jueves, 23 de enero de 2014

Crítica: The Human Race

En más de una ocasión, esto del cine nos ha hecho perder la cabeza. En alguna de ellas, incluso de manera literal. Han sido varios los cineastas que han esparcido los sesos de sus marionetas sobre la óptica de su cámara cual obscena eyaculación. Gente como Cronenberg, quizás el ejemplo más fehaciente y creando escuela con su ya mítica “Scanners”, pionera en el arte de explotar cabezas allá por 1981 o Paul Michael Glaser, en “Perseguido” (“The Running Man, 1987), donde el mismísimo Arnold Schwarzenegger estuvo a punto de perder la suya (luego él se encargaría de hacérsela perder a los californianos, pero esa es otra historia). Incluso a un fetichista Lewis Teague, se le metió en la misma, que la de Rutger Hauer, tendría que eclosionar de forma cuasi erótica y lo intentó de todas las maneras inimaginables en “Peligrosamente Unidos” (Wedlock”, 1991). 

¿Porqué he perdido la cabeza de esta manera para presentaros la película que nos ocupa? Pues porque en “The Human Race”, del debutante Paul Hough, las posibilidades de que le revienten a uno la mollera, van a ser bastante elevadas, tanto la de los protagonistas, como la de los espectadores en su intento de entender lo que están a punto de ver en una cinta de terror que recordando en apariencia, a aquel delirio netamente nipón que fuera “Battle Royale” (Kinji Fukasaku, 2000), tiene bastante más engranajes a comprender de lo que a priori pueda parecer y termina siendo algo más que un mero ejercicio de violencia gratuita. 

De entrada, sus iniciales veinte minutos, ya nos obligan a plantearnos las primeras cábalas. En estos, se nos muestra la vida de tres individuos, una joven que acaba de perder a su hermana por un cáncer y a la que se le diagnostica la misma enfermedad y una pareja de combatientes en Irak: uno agonizante y a quien le falta una pierna y el otro, que lo arrastra por el desierto en un intento desesperado de salvar la vida de ambos. Tres personajes que tienen un mismo denominador común: la superación personal, pues pronto vemos que tanto una como otros, con esfuerzo, consiguen superar tan adversas situaciones. 

Por lo tanto, cuando de repente, la joven y los veteranos de guerra, aparecen como por arte de magia en medio de un recinto cercado en medio de una zona rural junto a otras 69 personas en las mentes de las cuales una voz, les explica de forma detallada las reglas a seguir en el supuesto de que quieran continuar con vida, el espectador, al menos el más curioso, ya pone sobre la mesa las primeras teorías. Sigue el camino de baldosas amarillas, le aconsejaron a la inocente Dorothy en su ardua empresa de encontrar al mago de Oz. Aquí lo mismo, si bien el cuento, se tiñe de rojo sangre. Los participantes en este desconcertante juego no pueden salirse del camino marcado, deben correr y no dejarse sobrepasar por sus contrincantes, pues a aquellos que incumplen las reglas, a aquellos rezagados que se quedan atrás, les explota la cabeza. 

Siendo así, y conociendo de donde vienen algunos de los participantes (luego conoceremos más sobre los demás), lo fácil es pensar que “The Human Race” no es más que una metáfora sobre la superación personal, sobre como con esfuerzo, con convicción y sin salirse del camino, uno puede superar las situaciones más complicadas por imposibles que estas puedan parecer. No es la única posibilidad, también podemos adoptar el pensamiento negativo e interpretar, la carrera, como una lenta y agónica peregrinación hacia la muerte (recurso bastante trillado, por cierto, en infinidad de filmes) donde hecha la ley, hecha la trampa, todo vale y todo tiene cabida. 

Son dos opciones así como dos ejemplos de que la película de Hough, va o puede ir más allá, del simple torture porn de corte “sawllesco” en el que un grupo de individuos forman parte de los caprichos de un macabro juego. La realidad es, que “The Human Race” es un viaje sin retorno y no precisamente por un camino de baldosas amarillas, más bien por uno de cristales rotos sobre el cual debemos correr descalzos, hacia la propia esencia de la naturaleza humana, hacia su lado más tenebroso, más oscuro, hacia lo peor que llevamos dentro. Todos, sin excepción. Hacia la mezquindad, el egoísmo, hacia ese lugar en el que ya desnudos, sin máscara, mostramos nuestro auténtico rostro y dejamos ver sin tapujos lo que somos capaces de hacer con tal de sobrevivir, porque si el cielo es una secretaria sexy con tacones negros, el infierno somos nosotros mismos, pues lo llevamos dentro. 

Y es la precisión con la que se narra ese viaje, con la que se desnuda a cada uno de los personajes, la principal virtud de una cinta que engancha por su fresca naturaleza intrínseca y sus altas dosis de morbo pese a su sencilla premisa, tanto por la incertidumbre que consigue crear en sus inicios, la cual nos acompañará a lo largo de todo el visionado hasta su inesperado desenlace, como por la fuerte empatía (y antipatía) que consiguen transmitir todos los protagonistas de la función, cosa que no suele ocurrir en este tipo de productos. Aderezado además, con un empaque visual muy atractivo, pues la cinta no es lo que se dice precisamente, politicamente correcta y no se corta un pelo a la hora de mostrar situaciones embarazosas y punzantes para el ojo del espectador, no solo por su explicitez gráfica, sino por el hecho de que aquí, ni edad ni condición excluyen a nadie como víctima potencial.

Destacar también el buen hacer detrás de las cámaras del debutante Paul Hough, quien consigue dotar a la película de personalidad propia en un estupendo ejercicio de estilo cinematográfico, plagado de inventiva a la hora de abordar los diferentes planos y situaciones, lo que se traduce en un visionado dinámico, transgresor y plagado de detalles, que harán el disfrute de aquellos que estén interesados en ver un poquito más allá de la propia historia, ya de por si, francamente interesante en el que pienso es, uno de los títulos a tener seriamente en cuenta en este inicio de curso cinéfilo y que sin duda, por una cosa u otra (estoy seguro de que algunos mentecatos la tacharan de mal gusto por determinadas secuencias), dará que hablar. 

Lo mejor: La forma en la que juega con la curiosidad del espectador, como cohesiona los diferentes subgéneros que amasa, su irreverente violencia y lo bien llevada que está la historia de principio a fin pese a la aparente simpleza de la fórmula.

Lo peor: Puede pecar de repetitiva en algunos momentos y sin duda, le sobran los últimos tres minutos, no casan con el tono del resto del filme.


19 comentarios:

May Dove dijo...

Pues tiene pintaza, no? Me ha cogido unas ganas locas de verla. Muy buena crítica. Me ha encantado la comparación con Battle Royale.
Me surge una duda, sin embargo. ¿Se explica como llegan al recinto o no? Veo por tu alta nota que la peli no es una mierda sin sentido; pero no quiero verla y quedarme en plan: WTF.

Missterror dijo...

Parece Rector que tú no perdiste la cabeza, a juzgar por esta fantástica crítica. Eso está bien!!! Escribir con un buen pudin cerquita abre la mente :)

Para mi "The human race" tiene como acierto muchas de las cosas que comentas, pero falla soberanamente en la excesiva repetición de la situación y las escenas, y aún entendiendo que esto va de segundas rondas y ahí estaba la clave, en ocasiones aquello parecí una deja vu en toda regla.
A su favor diré, que aún con esa excesiva recreación de una idea acertada, la tensión y sobre todo, la curiosidad, la mantiene hasta el final. Final que por cierto, a diferencia de ti, a mi me gustó bastante, y no viendo venir por donde venían los tiros, me dejó satisfecha.

Eso sí, menos al buenazo, los personajes, para matarlos a todos (en especial a la sorda)

Terrible pensar que en esa situación, yo caería de las primeras...

saludos

El Rector dijo...

TWG, gracias. Tranquila, se explica, incluso demasiado para mi gusto.

Si te gustó Battle Royale, está te gustará, sin duda.

Missterror, es cierto que la base narrativa es todo el rato la misma y todo gira entorno a la carrera y sus reglas, pero creo que la gracia de la película no es tanto ese desarrollo (ni siquiera las violentas muertes, que a la postre y en muchas ocasiones suele ser el único punto de interés de este tipo de propuestas), como descubrir de que pie cojea cada uno de los participantes y deleitarnos con sus miserias. Ahí, reside la variedad de The Human Race.

Sobre el desenlace, me gusta mucho el concepto, pero me sobra tanta explicación y sobretodo, tanto grafismo. Le quitas esos tres últimos minutos que comento y cerramos la historia con una secuencia muy concreta que me parece que lo explica todo a la perfección con una sola imagen y además, deja ese pequeño margen para la interpretación personal, que tanto gusta.

Saludos.

Max Cady dijo...

Estupenda crítica Rector, aunque en absoluto comparto tu entusiasmo por la película. La idea, una mezcla sui generis entre Lost, Perseguido y Battle Royale (entre otras), puede que sea buena, y cierto es que te mantiene expectante ante la resolución (bastante decepcionante, todo sea dicho), pero además de cutre y unas actuaciones que rozan lo amateur es extremadamente reiterativa y aburrida (sus 88 minutos se me han hecho eternos), lo cual es un lastre demasiado pesado para una simple “buena” idea. Muy, muy floja.

Saludos!!!!!!!!!!

El Rector dijo...

Max, gracias, aunque lamento que no la disfrutaras tanto como yo.

Puedo entender que te resultara reiterativa, pues es una película que si no conectas con la idea, que como ya he dicho, creo que va un poquito más allá de la propia carrera, pierde gran parte de su encanto. Ahora... ¿cutre? ¿con lo bien realizada que está y el mimo que hay detrás de cada secuencia?, ahí ya debo discrepar enérgicamente. Sobre las actuaciones... bueno, no olvidemos que estamos ante una cinta modesta, aunque de todas formas, yo no creo que el nivel interpretativo sea tan malo, sobretodo, acostumbrado a ver las joyitas que me suelo tragar. En comparación, las de The Human race, son de estatuilla.

Saludos.

andres pavone dijo...

Querido Rector....... que mas decirte...... tu critica....me ha vuelto a dejar con la boca abierta, un deleite para los ojos. A mi la película me gusto ( aunque mi estomago no estuvo de acuerdo). sangrienta, entretenida, una historia que no te deja emitir bostezo. Si puede parecer repetitiva en algunos momentos pero eso no le quita merito. Su fin entretener( con sangre, muerte y mas muerte). Fin cumplido, por lo menos para mi. Saludos....

El Rector dijo...

Andres, mil gracias por tus palabras. Me alegra que la disfrutaras (a pesar de tu estómago, que espero ya esté recuperado, jeje). Coincidimos de nuevo pues. A mi también me pareció una película muy entretenida, pese a la sencillez de la fórmula, no entiendo como alguien se podría aburrir con semejante ejercicio de mala leche. Yo desde luego no.

Saludos.

May Dove dijo...

Ah, si se explica, entonces si, si, si.

ranamutantemutandoaun... dijo...

Disculpe mi atrevimiento pero no me gusta tu critica, o mas bien tu narrativa, pero bueno eso no tiene importancia. La película me gusto Me pareció en su principio, una producción sencilla, pero que aparentemente con pocos elementos era bastante interesante, como dices el director supo impregnar en una historia que aparentemente apuntaba similar a muchas otras su sello. Interesante el concepto y bueno concuerdo también con que el final, esos últimos 3 minutos están de mas (en lo personal no soy fan de la temática extraterrestre) pero bueno quizás tiene linea con toda la historia igual, la carrera por sobrevivir no distinguiría las fronteras mucho menos del espacio,,,, pero reitero para mi que somos los únicos idiotas en tiempo luz.

El Rector dijo...

Ranamutantemutando, disculpada quedas. Lamento que no te guste mi narrativa, pero bueno, las gallinas que entran, por las que salen y al menos, estamos de acuerdo en lo primordial y coincidimos en lo que respecta a la película.

Saludos.

S dijo...

Espero no ser el único que se haya dado cuenta de las "casuales" similitudes con la novela " La larga marcha" de Stephen King...

El Rector dijo...

S, las similitudes son evidentes en lo que a la competición se refiere, aunque "La Larga Marcha", es un relato digamos, mucho más "mundano" a pesar de su ambiguo desenlace a interpretación.

Buen apunte.

Saludos.

THE HORSE dijo...

Me gusto ! clase b del bueno, simplona en su desarrollo y sangrienta, es una buena pasada de cine fantastico yo diria...simpatica propuesta

El Rector dijo...

The Horse, no se le debe (puede) exigir nada más a una propuesta como esta. Simple en desarrollo pero amena y sobretodo, violenta, muy violenta.

Saludos.

Anónimo dijo...

que porqueria de pelicula

El Rector dijo...

Anónimo, grandiosa argumentación. Te agradezco el aporte.

Saludos.

Anónimo dijo...

como se puede ver una peli hasta el final y despues destruirla,mejor no verla .a rector se cree critico de cine con su argumentacion,lo unico es un criticon sub realista,jajajaj a mi me gusto y punto .gracias

El Rector dijo...

Anónimo, no acabo de entender tu comentario, pues a mi la película me ha gustado y mucho. ¿Destruirla? Nada más lejos de la realidad.

Si puedo decirte que, primero, tengo por costumbre ver todas las películas hasta el final. Segundo, no me creo absolutamente nada, de hecho, soy incrédulo por naturaleza. Tercero, queda claro que frases como "a mi me gustó y punto", tienen mucho más peso que cualquiera de mis posibles argumentaciones y cuarto, te acepto "surrealista", pero nunca "sub realista", pues de monárquico, tengo más bien poco ;)

Saludos.

Damien Thorn dijo...

Lo que no acabo de entender, Anónimo (manda huevos), es qué coño haces entrando en un blog de cine en el que se dan opiniones y se hacen críticas de películas... Precisamente has ido a atacar a una de las personas que más argumentaciones coherentes y fundamentadas tienen en esta página!!!!!
Y sin rebatir ni una sola... Muy valiente, muy torero y muy "sub" realista, tú, chaval/a (lo del anonimato es lo que tiene). Te recomendaría un par de webs que se acercan más a lo que buscas, pero con tu criterio duro como el acero, insondable e intachable, fijo que ya las conoces. Por cierto, la revista bricomanía sigue en las tiendas. Allí nadie "destruye" películas, y opiniones sabias e irrebatibles como "a mí la broca del ocho me sirve y punto" te van al pelo.
Muchas gracias por pasarte por esta página autodestructiva en la que sí, vemos las pelis hasta el final y le sacamos punta a todo...
Heredero, yo.
666!!!
PD: Y eso que el Rector le ha cascado un 7.5! Tenemos unos y dieces demenciales con los que se puede hacer carnaza pura...

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.