domingo, 24 de noviembre de 2013

Crítica: Outpost: Rise Of The Spetsnaz

La segunda guerra mundial y la mitología Nazi, sigue siendo fuente inacabable de inspiración en lo que al arte de la cinematografía se refiere. Dentro de este marco, hay un momento histórico concreto, la batalla de Stalingrado, donde los invasores Nazis se enfrentaron al ejército rojo de la unión Soviética por el control de Stalingrado (en la actualidad, Volgogrado), especialmente recurrente. Este episodio de la locura Nazi, ha dado para rellenar un buen puñado de metros de cinta de película y sin ir más lejos, los de la franquicia que nos ocupa y que comenzó Steve Barker en el año 2007 con la primera entrega de lo que a la postre terminaría erigiéndose en trilogía: “Outpost”.

La película original de Barker, que era al tiempo su ópera prima, seguía un poco la estela de otra cinta estrenada cinco años antes venida desde tierras británicas que había pasado sin pena ni gloria: “DeathWatch” en la cual, su director, Michael J.Basset (quien en años posteriores continuaría sacándole punta al género con títulos como “Solomon Kane”, Wilderness” o “Silent Hill: Revalación 3D”), nos adentraba ya en las entrañas de un bunker alemán para relatarnos una historia de terror totalmente enfocada en el reverso sobrenatural del ocultismo Nazi como vía hacia un terror de marcado carácter psicológico. A diferencia de la cinta Basset, Barker optó, sin dejar de lado lo sobrenatural, por darle más peso a la vía “científica” (y entiéndase esto dentro del contexto) para utilizar la experimentación Nazi, en su desesperada búsqueda por crear al soldado perfecto, como eje principal de la historia, la cual, abogaba por un terror de corte mucho más visceral.

Cinco años después de “Outpost”, el propio Barker se encarga de gestar la secuela: “Outpost: Black Sun”, trabajo mucho más orientado a la acción pese a repetir básicamente el mismo argumento que no consigue obtener el mismo reconocimiento que su predecesora en lo que parecía el último cartucho de la franquicia. Nada más lejos de la realidad cuando Kieran Parker, el hasta ese momento padre de la historia original de la primera entrega, anuncia que está trabajando en una tercera parte para la saga y película que nos ocupa: “Outpost: Rise of the Spetsnaz”, libreto de la cual correría a cargo de Rae Brunton, quien ya había hecho lo propio en los dos episodios anteriores.

El debut cinematográfico de Kieran Parker significa un ligero soplo de aire fresco para una franquicia que parecía sentenciada a las miserias de su encorsetada naturaleza, si bien hay que dejar claro que la innovación en un producto de tan marcadas características se acerca bastante a lo utópico. Aun y así, “Outpost: Rise of the Spetsnaz”, hace el esfuerzo de intentar aportar esos dos o tres detalles que la doten de independencia con respecto a sus dos hermanas gemelas y estos aunque ya digo sutiles, se dejan ver tanto en historia como en desarrollo. La primera, restándole protagonismo al escenario, el bunker, que aquí pasa a ser tan solo eso, un escenario y no el director de orquesta y protagonista principal de la historia como antaño, para cedérselo a los personajes. La segunda, pasándose por el forro de los cojones todo eso de la atmósfera y el misterio con los que tanto se jugaba en las dos cintas previas, dejando toda su suerte en manos de la acción pura y dura.

No hace mucho hablábamos por aquí de “Frankenstein´s Army” y muchas opiniones apuntaban hacia el hecho (no compartida, por cierto) de que la cinta habría ganado muchos enteros de haber sido tratada desde una perspectiva convencional alejada del falso documental en primera persona. Pues bien, esto es a grandes rasgos lo que es “Outpost: Rise of the Spetsnaz”. Un título de sencilla premisa y aun más primario desarrollo que no deja margen alguno para la sorpresa ni en uno solo de sus pasajes a lo largo de todo el metraje y que salta a la yugular del espectador desde el minuto inicial del mismo, para no soltarla hasta los títulos de crédito finales.

La historia baila al compás de la encarnizada lucha entre ambos bandos, los soldados de un escuadrón soviético y sus captores, el destacamento Nazi que lleva a cabo experiementos en el bunker, y todos ellos, siguen la coreografía de uno de los bailarines, uno que destaca sobre todos los demás y que tiene eso que tantas veces brilla por su ausencia en esto del cine actual: carisma. De esta forma, el actor Bryan Larkin y su alter ego Dolokhov, opositan para Mercenario homologado en un derroche de testosterona que recupera a la figura del heroico personaje cuasi indestructible de las películas bélicas de hace años, todo ello, atesorando un sutil pero evidente negro sentido del humor que también debuta de manera muy acertada dentro de una franquicia que no se había caracterizado precisamente pos esto hasta el momento y con esto, no quiero decir que esta tercera parte sea cómica ni mucho menos, pero si tiene destellos.

Visualmente, está lejos, muy lejos, de las excelencias artísticas de la mencionada “Frankenstein´s Army”, lo cual se evidencia en el diseño de los Nazis mutantes, si bien correctamente realizados, todos paridos de las mismas entrañas y en este sentido, si se habría agradecido mucho algo más de variedad de perfiles. Por contra, el nivel de violencia gráfica (incluso flirteando con el gore en muchos momentos), es excelente y contribuye de manera primordial a vestir, y a hacerlo bien, a un desarrollo que sin esto, habría quedado algo desnudo pese a que atesora otra cualidad que tampoco abunda en la actualidad del género fantástico, la de entretener.

“Outpost: Rise of the Spetsnaz”, una propuesta sencilla pero efectiva que sin duda, gustará a los seguidores más liberales de una franquicia que de seguro, seguirá dando que hablar en el futuro con nuevas entregas y, si son tan divertidas como esta, bienvenidas sean.

Lo mejor: El carisma de su protagonista, el trepidante ritmo que no decae ni un solo instante y la vistosidad de todas las secuencias de acción.

Lo peor: El cambio de registro, dejando de lado el misterio de las entregas previas, puede no ser del gusto de todos los seguidores de la franquicia y su desenlace, que no está a la altura de todo lo visto.
 
 

7 comentarios:

Max Cady dijo...

Rector, debo reconocer que la primera entrega, Outpost, me resultó una cinta bastante irregular e indiferente a pesar de lo interesante del planteamiento y las posibilidades que atesoraba (tal vez, el bajo presupuesto, pues era una típica serie b que bordea con la c, contribuyó aún más a ello). Por lo que ya no me acerqué a la segunda entrega.

Ahora leo tu estupenda crítica y me entran unas ganas locas de echarle un vistazo a esta tercera parte, y máxime después de ver el atrayente tráiler que tiene. Así que apuntada a pendientes queda (saltándome la segunda parte que era más de lo mismo según comentas). Ya te diré que tal esta nueva incursión de los nazis en el bunker.

Saludos!!!!!

P.D. Frankenstein’s Army a pesar de ser un found footage sí me resultó muy interesante y disfrutable, con unos asombrosos F/X y gran diseño de producción (y sí, soy de los que opinan que habría ganado con otro formato). En cuanto a la cinta de Michael J. Bassett, Deathwatch, tampoco era santo de mi devoción, en otros términos terminaba también por resultarme floja y sin alcanzar los resultados que podría.

Missterror dijo...

Estoy totalmente de cuerdo con lo que comentas en tu magnífica crítica sobre "Outpost III". Sencilla, pero muy efectiva. Con un protagonista machote de esos capaz de quitarte la respiración solo con su voz. Unos efectos más que aceptables, y un ritmo endiabladamente entretenido.

Ni he visto la primera ni la segunda parte, y debo decir que cuando empecé a ver esta, creí que iba a ser una casposidad de marca mayor, pero me enganchó de una forma brutal, y todas las carencias que tiene, las solventa bastante bien.

Eso sí, el inglés inventado y el final...ayyyyyy omá!!!

saludos

P.D- Me alegro de que me convencieras para verla ;)

Lyssa dijo...

Soy fan de esta saga, la cual con el tiempo creo va a ser mejor considerada, hoy día hay gente que ni la escuchó nombrar o piensan es una tontería de serie B. Ya tenía la 3ra pero no había hecho tiempo para verla, ahora la veré aún más entusiasmada.

andres pavone dijo...

Sigo insistiendo que es un placer leer tus criticas querido amigo. Yo no soy fanático de esta franquicia pero las mire por mirar y porque me entretiene mucho. Creo que esta tercera parte es muy superior técnicamente hablado a las anteriores, anteriores. Vale la pena verlas.Saludos.

El Rector dijo...

Max, coincido contigo. A mi es que tanto la primera Outpost como Deathwatch, me dejaron sensaciones muy similares. Gran potencial en ambas para un resultado final gris que termina sabiendo a poco.

Con la secuela de Outpost no te pierdes nada, totalmente prescindible, vete directamente a esta tercera que siendo bastante continuista con respecto a la anterior, es muy superior en todos los niveles, sobretodo, en cuanto a entretenimiento.

Missterror, son estas las propuestas en las que tu y yo nos solemos poner de acuerdo, esas en las que no hay que interpretar nada, simplemente dejarse llevar por la adrenalina y la sangre sin más. Dudo mucho que te gustase la primera parte... igual en tu caso, si deberías probar con Deathwatch, aunque lo digo con la boca pequeña...

PD: Y yo de que te dejaras convencer ;)

Lyssa, si disfrutaste ya con la segunda entrega, esta estoy seguro que será de tu agrado. Yo, que no soy gran fan de la franquicia (y eso que el tema me gusta mucho), he disfrutado con esta como un cochino.

Andres, pues sigo insistiendo en darte las gracias :)

Nuevamente, coincidimos al 100%, queda claro que nuestros gustos cinéfilos están sacados del mismo molde. Un placer leer tus opiniones.

Saludos.

May Dove dijo...

No soy muy fan de esta saga y eso que a mi el tema nazi me vuelve loca. Mira, qué le voy a hacer. Pero creo que esta si la voy a ver!

Gracias Rec por echarle tanto cariño a la crítica!
Qué fotones

El Rector dijo...

TWG, esta es todo lo gamberra que no fueron sus dos predecesoras (demasiado preocupadas en tomarse en serio a si mismas, en especial la primera), yo no disfrutaba tanto con los fantoches alemanes estos desde Dead Snow.

No te la pierdas, seguro que te lo pasarás pipa con ella.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.