martes, 3 de diciembre de 2013

Crítica: Skinwalker Ranch

Enésimo found footage que toca ahora, muy poco inteligentemente, el tema de las abducciones extraterrestres como tema principal. Sí, no recuerdan mal, eso ya lo hizo hace unos años Olatunde Osunsanmi con “La cuarta Fase” , que convenció a algunos, de entre los que no me encuentro. Si aquella pasaba a engordar la ya de por sí tremenda lista de mockumentaries que aprovechando tirón, y sin el más mínimo aliciente cinematográfico se auto envolvía de misticismo new age arrasando en carteleras, Skinwalker Ranch comienza más dignamente, sin entrar en materia de forma precipitada pero arrancando directamente en los momentos posteriores a la abducción de un niño de 8 años que presenciamos en una cámara turbia de cine casero (claro, es más barato y se recortan gastos que no veas) cuando un grupo especializado llega al rancho a estudiar el caso.

Vale, la cinta, de partida es una patata, pero no peor que Paranormal Activity y similares, aunque su falta de interés es tremenda, sobre todo cuando al director se le van las cosas de las manos y quiere contarnos seis películas en una, pues conforme avanza el metraje, para demostrar que lo que nos regala es una “gran peli interdisciplinar”, asistimos atónitos a una desidiosa y absurda sucesión de situaciones que rozando el surrealismo empiezan a entremezclar temas, géneros y subgéneros. Entonces la cinta, que en su inicio paletillo no se antojaba del todo terrible, se torna un relato a todas luces incomprensible donde el terror pretendido lo que lhace es eliminar de un plumazo cualquier atisbo de credibilidad.

El director, más barroco que una cantata a seis manos de Alessandro Scarlatti, Henry Purcell y Gaspard Le Roux, decide que la mejor forma de captar adeptos es ofrecer todo tipo de movidas por si alguna cuela. Cosa que no logra ni por asomo.

Así, con los ojos abiertos como huevos cocidos presenciamos la transición del tema Extraterrestres al mix de fantasmas, abducidos-desaparecidos que aparecen cada noche a las 11:11, cuevas prehistóricas con restos humanos, indios iluminados y jeroglíficos por las paredes en plan rupestre que en vez de represental el búfalo o el ñú de turno nos muestran el plano de ingeniería de una nave, lobos mutantes que mueren seccionados de manera quirúrgica y un largo etcétera.

Todo ello bajo la apariencia de metraje encontrado. Muy creíble, vamos.

Aburrida, insulsa, rozando el patetismo, fatalmente interpretada, la película no merece ni un pase en autobús en viaje de 17 horas a comarca alemana remota desde el mismo Cádiz.

Surrealista que haya alguien, mayor de tres años y con C.I. medio-bajo que se trague un solo segundo que alguna de las imágenes son verídicas, porque esas imágenes, esas secuencias de falso documental son precisamente las peores y las peor interpretadas de todo el cutrefilm. Despreciable, lo que parecía que podría ser una idea no del todo mala se convierte en el circo de las tontunas, donde no hay estructura dramática ni narrativa, los personajes son planos como un folio y lo peor, durante su corta duración, el bostezo está asegurado.

Imagen y sonido editados (ya saben cómo me molesta un error tán tonto como ese) acaban por rematar cualquier parecido con una grabación real.

Lo mejor: es corta.

Lo peor: es espantosamente mala.

Aún así, no es peor que La cuarta Fase, aquella película en la que la actriz Milla Jovovich, la guapa "muchoprometoperolacagoencadapeliquehago" y Osunsami, el director gurú new age tollina en la cepa de la oreja trataban de colarnos lo necesario del film y la veracidad del trasfondo.
 
 

5 comentarios:

El Rector dijo...

Damien, un poco por todo lo que comentas, tengo bastante claro que a esto ni me acerco y mira que la tenía pendiente porque no tenía ni idea de que era un falso documental.

Ahora bien, debo discrepar enérgicamente en tu valoración tanto de La Cuarta fase, que a mi me sorprendió mucho (para bien) y me parece de los mejores found footage que se hayan rodado (el 80% me parecen totalmente prescindibles) como de la srta. Jovovich, que a mi dejando de lado su posible o no belleza (y ya te digo que no es mi tipo), me parece un actriz no solo válida, sino que ha protagonizado ya un buen puñado de estupendas películas.

Volviendo a La cuarta fase (y esto vale para todos los found footage), no creo que a estas alturas el mérito o demérito de cualquiera de estas propuestas, tenga que ver con su credibilidad como documento real. pienso que eso ya caducó después de La Bruja de Blair, que pienso que fue la única que realmente, jugaba bien esas cartas gracias a la novedad del formato.

A mi La Cuarta fase, me parece un thriller de ciencia ficción muy interesante e incluso angustioso en algunos pasajes que además, juega con suma maestría con las "trampas" propias de su subgénero.

Saludos.

Romasanta Macias dijo...

VAYAAA!! yo me la descargué y la quería ver, que hace nada vi una frikada que en breve comentaré en este blog. Bueno veremos esta peli si es que no me duermo a los 10 mins.

May Dove dijo...

Vaya, has empezado diciendo que iba de abducciones y se me ha puesto cara de: siiiiiiiiiiiii. Y luego he seguido leyendo y no me acerco ni con un palo. Te lo digo ya, me ha dado una pena terrible
Porque aunque sé que el found footage cansa, a mi si tratan un tema nuevo, me sumerjo, qué le voy a hacer si yo nací en el mediterráneo.
Pero bueno, viendo las imágenes, alguien ha robado la caracterización de REC y se lo he puesto a este señor en bandeja.
Luego que haya lobos, cuevas, indios... me parece una tomadura de pelo.

Damien Thorn dijo...

La verdad es que la peli es mala de coj...nes!
A mí, dentro del found footage, como bien dice May sigue habiendo cosas que me sorprenden y me gustan, sobre todo si aportan un mínimo de originalidad... Frankenstein´s army, sin ir más lejos tiene un rollo bizarro estupendo y "Megan is missing" me parece una película fabulosa por su frescura aparte de su terrorífico fondo, de los más oscuros que recuerdo...
Y Rector, la Jojovic está bárbara en El quinto elemento y en mis adorados Resident Evil, que aún los más reguleros, me traen a la memoria esas partidillas consoleras, pero en La cuarta fase, con ese plan maquillaje cutrón, pseeee.... Volveré a ver la peli, ya que te ha molado, pero creo que va a ser difícil que cambie mucho de opinión...
:)
Saludetes, amigos!

Bieitols dijo...

Abduciones. Lobos gigantes. Luces extrañas. Cueva con pinturas. Sucesos paranormales. Conspiraciones militares.
Al final ya estaba esperando la aparición de un vampiro o de frankenstein o del mismísimo monstruo del lago Ness.
Lo mejor es que es corta y termina sin darle explicación a nada, mejor, porque podría ser de miedo.
Aunque igual me servía para por lo menos echar unas risas. Porque cómo poner fin a semejante esperpento?

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.