viernes, 18 de octubre de 2013

Crítica: The Jungle

El director Andrew Traucki ha conseguido lanzar The Jungle con alguna ayuda económica utilizando la última técnica, Crowd Funding, que ha ganado popularidad entre muchos cineastas amateurs que andan por ahí. Sus últimas películas, Black Water (2007) y The Reef (2010) fueron recibidas con reacciones positivas, aunque Black Water fue la más popular del dúo, todos sabéis lo que me gusta a mí una película de tiburones. Disfruté mucho The Reef en Sitges hace tres años. Traucki también ha colaborado en The ABCs of Death con su segmento ‘G’; así que es justo decir que él, por encima de otros primerizos; tenía una experiencia más sólida con la creación independiente de terror. Las expectativas estaban un poco por encima de la media.

En vez de intentar asustar con alguno de los trucos que han ido apareciendo ahora que el found footage se hace famoso, Traucki se mantiene en su fórmula probada y testeada de utilizar la naturaleza para crear pánico, opuesto al poltergeist, al loco de hacha en hombro o a las deformidades mutadas, que por alguna razón siempre salen de su cascarón para crear un pitote. Emprende el viaje desde las aguas a pasturas más verdes, y nos lleva al meollo de las junglas de Indonesia, deseando capturar leopardos en peligros de extinción. Por el contrario, Larry (Rupert Reid, Matrix 2 y 3, Another Earth) se encuentra que él y el resto del grupo se enfrentan a algo más peligroso para su salud.
 
Nos dan la siguiente información al principio de la película: en 2011, el experto en felinos de gran tamaño Larry Black, se fue para encontrar y filmar leopardos en peligro de extinción en las remotas selvas de Indonesia. Y éste es el metraje de la expedición.

Se nos informa en pantalla que estamos a 11 de octubre de 2011, y que Larry y Ben están probando el equipo por última vez. Ok, Larry está haciendo todas las pruebas, nuestro cámara está simplemente filmándolo. Vemos pequeños aparatos de fotos que se adhieren al tronco de los árboles y que se disparan al movimiento. También nos enseña una tienda muy tuneada donde se pueden esconder en la noche para tratar de ver sin ser vistos. La mujer de Larry no está contenta con el tipo de trabajo que éste hace y nos lo cuenta en pantalla mientras se le caen las lágrimas. Vemos como Larry habla con su contacto en Indonesia, Budi (Agoes Widjaya Soedjarwo, La isla del Dr. Moreau) por internet, y le avisa de algunos posibles avistamientos, donde el ganado ha sido atacado, así que un feliz Larry se despide de Jane; y los hermanos se van.

A su llegada a casa de Budi se nos presenta un personaje inesperado cuya misión es la de rastrear por las junglas. El gobierno le ha asignado especialmente para esto, se llama Adi. Todos parten hacia Shamen donde les hablan de un demonio del bosque, un demonio en el que todos los locales creen y es terriblemente peligroso. Incluso el rastreador Adi cree en este tipo de cosas, lo que genera ya la diversificación del grupo en materia de objetivos. Veremos a Adi acarrear consigo diversos amuletos que sacarán de quicio a Larry. Encuentran un lugar en la jungla donde hay evidencia de caza furtiva, vemos cajas grandes y pequeñas, en una hay una serpiente atrapada. Encuentran sangre en el suelo, así que deciden seguir la pista esperando encontrar algo de interés. Montan sus aparejos, dejan una gallina atada como cebo (terriblemente cruel) y esperan tras sus dispositivos de visión nocturna. Por la mañana la gallina sigue ahí, pero en el portátil se ve un borrón de movimiento. Aunque no pueden identificar al culpable, están esperanzados. ¡Eh! No todos…

A partir de este momento, vemos como la búsqueda nos va enseñando calaveras y pequeños desechos orgánicos atados a árboles (aquí es donde todo el mundo empezó a pensar en El proyecto de la bruja de Blair, ya que los talismanes se parecen demasiado). Se disparan las emociones en el grupo e incluso finalmente son capaces de grabar material fotográfico de un leopardo tras varios sustos que no nos llevan a nada. Como en cualquier película de found footage, tenemos el personaje que no quiere escuchar los lamentos del resto del grupo y que los fuerza a seguir mientras todos los demás sólo quieren pirarse. En este caso, Larry habla del dinero que ha pagado a Budi y a Adi para la investigación y está claro que Budi, con 8 hijos que alimentar (ahí es nada, el semental); no puede perder el dinero.

Las cosas se van de madre, POR FIN; cuando encuentran una mano humana. Adi tiene la excusa perfecta para hacerles volver, tienen que informar a las autoridades; pero Larry es inamovible. Es un pesado de categoría. Y ni por esas se quiere ir. Aquí es donde descubrirán que no están siguiendo a un leopardo pecualiar si no que algo les está dando caza a ellos.

Para ser una película de muy bajo presupuesto, el resultado final es encomiable. A pesar de que no pasa nada durante el 80 o incluso 85% de la cinta, la fotografía es bonita. Estamos hablando de junglas de Indonesia, hay mucha fauna y mucha flora a destacar, tampoco era muy complicado conseguir una estética profunda. No es tan mala como otras películas de tipo falso documental pero los estilos están muy trillados. Cero originalidad, demasiada visión nocturna, demasiados personajes estereotipados, el guion no es ni horrible ni brillante, son típicas frases que cualquiera podría recitar. A mí me entretiene esperar lo que quiero ver pero mucha gente se aburre soberanamente ante un producto en el que no se ve nada, NUNCA. Y tal como pasó con El proyecto de la bruja de Blair, el resultado al visionado se reduce a un minuto y medio. Totalmente desesperanzador. Si Traucki no hubiera sido el director de este pequeño despropósito, no hay manera de que la cinta hubiera sido proyectada en el Auditori. Es realmente des-inspiradora.
 
 

7 comentarios:

El Rector dijo...

Yo a este señor, desde que me tomó el pelo con "G" en The Abcs of Death, me prometí a mi mismo que no volvería a sentarme a cenar con él. Si a esto le sumamos que los mockumentaries, muy exclusivos tienen que ser ya a estas alturas para despertar mi interés, pues que quieres que te diga, yo en esta jungla no me meto ;)

Saludos.

Missterror dijo...

Lo tiene todo en su contra: falso documental que no aporta nada y que no muestra nada y que, como bien apunta El Rector, después de "G" , es muy complicado volver a confiar en este señor.
Yo tampoco me voy a esta jungla!!!

saludos y gracias por tragarte este tostón por nosotros y avisarnos!!!

May Dove dijo...

Si, os he hecho un favor a todos!

erc89 dijo...

y yo que queria verla , solo sáquenme de una duda , que es "eso" que los acecha??? y que creo por logica mata a todos :D ,


la verdad soy muy curiosos :D

saludos Rector! :D

May Dove dijo...

erc89, ESPOILER: es un demonio del bosque, parece un especie de mono asesino. Es más grande que un mono y va a dos patas, o sea una especie de hombre-mono que mata a quien le acecha.

erc89 dijo...

May Dove

muchas gracias , fijate que fue lo que pense un Mono , vi el trailer y en la ultima escena rapida , pude ver eso , pero dije un Mono? O_O no creo jajjaja gracias por sacarme de la duda gracias!


saludos! ñ_ñ

May Dove dijo...

para eso estamos, erc89!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.