sábado, 1 de febrero de 2014

Crítica: Hooked Up

En el Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges todo está estudiado al milímetro con el fin de promocionar las películas de su programación y a sus colaboradores. Por eso esta 46ª edición se ha celebrado Phonetastic Sitges Mobile Film Festival, una nueva iniciativa donde se presentaban cortometrajes realizados con dispositivos móviles, como smartphones y tabletas, al mismo tiempo que se estrenaba a competición “Hooked Up” (2013), de Pablo Larcuén, la primera película realizada con móvil iPhone.

Durante los primeros minutos de la ópera prima de Larcuen, vemos a uno de los protagonistas vomitando con la cabeza metida en el inodoro. Esta desagradable escena evoca la sensación que produce “Hooked Up”, la crónica de una noche de fiesta que termina muy mal. 

Peter (Stephen Ohl) y Tonio (Jonah Ehrenreich) son dos amigos americanos que viajan unos días a Barcelona a ver si el primero se olvida de su ex-novia, y graban la aventura con su teléfono móvil. Tonio quiere fiesta, alcohol y mujeres, mientras que Peter le sigue a regañadientes. Los jóvenes acaban en el Apolo, sala de fiestas emblemática del moderneo barcelonés, y allí se les acerca Katia (magnífica Natascha Wiese), una joven hermosa y misteriosa que se dirige en inglés a los jóvenes intentando tontear con Peter.

La noche es larga y Tonio acaba con Noemi (estupenda Júlia Molins), mientras que Peter cede a bailar con Katia. Los amigos y Noemi están embriagados por el alcohol y la música. Entonces, llega el momento de volver al hotel y Katia les sugiere que vengan a su casa a pasarlo bien. Allí vivirán una pesadilla. 

En Sitges 2010 se presentó “La casa muda”, del uruguayo Gustavo Hernández, un experimento consistente en rodar un film en un solo plano secuencia con una cámara Canon EOS 5D Mark II. Esta vez, el experimento consiste en rodar toda una película mediante un iPhone 4s (con tres terminales para ser más exactos) al estilo found footage. 

“Hooked Up” debe verse desde dos puntos de vista: un lado puramente técnico y formal y otro a nivel de guión. Desde el primero, cabe señalar la valentía de Larcuen por innovar y su talento como director (y el de su equipo técnico). Merece elogios la fotografía de Daniel Fernández Abelló y el montaje de Antonio Gómez-Pan. 

Luego viene el momento de analizar su guión, escrito por Larcuen y Eduard Sola. Aquí es donde “Hooked Up” no está a la altura y no por su falta de originalidad (algo que ha admitido el propio director), pues bebe de “Hostel” (cambia Europa del Este por Barcelona) o la saga “Rec” (algunos sustos o su ambientación), entre otros films. La originalidad es lo que menos importa en este film. “Hooked Up” está mal resuelta a la hora de crear situaciones de tensión o en la motivación de Peter para hacer lo que finalmente hace en el tramo final del film. Y ya no entro en otras cuestiones como el hecho de que los protagonistas no se les ocurre llamar a la policía o a algún conocido, en los 78 minutos de historia, a pesar de tener un iPhone a mano, con el que no dejan de grabar. 

Sería demasiado gratuito desangrar “Hooked Up”. Estoy seguro que a cierto público le va ha gustar y por eso le hemos dedicado nuestra atención en este blog, sobretodo por lo que os decía del gran trabajo de fotografía, montaje y dirección. 

La cámara de video del iPhone no está nada mal, pero cuando trabaja con poca luz, la imagen pierde definición, se pixela, y eso acentúa la sensación de claustrofobia que produce el film. Todo está bien estudiado en este aspecto. A pesar de haber costado 14.200 euros, detrás hay un enorme trabajo de postproducción que va más allá de su presupuesto inicial. Entonces, ¿Se puede considerar cine low cost? Depende de lo que uno considere low cost. 

Por otro lado, la cinta viene apadrinada por el director catalán Jaume Collet-Serra (“La casa de cera”, “La huérfana”), que participa en la producción junto a Juan Solá a través de su productora Ombra Films. Precisamente, “Mindscape”, la ópera prima de Jorge Dorado, está producida por Ombra Films y ha competido en la Sección Oficial Fantàstic Sitges 46. Tras haber conseguido diversos premios en varios festivales por dos cortometrajes, “Elefante” (ganó en Sitges 2012) y “Mi amigo invisible”, Pablo Larcuen da el salto al largometraje con “Hooked Up”, cinta que presume ser la primera película en grabarse íntegramente con un iPhone. Larcuen, nacido en Barcelona en 1987, estudió montaje y guión en la Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Cataluña. “Elefante” fue su proyecto final de carrera. 

PHONETASTIC 

Phonetastic se ha creado en alianza con Mobile World Capital Barcelona y la agencia Sr. Watson con el objetivo de apostar por nuevos talentos, promocionar los dispositivos móviles como herramienta de producción cinematográfica y, sobretodo, incrementar las ventas de móviles y tabletas. 

La sede de la sección Brigadoon y un stand en el Auditori acogieron Phonetastic en el que se presentaron 25 cortometrajes a concurso y dos fuera de competición. “The Other Side”, de Conrad Mess (nombre artístico de Luis Mieses), fue el ganador de esta primera edición, que también tuvo mención especial para “Ecos”, de Carlos J. Marin, y “La boca del león”, de Alfonso García López. 

"The Other Side” es un drama de terror de vampiros rodado íntegramente con un iPhone 5, provisto de espectaculares efectos especiales, cortesía de Virtual Art, y dotado con un presupuesto superior a los 15.000 euros. Mess lleva poco en el cine y ha cosechado elogios en varios festivales. En 2012 logró el Primer Premio del Jurado en el festival Cinephone con “The fixer” y en 2013 repitió con “The asking room”. También ha conseguido premios en el iPhone Film Festival de Los Angeles, Singapur o San Diego. 

Además de dirigir, escribe, monta y produce “The Other Side”. El cortometraje se rodó en un set de más de 40m2 con croma y recreando todos los elementos por ordenador con técnicas CGI y 3D. Entre el equipo destaca David Cornadó, ayudante de dirección y miembro fundador y organizador de Cinephone.


3 comentarios:

May Dove dijo...

Para mi esto no tiene ni pies ni cabeza, ¿qué persona en su sano juicio ve atrocidades o futuras amenazas y sigue grabando pudieron morir en vez de llamar a la policía?
Entiendo que si dejaran de grabar para llamar por teléfono, no habría película. Pero es que es muy difícil conectar con algo que es falso ya de base...

¿Original en cuanto a formato? Posiblemente... pero poco más. Además, que me comparan Barcelona con Europa del este y estamos todos un poco locos, también.

Damien Thorn dijo...

Pues yo he pasado más miedo por la Rambla que en Medjugorje... ;)
Vale, es un truñaco, pero firmaba ahora mismo por tener esa falta de autoexigencia y esa sobredosis de morro necesaria para tratar de reinventar grabando con un Iphone,,,

May Dove dijo...

A mi me huele todo un poquito a caspa, tanto rodar con el iphone como si no hubiera peligro. Y que se calienta mogollón!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.