viernes, 7 de marzo de 2014

Crítica: Lizzie Borden Took An Ax

Conocí la historia de Lizzie Borden como buen freaky a raíz de ver la tragedia de Lázaro y Leonor en ese buen intento-aunque fallido- de José Luis Alemán en La herencia Valdemar por adaptar el universo Lovecraft y en donde aparece un círculo de espiritistas reunidos en casa del visionario fotógrafo preclaro al que acude entre otras una de las asesinas que han marcado historia negra en los USA, Lizzie Borden, junto a otra de esas asesinas de reconocida maldad y crueldad, Bella Gunnes, la auténtica “viuda negra”. 

En cuanto supe que la prota de esta Tv Movie iba a ser Christina Ricci, una mujer que me APASIONA y que suele estar desaprovechadísima en el cine, las babas me caían ávido de tener en mis manos una copia del telefilm. 

Por fín, después de unos meses he podido ver el último intento de Lifetime y Sony de producir una peli para tele más afilada que, aunque no es del todo ingeniosa e innovadora, tiene un riquísimo componente camp, que la hace al menos, especial. 

Lo mejor de la cinta, como esperaba, es sin duda Christina Ricci, que da un giro bastante inquietante a su carrera interpretando a la conocida asesina del hacha sin el más mínimo atisbo de sobreactuación en la narración de uno de los episdios de la historia de la justicia penal estadounidense que ha persistido en la memoria cultural del país durante todo este tiempo. Su actitud fría y algunos breves destellos de sonrisa inocente logra provocar escalofríos con su interpretación. 

Pues bien, Nick Gómez, director nacido en Massachusetts, y que probablemente creció escuchando una famosísima rima de niños Bastante siniestra, por cierto:"Lizzie Borden tomó un hacha, dio a su madre cuarenta hachazos. Cuando vio lo que había hecho , le dio a su padre cuarenta y uno") hace una versión atrevida de la historia, mórbidamente entretenida y usa el recurso coppoliano (de Sofía en Mª Antonieta, una de mis pelis preferidas) de utilizar una música espantosa, terriblemente fuera de lugar pero que funciona a la perfección para meternos en los entresijos de la mente de una hija que harta del convencionalismo social y la estricta educación paterna, se carga a hachazos a papá y madrastra en una calurosa mañana de hace dos siglos. 

En la mañana del 4 de agosto de 1892, Andrew Borden y su mujer fueron asesinados con un hacha en su casa. Las únicas personas presentes eran Lizzie y la criada, Bridgette Sullivan, pues la hermana de Lizzie, Emma Borden, (interpretada aquí por una maravillosa Clea DuvVall) se encontraba entonces de visita en casa de unos amigos. 

En teoría, Lizzie descubrió el cadáver de su padre recostado en el sofá del salón, con el cráneo mutilado como si lo hubiesen asesinado mientras descansaba. 

La criada y una vecina descubrieron pocos minutos después que en la habitación de invitados se encontraba también el cuerpo inerte de Abby Borden con el cráneo también destrozado. Lizzie Borden fue detenida el 11 de agosto acusada de ambos crímenes y el juicio comenzó diez meses después. Su testimonio parecía inverosímil y se ganó las sospechas del público. 

Durante la investigación se encontró un hacha en el sótano de la casa de los Borden y se supuso que debía ser el arma homicida pero nunca se encontró ropa manchada de sangre. Pocos días después de los asesinatos, una vecina observó cómo Lizzie Borden quemaba un vestido manchado. A pesar de todas las circunstancias, la Borden fue absuelta por el jurado tras sólo hora y media de deliberación. Y esta es, básicamente, la historia que narra la cinta. 

La Ricci como ya he dicho, cumple, como era de esperar y se lleva seis de esos ocho puntos que le acabo de cascar a la cinta. El resto de reparto, sobresaliente para los escasos medios de la producción casi alternativa. 

Por poner una pega, cualquier mero conocedor de la historia sabrá que la Borden era un craco salvaje, un horror de mujer, no sólo por dentro, sino también por fuera. Vamos, que era la fea del pueblo, y la Ricci, sin cumplir los parámetros de una pasarela Gaudí es un bellezón racial, de ojos locos inteligentísimos y en exceso atractiva, por lo que se lleva al personaje al territorio (sagrado para mí) de la femme fatal. Pero bueno, mejor así que poniéndole prótesis y pelos guarros a lo Theron en Mónster, película en la que la Ricci se comía la cámara y por la que no tuvo reconocimiento apenas. 

Pues eso, para fans de la historia criminal, porque las fotografías del asesinato están reproducidas a la perfección, si bien el guión se salta grandes y escandalosas movidas que surgieron en el juicio tras el que se la absolvió. 

Lo mejor: La Ricci, sin duda. La labor artística, propia de una superproducción.

Lo peor: Un poquito más de producción, un préstamo sobre una casa o dos y la peli podría haber sido estupenda. 

No creo que entiendan mi ocho, pero ya estoy más que acostumbrado...

Como curiosidad, el papel del asistente del médico forense, aunque sin acreditar, ha sido creado por los productores de la película para Jono Borden, un autor, familiar de la propia Lizzie y la máxima autoridad y eminencia sobre la familia Borden. 

El infame crimen del hacha ha sido contada en numerosas versiones de cine y televisión, no siempre buenas. Veamos... 

The House of Lizzie Borden 2014 PSEEE... Una bazofia, pero no la peor, desde luego. Dirigida y guionizada por Mike Rutkowski nos cuenta cómo seis estudiantes universitarios se mudan a una vivienda en Massachusetts, sin saber que se trata de la antigua casa de la matanza de Lizzie Borden. Según una leyenda local, cada 4 de agosto (fecha del crimen) el fantasma de Lizzie vuelve desde el más allá a su casa, y por cinco días acosa y perturba a sus desprevenidos moradores. Entretenida, barata, y a ratos muy mala, pero bueno, al menos no es un tostón... 

Lizzie Borden's Revenge 2013 MALA... De lo malo, lo peor... “Dirigida” por Dennis Devine en plan slasher fantasmagórico, cuenta cómo un grupo de chicas (sietemesinas, fijo) de la típica fraternidad guarruna, celebran una fiesta en una casa. Una de las mozas es Leslie Borden, adivinen, sí, descendiente familiar de Lizzie Borden. Las chicas realizan una “inofensiva” invocación al fantasma de Lizzie, todo muy normal y apropiado y se quedan aisladas en la casa con el espíritu vengativo que vuelve a causar estragos con su hacha. Una bazofia, ésta sí. 

The Legend of Lizzie Borden (TV) 1975 MUY BUENA... La mejor hasta ahora de todas las adaptaciones de la historia, dirigida por Paul Wendkos y con una maravillosa Elizabeth Montgomery como Lizzie. En el reparto, también, la fabulosa Fionnula Flanagan de “Los Otros” de Amenábar. 

Obtuvo numerosísimos premios, entre ellos los Emmy al Mejor montaje y vestuario, más 4 nominaciones incluyendo mejor actriz.


12 comentarios:

Romasanta Macias dijo...

Pues me parece muy interesante y la buscaré..quiero verla!!!!!!!

Damien Thorn dijo...

Me da, Romasanta, q esta si te va a gustar!!!!
Saludetes,colega

Romasanta Macias dijo...

La estoy buscando pero con poca suerte. Por dónde la encontraste Damien??

El Rector dijo...

Pues muy a pesar de ese estupendo ocho que le has cascado, estimado Damien, la verdad es que me atrae más bien poco la figura de este personaje (por no decir que ya he sufrido en mis carnes alguna de las películas anteriores) y si conjugamos dicha desidia con el poco apego que le tengo a las producciones para televisión (por lo habitual, horrendas e infames a partes iguales), voy a pasar de esta nuevo acercamiento al personaje pese a que al igual que tu, le tengo bastante simpatía a la srta.Ricci de la cual pienso, contra corriente popular, que es una actriz la mar de válida.

Saludos.

Damien Thorn dijo...

Y lo es, amigo Rector... Entiendo perfectamente tu decisión pero no la saques del cajón de las "porsimeaburroynosequever", porque un 8 es fijo demasiado, pero el aprobado lo pasa de sobra!!!!
Saludetes

May Dove dijo...

Pues para mi es un si, si, si.
Christina Ricci más Lizzie, no puede salir nada malo de ahí!

Damien Thorn dijo...

Y no está nada mal, en serio, May... Aunque ya sabréis que tiendo muuuucho a la exageración con mi mitomanía...
Un saludo!

May Dove dijo...

Yo también sobrepuntuo lo que me gusta por motivos subjetivos. Y aquí paz y después de gloria. ¿Qué acaso no es subjetiva una crítica?

Damien Thorn dijo...

Dí que sí, que objetividades, las precisas... Donde esté un escrito desde el odio o el fervor que se quiten los Episodios Nacionales de Pérez Galdós!
Además, leer críticas subjetivas nos permiten conocer mejor a la gente, que es una gozada también!
Un saludo, guapetona!

jorge antonio gonzalez dijo...

C richi y moby c richi y darin??

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.