miércoles, 13 de noviembre de 2013

Crítica: Bienvenidos al Fin del Mundo

“The World's End”, la esperada y nueva gamberrada de Edgar Wright es una cinta sobre personajes que han madurado hasta cierto punto, pero hacen una especie de flashback vital y quieren regresar, aunque sea por un día, a sus años más jóvenes. Gary King ( interpretado por Simon Pegg ) representa el lado juvenil de todos los personajes de la película, en un frenesí actoral en el que se nos muestra divertido, juguetón, imprudente, pero que una vez obligados a recordar el pasado y situarse en el presente, es quién tira de los demás.

Veinte años después de una épica borrachera de juerga, Gary los reúne a todos en su ciudad natal para poder cerrar el círculo, completando la ruta de los doce pubs, realizando un recorrido a base de cerveza por los 12 bares de su pueblo natal, finalizando en el famoso bar "El Fin del Mundo". hazaña que años atrás no lograron, y poder seguir así adelante con sus vidas quitándose esa espinita de encima. Pero mientras intentan llegar al último bar soñado de la especial gymkana hay un giro radical y descubrirán aterrorizados que en realidad está en juego el futuro de la humanidad porque el pequeño pueblo británico ha sido tomado por robots alienígenas. Tela...

El trío formado por los actores Edgar Wright, Simon Pegg y Nick Frost ponen punto y final con “The World's End” a lo que ya se ha venido conociendo como "The Blood and Ice Cream trilogy" o "The Cornetto trilogy", tras “Shaun of the dead”(2004) y “Hot Fuzz” (2007), componiendo las interpretaciones de unos personajes coherentes y humanos que en ni un solo momento suenan a falso, unidos por unos lazos de amistad verdadera y una melancolía casi general que manifiestan en la barra de un bar como adolescentes. Parecía imposible a estas alturas que la extraña trinidad compuesta por el trío de actores tuviese la más mínima capacidad de sorpresa... Pues nada más lejos de la realidad. Este broche de oro final de saga es menos loco-que también lo es- y más maduro que el resto.

Esta madurez a la que casi se ven obligados los personajes quizás se refleja en la propia película, que comienza a través de un frenético montaje con musicón para, con un tono de seriedad nuevo, y sorprendentemente, no tan divertido como esperábamos, presentarnos a los personajes e introducirnos en sus cambios, consiguiendo que el espectador pueda empatizar al instante con ellos. La cinta necesita un poco más de tiempo para arrancar y ponerse en marcha y una vez lo hace, la risa fluye libremente, como la nueva gamberrada-más formal, sí-que es, con carcajadas fáciles y una sonrisa que no cesa en hora y pico, acrecentándose hacia el final de la película.

No tengo ninguna duda al decir que es una película muy divertida. Quizás menos que sus dos compañeras pero divertida a rabiar, a pesar de que con esta cinta se han distanciado de las reglas y han ido un poco más allá de la simple peli de parodia de género, en este caso el subgénero apocalíptico y de invasiones extraterrestres. Lo cual es bastante significativo, ya que en el pasado 2012 se rodaron una ingente cantidad de cintas de muy distintas calidades sobre el tema, apoyándose en la controversia del anunciado fin de los tiempos por el calendario maya. Así ha sido siempre, desde que el cine es cine, que cuando una cinta ha sido un éxito que sobrepasa la pantalla, por lo que sea, por temática, por estilo, una legión de imitadores tratan de sacar su provecho apuntándose al filón. De hecho, la peli que nos ocupa, competirá en cartelera con una muy similar premisa, la comedia apocalíptica, en este caso americana, “This is The End”.

Mientras que la risa es sobre todo coherente con un guión elaborado precisamente buscando eso, la cinta, en sus últimos 10 minutos da un giro radical tirando a bajonero, en mi opinión quizás un poco torpe y desalentador, a pesar de contener algunos de los momentos más sentidos de la trilogía.

Aún así, es una alegría ver a Pegg y Frost en pantalla juntos de nuevo. Los chistes a los que ya nos hemos acostumbrado en estos años funcionan a la perfección, a pesar de la tirantez de la difícil relación entre ambos que nos muestra la cinta, y esta falta de calidez en su relación de amigos, a pesar de ser un cambio audaz en relación a las películas anteriores, frena un poco la diversión inmadura que nos encantaba.

Sin embargo, al haber cinco personajes clave, el parche a la enemistad está mayormente cubierto. Martin Freeman , Eddie Marsan y Paddy Considine (una joya) hacen un trabajo excelente como amigos de la escuela secundaria de King.

Mientras todos sus colegas han prosperado en la vida, avanzando a un ritmo normal y “sano”, Gary sigue anclado en el pasado, aquel pasado donde fue feliz, el mismo que le protege de la cruda realidad. Así que sigue igual, como en el inicio de la trilogía, con su desorden, sus continuas borracheras y su falta de arraigo y de interés por lo que hay fuera de su burbuja. De hecho, al inicio de la película se produce uno de mis momentos preferidos y que es absolutamente el retrato de Gary. Él sigue teniendo el mismo coche veinte años después, y sus colegas, sorprendidos le preguntan por qué, a lo que Gary responde diciendo que lo verdaderamente sencillo habría sido comprarse uno nuevo, pero sin embargo, tras cada rotura, tras cada fallo, ha ido reponiendo piezas originales para que pudiera mantenerse como antes. Esta alegoría, un paralelismo claro con el personaje nos define ya sus expectativas y anhelos: seguir siendo el de antes. Sin embargo es consciente de que su mayor enemigo es el tiempo. No sólo sus amigos, su generación, ha dado un paso adelante, se ha modernizado y tiene una visión vital que a él le resulta absolutamente como de otro planeta.

Esta es indudablemente la película más fuerte , temáticamente , en la trilogía Cornetto. Trata temas más profundos bajo esa cobertura de chocolate helado y chisposo, como la transición a la edad adulta desde la adolescencia de estos “Thirtynagers·, el arrepentimiento , la amistad y en un enfoque claro, el estado de la sociedad moderna. No satiriza el género en la misma medida que con “Shaun of the Dead” y “Hot Fuzz”. Y eso habrá muchos a los que decepcione. Porque el tono serio de una parte de las piezas que componen la película pasa por los traumas de la infancia de los personajes, las afinidades secretas, las mentiras y el punto en el que la sociedad les ha cambiado.

Esa es la parte que puede resultar decepcionante en la película que pone punto y final a la trilogía. Por un lado, ya que los otros dos géneros cinematográficos satirizados en las entregas previas funcionaron de maravilla es extraño el que aquí, justo donde se pone punto y final, la sátira casi brille por su ausencia y honestamente, un poco decepcionante puede resultar. Es como si estuviéramos ante una peli de Pegg , Wright y Frost, que se desarrolla moviéndose por un área inexplorada . Sin embargo, por otra parte, el argumento, el guión depuradísimo, las preocupaciones de la trama central y el contenido temático de la película le dan a la misma toda la fuerza necesaria y esperada para completar la trilogía de una manera adecuada y apropiada.

La cinta contiene muchos de los pequeños elementos recurrentes de Shaun of the Dead y Hot Fuzz, que hacen casi una marca de la casa, la atención por el detalle y la continuidad: los cornettos como elemento fetiche ya sin duda, las pintas de Wright, la estupenda banda sonora, el uso increíblemente continuado de tacos, el ruido de la máquina del pub, y muchos otros pequeños detalles como regalo al espectador adepto.

Y no son sólo estos pequeños detalles recurrentes ese regalo, también lo son algunos de sus fantásticos cameos, como por ejemplo encontrarnos con otro ex actor Bond, Pierce Brosnan en este caso, aunque sea en un minúsculo papel, junto con varios otros clientes habituales de las últimas películas, actores de las anteriores películas de la trilogía y más allá (desde la serie “Spaced”) haciendo breves apariciones, lo cual es bastante reconfortante, al mostrar que las raíces que convirtieron la trilogía en un blockbuster continuo no han sido olvidados .

Ahora bien, el impresionante trabajo de cámara de “Shaun of the Dead” (con sus largos travellings, uso soberbio del Steadicam ) y “Hot Fuzz” ( enfoques más que calibrados, ejecutando imágenes directamente salidas del género palomitero de acción) no está en absoluto tan presente en esta tercera parte, donde el CGI se interpone en el camino del trabajo de cámara, impidiendo un trabajo como en los anteriores casos, brillantes y esto es más evidente aún en varias de las escenas de lucha de la película. Porque como no podía ser de otra forma hay escenas espectaculares de lucha. Lucha por la supervivencia ante la amenaza venida de otro planeta en forma de robots. Robots que van llegando a la Tierra por edades, los primeros son una especie de adolescentes robotizados, nuevo puntazo para el director por plantear cuestiones metacinematográficas.

Leído todo lo anterior puede parecer que con semejante montón de quejas “Bienvenidos al Fin del mundo” no me ha gustado. Y no es así.

Me sigue pareciendo una película que mezcla el humor y la ciencia ficción con un resultado muy logrado y, casi seguro, se trata de una de las mejores películas cómicas que veremos este año.

¿Es graciosa? Sin duda, sin duda.

¿Es tán divertida como “Shaun of the Dead” y “Hot Fuzz”? No del todo.

Y es que el recuerdo y el afecto hacia estas dos películas y lo odioso que tienen las comparaciones hacen inevitable que, siendo franco, salte a la vista que esta tercera peli sale perdiendo en la comparativa. Aunque he de decir que es una manera más que apropiada para poner fin a toda una trilogía inolvidable que en el fondo retrata el proceso de transición a la madurez de unos personajes que como los niños perdidos de Peter Pan, se negaban a crecer. Y ese bagaje, el deseo de un poco más de la inmadurez y la risa a la que los personajes se aferran, la influencia constante de las dos películas predecesoras, son las que nos indican cómo llegaron donde están para hacer esta película.

El director vuelve a rodar una comedia frenética y con muy buen tino, pero lo hace aportando nuevos elementos a la risa, como la crítica social, la preocupación por el futuro y el sentimiento puro de la amistad con total seriedad.

La película es muy inteligente , tanto o más que sus hermanas, en cuanto a la mezcla de géneros, no siempre digerible. En este caso el mix de comedia y ciencia ficción está bastante bien resuelto. Desde luego es una visita obligada para cualquier fan de las anteriores, aunque aisladamente es también disfrutable.

El guión es sorprendentemente denso y complejo , muchas de sus recurrentes bromas llegan a tomar un tono agridulce, pero en una época de comedias chuscas es bastante refrescante ver una historia bien entretejida sin renunciar al humor más canalla y a las coreografiadas escenas de acción.

Lo mejor: Las primera y última peleas. La primera, en el baño con decapitación y desangramiento azulón es perfecta. La última, necesaria para llevar la historia hasta el punto que el director ha pretendido. Lo que más me ha gustado con diferencia es que aspira a explorar la idea de la “memoria selectiva” nuestra memoria tiende a regresar a concretos puntos subjetivos, y la verdad, como hecho objetivo es algo que sólo se puede recuperar mediante la recopilación de varios testigos. Y la verdad no es siempre lo que parece ser.

Lo peor: Como comedia funciona, pero resulta menos hilarante que sus dos primeras partes. Es entretenimiento sin más. El final es quizás un poco pretencioso.

Parece raro cómo las franquicias cinematográficas de mayor éxito vienen de tres en tres. Es como si a todos nos gustara una trilogía, más que una serie, que a la cuarta o quinta llega a aburrir. Aún así parece que las películas de terror no tienen problemas para explotar su original y llegar a sexta y séptima entregas de la franquicia...

 

16 comentarios:

El Rector dijo...

En general, coincido con todo lo que comentas Damien, si bien hay algunas cosillas en las que discrepo.

Para mi, este fin de trilogía, no solo está a la altura de las dos anteriores, sino que las supera, y eso que te puedo asegurar que me gustan mucho ambos films (en especial Hot Fuzz), pero tío, yo no me he reído tanto con las dos películas anteriores juntas, como con esta tercera y además, con el añadido como bien comentas, de que el guión dista mucho de ser una simple parodia de géneros como sus dos predecesoras, esto es otra cosa. Es un homenaje a la ciencia ficción construido en base a una estupenda historia de ciencia ficción plagada de reminiscencias eso si, a grandes títulos del género.

A mi, me ha sorprendido muchísimo lo bien que coexisten dos géneros tan dispares como la comedia gamberra y la ciencia ficción (aunque ya pasó en Shawn of the Dead), pasando de la cómico a lo serio constantemente, sin dejar de resultar divertido lo primero, ni creíble lo segundo.

Ahora bien, lo más alucinante de todo, son las secuencias de acción. En este sentido, es lo más acojonante que he visto en mucho tiempo, en un alarde de imaginación, que a mi me ha dejado con la boca abierta en cada coreografía, en cada movimiento de cámara del brillante repertorio de recursos cinematográficos del cual hace gala.

No tenía ni idea de que iba el tema y te puedo asegurar, que me ha dejado loco la secuencia de la charla de retrete... y es que visualmente, la película también es un prodigio. Ni siquiera la utilización de los FX digitales, le resta puntos, todo lo contrario. Un auténtico show.

Es cierto que le cuesta algo arrancar, que hay que tener paciencia, que ese prólogo largo no, larguísimo en plan Abierto hasta el amanecer, no es precisamente una concesión al cine "comercial". Pero cuando arranca, ya no hay marcha atrás, la calle es cuesta abajo y no hay frenos.

Después de tener que sufrir auténticas chorradas sin gracia ni carisma en esto de las comedias fantásticas, poder disfrutar de algo como Bienvenidos al fin del mundo, además de divertida, inteligente, es para darse con un canto en los dientes. Súmale una puesta en escena de diz y una banda sonora tremenda y tenemos el mejor exponente que haya dado el género en muchos años (con permiso de la excepcional A Fantastic Fear of Everything).

Directa a mi ranking de lo mejor del año.

Me hago un tatoo de los Sisters, YA.

Eso si, la crítica tremenda, no te lo voy a negar ;)

Saludos.

El Rector dijo...

Por cierto, ver a Frost en una tesitura diametralmente opuesta a lo que le solemos ver, también me ha parecido todo un acierto.

Saludos.

May Dove dijo...

GANAZAS. Me declaro fan incondicional de este trío de ases, tengo en mi casa los primeros dos dvd's y los veo con mucha asiduidad porque me hacen reír como pocos.
También he visto la serie Spaced y los sigo por twitter porque son la caña. Simon Pegg hace unas pranks a sus seguidores deliciosas.

Me tengo que hacer con esta entrega pero YA

Missterror dijo...

Yo soy la persona más sosa para las comedias del universo. En serio, cuesta la vida arrancarme una carcajada en el cine, ver una comedia conmigo es aterrador, porque soy incapaz de reír (con las películas, especifico). Eso no quita para que no disfrute enormemente con este tipo de películas, y puedo decir muy alto que con "Bienvenidos al fin del mundo", he disfrutado mucho.
Simon Pegg es un genio (a mi realmente me ganó en "A fantastic fear of everything"), y defiende los guiones como un señor. Si el guión es muy bueno, como es el caso, la diversión está asegurada.
Los acompañantes en esta película, de lujo, me encantaron todos: El inquietante Eddie Marsan está soberbio (y ya necesitaba verle haciendo de buenazo), Paddy Considine , maravilloso (como actor siempre es correcto, ahora, como director es inmenso- "Tyrannosaur" es uno de los dramas con mayúsculas) y por supuesto Nick Frost, y Martin Freeman, gloriosos. El casting no puede estar mejor elegido.

La historia es simplemente brutal, no esperas el giro por nada del mundo, no solo a nivel narrativo, sino a nivel de géneros. Yo me quedé con la boca abierta.

Todo va a más y más a medida que avanza la peli, hasta llegar a tal despiporre que era imposible no querer estar en el pueblecito con estos señores, luchando contra los simples.

A mi el final no me desentonó para nada, todo lo contrario.

Añado que no he visto "Hot Fuzz", pero que esta noche, eso va a cambiar...

saludos!!!

Marco ESTÉBANEZ VALLINA dijo...

GRACIAS POR TU SENTIDO DEL HUMOR. LA CRÍTICA TAN INTERESANTE COMO SIEMPRE!!!

Machete dijo...

A mí me gustó mucho, y creo que tal como sucedía con sus antecesoras, ganará puntos en posteriores visionados. Mencionas a Wright como actor, y creo que habría que destacar antes su faceta como director y guionista, sus papeles son como figurante.

Max Cady dijo...

Divertida, inteligente, sorprendente y llena de amor a las películas de ciencia-ficción de los 50 y 60, es esta tercera entrega del equipo formado por los cachondos Wright-Pegg-Frost. Esta bufonada muy british que mezcla a la perfección Resacón en las Vegas y La Invasión de los Ladrones de Cuerpos con toques de discurso profundo acerca de la perdida de la inocencia y la madurez, no defrauda y se convierte en una comedia escandalosamente bufa y memorable que ninguno de los amantes de Shaunt of the Dead y Hot Fuzz debe perderse.

Saludos y estupenda reseña Damien Thorn.

P.D. Memorable el puntazo sobre (mis adorados) The Sisters Of Mercy.

Anónimo dijo...

Una película muy mala: Bienvenidos al fin del mundo.
He visto cine malo, pero como este bodrio ninguna. La comedia puede ser fácilmente criticable, es un género difícil de conseguir con acierto. Bienvenidos al fin del mundo, es un esperpento a 24 fotogramas por segundo. Con títulos como este no fomentamos que el público pueda asistir a las salas cinematográficos a ver que podemos ver, porque no volverán.
Todas las razonas para no verla en QUE PODEMOS VER

El Rector dijo...

Anónimo, con argumentos como los tuyos, es imposible refutarte nada :)

Saludos.

Missterror dijo...

Anónimo, a ti que sepamos o no tu opinión, te da exactamente igual, has escrito para hacerte publicidad. Si para conocer tu opinión tenemos que pinchar en tu blog...
Yo, la verdad, Anónimo, me suelo pasar por todos vuestros blogs, pero no me gustan los spam. Con todo el respeto te digo que la sutileza no es tu fuerte, y que la publicidad se hace de otro modo. A mi jamás se me ocurriría entrar en un blog ajeno, levantar la liebre y decir que si quieren conocer por qué opino así, se pasen por Nido de cuervos. Eso está feo.
Dicho esto, invito a todo el mundo a pasarse por tu blog y ver su publicidad, que supongo que será el fin, pero insisto, a mi esta manera de darse a conocer no me gusta nada.

saludos y buen domingo

Anónimo dijo...

No lo entiendo, debo haber visto otra película, y que conste que zombies party me encantó, no tan la de "super poli", pero está sinceramente, me ha parecido infumable.

May Dove dijo...

Ya la he visto y no me reí tanto como con las dos primeras; pero aún así es genial!

Nebule dijo...

Compré la peli siguiendo el consejo del que escribe la críticaa

La peli mala, bastante. Nada que ver con las anteriores

la acabe vendiendo, culpa mia por dejarme (mal) aconsejar.

May Dove dijo...

Hombre, la cinta es divertida tampoco es terrible como para tener que volver a vender el DVD, Nebule.

Machete dijo...

Para mí sigue muy de cerca las anteriores. Mi preferida sigue siendo Hot Fuzz (Arma fatal). Aunque los gustos personales de cada uno son indiscutibles, a mí me parece que no es muy lógico decir que 'nada que ver con las anteriores' cuándo precisamente es todo lo contrario.

Bieitols dijo...

Esta trilogía gamberra bien merece la pena. Y sienta muy bien al género que se hagan este tipo de proyectos y se hagan bien. Desatascar como la sosa nuestras tuberías neuronales, tan sobresaturadas de más de lo mismo y desgraciadamente de mucha mediocridad oculta tras impactantes trailers.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.