domingo, 13 de octubre de 2013

Crítica: A Glimpse Inside The Mind Of Charles Swan III

Sería fácil ver “A glimpse inside the mind of Charles Swan III” con los brazos cruzados y de mala ostia. Dejarse llevar por el desagrado que el actor principal, Charlie Sheen, y que las travesuras de E! Network se interpusieran entre mi persona y su actuación. Incluso, podríamos burlarnos de alguna de las secuencias cuya apariencia no puede ocultar las costuras de lo que, bajo los estándares de Hollywood; es un presupuesto microscópico. Esto sería, a mi humilde parecer, un perjuicio a la película, y francamente; a mí misma también.
 
Sabemos que Sheen es un imbécil, pero es sólo porque la capota de ese bólido está abierta. La realidad es que una gran cantidad del arte y el entretenimiento que consumimos en nuestro día a día es creado por gente que odiamos en la vida real. (No es por ser deprimente; estoy segura que el otro porcentaje es creado por santos celestiales). Si no puedes separar el trabajo de lo que lees en las revistas, no deberías ver la cinta.
 
“A glimpse inside the mind of Charles Swan III”, escrita y dirigida por Roman Coppola, es sin embargo, una visión perfecta de un personaje veterano del tour “Torpedo of Truth”, asediado por los problemas de seguir con su vida. En él, Sheen es un brillante diseñador gráfico, con algunos problemas pre-feministas que sufre un ataque de ansiedad. Desde la cama de hospital, nos cuenta la ruptura con su más reciente amor (Katheryn Winnick) y deja volar su imaginación en fantasías que incluyen a su mejor amigo, un cómico rock star de la mano de Jason Schwartzman. Cuando no se comportan en actitud exagerada en la narrativa, se van al estilo “dentro de la mente de”, “Billy Liar” o “Annie Hall” y juegan a indios y vaqueros, por ejemplo.
 
Me costó unas buenas escenas darme cuenta de que la película está ambientada en los 70. Aun así, no son los verdaderos 70 – el diseño de producción, que es espectacular, es surrealista y expresivo incluso para las escenas no fantásticas. Sheen no se quita nunca las gafas de sol – incluso en la bañera. La peluca de Schwartzman haría desfallecer a los Boney M. Hay un sofá con forma de perrito caliente que me ha robado el corazón.

Toda esta celeridad (¡Sheen tiene un tucán como mascota!) es suficiente para ganarte en todos esos momentos cómicos que se salen un poco de lo que yo creo que Coppola quería expresar. Algunas escenas, sin embargo; crujen estrepitosamente, como Sheen en una borrachera se gasta 800 dólares en una lata de caviar en la parte de atrás de un taxi. A pesar de esto y algunas piezas de risa, la mayoría de los momentos de Swan son tiernas conexiones que comparte con sus allegados. A parte de Schwartzman está su hermana (Patricia Arquette) y su mánager (Bill Murray), todos ellos también intentando sobrevivir a sus propios conflictos. Algunos de las partes más locas no se adhieren bien al conjunto, y suelen ir de la mano de personajes secundarios que irrumpen en plano para liarla parda.

Y por lo que respecta al presupuesto, todos sabemos que el dinero no es sinónimo de calidad o de mérito verdadero. Muchos de los placeres de la cinta vienen de su astucia de estar por casa, de ese Do It Yourself tan de moda ahora; aunque nos cuesta unir los conceptos bajo presupuesto con el hecho de que en la cinta aparezcan ‘actores de renombre’ (lo contrario a cualquier película pequeña danesa con actores que nos son desconocidos). Y yo creo que esto dice mucho de lo que estamos dispuestos a aceptar como producto de entretenimiento en la actualidad.

El final de la cinta evoca explícitamente a “8 ½” (y algunos momentos previos también lo hacen con “All that Jazz”) y aunque no hay manera de colocar ambas películas en la misma estantería hay un garbo, un estilo; decadente en este cuento de enamorado herido que funciona muy bien. Y si, por desgracia, comparamos con el anterior trabajo de Roman Coppola, la maravillosa “CQ” (2001), hay un pequeño chasco, una desilusión; pero como comedia despreocupada… podría haber salido mucho peor.
 
 

3 comentarios:

El Rector dijo...

A priori no me llamaba mucho la atención, pero ese look Preslyano de Sheen (a quien no conozco en persona para juzgar pero que en la ficción, me despierta bastantes simpatías), me recuerda a la GLORIOSA Bubba Ho-Tep. Solo por eso ya pienso darle una oportunidad.

Saludos.

PD: La foto de las indias también puede haber influido algo :)

May Dove dijo...

La foto de las indias me ha dejado loca porque no caía que era de la peli. Es un momento breve xD

Damien Thorn dijo...

Jejeje... Creo que la foto de las indias nos ha llevado a más de uno a verla!
Deliciosa crítica, compañera, así da gusto... Y desde ya colocaré mi "8 y 1/2" con "All that Jazz" !!! No he visto CQ!!! A por ella!
Enhorabuena!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.