuena en tu primera crítica.
Yo no tengo ningunas ganas de verla por mucha sangre que aparezca. Aunque debo decir que el muñecajo tiene su aquel. Yo soy muy caguetas

Missterror dijo...

"Famine"!!! Ni mas ni menos que "Famine" para tu presentación!!! Y calificada con un 1! Eso si que es atreverse con todo!!
Después de tu crítica y con lo que ya se intuía de ella, no me acerco ni con un palo...

Y rector, la voz de tu conciencia que te dice que no la veas, soy yo... ;)

Buena crítica!!!

saludos

ISRAEL MACIAS dijo...

Muchas gracias a todos! La verdad que es un honor estar dentro del nido y poder ayudar con mis colaboraciones. Gracias por esta oportunidad, gracias Rector, mil gracias!!!;)

ISRAEL MACIAS dijo...

Por cierto Max Cady, tranquilo que tengo muchas películas patrias a descubrir y ofrecer, además me encuentro de pleno en la escritura de mi tesina doctoral sobre este tema. Reconcozco ser muy fan del cine español y el de terror me fascina el que se hace en este país en sus vertientes malas y bizarras, y de notable factura. Ya vereis ya vereis,jajajaja

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.