jueves, 3 de julio de 2014

Crítica: 300: El Origen de un Imperio

En 2004, un tal Zack Snyder, sorprende a propios y extraños con la que posiblemente sea la mejor película sobre muertos vivientes que se haya rodado nunca, “Amanecer de los Muertos”. Valor añadido si tenemos en cuenta el hecho de que se trataba de un remake (libre, eso si) de uno de los títulos clásicos por antonomasia dentro de este subgénero, “Zombi: El Regreso de los Muertos Vivientes” (“Dawn of the Dead”, George A.Romero, 1978), con todo lo que ello conlleva (que por lo general, no suelen ser rosas precisamente). Y si algo dejó claro el director desde aquella estupenda ópera prima, fue que uno de los grandes atractivos de su cine, iba a ser la potencia visual del mismo, por lo que no fue nada de extrañar que su siguiente proyecto se tratase de la adaptación de una novela gráfica, en este caso, de Frank Miller, su título, “300” (“300”, Zack Snyder, 2006). 

“300” significó la patente de la marca Snyder, una forma de entender el cine donde lo sensorial, predomina sobre todo lo demás, donde imagen y sonido dejan en un segundo o tercer plano, otros elementos cinematográficos. En dicha epopeya épica, Snyder demostró que a partir de cuatro míseros trazos de guión, puede hacerse mucho dinero en esto de la industria de Hollywood si se tienen muy claras las ideas y se es buen conocedor de lo que el gran público demanda. El cineasta volvería a repetir fórmula, con similar éxito, en dos ocasiones más: “Sucker Punch” (“Sucker Punch”, Zack Snyder, 2011) y “El Hombre de Acero” (“Man of Steel”, 2013), trabajos donde el guión, estaba completamente subyugado a las imágenes (tema aparte sería la genial “Watchmen”, excepción que confirma la regla). 

Le he dado vueltas un rato (cosa que no suelo hacer). He intentado buscar la fórmula que me permita enfocar este análisis de una forma diferente, intentar sorprender al lector con algo ingenioso o en su defecto, poder contarle algo que alguien, que aun no haya tenido oportunidad de ver la película, pudiera encontrar, al menos, inesperado. Es imposible. Y es imposible porque cualquier cosa que ya se haya dicho sobre la cinta de Snyder, puede aplicarse a esta segunda entrega, pues “300: El Origen de un Imperio” (“300: Rise of an Empire”, Noam Murro, 2014), no solo es una secuela/precuela continuista, es un puñetero calco. 

Por lo tanto, lo que vamos a encontrar aquí es exactamente lo mismo que ya nos ofreciera el bueno de Zack hace ocho años: algo de folclore, cuatro tópicos de saldo del cine épico y un espectáculo visual de órdago, plagado de sangre y violencia. Lo cual, como casi siempre, tiene sus pros y sus contras. Por un lado, los que disfrutaron como bellacos con aquella primera entrega, a priori deberían volver a hacerlo con esta nueva entrega y digo a priori, porque la cinta de Murro tiene un claro handicap con respecto a su predecesora y es que ya no sorprende a nadie. Todo el mundo conoce la receta y su impacto, por lo tanto, es considerablemente menor. 

¿Como lidiar con semejante desventaja? Pues lo suyo habría sido incidir en aquello donde más margen de mejora se tenía en relación al filme de 2006, es decir, el guión, el dinamismo argumental, la profundidad de personajes, etc... eso habría sido lo suyo, pero también lo más complicado, y una vez visionada esta “300: El origen de un Imperio”, queda claro, muy claro, que al amigo Murro lo último que quería, era complicarse la vida. Más de lo mismo, en mayores dosis si quieres y a otra cosa mariposa. ¿Le ha funcionado? Bueno, eso ya dependerá de lo que cada uno esperase de la película. Ahora mismo no tengo datos comerciales en la mano, pero más allá de ésto, desde luego que servidor esperaba algo más. 

La historia se desarrolla en paralelo a los hechos acontecidos en el primer filme, dejando de lado a Espartanos (aquí actores secundarios) y centrándose en la madre Grecia, en el intento por parte de Themistocles, general del imperio, de unificar la nación para hacer frente al ejercito persa. La batalla, por tanto, se traslada de las montañas, a las costas de Grecia, un ejercicio bélico sobre escenario marítimo, donde Murro, al menos, demuestra que es bueno emulando a sus mayores, lo cual no se si dice mucho en favor de la marca Snyder. 

Con un guión igual de paupérrimo que la última vez que pisamos Grecia y sin ningún tipo de novedad a nivel de desarrollo, lo único que nos queda es volver a disfrutar del magno espectáculo de fuegos artificiales, decorados preciosistas y batallas imposibles que ya nos regalara la primera parte, más bombástico y pomposo si cabe por el hecho de desarrollarse en alta mar, al tiempo que nos dejamos eyacular sobre la piel, los litros y litros de sangre que la obra pone a nuestra disposición, así como de la sinuosidad de alguna que otra forma femenina, bueno, básicamente de la srta. Green, que en ese aspecto, va sobrada la muchacha. 

Tampoco a nivel de personajes, esta nueva entrega aporta nada nuevo con respecto a su hermana mayor, pues si bien es cierto que concibe a un nuevo ídem de alto calibre (y a falta de novedades, sustento principal del filme en muchos momentos del metraje), como es Artemisia, interpretada por una (como ya he apuntado) bellísima y perturbadora Eva Green, también lo es el hecho de que el personaje principal, Themistocles, no tiene ni un cuarto del carisma del cual hacia gala el inolvidable rey Leonidas. Las gallinas que entran por las que salen. 

Más de lo mismo, ni mejor ni peor, IGUAL.

Lo mejor: Su prólogo a base de fábula épica, de los pocos pasajes del filme donde se nos cuenta algo, sus desmesuradas y repetidas secuencias de acción, una auténtica oda a la violencia y por supuesto, todo lo referente a su apartado visual. 

Lo peor: Su perdida de frescura respecto a la anterior entrega, la saturación (con riesgo de desembocar en indiferencia) que puede llegar a ocasionar en el espectador la propia naturaleza de la fórmula y el hecho de que mi chica, desease ser Eva Green al terminar el visionado, cuando ella, pese a las muchas virtudes de la segunda, es tan o más seductora que la morbosa traidora de Grecia.


18 comentarios:

Missterror dijo...

Desde luego el título de "300: El origen de un imperio", no puede ser más desacertado, porque ese origen queda tan difuso como la profundidad del personaje de Themistocles. Esto debió llamarse "la guerra del agua" y todos tan contentos.
Gustarme no me ha gustado mucho, porque la película, como bien comentas, es simplona como ella misma, y a estas alturas, superado el impacto visual de la primera "300", la cosa requería algo más de guión, porque esta segunda parte termina por convertirse en una interminable batalla acuática con chica mala al frente. Para mi, por muy vistosas que fueran las contiendas, ya no es suficiente y yo le doy un aprobado justísimo, y sólo porque el personaje de Artemisia me parece muy a tener en cuenta.

Muy de acuerdo con la falta total de carisma del protagonista y el escaso morbo de los griegos. Está claro que Esparta pesa mucho y es una región en la que pocos pueden vivir. Estos griegos palidecen taaaanto al lado del recuerdo de los espartanos, que es un escollo imposible de salvar. Menos mal que la morena se come a todos cada vez que aparece en pantalla, porque si no, esta secuela de "300", hubiera sido una caricatura total.

Saludos y FELICIDADES!!!!

P.D- ¿qué mujer en su sano juicio no querría ser Eva Green? :)

El Rector dijo...

Missterror, pues aunque a mi me ha gustado un poco más que a ti, es evidente que tienes toda la razón en tus argumentaciones. Se hubiera agradecido y mucho que se hubiera puesto un poco más de énfasis no ya solo en el guión, sino también en la forma de narrar la historia, el problema es cuando no hay una historia que narrar, mas allá de una épica batalla que ofrece lo que ofrece y punto. Si no conectas con la oferta, esta segunda parte de 300, en lugar de un entretenimiento, puede convertirse en un auténtico coñazo.

Pero claro, si a su imponente apartado visual, le sumáramos profundidad argumental, una buena narrativa y personajes interesantes, ya no hablaríamos de 300, sino de Sin City.

Saludos.

Mechadeibiddo dijo...

Te felicito por la crítica, muy cercana a todas las sensaciones que experimenté al ver la película.
Título de mera explotación, de escaso argumento, mucho recurso visual ya mostrado en su predecesora y, sobre todo, con ausencia total de carisma en la historia y los propios personajes. Al contrario que me sucedió con Leónidas y sus 300, aquí me importa un carajo lo que le ocurra a Themistocles y los suyos. El tarro de la épica tuvo que agotarse porque en esta receta no quedan ni trazas.
La recaudación mundial ha triplicado el gasto de producción, luego ha sido un éxito en cuanto a hacer sonar la caja registradora, pero está claro que no quedará ni una décima parte en la memoria colectiva como sí ocurrió con la cinta de Snyder.

El Rector dijo...

Mechadeibiddo, muchas gracias. Decir que estoy totalmente de acuerdo en todas tus apreciaciones. Si me dices que a nivel de taquilla, el tema ha funcionado y a tenor del desenlace del filme (que deja la puerta abierta de par en par), parece ser que tenemos 300 para rato.

Solo nos queda cruzar los dedos y esperar a que para la tercera entrega, alguien sepa o se atreva, a escribir algo con un poquito más de contenido.

Saludos.

Max Cady dijo...

Buena critica Rector, con la que estoy muy de acuerdo. Lo cierto es que esta nueva entrega de los correosos e infatigables griegos no est'a a la altura de la cinta del amigo Snyder, ya que solo ofrece mas de lo mismo y aumentado, pero desde luego es bastante entretenida y las dosis de violencia y sangre son lo suficientemente abundantes como para contentar ligeramente a los amantes de la primera (entre los que me encuentro). En mi opinion cumple con su cometido, salvo que alguien esperara algo de John Ford o Billy Wilder.

Saludos!!!!!!!!!!!!!

P.D. Espectacular Eva Green!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Damien Thorn dijo...

FELICIDADES por tu crítica, Rector, con la que no puedo estar más de acuerdo!
Amanecer de los muertos sigue pareciéndome la mejor Zombie movie de todos los tiempos, y el director está claro que es un esteta fabuloso, pero en esta peli el tal Numro pierde la frescura de 300 de Snyder aún siendo espectacular como aquella pero quedando como un calco soso.
Yo ya solo por Watchmen tengo a Snyder en un altar...En el que de momento no cabe el director de esta peli.
Y enhorabuena también por tu chica, amigo, porque la Green otra cosa igual no, pero seductora sabe serlo.....
:)
Missterror, y más en esta semana, más de un hombre en su sano juicio querría ser Eva Green.
Saludetesssss

El Rector dijo...

Max, y eso que para mi, 300 es la película (con permiso de El Hombre de Acero), más "floja" de la filmografía de Snyder, pero claro, Zack juega en otra liga y su cine, no está al alcance de todos los directores por mucho que su discípulo, haya conseguido plagiar la estética del primer filme a la perfección.

Yo no esperaba algo de Ford o Wilde, pero si una pequeña lección de historia o en su defecto, una interesante fábula que complementase a la cinta original. Ni una cosa ni otra.

Damien, y algunos puristas aun seguirán empeñados a día de hoy, que la epopeya zombie de Snyder no está por encima de cualquier otra película de podridos que se haya rodado y te lo dice alguien absolutamente fanático de George A.Romero, que incluso hace palmas con las orejas con cosas como Land of the Dead o Survival of the Dead, que me encantan ambas. Pero al Cesar, lo que es del Cesar y le pese a quien le pese.

Watchmen es sencillamente, una obra de arte difícilmente comparable a ninguna otra cinta de super héroes, pues ofrece más allá de su increíble puesta en escena, uno de los guiones más profundos e hipnóticos que servidor haya visto nunca. Y mira que es curioso, la cantidad de detractores que tiene. Supongo que es una película excesivamente singular para aquellos que solo buscaban una adaptación de cómic al uso.

Entre nosotros, te confesaré que yo NUNCA he deseado ser Eva Green, debo ir justito de juicio :)

Hay mi chica... esa si que es toda una espartana ;)

Saludos.

Damien Thorn dijo...

A mí, Romero me parecen palabras mayores, por supuesto. Como ingenio creador de un subgénero hoy saturado, como visionario y como creador de peliculonazos. Pero jamás he sentido miedo de verdad con una peli de zombies, jamás, hasta que ví la maravillosa y potentísima peli que nos regaló Snyder, así como quien no quiere la cosa.
Watchmen sigue enterneciéndome como pocas, y como adaptación de la novela gráfica es absolutamente apabullante. Lo de sus detractores es algo que realmente se me escapa, pero para gustos.....
Yo, que soy de juicio desequilibradete pero muy cómodo con mi identidad, aún no he experimentado esas ganas de ser la Green, pero esa mirada guarruna que sólo ella sabe poner justo antes de dar un espadazo, saltar a un barco desde quince metros o guarrear como sólo en aquella época se guarreaba, me vendría bastante bien, no te lo voy a negar....
Menos abdominales de FX y que vivan las espartanas!!!!!!!
Saludetes, Grande!

Romasanta Macias dijo...

Que gran crítica Sr.Rector! Yo la verdad que me aburrí bastante con esta película insulsa, que no ofrecía más que una copia de su antecesora con menso alma, y a pesar de tanta sangre, vísceras y sudor aceitoso por cuerpos apolinosno me sirvió de mucho. Eva Green vale la pena aplaudirla por esforzarse y hacer algo en tal contienda digital y de verde pantalla, pero copiar el estilo Snyder no quiere decir que puedas ser Snyder.

WATCHMEN me parece una genialidad incomprendida que en breve será defendida como se merece.

Y por lo que respecta a las cifras del film, allá van:

Presupuesto: 110 millones $
Recaudación mundial: 330 millones $

Así que aún sin datos de ventas y comercialización en dvd y bluray, seguro que tendremos secuela 303 en camino,jajaja

Max Cady dijo...

Para mi, querido Rector, lo mas flojo con diferencia de Zack Snayder es ese horrible videoclip con chicas monas titulado Sucker Punch y luego su cinta de animacion Legend of the Guardians. El resto me resulta formidable.

Saludos!!!!!!!!!!!!!!

May Dove dijo...

Rector, todas queremos ser Eva Green. Esa mujer es perfecta!
A mi 300 me pareció original en su momento, la primera parte; vaya. Pero debo confesar que después, con el paso del tiempo; me ha ido gustando menos. Una vez superas el tema de la fotografía y las escenas de acción (que si, que lo es todo en la película), no hay mucho donde rascar. La ves una vez y OLE; la ves dos y bueno, que ya está visto.
Por eso creo que coincidiré contigo y Missterror aun sin haberla visto. Que más de lo mismo cuando lo mismo ya está hecho, regular.

El Rector dijo...

Max,horrible videoclip?? Pues yo es uno de los espectaculos audio-visuales mas grandes que haya podido ver en una pantalla grande. Otro tema es el guion o lo que se suponga que quisiera contarnos snyder,pero ese y es otro tema (y conste que a mi la historia me parecio curiosa,aunque muy mal ejecutada). La de los dibus ni me acordaba de ella.

TWG, coincido contigo. 300 es una de esas peliculas que lejos de ganar con cada visionado,se vuelven menos interesantes. Y eso que por norma,suelo disfrutar mucho revisionando cine epico,pero no me pasa con 300,debe ir justita de epica. No veas entonces la secuela...ademas vas a desear taaaaanto ser Eva Green ;)

Saludos.

May Dove dijo...

EVA GREEN! EVA GREEN!
Todavía recuerdo Womb en Sitges... ahí quería serlo pero no quería serlo.
Es que 300 es de sorpresa la primera vez y luego, meh!

Max Cady dijo...

Rector, cuando menciono videoclip quiero referirme a un planteamiento puramente estético que no tiene por qué albergar contenido alguno, de hecho la película es sólo un pretexto para ver a una chicas en vestidos monos y escasos de tela, en algunos pasajes, entre bombas, fuego, disparos y monstruos, algo parecido a algunos videos de Lady Gaga. Lo de horrible viene porque detrás de toda la pirotecnia no hay absolutamente nada, es un vacio sin identidad y carisma (bellamente filmado, no lo discuto), pero que no está dentro de lo que yo considero una película, para mí es una mezcla entre un videojuego de última generación y videoclip de la mencionada Lady Gaga o Marilyn Manson que de una película cinematográfica.

Saludos!!!!!!

P.D. No obstante, entiendo que en una sala de cine con una pantalla enorme y un sonido brutal la sensación fuera apabullante, pero también lo sería ver algún videoclip de Beyoncé o Canibal Coprse.

El Rector dijo...

Max, por desgracia, el recurso del videoclip aplicado al cine, suele utilizarse más de lo deseado en la actualidad, para intentar tapar precisamente, esa falta de contenido que mencionas a ojos de un tipo de espectador, que gusta más de lo que le entra por los ojos, que de lo que le entra por el coco. La industria saca tajada y el espectador lo disfruta. Todos contentos.

No creo pero, que sea el caso de Sucker Punch (mismamente aplicable a 300), no creo que Snyder intente disimular nada, creo que el tipo quería hacer un videoclip antológico de hora y media, metiendo en la batidora todo aquello que le gusta para tirárselo a la cara del espectador. Pienso que es una propuesta honesta y directa,. Otra cosa es que uno (tu en este caso), necesite algo más que el susodicho espectáculo para su disfrute.

Y esto, también es aplicable a la música (ya que sacas el tema), pues de la misma manera, espectaculares videoclips plagados de fuegos artificiales, se utilizan para disimular las carencias artísticas de sus protagonistas, caso de la Srta.Gaga o el srto. Manson, por ejemplo.

TWG, no te castigues, las chicas de Nido no tenéis nada que envidiarle a la tal Green :)

Saludos.

Max Cady dijo...

Desgraciadamente tienes razón Rector, el realizar alucinantes envoltorios audiovisuales desprovistos de un mínimo hilo conductor se ha agudizado en cierto sector de la industria cinematográfica.

En el caso de 300, creo que Snyder quería trasladar a la pantalla grande el mismo estilo visual que el comic de Frank Miller, algo parecido a lo que se hizo con Sin City apenas un año antes, que visualmente era como ver en movimiento el comic, y creo que lo consigue de forma muy afortunada y satisfactoria. Desgraciadamente la historia de la novela gráfica de Miller es la que es y al trasladarla tan fielmente a la pantalla se quedaba corta de profundidad y de fidelidad histórica, pero dudo que ni Miller ni Snyder pretendieran dar algo más que un espectáculo violento, sangriento y épico de los espartanos aguerridos.

Sucker Punch es lo que tú dices, un videoclip de algo más de hora y media, que puede resultar una experiencia audiovisual asombrosa, no lo discuto, pero para mí una película es otra cosa (y que conste que he disfrutado de algunas propuestas de esa índole). Este tipo de cintas las considero más un videoclip alargado o un experimento visual que una película.

En cuanto a lo que mencionas de la música, te entiendo y comparto tu opinión pero con matices. Lo importante es la música y si esta es vacía o no tiene alma estás perdido. El videoclip es un aporte adicional, por mucho que te lo curres a nivel visual si la música no convence acabas sucumbiendo (te quedas en un mero boom puntual). Hay grupos que no lanzan videoclip, no es algo necesario para triunfar en la musica. Yo los videoclips los agrupo en aquellos que cuentan visualmente la historia que se narra en la canción, los que incorporan imágenes del grupo o solista que interpreta la canción y aquellos que van por libre (Sucker Punch sería de estos últimos).

Saludos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

P.D. Para mi 300 sigue siendo una película espectacular (desde luego no una obra maestra) que mantiene el tipo en cada visionado.

El Rector dijo...

Max, yo es que no puedo dejar de palpar los paralelismos entre 300 y Sucker Punch. Ambas son lo que son porque pretenden serlo. No creo que exista ni trampa ni cartón detrás de ninguna de ellas. Luego por supuesto, ya entraríamos en un tema de gustos personales a la hora de valorarlas. Y pienso que si tachamos de videoclip a Sucker Punch, podríamos hacer lo propio con 300, más allá de que sea una adaptación de la novela de Miller, pues habría que analizar entonces cuales son las influencias de las que bebe Sucker (que sin duda es el anime).

Tama musical creo que coincidimos totalmente, y sin matices. Opino como tu y lo que quise decir es que de la misma forma que en el cine, hay determinado público a quien las cosas le entran por los ojos y no por el coco, en la música ocurre lo mismo, y muchas veces los artistas gustan más por el papel vistoso en el que vienen envueltos (si tienen determinada imagen, si son más guapos o más feos, si hacen videoclips más currados, etc...), que realmente por la música que desarrollan.

Saludos.

P:D: De la misma forma que digo que para mi 300, si pierde al revisionarla, confesaré que no he tenido narices de volver a ponerme Sucker Punch, pues tengo muy claro que es algo que no iba a potenciar precisamente para bien, mis impresiones respecto al primer visionado del filme en pantalla grande.

May Dove dijo...

Ohhhhhh, qué comentario más bonico, Rec!!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.