jueves, 24 de abril de 2014

Crítica: El Heredero del Diablo

Si hay un clásico de terror, junto a La Profecía que amo con todas mis fuerzas es La semilla del diablo de Polanski. No, no me he vuelto loco empezando así mi crítica, pero quiero dejar unas cuantas bases bien sentadas. También tengo que reconocer que mi opinión acerca de la tendencia del found footage en este nuevo siglo ha cambiado radicalmente de un odio irracional hacia un amor casi incondicional. Aclarado lo anterior, vamos al tema. 

The devil´s due es un homenaje en toda regla al clásico de Roman Polanski. Y digo homenaje y no copia, remake o absurda resucitación con total conocimiento de causa. Es pues, un sentido homenaje desde la admiración y la devoción cinéfila pero presentado en un estilo mucho más cercano a la franquicia de Paranormal Activity, escrita por Lindsay Devlin que se estrenó como guionista en el 2013 con el documental In so many words, y dirigida por la pareja Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett, que forman parte de un grupo de cineastas colectivo llamado 'Radio Silence' y que anteriormente co-dirigieron, co-escribieron y co-protagonizaron un segmento de la estupenda antología de terror 'V / H / S' en 2012 en la que el dúo de realizadores hizo un trabajo excepcional en su debut cinematográfico. 

La historia gira alrededor de una pareja guapa, simpática y sobre todo NORMAL-que no abundan lo que se dice mucho en algunas de las recientes pelis de género-de recién casados, Samantha y Zach (interpretados por Allison Miller y Zach Gilford), que tras su boda se piran de luna de miel a la República Dominicana. Allí, tras una noche de fiesta de fín de vacaciones acaban recogidos por un taxista persistente ( Roger Payano) que les lleva a una fiesta fuera de la ciudad donde drogados y borrachos un grupo de personas realizan un extraño ritual con Samantha que apenas graba la cámara. Cuando vuelven a casa, Samantha que no ha dejado de tomar sus pastillas anticonceptivas descubre que está embarazada. El padre, miembro de ese grupo que ya avanzaron los japoneses y sus cámaras consistente en grabarlo absolutamente todo, decide seguir grabando para el día de mañana enseñar a su hijo sus vidas antes de su llegada.

La película tras su estreno consiguió una gran mayoría de malas, casi destructivas críticas, casi en un efecto dominó, básicamente por su formato de found footage, si bien es de destacar que tanto el gurú del terror de los últimos tiempos, Eli Roth, webs como Bloody Disgusting y fundamentalmente Polanski, dieron el visto bueno a la cinta. 

Que Roman Polanski es uno de los grandes no deja lugar a dudas. Que su vida no es lo que podemos llamar “sencilla” o “regalada”, tampoco. Ya su infancia fue un infierno evitando caer en Auschwitz, donde su madre fue exterminada y su padre pasó unos años puñeteros. Lógicamente eso marca a cualquiera. Pero si cuando el éxito de tu vida viene acompañado del asesinato de tu mujer embarazadísima por un psicópata zumbado como Charles Manson es como para no sobrevivir. El tipo, valiente desde luego, no sólo tonteó con el tema demoniaco en La semilla del diablo, desafortunado título español que revela toda la gracia de la película, sino que años después adaptó El club Dumas del petardo Reverte en su simpática y entretenidísima La novena puerta.

Ahora, la maldad, en lugar de esconderse entre los vecinos de aquel maravilloso bloque de apartamentos( ¿recuerdan el 7-E en el simbólico edificio Dakota, en Central Park, que más tarde se haría célebre por ser donde asesinaron a John Lennon?) tiene su sede central en República Dominicana y otros países, como Francia y se dedican a buscar mujeres para poder preñarlas del diablo trayendo a la Tierra muchos “anticristos”, siendo Sam el útero portador del “primero de muchos”. 

Polanski antes de Rosemary´s baby había rodado una cinta que no tuvo buena acogida y con los años se ha convertido en una peli de culto total, El baile de los vampiros del 67, en la que conoció a la que posteriormente fue su esposa, la preciosa Sharon Tate. Por aquel entonces, el escritor Ira Levin, autor de algunas de las novelas que han marcado mi vida profesional, como Las viudas de Stepford, Los niños del Brasil o Bésame antes de morir, había presentado ya su libreto de Rosemary’s baby, que contaba la historia de un matrimonio neoyorquino que se muda a un edificio y conoce a unos vecinos peculiares que ponen sus vidas patas arriba, quizás influenciado por la fundación en 1966 de la Iglesia de Satán con Antón Le Vey como cabeza destacada. 

Polanski estaba empeñado en que la protagonista fuera Jane Fonda o Tuesday Weld, pero Evans se empeñó en que nadie mejor que Mía Farrow lo haría, con su fragilidad, sus expresivos ojos extraños y su delicada figura rozando lo enfermizo era la opción perfecta y Polanski enseguida lo tuvo claro. Como anécdota cabe destacar que aunque el corte de pelo que luce en la película siempre se ha achacado a una decisión de Vidal Sasoon para la cinta, ya lo tenía corto por exigencias de su personaje en el culebrón Peyton Place. Para su marido, John Cassavetes era inmejorable. La actriz Ruth Gordon, que acabó ganando premios a raudales por el papel, se incorporó como la vecinita anciana satánica. 

La magia de esa película es que está construida a pequeños pasos. Comienza como una comedia cualquiera de la época pero, poco a poco, se van añadiendo momentos, detalles, que el espectador va interpretando hipnotizado. Polanski juega hasta el final con la ambigüedad, mucho más que Levin en su novela, haciendo que el público dude de si el personaje de la Farrow está en sus cabales y realmente el componente satánico existe o está chiflada, como sus ojeras y mal aspecto en pleno embarazo sugiere. Era una especie de “cine de terror sin terror” que nunca antes se había tratado así. En eso, El heredero del diablo comparte raíces y comienza como una historia de amor que se va desentrañando poco a poco hasta que el horror se sucede.

El éxito del estreno de aquella, sin embargo, fue rotundo. Toda la prensa especializada, unánime, alababa la manera de provocar terror psicológico mostrando sólo escenas bastante normalitas y poco exageradas, incluso Truman Capote se declararía fan incondicional de la historia. En el caso de “El heredero del diablo”, la cosa es mucho más complicada. 

Los actores están bastante bien, el guión no tiene alarmantes fallos, la fotografía de Justin Martínez permite una espléndida grabación en primera persona rozando lo documental casero, y los directores se manejan como pez en el agua. Pero las comparaciones son odiosas, y eso es algo que sus creadores debían tener muy, muy claro a la hora de acometer semejante proyecto. 

Lo mejor: Su clarísimo homenaje hace que amemos aún más la obra mayor de Polanski. Entretenida en todo su metraje y con aspectos técnicos estupendos e interpretaciones acordes, logra asustar e inquietar. 

Lo peor: No es, ni de lejos, la cinta que homenajea, pero lo hace tan dignamente que, en serio, y no es por llevar la contra a la ingente cantidad de “haters” de la cinta, merece la pena.


11 comentarios:

Max Cady dijo...

Damien Thorn estupenda crítica. Lo cierto es que como bien apuntas la cinta ha cosechado una cantidad ingente de nefastas críticas y además se le suma el esquema del found footage que salvo excepciones no me gusta nada (no entiendo el éxito y uso desmedido de dicha técnica), pero ese homenaje tan sentido que mencionas a la obra de Polanski y que el tráiler me resulta de lo más molón (¡aunque que tráiler que se precie no lo es!) ha conseguido que me pique la curiosidad. A pendientes va.

Saludos!!!!!!!!!!

P.D. Se te olvida mencionar en la compleja vida del amigo Polanski el “incidente” de la violación de una menor en casa de Jack Nicholson y su posterior fuga de Estados Unidos. Desde luego su vida da para una película.

May Dove dijo...

Estupenda crítica, ha despertado todo mi interés y pienso verla en cuanto pueda. Me han entrado unas ganas locas de verla.
Como bien apunta Max, yo también iba a mencionar la violación de la menor, que si bien es un tema escabroso y poco claro, no creo que tampoco sea un punto positivo para su vida.

Me apunto el peliculón!

Damien Thorn dijo...

Max, pues ayer volví a verla con mis colegas y pensé en tí. Después de leer tu fabulosa crítica de "La semilla del diablo", recomendarte algo así es casi un pecado venial. Pero en el fondo está hecha con tantísimo cariño y respeto a la cinta de Polanski, sabiendo sus limitaciones y explotando tan bien sus recursos que en serio, creo que no te va a decepcionar del todo. Lo de las críticas negativas, bueno, ya se sabe... Para gustos los colores, pero dentro del formato y del género yo hasta le subiría un punto...
Nefasto el incidente violación, nunca probado del todo y por el que no pudo ir a recoger su premio por "El pianista"... El tipo será como sea, pero su cine es simplemente asombroso y totalmente distinto.
Un saludete!!!!
May, esta te va a gustar, me da la sensación. Si no esperas demasiado, aún más, ya me contarás!!! Es de lo mejorcillo que se estrena recientemente, así que a por ella!
Un saludete a tí también y gracias a los dos por vuestro comentario!!!

El Rector dijo...

Pues yo que por lo general, no suelo coincidir demasiado con la crítica generalizada, si tengo que sumarme esta vez a el grupo de detractores de éste enésimo (y más que nunca) innecesario falso documental, donde yo, más que un homenaje a La Semilla del Diablo, lo que veo una falta de ideas y de personalidad alarmantes por parte de sus creadores, quienes incapaces de escribir un libreto minimamente original, han optado por tirar de tópicos del género. En éste caso, el de la mujer embarazada del diablo.

Más allá de su falta de originalidad y de su absoluta incapacidad de generar el menor indicio de terror, lo peor de esta nueva Paranormal Avtivity con feto endemoniado, es su alarmente previsibilidad. Y es que cualquiera que haya visto un par o tres de los cientos de falsos documentales que corren por ahí, podría relatarla al tiempo que la visiona.

Más de lo mismo. 80 minutos de paja y diez minutos finales de acción (en este caso, recordando mucho a ese final super heroico que ya pudimos sufrir en el reciente remake de Carrie).

Damien, hablas de "respeto" hacia la cinta de Polanski. ¿De que manera podría resultar irrespetuosa si no con semejante producto comercial? :)

Saludos.

Damien Thorn dijo...

Rector, hay un buen puñado de pelis pretendidamente homenaje a la semilla, sin ir más lejos su secuela o la espantosa y reciente la semilla del mal...
A mi, en serio, me parece este un buen intento, interesante y bien interpretado...

El Rector dijo...

Damien, es que para mi, el homenaje no pasa por el plagio de una idea, sino por introducir un elemento que haga clara referencia al producto homenajeado en si, dentro de una idea nueva. Y desde luego, ese no es el caso de El heredero del Diablo, el cual apunta más a algo parasitario... tampoco de La Semilla del Mal, aunque con todo lo bodriete que es, a mi me resultó mucho más digerible que el falso documental que nos ocupa.

Saludos.

Missterror dijo...

Yo es que, con el Found footage, he pasado del odio irracional a la arcada directa. No entiendo este abuso al que nos vemos sometidos con este tipo de producciones, ni entiendo el beneficio de las cámaras caseras que se apagan en el momento cumbre, para el desarrollo de la historia, a no ser que sea justamente para esconder las carencias de las que este tipo de productos (alguna excepción hay, pero muy pocas) hacen gala.

"El Heredero del diablo" me ha parecido aburrida, predecible, sin emoción, sin tensión y sin nada. Un bodrio en toda regla.

Si Polansky y el sr. Roth le dan el visto bueno, pues supongo que es porque vivimos en mundos diferentes...

SPOILER-¿este niño realmente es el primer anticristo? porque yo no entendí eso...precisamente a la madre le dicen que nació de la muerte, ¿no puede ser ella una de los muchos anticristos que hay vagando por el mundo? Y todos los que observan en la casa, ¿no pueden ser anticristos? Y a todo esto ¿Cual es su función en el mundo?

Saludos

Romasanta Macias dijo...

La verdad que no ´se que haré.....me cansan este tipo de películas aunque puede que le de una oportunidad!! Como siempre genial Damien! ;)

Damien Thorn dijo...

Romasanta, en serio, se deja ver bien!!!!

Damien Thorn dijo...

Por cierto, vista ya la miniserie Rosemary´s baby...
Ufffff.....
Lo que todos esperábamos, lo siento....
Lo mejor, los secundarios, los Casvets-adaptación a París.
Ella, para darle una bofetada y espabilarla!!!
Y él, pues pffff, un blandito.
Nada, quitando a un morbosazo malvado demoniaco de ojos azules y la vecina parisina también malvada y morbosa, poco más y tufo de telefilm cutrón...

May Dove dijo...

Ya he empezado la serie? Pensaba que era para junio!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.