martes, 10 de junio de 2014

Crítica: Joy Ride 3: Roadkill

Algunos para ser felices sólo necesitan un camión, otros sólo necesitan seguir el camino marcado por algún que otro director para subirse al carro de las secuelas y hacer caja. Imaginad si se cumplen estas dos premisas a la vez. Imaginad las posibilidades. Imaginad, por un momento, lo feliz que pudo llegar a ser el director que nos ha regalado la película de hoy, cuando tuvo entre sus manos a un camionero muy camionero y la posibilidad de dirigir la tercera parte de la saga "Joy Ride" ( ¿cómo pudo esto convertirse en saga?). Imaginad lo que es "Joy Ride III: Roadkill". 

La conjunción de cine de terror o thriller y la profesión de transportista siempre ha sido atractiva. Parece que conducir un camión, tener la carretera bajo tus pies y una máquina potente entre tus manos, es algo oscuro que produce una malvada necesidad de manipular y destruir a los conductores de vehículos mucho menos intimidantes. Debe ser parecido a la sensación de poder absoluto, pero con volante mediante.A los directores inquietantes no se les ha pasado por alto tal circunstancia, y nos han enseñado que no es la carretera la que mata, sino quienes circulan por ella. 

La fiebre camionera llegó a la televisón en 1971, con "El Diablo sobre ruedas", que generó tensión en el mundo entero y creó escuela. Más tarde, en 1986, se estrenó una de mis películas favoritas de esta temática, "Carretera al infierno", donde Rutger Hauer se convertía en un sádico conductor de camión, que atormentaba una y otra vez a un joven C. Thomas Howell donde quiera que iba. Once años más tarde, era Kurt Russell quien vivía su propia pesadilla en la carretera en "Breakdown". Luego llegó "Joy Ride" para nutrirse de esa tradición del camionero sin escrúpulos, y mostrar la cara en 2001. Alexander Aja hizo su homenaje a las ruedas gigantes en la maravillosa "Alta Tensión" en 2003, para darle un giro al thriller y convertir a los camioneros en asesinos letales, adictos a la sangre y al ensañamiento. Finaliza este recuerdo, mi camionero favorito: Mick Taylor, quien nació en 2005 en un devastador lugar conocido como "Wolf Creek". No quiero olvidarme en este repaso de las adaptaciones de relatos de Stephen King, "La Rebelión de las máquinas" (1986) y "Trucks"(1997), aunque en estas, el protagonista en sí era el camión y no el camionero, que sobre lo que versan los títulos anteriores y el que hoy traeremos a la luz. 

"Joy Ride III", obviamente es una película oportunista, prescindible y con poco atractivo, ya que de por sí, este tipo de road movies que giran en torno a una persecución camión-automóvil sin más, no tienen muchas variaciones y los giros nunca son inesperados, con lo que los noventa minutos de duración standard, deben centrar su éxito en el carisma del camionero y la capacidad del mismo de generar tensión, odio e incluso, a veces, simpatía (como es el caso de Mick Taylor), y es en esta tarea en la que "Joy Ride III" fracasa estrepitosamente, pues este camionero es más cansino histórico que el propio José Mota. 

No haré un resumen de la trama, porque a estas alturas no es necesario hablar de los entresijos de este tipo de películas, pues son de dominio público. De lo que sí me apetece hacer un repaso es de los personajes, a cada cual más vomitivo: los jóvenes listillos que no saben deletrear la palabra "atontados", el rudo camionero que no para de darse autobombo y anunciar en la tierra y en el cielo que su nombre es Rusty Nail y que es duro como el acero, y al que, desde ahora, me dirigiré como si fuera un super héroe de la Marvel, pues es capaz de apariciones y desapariciones que me hacen pensar que él tiene el don de la inmaterialidad, y que también tiene la manta de invisibilidad de Harry Potter, tamaño XXXL para esconder su camión, además, El sr. Rusty tiene una fuerza que rivaliza con el mismísimo Hulk y una vitalidad tan exagerada como la de Lobezno. Y por último en el carnaval de los personajes, mención para el agente de policía que pasaba por allí y que no sabe la dirección del viento. 

Con este percal, lo único que puede hacer soportable el visionado de lo que termina siendo un tostón mayúsculo, es que el señor Declan O´Brien (director también de obras como " Wrong turn 3" y "Wrong turn 4"), haya tenido a bien, obsequiarnos con unas generosas dosis de gore y escenas que hacen apretar los dientes, que no transgreden para nada, pero que terminan siendo el mayor aliciente de la película. 

El guión, como podéis imaginar es plano, predecible y poco ajustado a la realidad en la que vivimos, donde la lucha por la supervivencia se haría desde posiciones radicalmente diferentes y mucho más coherentes. Esto nos lleva a la total falta de empatía con cualquiera de las víctimas, y en una película como "Joy Ride III", esto supone la tonelada de tierra encima del ataúd, es decir, la desconexión absoluta con la trama convertida en la desidia más punzante del espectador. 

Realmente desconozco a quién va dirigida esta película, ya que tengo la impresión de que no despertará ninguna curiosidad en los amantes del terror, y desconozco si esta saga tiene muchos fans, pero algo en mi interior (probablemente mi intestino), me dice que no los tiene. Es por todo esto, que me toca, una vez más, advertir que el tiempo es oro y que deberíamos invertirlo en otras cosas más interesantes.


14 comentarios:

El Rector dijo...

Ante todo, Missterror y entre otras muchas cosas, admiro tu capacidad por aguantar estoica ante semejante tostonazo de película y además, armarte de valor para escribir sobre ella. Hasta ahora, no había tenido el "placer" de visionar ninguna de las películas de esta franquicia, aunque me da que todas son "bastante" parecidas.

Un asesino sin carisma alguno, unas víctimas sin carisma alguno y muertes (aunque algunas no exentas de gore), sin carisma alguno.

Después de disfrutar como un chino con la sorprendente secuela de Wolf Creek, ver esto es como descender a los infiernos de la siesta eterna.

Como en muchas de tus últimas críticas, mucho mejor lo que escribes sobre ellas, que las propias películas. A ver cuando te buscas una interesante ;)

Saludos.

Max Cady dijo...

Un placer leerte Missterror aunque sea para conocer semejante sub-producto. Lo cierto es que no tenía ni idea que la cinta Joy Ride de 2001 del interesante John Dahl, que desde hace casi una década transita sólo por el formato televisivo, tuviera (DOS) secuelas. Si la original era tan sólo un aceptable film que se disfrutaba y olvidaba igual de rápido, sus continuaciones tienen que ser verdaderos horrores.

Saludos!!!!!!!!!!!!

P.D. Comparto pasión por esa joyita de culto titulada, The Hitcher (aquí, Carretera al Infierno).

Missterror dijo...

Rector- Empezaste con mal pie, me parece a mi :) Empezar esta "suculenta" saga por la tercera parte es como tomarse valeriana con triptófano para salir de fiesta.

Lo peor de la película es el asesino, eso está claro. Si el asesino es carismático, daría igual el grado de retraso que tuvieran el resto de los personajes, ahora, si se juntan el hambre y las ganas de comer, no hay que darle más vueltas. La película fracasa y poco se puede hacer para disfrutarla.

Pensar en "Wolf Creek" mientras ves "Joy Ride III" es tremendamente perjudicial para la salud.

¿Que me busque una interesante para escribir sobre ella? Deseando estoy de que caiga algo así en mis manos, porque menuda rachita...

Max-Pues sí, estimado compañero, "Joy Ride" es ya una saga oficial, y parece que va para largo...
La película original nunca me pareció gran cosa, nada que ver con nuestra querida "Carretera al Infierno". Las secuelas, sólo son para gente con unas tragaderas como sandías de 10 kilos (y confieso que la segunda parte no la he visto, ni ganas que tengo...)

Saludos y gracias por comentar.

May Dove dijo...

A ver, no he visto ni la uno ni la dos, como bien dices Missterror; empezar por la tres sería un grave error.
Igualmente me surge una duda, el asesino de la primera parte es el mismo que en la tercera? Si alguien ha visto la segunda, podría contestar también a esto pero aplicando a la segunda cinta?
Con esto quiero decir: es ya una saga oficial pero tenemos un malo malísimo o es que hay muchos señores malos con camiones pululando la M30?

Me parecía un poquito más guay que hubiera un Michael Meyers con visera haciendo sonar el PIIIIIIIIIIIIIII de su camión Mari, te quiero. (Letrero claramente visible en muchos camiones de este nuestro país).

Damien Thorn dijo...

Qué muestra de generosidad con ese tres, que no merece semejante bodriaco!!!
No he visto tampoco las dos primeras, y de esta sólo aguanté un rato...
Lógicamente tendrá sus fans. Yo, cualquier cosa que roce el gore suelo devorarla con gusto, pero es que tela marinera...
Gracias por evitarnos la revisitación, ahora que la tenemos en una calidad inmejorable (de visionado, claro, lo malo, sigue igual de malo, fijo)
Saludetes!!!!

Max Cady dijo...

May Dove, tirando de memoria juraría que al final de la cinta de John Dahl, Joy Ride, el despiadado conductor conseguía escapar. Ahora, si es el mismo fulano que el de las continuaciones no tengo ni idea (aunque supongo que sí).

Saludos!!!!!!!!!

Romasanta Macias dijo...

era necesario....en serio??? tercera parte de Joy Ride..no me acerqué a la 2 y no veré esta,jajajaja

Missterror dijo...

May- Si no tes has desvirgado con "Joy Ride", no lo hagas, que no te pierdes absolutamente nada.
A tu pregunta, la respuesta es SÍ, el asesino es el mismos. Lo de este hombre va más allá de Michael Myers. SUPERSPOILER- en esta última entrega, yo vi con mis propios ojos cómo era triturado en una máquina de desguace, y en la siguente escena, la final, aparecía sin un sólo rasguño (ni en la piel ni en la ropa), haciendo auto-stop por su querida carretera.

Te puedo asegurar que la idea de hordas de camioneros asesinos circulando por la M30 es bastante más atractiva para la ficción, que esta tercera parte de esa película que la gente ni recuerda.

Damien- Otro que empieza por el final!!!! jajajaja. Yo la verdad es que no imagino fans acérrimos de esta saga, la verdad, pero te encuentras con cosas muy inquietantes en esta vida...
De nada, para eso estamos!!! (una por ti y otra por mi)

Romasanta- Por supuesto que no era necesario, pero $$$$$$$$$$$$$$, ¿qué importa?$$$$$$$$$$$$$$$$$$ :)

Saludos

andres pavone dijo...

Muy buena critica para semejante porqueri de pelicula. Asi de escueto voy a ser. Un gran saludo.

May Dove dijo...

Me alegra saber que siendo el mismo asesino al menos hay cierta coherencia. ¿Coherencia? ¿He dicho yo eso?
SPOILER - una máquina de desguace y sigue vivo es mucho más que Michael Meyers, es un súper asesino!

Missterror dijo...

Andrés- jajajaja, siendo tan breve lo dices todo. La verdad es que poco más hay que decir.

May- Super asesino es poco, ya te digo...

Saludos

Zabeca de banfield dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
El Rector dijo...

Zabeca, siento haberte eliminado el comentario, pero en Nido de Cuervos no facilitamos links de descarga, hablamos sobre cine.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.