domingo, 13 de octubre de 2013

Crítica: Rigor Mortis

En la década de los ochenta, Chin Siu-ho era la gran estrella del cine de género de terror en China donde desempeñaba el papel de un conocido cazavampiros. Hoy, décadas después, malvive alejado de su mujer y su hijo, arruinado y viviendo sólo de los recuerdos como la estrella apagada que es, una vieja gloria y un juguete roto. Un día toma una decisión, se dirige a lo que en principio parece una aldea tradicional china, pero pronto la cámara, en un enfoque directo hacia arriba, nos revela que en realidad es un deteriorado edificio de apartamentos abandonado, para suicidarse y acabar con su sufrimiento y el de a quienes ama, Pero su plan será truncado por la interrupción de las fuerzas del mal que ocupan el tétrico edificio en forma de vivos, muertos, no-muertos, vampiros, fantasmas y zombies.

La cinta, cargada de referencias a las clásicas películas chinas de vampiros que proliferaron en los ochenta, reúne a algunos de los miembros del reparto original de la serie de culto “Mr. Vampire” a la que hace un guiño metatextual.

El polifacético Juno Mak, estrella del Pop oriental, además de escritor, guionista y productor, y protagonista de “Revenge: A Love Story”, película estrenada en Sitges en el 2010, ha hecho uso de sus renombradas influencias y debuta tras la cámara con “Rigor Mortis”, un drama terrorífico, y escalofriante, con estupendos efectos visuales, coproducida por el mismísimo Takashi Shimizu (Ju -On, The Grudge), icono inolvidable del J-Horror, que se encuadra dentro de la sección Oficial Fantàstic Competición como unas de las primeras películas que hemos podido ver en esta estupenda 46ª edición del festival que arranca y que se alza como homenaje a las películas de su juventud. Pues bien, como decía, la peli comienza cuando Siu-ho decide acabar con sus penas en la habitación 2442 de una urbanización abandonada y supuestamente embrujada. Su objetivo es acabar con su mísera vida, pero cuando su vecino Yau (Anthony Chau) interviene e impide su suicidio , Chin descubre sus verdaderos problemas no han hecho más que empezar. Pronto descubrimos a algunos de los otros "ocupantes" del singular edificio, entre ellos un ama de casa traumatizada con un trágico pasado, ( Kara Hui ) que vaga por los pasillos del complejo, con su pequeño hijo de cabellos blancos , un maestro taoísta y exorcista (Anthony Chan) y una anciana que desde el primer momento nos escama ( Paw Hee- ching ), hasta que acabamos de ver un ataúd vacío en medio su apartamento y los vengativos espíritus de dos niñas gemelas.

Pronto se hace evidente para Siu -ho que las personas que están a su alrededor y la situación en la que se encuentra están bien lejos de ser normales. Él, que interpretó en la pantalla durante años a un enemigo de las Fuerzas del Mal, es bastante reacio e incrédulo sin embargo, pero no le quedará más remedio que armarse de valor para lo que allí se va a liar cuando una de las residentes intenta hacer un extraño ritual para traer a su marido de vuelta a la vida de entre los muertos, intento que conduce a la creación de un monstruo haciendo que Siu-ho tenga que unirse a los residentes inocentes para enfrentar el mal de lo sobrenatural.

Plagada de efectos visuales notables que contribuyen a crear la muy oscura y lúgubre construcción en la que se desarrolla el film, “Rigor Mortis” peca de un guión poco coherente y de unas interpretaciones irregulares, algunas estupendas y otras bastante poco convincentes.

El Cine Asiático, sobre todo el coreano y el japonés ha sido pionero en la nueva visión del terror en las historias con fantasmas y monstruos. Y justo es mencionar la maestría de Park Chan Wook y su estupenda e infravalorada “Thirst”, la historia de un sacerdote que se entrega a la ciencia para experimentar una vacuna y sobrevive a la enfermedad que estudian gracias a una transfusión de sangre vampírica y que desata sus más bajos-o altos-instintos, personificados en la mujer de un imbécil absoluto, como incursión del coreano en el subgénero de vampiros.

Las comparaciones, es cierto, son odiosas, y a mí el cine del coreano me vuelve loco, pero por desgracia, los magníficos efectos sonoros y visuales no son suficientes para salvar la película de la mediocridad que todo lo envuelve.
 
Desgraciadamente, “Rigor Mortis” tiene mucho más en común con el cine de vampiros de Timur Bekmambetov, de estupenda factura y poca enjundia, que con el de Park Chan Wook, incluída esa obra maestra no reconocida como parte de este género que a mí me parece que es “Stoker” El guión, co-escrito por Mak , Philip Yung y Jill Leung se hace demasiado lento a ratos, se distrae entre demasiados efectos especiales y tramas secundarias y a la película le cuesta mucho arrancar. Cuando lo hace ya nos parece demasiado tarde y aunque tiene momentos brillantes, a destacar una maravillosa lucha en toda regla, o cuando se deshace el equipaje con disfraces de zombie de películas clásicas de terror y auténticas fotografías con Chow Yun-fat y Maggie Cheung, o incluso la vuelta de tuerca que supone el final reinventando el más que usado cliché de ver las últimas escenas mediante parpadeos de los ojos de un moribundo y a pesar de no ser una película larga -dura poco más de hora y media- llega un momento en que ya no sorprende y la cosa pierde enteros. Los fans de la serie “Mr. Vampiro” original y de las cinco películas de Ricky Lau echarán de menos el ingenuo sentido del humor de aquellas, que en esta película apenas hace acto de presencia y como seguidores de esas películas de vampiros plagadas de kung fu y el toque cómico knockabout , tendrán dificultades al principio para ver la similitud en el homenaje que Mak nos propone.

Mientras que el público familiarizado con leyendas de vampiros occidentales puede estar algo perdido entre tanta milonga y mitología china, en un desconocido mundo de rituales y supersticiones, los habituales de ese cine, una vez dejados a un lado los prejuicios, disfrutarán de lo lindo entre hechizos que se lanzan contra espíritus de larga cabellera negra y ojos en blanco-la especialidad de Shimizu-, repeliendo demonios oscuros y amuletos que van llenando todo el edificio en una batalla con toda clase de entidades sobrenaturales . De hecho, tanto en Venecia como en Toronto la película ha ganado un amplio grupo de adeptos, entre los cuales, debo reconocer que no me encuentro.

Mak ha proporcionado una plataforma para que algunos de los veteranos del cine de Hong Kong puedan brillar de nuevo. Juega con la idea de las viejas glorias precisamente usando estrellas de antaño, a destacar Paw Hee Chung, la brillante actriz que interpreta al alma torturada que lucha por sobreponerse de su pérdida, y remediar su horrible error para demostrar su amor cumpliendo su deber como esposa devolviendo la vida a un marido recién muerto y que es el personaje que mejores momentos de vigor emocional da a la cinta y roba cada una de las escenas y planos en los que aparece. Chan Yau (en gran parte el alma de toda la película, en el papel de un exorcista de estilo taoísta) ya apareció junto a Chin Siu Ho en el “Mr. Vampiro” original, y se retiró oficialmente de la industria del cine a mediados de la década de los 90 y ahora casi “resucita” de la mano de Mak.

La influencia de Shimizu Takashi como productor se evidencia en las escenas más abiertamente fantasmales de la película, y como el propio Mak ha acreditado, en la composición sonora siniestra de la mayor parte del metraje.

Por desgracia las influencias no se quedan ahí y son demasiado abundantes, y el peso del cine de terror y acción “made in Hong Kong " y del terror asiático en general se entrelazan para crear un extraño tapiz que quiere abarcar más de lo que realmente puede, convirtiéndose en un acto de extremo equilibrio que resulta mucho más convincente cuanto más se aleja de esas marcadas influencias, pero que, siendo justo, no deja de ser entretenido incluso cuando no tiene mucho sentido y la coherencia de la trama se puede poner en entredicho.

“Rigor Mortis” es una película con un punto triste, deprimente y contemplativo, que va creando una atmósfera inquietante a través de una estética preciosista progresiva a la par que explora los oscuros trasfondos de sus personajes. Pero a la vez es demasiado pretenciosa y se auto impone un listón demasiado alto.

Esto no quiere decir que no sea una película interesante.

Lo es, y de una manera formal bastante atractiva. Además del estupendo trabajo de efectos especiales, el estilo de filmación es bastante bonito y preciosista, con una estética triste y una fotografía grisácea que envuelve inteligentemente las imágenes oscuras de acción y violencia. Todos los aspectos técnicos están orquestados de manera primorosa, pero por desgracia esto no hace sino acrecentar la evidencia de la necesidad de un guión más coherente y elaborado.

El resultado es una película que sin duda sorprenderá a muchos espectadores por su brillante madurez técnica y las buenas interpretaciones de gran parte del reparto.

Lo Mejor: Efectos especiales de premio, apabullantemente perfectos. Tiene dos sustos cojonudos.

Lo Peor: La misma peli, en un tono más simple, sería un diez.

Aún así, la peli es un gustazo si no se va a verla con demasiadas aspiraciones.

 

6 comentarios:

El Rector dijo...

Damien, no soy gran aficionado al terror oriental, pero Thirst, es una de las pocas que realmente he disfrutado. Su simple mención, ya me ha despertado el interés por Rigor Mortis. Me la has vendido muy bien compañero, pero que muy bien.

En cuanto tenga oportunidad de verla (yo no tengo enchufe como otros, jeje...), te cuento.

Estupenda crítica.

Saludos.

May Dove dijo...

Pues a mi también me gustó mucho Thirst. De hecho la vi en Sitges cuando la proyectaron y me pareció sublime... es casi perfecta.
Me ha despertado el interés por ver esta.

Damien Thorn dijo...

Ya os aviso que NO tienen nada que ver... Ojalá !!!!
Saludetes
Damien

Damien Thorn dijo...

Esta es más chusca,entretenida pero poco más... Por aquí están criticando mogollón los efectos especiales... A mi,visualmente me convenció bastante... Para gustos los coloreeees

Missterror dijo...

Otra que según describes es de obligado visionado!!!

Muchas ganas de poder verla para opinar...

saludos

Damien Thorn dijo...

Ahora leo muchas críticas a los efectos visuales, que es justo lo que más me gustó a mí... Y la ví con lentillas, cosa que no puedo decir de todas las del festival..Ved el tráiler y me diréis...
Saludetes!!!!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.