martes, 15 de julio de 2014

Crítica: Oz, un Mundo de Fantasía

No tengo la menor duda. Si pienso en una película mágica de mi niñez, esa es “El Mago de Oz” (“The Wizard of Oz”, Victor Fleming & cia, 1939). La película protagonizada por la inolvidable Judy Garland es un clásico atemporal no ya solo del cine familiar, sino del fantástico en general. De la misma forma, si pienso en un director que ha marcado mi adolescencia, sin duda aparece el nombre de Sam Raimi (padre de la mejor trilogía de terror que haya dado jamás el género), con permiso de John Carpenter, mi cineasta predilecto. Por lo tanto, la idea de que Rami, se encargase de dirigir la precuela de “El Mago de Oz”, era para servidor, poco menos que cerrar un círculo. 

Es difícil hacer determinadas desconexiones. Pero ante todo y para cualquier seguidor del cine de Raimi, hay que tener muy claro que “Oz, un Mundo de Fantasía” (“Oz The Great and Powerful”, Sam Raimi, 2013) es una película de fantasía destinada a toda la familia. Con dicha certeza bajo el brazo, incluso aquí, en un paraje tan atípico y desconocido para el director (y sus seguidores), todos los que hemos crecido con el cine de este señor, vamos a encontrar todas y cada una de las señas de identidad que lo han convertido con el paso de los años en un cineasta de culto. Y es que bajo la mágica y colorida tierra ideada allá en 1900 por Lyman Frank Baum, yace escondida el alma de aquel que una vez trajo de vuelta a los muertos ayudado por un libro encuadernado en piel humana y escrito en sangre. 

La capacidad de Raimi por migrar de su serie B natal al Hollywood más formal ha sido encomiable. Tras su desvirgue con el fallido western “Rápida y Mortal” (“The Quick and the Dead”, Sam Raimi, 1995), el de Michigan ha ido puliendo su estilo fuera del género para adaptarlo a las exigencias del gran público hasta regresar al género fantástico en 2002 para dirigir el primer capítulo de su segunda gran trilogía, la del trepa muros arácnido y aportar así su granito de arena, a devolverle la dignidad perdida al cine de super héroes. La película tendría continuidad con dos entregas más en 2004 y 2007 respectivamente, dos años antes de firmar su glorioso retorno al terror con la deliciosa e hilarante “Arrástrame al Infierno” (“Dragme to Hell”, Sam Raimi, 2009).

“Oz, un Mundo de Fantasía”, nos sitúa años antes de los hechos narrados en la novela de Baum, relatándonos la profética llegada de un poderoso mago, a la tierra de Oz. Cuenta la profecía, que dicho mago, llegado del cielo, será el encargado de matar a una malvada bruja que aterroriza a todo el reino, devolviendo así la paz a Oz (ojito al sutil paralelismo con cierta película del propio Raimi). 

Afortunadamente, el rodaje del filme, fue bastante más tranquilo del que tuvo que sufrir el equipo de la película de 1939, pues no hay que olvidar que “El Mago de Oz”, forma parte de las consideradas como películas malditas de la historia del cine, pues más allá de los accidentes propios de un rodaje (que los hubo y bastante sonados), tan entrañable musical, esconde una historia macabra que además, no se esconde a ojos del espectador. Hablamos de la muerte de uno de los miembros del equipo de rodaje, el cual se suicidó en el mismísimo set de rodaje mientras se grababa una de las secuencias musicales más míticas de la cinta. Si uno agudiza la vista, puede ver dicho suicidio en segundo plano mientras Dorothy baila agarrada del espantapájaros y el hombre de hojalata. La secuencia, se dejo íntegra debido a los grandes costes que hubieran significado en la época, volver a grabarla, con la esperanza, de que nadie se diera cuenta. 

Muertes aparte y de la misma forma en que ya lo hiciera Victor Fleming, Raimi, abre la película con un prólogo en blanco y negro, para dejar claras las diferencias entre el mundo de los humanos y la mágica tierra de Oz, en el lado opuesto del prisma y rodada en intensos colores psicodélicos. Aquí se nos presenta a Oz, un farsante de feria ambulante que se gana la vida vendiendo su falsa magia de ciudad en ciudad. El granuja, está interpretado en un papel que le viene ni que pintado, por James Franco, quien ya había trabajado con Raimi en la trilogía de “Spiderman”. Franco, que lo hace realmente bien, en el papel de galán charlatán, pone con brillantez los cimientos de carne y hueso, para construir esa figura a la que tanto debe el cineasta, la del anti héroe. 

Ya en éste prólogo, el director deja su sello en la fabulosa secuencia del globo absorbido por el tornado, cuando su cámara viola con brutalidad y de forma repetida (lo siento Rebequita) al bueno de Franco y su bigote a lo Clark Gable. Con el rostro cubierto de esperma cinematográfico, Franco y el susodicho bigote, aterrizan en la tierra de Oz, donde el blanco y negro caduca dejando paso a todo un mundo de afiladas tonalidades y colores infinitos para mostrarnos la que sin duda, es una de las grandes virtudes de la obra: su preciosista puesta en escena. 

Alejada esta vez del musical, “Oz, un Mundo de fantasía”, nos relata una historia plana y plagada de tópicos, en una primera mitad de metraje tan inmersa en intentar ganarnos por la vista, que se despreocupa totalmente de contarnos nada que resulte mínimamente interesante (siempre y cuando hallamos dejado atrás la decena de años), limitándose a presentar a los personajes que acompañarán al mago a lo largo de su periplo por la tierra de Oz, tanto a los animados (divertidísimo eso si, el mono volador), como los de carne y hueso, los ídem de Mila Kunis, Rachel Weisz y Michelle Williams, quienes interpretan a las brujas de la historia, Theodora, Evanora y Glinda respectivamente. 

Viendo la evolución del filme, da la sensación de que Raimi se fue desprendiendo de lastre a medida que avanzaba el rodaje, pues poco a poco, el cineasta se va alejando del cine infantil que caracteriza a la primera mitad del trabajo, para adentrarse en terrenos muchos más familiares, no los del terror, obviamente, pero si los de la aventura fantástica, escenario en el cual, tiene mucha más libertad a la hora de introducir elementos característicos de su cine. De hecho, el segundo tramo del filme, es todo un auto homenaje al zenit de su trilogía demoníaca: “El Ejercito de las Tinieblas” (“Army Of Darkness”, Sam Raimi, 1992). Es imposible que alguien curtido en la trilogía del Necronomicón, pase por alto la cantidad de detalles que hacen referencia (en ocasiones, rozando el remake) a su obra más emblemática. 

En dicho escenario, tierra fértil donde plantar la semilla de la oscuridad made in Raimi, el cineasta nos regala mutaciones tan endiabladamente divertidas como la que sufre uno de los personajes del filme, dando paso a otro villano para el recuerdo salido de la factoría Raimi, donde se conjugan las moléculas de aquel glorioso Harry Osborne disfrazado de duende y cualquiera de las almas poseídas por infinidad de nativos del averno que hemos podido disfrutar a lo largo de su filmografía. Solo por deleitarnos con la bruja malvada del Oeste, ya vale la pena perderse en esta fábula para toda la familia pese a que uno sea ya mayorcito para según que menesteres.

Una segunda mitad mucho más divertida, como si de un híbrido entre “Charlie y la Fábrica de Chocolate” y la susodicha “El Ejército de las Tinieblas” se tratase, nos muestra el lado más gamberro de la película, plagado de humor negro, muchos fuegos artificiales y como no podía ser de otra forma tratándose de un filme de tito Sam, musicado de maravilla por la estupenda partitura del incombustible Danny Elfman (por más que el cineasta perjurase después de su enfrentamiento con el compositor durante el rodaje de “Spiderman 2”, que no volverían a trabajar juntos). 

En definitiva, estamos ante un nuevo ejemplo de la versatilidad de Sam Raimi, capaz de rodar productos tan dispares como los que podemos degustar en su dilatada filmografía y al mismo tiempo, mantener su esencia y sus señas de identidad (dentro de lo posible), en todos y cada uno de ellos. “Oz, un Mundo de Fantasía”, no es ninguna excepción y pese a su marcado carácter familiar o infantil, puede ser igualmente disfrutado por todo tipo de público afín al género fantástico y de terror. Un apartado técnico/artístico encomiable, carismáticos personajes (algunos, rozando la genialidad), un reparto de campanillas que lo hace de rechupete (en especial Franco) y un guión que aunque en ningún momento brilla, si va claramente de menos a más, para terminar dejándonos un delicioso y dulce, sabor de boca. Es lo que tiene el esperma cinematográfico. 

La curiosidad: El rodaje de la película estuvo directamente supervisado por gente de Metro-Golwyn-Mayer, para cerciorarse de que Disney (productora del filme), no usurpaba los derechos de autor de la obra original, utilizando elementos ideados para aquella, como por ejemplo, las zapatillas rojas de Dorothy. 

Lo mejor: Que aunque la mona se vista de seda, Raimi se queda.

Lo peor: Sus primeros 45 minutos, aunque bonitos, pecan de noñería y pueden terminar con la paciencia de la parroquia adulta.


22 comentarios:

Romasanta Macias dijo...

Como siempre tan genial sr.rector! La verdad que no quise ver la pelo después del chasco de Tim Burton y su Alicia, y aunque la obra de Raimi sigue estando muy superior a la de Burton -sobre estas versiones disney- la verdad que a mi no me acabó de agradar, sobre todo por un Franco que cada vez me cae más pesado en sus tics, no sé...se me hace cansino,jajajaj! Y bueno.....tanto digital me llega a abrumar y aburrir como le pasa a Maléfica de la Jolie, que de las tres mencionadas es la que más me gustó...aunque tanta pantalla verde me cansa mucho...quiero un cine con saber añejo,jajaja!!
Para mi gusto la duración se me hizo larga y supongo que esos 45 minutos iniciales me desquiciaron tanto que después me costó ver esas virtudes que usted ve, aunque cabe decir que Raimi nunca ha sido auto de mi devoción ni por mucho Spiderman que hiciera,jajajaj!!

Genial crítica

Abrazos

Missterror dijo...

Rector- definitivamente yo vi otra película. Por mucho que adornes "Oz" con esa verborrea que te caracteriza, sigo pensando lo mismo que pensé cuando salí del cine: es un película fallida que se hace hiper pesada en casi una hora inicial del metraje, que es cuando debería enganchar, que tiene un CGI horroroso, casi sacado de la pegatina pegada a la pantalla, con un casting que me da picores (estoy con Romasanta y su apreciación sobre el sr. Franco), y con una historia plana, como tú mismo apuntas en tu crítica.
Mira que a mi me gustan estas historias familiares, incluso infantiles, pero esta mirada de Raimi hacia la fantasía me pareció muy infantil para mi,. y muy pesada para los niños. Conclusión: Fallida.
Debe ser que yo no soy nada fan de Raimi y que no tengo la percepción nublada por la pasión...

La historia del suicidio mientras Dorothy y sus amigos cantan y bailan festivamente, no tiene desperdicio y es tétrica a morir (y nunca mejor dicho). Eso sí, hay que afinar la vista al máximo para ver al señor suicida...

Rector, si hubieras ido tú a Oz a hacer un buen guión, hubiera sido otra cosa, que lo de seguir caminos de baldosas amarillas ya lo tienes dominadísimo ;)

Saludos

P.D- De entre todos los personajes, resaltas precisamente el que menos me gustó: el mono odioso. Uno de los dos mundos está loco: o el mío, o el tuyo, no hay más.

El Rector dijo...

Romasanta, al menos te ha gustado la crítica :)

Yo que suelo disfrutar bastante de este tipo de propuestas fantásticas/aventureras digamos, de corte familiar, decirte que la versión de Alicia de Burton, me pareció horrible se mire por donde se mire, al menos, estamos de acuerdo en que el Oz de Raimi, apunta un poquito (bastante) más alto. De todas formas, si tenemos en cuenta que no eres muy afín ni a Raimi, ni a Franco, ni a la pantalla verde, pocos argumentos tiene Oz para poder llevarte al huerto.

Missterror, yo creo que vimos la misma película, al igual que ambos hemos visto Posesión Infernal, Terroríficamente Muertos, El Ejercito de las Tinieblas, Spiderman 1,2 & 3 y Arrástrame al Infierno. El tema sería más bien que a estas alturas de la película, es evidente que a ti, el tipo de cine que hace Raimi no te va, lo cual, es completamente lícito. ¿Si no he podido venderte ninguna de las películas anteriormente citadas, como diablos voy a hacer lo propio con Oz, que pese a las virtudes que yo pueda verle, es muy inferior a cualquiera de ellas?

Dicho esto, yo no veo lo fallido por ninguna parte. Es cierto que le cuesta arrancar, que no estamos ante una propuesta trepidante (tampoco lo era la cinta de 1939 ni mucho menos), pero es que creo que la idea era precisamente, la de captar la esencia del clásico de Fleming y si le pegas un revisionado a aquella, verás que las similitudes narrativas, son muchas (números musicales aparte).

Lo del CGI... ¿horroroso? Pero si precisamente el fuerte de la película es su impactante apartado visual. Si es cierto, que FX muy puntuales, pueden dar un poco el cante (ni las grandes super producciones se libran de esto, es lo que tiene el CGI), pero en general, los personajes generados por ordenador son de una brillantez palpable, caso del mono volador, que si te fijas en las expresiones de su cara, son sencillamente MAGISTRALES, o de la pequeña muñeca de porcelana... por no hablar de todos los decorados, que son de una belleza sublime.

Sobre el casting, pues como siempre, nunca llueve a gusto de todos. A mi personalmente, me parece muy bien escogido, tres chicas monas y un Franco que pese a que tampoco es santo de mi devoción, en el papel de galán de los años 50, me parece perfecto. Creo que encaja muy bien en el papel.

Mi percepción no está nublada por nada, de hecho, soy especialmente crítico cuando me enfrento a los cineastas que mas me gustan, pues es, a quienes más les exijo. Es evidente que Oz no es ni de lejos la mejor obra de Raimi, tampoco creo que pretenda serlo, está destinada a quien está y tiene los guiños que tiene, para quien los tiene.

Estoy seguro de que muchos niños, han disfrutado con esta película (especialmente con su primera mitad) e incluso aquellos que tenemos la percepción nublada por maese Raimi... yo mientras este señor siga haciendo lo que hace, lo disfrutaré, haciendo terror, fantástico o cine para infantes.

El mono me dejó ojiplático en todas y cada una de sus apariciones, tanto por diseño (que repito, sobresale y mucho en comparación con lo que suele ofrecer el CGI) como por su ingenioso sentido del humor (100% Raimi) y no creo que atienda a un tema de locura, simplemente, que nuestro concepto del humor, es radicalmente opuesto. Es la única explicación que encuentro, para que no te gusten las películas de este señor (si bien no deja de resultar curioso que disfrutases tanto de un producto tan deudor de su obra como Dead Snow).

Saludos.

Saludos.

Missterror dijo...

"Que le cuesta arrancar" es un eufemismo, no??? Una hora Rector, una hora!!! Y cuando arranca, válgame Dios!!! Franco haciendo tontunas...
El paisaje es bonito, es innegable, el paisaje es un gran cuento para colorear ya coloreado, pero los personajes hechos "por ordenador", a mi no me parecieron ninguna maravilla ( en especial el mono que te encandiló).
Que los niños disfrutaran con la primera mitad de la película, me cuesta creerlo, a ver si me encuentro con algún niño y me lo cuenta, porque si no...

Cierto, de las películas de Raimi no hay ninguna que me haga tilín ni tolón , y eso que te has dejado las mejores en el cajón silencioso, eh, bribón??? porque "Rápida y Mortal", "Entre el amor y el juego" y "Premonición" también son de Raimi y a cada cual más vomitiva. Espero que este señor que en aquellos momentos también hacía lo que hacía (por aquel entonces llenar la caja registradora), también te hiciera disfrutar ;)
Entiendo que Raimi es un director de culto, lo respeto por completo, pero en mi caso, no me ha hecho disfrutar de verdad con ninguna película. A lo mejor, cuando vuelva al terror y deje de utilizar caras famosas...

Saludos

Romasanta Macias dijo...

Sr.Rector lo del CGI no es que esté mal hecho, simplemente que hecho de menos la mezcla de la CGI con el cartón piedra que le da un encanto más noble al cine...pero que sus imágenes son increíbles...le doy toda la razón.

Debo reconocer...que Raimi es de los directores que menos me gustan..auqnue intento ver su cine....disfruté con SPIDERMAN 2 que me pareció bastante logrado y gracias a que sale uno de mis villanos favoritos, Dr.OCTOPUS,jajajaja!

Pero ya sabe que para gustos colores...sabe que idolatro a SCREAM verdad?? pues entonces lo bonito de este blog, es la diversidad de gustos y opiniones.....sabe lo divertido que sería tomar un café todos juntos?? jiijijij

El Rector dijo...

Missterror, desde tu óptica (o desde la mía), es innegable que no sería el arranque más trepidante del mundo, pero ten en cuenta a quien va dirigida la película y sobretodo, ten en mente la cinta de 1939... a ver si nos vamos a pensar que esto es "Las Dos Torres"... y cuando arranca, pues te encuentras con TODO lo que suele hacer Raimi en sus películas, por lo tanto, es comprensible que a ti no te guste, ahora, resumirlo todo en "Franco haciendo tontunas...", pues no se yo.

Esas películas que mencionas, si te fijas, no tienen nada que ver con el fantástico y afortunadamente, no son las que definen ni la trayectoria, ni el cine de este señor. Si indagas en la filmografía de cualquier director, del más grande que te pueda venir a la cabeza (más si hablamos de cineastas con carreras tan dilatadas), encontrarás títulos que no se corresponden a su status. Ni siquiera los más grandes, pueden serlo siempre. De todas formas, me parece demagogia barata que utilices ese argumento, pues sabes perfectamente cuales son las películas que definen a Raimi... por cierto, me olvide de citar "Darkman", que me parece otro título de culto absoluto.

Y Raimi, dentro del fantástico (a excepción de en Oz, la trilogía de Spiderman y si me apuras, en Premonición), jamás a utilizado caras famosas, precisamente todo lo contrario, pues si algo ha caracterizado al cine de este sr. es el bajo coste y naturaleza underground de todas sus producciones... teniendo en cuenta que no te gusta Evil Dead, dudo mucho que disfrutes con ninguna nueva película de Raimi, por más terrorífica que sea ;)

Romasanta, totalmente de acuerdo contigo en el tema CGI. ¿Qué más me gustaría a mi, que se hubiera utilizado FX artesanales en Oz? Algo con animatronics en plan Jim Henson o en su defecto, efectos especiales como los vistos en anteriores cintas de Raimi, pero la industria de Hollywood es así y ya sabemos que el maldito CGI, por desgracia, viene de fábrica.

Grande Octopus, muy grande. Otro de los grandes villanos que ha dado el cine de super héroes, sin duda alguna.

Y esos cafés, mejor sin debatir sobre Raimi, que tengo el estómago muy delicado ;)

Saludos.

Missterror dijo...

Bueno, igual se me calentó un poco la boca ;)

Por cierto, Octopus no me gustó nada!!! (esto es para hacérmelo ver...)

Saludos

El Rector dijo...

Missterror, pues que nunca deje de calentársete, pues no hay nada más divertido e interesante, que debatir con alguien con tantos argumentos (aunque muchas veces estemos en las antípodas) como tu. Esa es precisamente, la gracia de esto.

¿Qué no te gustó tampoco Octopus??? Venga hombre, no me jod... :)

Saludos.

Missterror dijo...

No, no me gustó Octopus!!!! No me generó antipatía ni empatía, solo indiferencia. Tampoco me gustó la elección de Alfred Molina para interpretarlo (ya sabes, los castings de Mr. Raimi...), y al final no me pareció un buen rival para el hombre araña (Tobey Maguire también para matarlo!!!)
Distintas percepciones de la misma "cosa",querido, sólo eso.

Saludos
Distintas

El Rector dijo...

Missterror, Alfred Molina es de largo (con permiso de Mr.Dafoe), lo mejor de toda la trilogía de Spiderman. Que su Octopus, te dejara indiferente, si que me deja atónito, pues rara vez un antagonista ha tenido semejante capacidad de empatización con el espectador, pues aúna en un mismo personaje, al enemigo más acérrimo y mortal de Spiderman, con una buena persona (que tiene unas motivaciones algo más complejas de las habituales de los villanos) con la cual, es imposible no terminar sintiendo compasión.

Precisamente, el problema de la tercera entrega (al menos uno de ellos) es el listón tan alto que dejó el villano de Molina, al que evidentemente, no pudieron ni acercarse en la irregular (aunque disfrutable) última entrega, ni siquiera jugando a tres bandas...

Miedo me da ver a Octopus con otro rostro en la ya confirmada "Los Seis Siniestros".

Saludos.

May Dove dijo...

La peli no es maravillosa pero yo me lo pasé genial. Me encanta El mago de Oz y una precuela con James Franco para mi sólo podía ser un win. Si encima la rodaba Raimi, no podía pedir más!
Me pareció visualmente mágica y los personajes son encantadores. Es una cinta familiar bien orquestada!

El Rector dijo...

TWG, pues ni que decir tiene que comparto tu opinión. Vale que no sería de lo más destacable de Raimi (incluso podríamos hablar de un filme regulero, como suele decir Damien), pero mantiene intacta la esencia del director y eso, es siempre sinónimo de diversión.

Temas personajes: Sobre la fauna que habita la ciudadela que regenta Glinda ( todas esas familias de nombre winkles, twingles y demás ingles sobre los que no había comentada nada), me parecen TODOS adorables (muy en plan Tim Burton si quieres) y la forma en la que ayudan al mago a preparar las defensas, es un calco (en versión familiar) de lo que vimos en El Ejercito de las Tinieblas. Gallina de piel...

Un win en toda regla para el amigo de los niños Raimi.

Saludos.

Damien Thorn dijo...

Maravillosa crítica incisiva como habitúas, Rector!!! Felicidades!
A mí, he de reconocer que habiendo ido a verla esperando cagada, me encantó.... Y el principio no me disgustó en absoluto.
Las comparaciones con el clasicazo, uno de los hitos del cine fantástico de todos los tiempos son inevitables, claro, pero no por ser un clásico, una peli es perfecta, y El mago de Oz pecaba de ser un pelín ñoña (me encanta, conste). Esta, muy, muy distinta tiene tu 7 merecido, merecidísimo!!!
Gran crítica, Rec, como siempre, da gusto leerte!!!!!
Saludete!

El Rector dijo...

Damien, gracias por tu palabras. Yo la verdad, es que también encaré el visionado con las expectativas no demasiado altas (pues no me habían hablado muy bien de ella) y quizás, eso jugó en su favor, porque la realidad es que disfruté como aquel crío de apenas diez años cuando viajó por primera vez a la tierra de Oz.

Creo que esta nueva versión (con su noñería, que también la tiene), contiene elementos suficientes como para contentar a diferentes tipos de espectador.

Saludos.

Damien Thorn dijo...

Gracias a ti por una crítica estupenda!!!!
Es verdad que partir con poca esperanza favorece mucho a según que pelis... Pero vamos, sin tirar cohetes, es una película entretenida y bastante decente...
Un saludete, amigo

Damien Thorn dijo...

Y es q Raimi me gusta taaaaaanta también.....

andres pavone dijo...

Excelente critica como siempre. La vi por insistencia de mi hija mayor, ya que no me entusisamaba mucho (pese a Raimi) ya que cuando vi Alicia me lleve un tremendo fiasco. Igualmente me parecio una muy buena pelicula, visualmente perfecta, entretenida y con un magistral elenco. Si bien Franco lleva la carga, creo que los aplausos se los llevan las dos brujaa Mila Y Rachel (ahhh Rachel).Estos personajes me encantan, como el caso de Blancanieves y el cazar, Theron se comio a todos, incluso a la insipida( aunque siento debilidad por ella) Stewart. En fin me gusto pero creo que no va dejar huella importante. Saludos querido Rector y gracias por regalarnos tan buenos análisis. Saludos.

El Rector dijo...

Damien, que me vas a contar a mi... que ayer vi Arrástrame al Infierno por enésima vez y disfruté como un cochino :)

Andres, muchas gracias. La verdad es que todos los que llevamos un niño dentro (aunque ya tengamos una edad), disfrutamos como posesos con este tipo de chutes de fantasía, más que los propios niños... lástima que no siempre estén a la altura, como la citada Alicia de Burton. Afortunadamente, Oz cumple y aunque como comentas, no será una película que deje ni mucho menos huella dentro de la filmografía de Raimi, si es un estupendo divertimento.

Muy sabia tu hija :)

Saludos.

andres pavone dijo...

Es verada y al niño yo lo llevo flor de piel y no me averguenzo ( pese a que mi esposa me dice que no tuve infancia ja!). Disfruto mucho este tipo de peliculas, en si disfruto de todo tipo de peliculas en general, si bien tengo preferncia por lo fantastico y terror. Para mi ver una peli en casa o ir al cina (sobret todo esto ultimo) es todo un ritual y por suerte mi hija mas mayor sigue el mismo camino. SALUDETE!

Jesús Haro dijo...

Película maravillosa para ver con toda la familia. Geniales efectos especiales y simpática interpretación la de James Franco.

A estas alturas me importa poco quien sea el director, el actor o la productora de la película porque eso no es garantía de ver una buena peli. "Maléfica", también de Disney, es un ejemplo.

Damien Thorn dijo...

Cuánta razón, Jesús...
Pero lo mejor es eso que sabiamente nos dice Rec, que aunque la moni se vista de seda, megasamraimi se queda!!!

El Rector dijo...

Chicos, que alegría me produce leer vuestras buenas palabras hacia esta entrañable propuesta del maestro Raimi.

Jesús, "Maléfica" no me desagradó en absoluto, pero me sigo quedando con esta reimaginación "Raimera" de la obra de L. Frank Baum.

Damien, sin tipos como Raimi, no seríamos quien somos. Adoración absoluta sin fecha de caducidad :)

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.