miércoles, 6 de noviembre de 2013

Crítica: Devoured

La atmósfera. Muchas veces hablamos de ella cuando nos referimos a una película de terror. ¿Que diablos es la atmósfera? Pues no es otra cosa que un ambiente, un ecosistema, un lienzo blanco con vida sobre el cual pintar historias. En buenas manos, la atmósfera, por si sola, puede transgredir incluso la jerarquía que manda que lo realmente importante, es el trazo que una mano a pintado sobre ese lienzo. Puede hacerlo cuando éste tiene una personalidad tan marcada, que el garabato más ilegible, el galimatías más absurdo, o incluso una simple linea recta, pueden ascender a un estado superior. ¿Son las historias que cuentan, lo realmente importante en el cine de gente como Carpenter, Kubrick o Scorsese? Genios únicos en su estilo todos ellos a la hora de generar atmósferas y buenos ejemplos de que a en ocasiones, el lienzo en blanco intrínseco puede tener tanto o más valor que la obra en él contenida.

Si hay que valorar un producto tan particular como es “Devoured”, primera incursión seria en el cine de Greg Olliver, tras su paso por la televisión y varios documentales (donde destaca entre otros, “Lemmy”, una interesantísima biografía sobre el líder de la banda de rock duro “Motorhead”), hay que tener muy presente lo expuesto en el párrafo inicial, al menos, yo lo tengo, pues para mi, la atmósfera, es un elemento clave para entender el cine y en especial, el de terror. Idea que por supuesto, estoy seguro no compartan todos los tipos de espectadores, por supuesto y a ellos, a todos aquellos para los cuales la atmósfera, sea imperceptible, trivial incluso, a ellos, les digo ya que igual, “Devoured” no es la mejor de sus opciones, pues si en algo sobresale la película de Olliver, es en el lienzo, es en la atmósfera.

Hay más. Por supuesto. Hay una historia, sencilla, pero cercana, lo cual afila aun más la navaja. Un drama terrible sobre el insoportable dolor de la distancia, un drama sobre una mujer separada del fruto de su vientre, un drama sobre una madre desesperada separada de su hijo, un drama sobre las miserias de la inmigración, sobre el sacrificio, sobre dejar atrás aquello que más quieres, precisamente por quererlo de manera devota... y ese dolor, a su vez, transmuta de forma paradójica en un brillante faro incandescente al que seguir en medio de la oscuridad de la noche, un guía, una pauta, algo que da sentido al dolor, a la tristeza, a la soledad. La de una madre que invierte hasta su último aliento en darle a su hijo todo aquello que cualquier madre querría darle.

Y la casa se comienza por el tejado. Pues la madre está muerta. Si, la madre está muerta. Así comienza “Devoured”, con la polícía encontrando el cadáver de una mujer en el interior del restaurante en el que trabaja o trabajaba. Los cimientos se van colocando después y se hace además, sin prisas, mimando al extremo el pausado ritmo que va a caracterizar a la cinta desde el primer, hasta el último minuto de metraje, pues de eso se trata esto, de dolor, de soledad y de sufrirlo de una manera lenta y agónica en un filme que hace menos visible que nunca la fina barrera que en muchas ocasiones separa el terror del drama, si es que son dos géneros que alguna vez se puedan separar. Lo que está claro es que en esta ocasión, la comunión entre ambos es brutal, una armonía perfecta que hace evolucionar el relato de algo triste, a algo terrorífico, con tremendo efectismo.
 
Soy consciente, de que no estamos ante una propuesta para todos los públicos. “Devoured” es un trabajo gris, denso y reiterativo en su desarrollo, con la monotonía de una vida esclava como principal herramienta narrativa, la cual nos transporta noche tras noche, a la jornada laboral de Lourdes, una inmigrante salvadoreña, que trabaja en el turno de noche de un restaurante de los estados unidos, con el único fin de conseguir dinero para su hijo, a quien llama de manera religiosa y con voz entrecortada, todos los días. Su rutina, es el leit motiv de “Devoured”, y por supuesto, es su principal encanto. Seguir a esta sombra gris, entregada por completo a su sino, en un escenario que se va volviendo tétrico a medida que avanza la historia.

Todo esto, en presencia de ella. De la atmósfera, embriagadora, espesa, opresiva y total manipuladora de todos los hilos de esta función titeretera donde los pequeños detalles, los que se ven, y los que se perciben, tienen mucho más peso que los grandes acontecimientos. Esto no va de delineados, sino de sombreados. La olla va cociendo a fuego muy lento y poco a poco, el liquido en aparente inminente ebullición, amenaza con desbordar el recipiente. Muchos se quedarán en el camino, muchos serán incapaces de mantener la mirada fija en el borde y la espera se convertirá en una losa insoportable. Pero desborda. Si, siempre lo hace, en un momento u otro, siempre desborda. En “Devoured” también. El líquido hirviendo cae sobre los fogones y el terror físico ahoga al psíquico metiéndole la cabeza en el fondo de la olla con ambas manos y esperando a que pasado el dolor de la carne que se quema y que la muerte anunciada de Lourdes, deje de ser un misterio para el espectador, se desvele el interesante giro final que la película nos tiene reservado.
 
“Devoured”, un trabajo a mi juicio, fresco, interesante y muy recomendable, por más que no tenga ninguna duda de que la controversia será su fea compañera de viaje, pues no estamos ante la estandarizada historia de terror tópica y típica que muchos esperarán encontrar. No es una película de terror dramática, mas bien un drama terrorífico. Un sutil descenso a los infiernos que para bien o para mal, no dejará indiferente a nadie... ni siquiera a aquellos que lean esta crítica de manera clandestina y furtiva desde su teléfono móvil acurrucados en su propio infierno particular. Y es que la paella, con all i oli, no le gusta a todo el mundo.

Lo mejor: La estupenda interpretación de la española Marta Milans, quien construye a la perfección a una mujer destruida, la decadencia y el mal cuerpo que deja un relato triste y claustrofóbico como pocos y el buen sabor de boca de su giro final.

Lo peor: Su extrema lentitud y su precipitación cuando se adentra en caminos recurrentes.
 
  

19 comentarios:

May Dove dijo...

Me has dejado ojiplática con la crítica. Me apetece muchísimo verla. Espero hacerme con ella YA, pero YA.
Gracias Rec! Qué estupenda crítica!

Max Cady dijo...

Crítica estupenda Rector que me han provocado unas ganas enormes por hincarle el diente. Por desgracia hasta este fin de semana no podré visionarla. Ya te contaré que me ha parecido.

Saludos!!!!!!!!!

P.D. Totalmente de acuerdo en la importancia de una buena atmósfera para conseguir resultados superlativos.

Missterror dijo...

La crítica es maravillosa, y todo lo que apuntas sobre la atmósfera y su importancia es cierto, pero todo tiene que tener una medida justa, y en mi opinión "Devoured" no la tiene, y se pasa el 85 % de su metraje creando una atmósfera que se repite en exceso y que resulta aburrida.
Te centras en esa sensación de atmósfera dramática como lienzo. La teoría es bonita, poética, pero la práctica es que toda película de terror esconde un drama detrás y "Devoured" enfatiza tanto el drama que se olvida (o mejor dicho, hace que nos olvidemos) de lo principal, que es crear una tensión que justifique la lentitud narrativa. ¿Resultado? más de 60 minutos viendo cómo una mujer se levanta, trabaja muy duro, es explotada y lleva la carga de unos problemas realmente grandes a su espalda, algo que cualquier drama puede ofrecer...Para mi, esta parte "atmosférica" se hace terriblemente pesada, repetitiva y sin gancho, pues la idea ya la habíamos cogido con media hora de película. Alargar esta parte es mascar y estirar tanto el chicle, que al final cuando vas a hacer el globo grande, ya no tiene nada de sabor y ha perdido su gracia.
El giro tampoco impacta lo que a mi juicio debería, y yo la dejo es una propuesta más.
Eso sí, Marta Milans, es estado de gracia.

Conclusión: "Devoured" se termina devorando a sí misma, cuando, con mesura, podría haber sido una propuesta más que interesante...

saludos

El Rector dijo...

Wrong Girl, Max, muchas gracias. De verdad, que tengo muchas ganas de conocer vuestras opiniones sobre una película que para mi, es de lo mejorcito de este año, pero como ya aviso, no es para todos los públicos.

Missterror, gracias a ti también, aunque estemos en las antípodas con respecto a las sensaciones que nos ha producido la cinta. Yo a diferencia que tu, he encontrado en Devoured una experiencia absorbente como pocas, pese a su lentitud y aparente reiteración de situaciones (digo aparente porque la realidad es otra, pues no dejan de suceder cosas).

La carga dramática es muy elevada, cierto, pero aquí convive muy bien con la sensación de opresión que genera la película, con esa densidad que aprieta y no te deja respirar. Devoured es angustia en estado puro y por supuesto, TERROR atmosférico en mayúsculas, algo que por lo que he podido ver por tus opiniones sobre títulos como The House of the Devil p la reciente The Lords of salem, no suele ser precisamente, santo de tu devoción. En tu caso, entiendo que no disfrutases aquí.

lo que no entiendo es que películas de este tipo te parezcan aburridas y luego sepas sacarle jugo a tostones como A Field in England y similares pajas mentales... si algo tiene Devoured, es mesura y ahí, creo reside todo su encanto.

Solo coincidimos en la srta. Milans, que lo borda.

Saludos.

Missterror dijo...

cuando hablo de mesura, no lo hago en términos de terror o acción, lo hago en términos atmosféricos, que tanta atmósfera tanta atmósfera te lleva a la estratosfera cinematográfica .Esa atmósfera que tan opresiva te pareció en muchas ocasiones de la película no deja de ser un drama del montón de los de la siesta...
Cierto que soy una ansiosa y tanta tanta atmósfera me termina cansando y haciendo que me levante del sillón unas quinces veces, pero es que en "Devoured" sólo limpia que te limpia y vuelve a limpia el puto restaurante...a mi me llevaban los demonios con tanto día de la marmota... Lo de que no dejan de pasar cosas, para mi, discutible, creo que son mas tus ganas de que pasen que lo que realmente pasa.

Para ti "A Field in England" es una tostón, bueno es tu opinión y como tal respetable y hasta entendible en tu caso, que no gustas de ese tipo de propuestas. Supongo que es fácil utilizar esa demagogia en películas totalmente diferentes...
Al final todo se reduce a los gustos y las sensaciones de las que intenta nutrirse una película. En mi caso "Devoured", no destaca por las sensaciones, y me deja fría como el hielo.

saludos

El Rector dijo...

Missterror, no es demagogia, pero que precisamente tu, que sabes disfrutar de algo (y enfatizo en lo de ALGO) como A Field in England, tan solo veas en Devoured, "limpia que te limpia", no deja de sorprenderme.

¿Mis ganas de que pasen? Bueno, esas ganas están presentes en todos mis visionados, no es algo exclusivo de Devoured. Pero ya te digo que para mi, no dejan de pasar cosas en ningún momento, otra cosa es que no sean las cosas que a ti te gustarían que pasaran, que tengo claro que irían por otros derroteros bien distintos.

Queda claro que el terror de corte más atmosférico, es incompatible con ese ansia tuya y por eso tenía muy claro, que esta no te iba a gustar, pues como te comento, ya he vivido casos similares contigo con este tipo de cine. Pero vamos, que si solo has visto un drama del montón, así sea. Yo, que soy bastante cortito, he visto bastantes más cosas, claro que aquí, se corta el bacalao que a mi me gusta y como bien dices, al final todo se reduce a gustos.

Saludos.

andres pavone dijo...

Bueno que mas te pudo decir que no te dije ya de tus criticas, me has dejado con la boca abierta otra vez. Hace 3 días que la vi, y coincido en todo. Si bien es una película lenta a mi no me pareció ni tediosa, ni aburrida me ENCANTO. La actuación de esta mujer me compenetro totalmente en el fin y la atmosfera creada te envuelve. Buen film. Saludos querido amigo.

El Rector dijo...

Andres, y es algo que te agradezco profundamente viejo amigo y que tengo siempre muy presente al ponerme a escribir una crítica.

De acuerdo estamos pues, que la lentitud en este caso, no resulta un hándicap, de hecho creo que es un elemento fundamental en una historia como esta. Me alegra que también la disfrutaras.

Saludos.

Damien Thorn dijo...

Estupenda crítica, amigo Rector. En mi opinión bastante mejor que la peli, que por lo que veo es de las primeras en la que no coincidimos demasiado... Igual estaba muy saturado cuando la ví, pero la sufrí más que la disfruté.
Eso sí, ahora tendré que volver a verla.
Cómo mola cuando te hacen plantearte tus propias opiniones!!!
Felicidades

El Rector dijo...

Damien, muchas gracias. Alguna vez tenia que ser la primera, aunque no te voy a negar que no me sorprende que se de aquí el caso, pues como ya comenté, es una cinta esta, bastante particular, uno de esos casos en los que o conectas con el que y el como, o difícilmente puede resultar digerible.

Ahora, si he conseguido que te plantees un segundo visionado, ya me doy por satisfecho.

Saludos.

Max Cady dijo...

Es evidente que la película, a mitad de camino del drama de denuncia social y el fantástico, dista mucho de ser perfecta, pero reconozco que me ha gustado y bastante. Estoy muy de acuerdo en que la atmosfera es muy importante en este film, y han sabido crear mal rollo y tensión con escasos recursos y elementos. Es cierto que es bastante reiterativa (que no aburrida, al menos a mí no me lo ha resultado) y se le podía haber sacado más partido, pero no defrauda ni decae en interés. Además, está estupendamente dirigida (habrá que seguir a Greg Olliver) y la actuación de Marta Milans es fabulosa. Una gratísima sorpresa muy recomendable.

Saludos.

P.D. Me han disgustado algunas trampas de guion, aunque reconozco que eran necesarias para mantener el misterio y dar un toque enfermizo al asunto.

El Rector dijo...

Max, claro ejemplo este, de como con una buena atmósfera tienes la mitad del trabajo hecho. Si luego además, no haces locuras e intentas contar algo mínimamente interesante de manera personal, puedes sacar adelante un proyecto con cuatro duros como este, de forma más que satisfactoria.

Coincido con lo de esas "trampillas", pero a tenor de la morbosidad conseguida y teniendo en cuenta de que a la postre, no terminan de chirriar demasiado, se las perdonaremos.

Saludos.

Max Cady dijo...

Rector, en esta ocasión creo que coincidimos al 100%. :)

Saludos.

Rul T. dijo...

Hace unos días vimos esta película, alentados por tu crítia. No defraudó en absoluto.

El Rector dijo...

Rul T, me alegro que os gustara la película y eso que entiendo que es un título difícil de recomendar ya que se sale de lo típico.

Saludos.

Ana dijo...

Me gustó bastante esta película, la vi luego de leer esta reseña. No me pareció lenta, en lo personal me parece que lo importante es que esté bien hecha en general o en el aspecto que se proponga, y no que todas las películas sean dinámicas. Lo que más me gustó es como logra generar un ambiente y la actuación de Marta Milans, excelente.

El Rector dijo...

Ana, muy de acuerdo contigo. Creo además, que la dinámica no solo se puede conseguir con ritmo, hay otras formas. Devoured el mejor ejemplo, pues pese a su lentitud, en ningún momento decae en interés. Y precisamente es eso, lo que la convierte en un título tan particular.

Saludos.

Anónimo dijo...

Saludos existe la versión en español de esta película??

El Rector dijo...

Anónimo, me temo que de momento hay que conformarse con su versión subtitulada en español.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.