miércoles, 18 de junio de 2014

Crítica: Mr.Jones

Tengo sentimientos encontrados respecto a esta película, tremendamente irregular y bastante mal resuelta, pero que tiene algunos puntos más que positivos y destacables. Por un lado, la historia no es nada del otro mundo y la hemos visto unas quinientas veces con otras notas y personajes. Scott (Jon Foster), es un director de documentales en plena crisis creativa y con problemas en su relación de pareja con su novia, Penny (Sarah Jones), por lo que deciden que lo mejor es trasladarse al medio de ningún sitio, en pleno desierto, donde pronto descubren que-ya es difícil-justo al lado de su casa vive un afamado y misterioso escultor de los años 70 que realiza unas fascinantes obras (unas mierdas pinchadas en un palo, literalmente) y que se convierte de inmediato en la obsesión de ambos, que deciden hacer un documental sobre su obra inédita y el misterio que envuelve al personaje, así que sin más ni menos, se cuelan en su casa (allanamiento de morada), fotografían y ruedan el interior (lesión de la privacidad) e incluso roban una de sus obras (por poco más los hay en el corredor de la muerte taaaan americano). 

Lógicamente el tal Mr. Jones esconde un secreto muy paranormal (y raruno, raruno) y la cosa acaba poniéndose bastante fea. 

Por otra parte, la cinta está realizada con un toque bastante intenso, loco, con imágenes interesantes y descabelladas que le dan un puntito cuando menos, especial. 

En su planteamiento y primera parte acude a las fuentes básicas del found footage, a saber, parajes aislados, solitarios y de mal rollo, componentes sobrenaturales, cámara mareante y recursos limitadillos. Es en su tramo final cuando Karl Mueller trata de sorprender y epatar al espectador con un punto de vista original, que puede llegar a desesperar, por su pretenciosidad y artificialidad. 

La inspiración en la pesada brujita de Blair es más que evidente, en esos momentos de aislamiento y hasta en la configuración del personaje de Mr. Jones y sus esculturas de palos atados, aunque a diferencia de aquella, aquí el susodicho sí que hace su aparición, consiguiendo, todo sea dicho, dar bastante mal rollo y ponernos nerviosetes, pero no logrando resultar pertubador ni justificar el metraje que no llega a dar miedo en ningún momento. 

Se echa en falta, y mucho, un poco de solidez y algún recurso de efecto, o bien un refuerzo psicológico justificativo o un tono gore salvaje a lo Las colinas tienen ojos que le habría venido que ni pintado. 

El resultado es eso, una cinta irregular, incómoda y desquiciada a ratos, pero que peca de aspirar a cosas demasiado elevadas con unos recursos más bien limitados. 

Sus giros argumentales están mal explicados y resueltos, todo acaba volviéndose demasiado paranóico de repente y bastante confuso e inentendible. La cámara está más que bien utilizada, evitando el abuso de la inestabilidad y el fondo oscuro a la que ya nos vamos acostumbrando, pero no contribuye del todo a evitar que la cinta sea bastante difícil de ver. Aún así, la cinta refuerza su espíritu de falso documental intercalando el uso de varias cámaras (la auto-cámara y el handycam están muy bien aprovechados) y metiendo algunas entrevistas que Scott realiza en Nueva York cuando descubren a Mr. Jones. 

Los actores cumplen, aunque actúan infinitamente mejor por separados que juntos y quizás uno de sus puntos positivos sea que no toma al espectador por idiota, mostrando demasiado, pero peca de mostrar demasiado poco y cualquier parecido (pretendido) con David Lynch es meramente anecdótico. 

En un momento dado sabemos que Scott está en tratamiento psiquiátrico medicado, al que decide renunciar para rodar el documental, pero realmente el desajuste y la paranoia se evidencian más en Penny incomprensiblemente. En su segunda parte es todo como un mal viaje de ácido setetentero, sin ton ni son, sin saber por qué quienes reciben las esculturas medio rupestres lo flipan en sueños extraños y desapacibles.

Lo mejor: Tiene algún momento espeluznante, siniestro e impactante, aunque son los menos, la verdad. Su aire surrealista que la acerca a la también fallida Yellow Brick Road. Con otro montaje seguro que ganaba y pasaba el aprobado. 

Lo peor: Lo desdibujado que está el límite entre el horror y la pesadilla perturbadora. En su inicio tiene banda sonora (!). Pretenciosa y demasiado artificial con un concepto bastante fallido. No explica en absoluto al personaje que le da título. Trata desesperadamente de resultar demasiado estética, profunda y compleja y acaba decepcionando desgraciadamente. 

Evitable, aunque no es ni de lejos el peor found footage de los últimos tiempos. Desgraciadamente tampoco está entre los mejores, así que ya saben lo que eso significa...


7 comentarios:

Missterror dijo...

Como dices Damien, la cinta consta de dos partes, pero yo opino al revés que tú. Para mi la idea tenía mucha potencia, y pese a que juré no ver found footage nunca más, lo que me gustó fue la primera parte, me estaba interesando conocer a Mr. Jones, que me explicaran sus motivaciones, su idea del mundo, su concepción del arte para atraparte en pesadillas, y las consecuencias que la intrusión iban a tener en la vida de Scott y Penny. Las esculturas también me gustaron y todo tenía ese regusto de cámara subjetiva, donde la lenta es un personaje más, que me lo estaba pintando todo bastante atractivo.
Por desgracia, todo cambia cuando la acción debería venirse arriba, y se hace de un tostonazo increíble. Una vez que Mr. Jones comienza a hacer de las suyas, todo se pierde. Esos momentos de bucle, de semi inconsciencia y de locura son tremendamente pesados, y se cargan por completo todo el interés que la película haya podido generar. Al principio de la segunda parte , justo cuando la cámara se rompe (qué puta causalidad y qué rabia me da que utilicen ese NO- recurso en este subgénero), es cuando termina la película y ya vuelves a maldecirte por haber picado en el oscuro mundo del falso documental o metraje encontrado.

Por cierto, el final, que me lo expliquen, porque no entendí nada de lo que es Mr. Jones, y de lo que le pasa a Scott. Confusión máxima.

Saludos

May Dove dijo...

Damien, si explicas el final a Missterror o tu versión del final, pon SPOILER, que esta no la puedo ver hasta la semana que viene y no quiero comerme algo que no debo!

Es una crítica buenísima! Muchas gracias!

hasthur dijo...

tambien estoy harto de los mockumentaries, del found footage y toda esa mierda, pero me este ejercicio en lo personal me parecio muy correcto, creo que se la curro el guionista.

El Rector dijo...

Pese a la estupenda crítica, debo decir que no coincido demasiado en lo expuesto, de hecho opino lo contrario, pues para mi, todo lo interesante que pueda contener esta Mr.Jones, reside íntegramente en su primera mitad: un idea no se si original, pero si interesante por la manera en la que se enfoca, con una media hora inicial que consigue plasmar en el espectador las sensación de soledad y aislamiento que experimentan la pareja protagonista con su correspondiente desasosiego. Filmada además con frescura y muy buenas ideas (brillante el dinámico uso que se hace de la cámara, alejando el producto del típico found footage) y con una dosis importante de intriga (algo en lo que no suele destacar este subgénero a día de hoy).

Por desgracia, es en la segunda mitad del filme, donde todo se derrumba debido a la incapacidad de darle sentido a lo narrado hasta ese momento y por llevar la historia a caminos recurrentes del falso documental. Un relato plagado de clichés, absurdo, caótico y lo peor de todo, aburrido.

Una lástima, pues podría haber sido de los poquitos found footage que se salvan de la quema generalizada y al final, se queda en uno más de visionar y olvidar (que es lo mejor que se puede hacer con este tipo de productos y suma y sigue...).

Saludos.

Damien Thorn dijo...

Miss T, aunque no nos haya gustado exactamente lo mismo (ni de lejos, ya veo), estoy completamente de acuerdo con ese apunte del "No recurso", que es una cosa que me saca de quicio y desvirtúa absolutamente toda la declaración de intenciones (pseee) que puede excusar un found footage.
Como sabéis, yo era detractor total del subgénero, pero estoy engullendo y digiriendo algunas que no me están disgustando en absoluto.
Cierto que la peli pide una explicación, ya no racional, pero al menos decente de qué diantres es lo que sucede, porque uno se queda como "¿Ya?, ¿Y qué?"...
Muchas gracias por tu comentario y un saludo!

Damien Thorn dijo...

May, muchísimas gracias por tus amables palabras.
Perdona el retraso en contestar, no sé si ya la has visto... No voy a hacer spoiler, porque lo mío es una interpretación, y supongo que la de MissT otra.
Seguro que cuando la veas, tu interpretación es otra más.
Y eso, que en otro caso podría ser algo bueno, me temo que con esta peli, no sucede...
Un saludo!

Damien Thorn dijo...

Querido Rector, es cierto que el arranque de la peli no es ni de lejos nefasto. A mí sin embargo me pareció absolutamente repetitivo. La idea de pareja/grupo de cosmopolitas que deciden perderse en mitad de la nada, ya canta mucho.
En su segunda parte, que no defenderé a ultranza, ni mucho menos, al menos se sale de lo común y nos da un giro loco, que desgraciadamente, es cierto, el director no sabe acabar resolviendo.
Vamos a salvar de la quema a ésta y a otras muchas cintas que al menos ofrecen algo diferente, aunque, y vuelvo a estar de acuerdo contigo y con MissTerror, la cagada final, el cambio de registro, el final de la cámara subjetiva, descoloca y empeora algo en lo que iba destacando.
Habrá que esperar otro FF mejorcillo...
Un saludo y muchísimas gracias por tu comentario!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.