lunes, 8 de septiembre de 2014

Crítica: La Hermandad

De nuevo, Romasanta se acerca al cine español y esta vez os traigo un film de 2013, llamado “La Hermandad”. En esta ocasión la película trata sobre una conocida escritora de novelas de misterio (Lydia Bosch), cuyo accidente de coche provoca que sea rescatada por unos monjes que pudieron ayudarla en el siniestro y la trasladaron al monasterio para que se recuperara. El contraste entre la forma de ser de Sara y los monjes choca por sus formas de actuar, de ser y de vivir la vida, una vida dedicada al monasterio en total clausura, evitando todo contacto con los nuevos tiempos. Sara empieza a tener pesadillas, pero lo que no la deja dormir son los chillidos de unos niños que proceden desde el interior del claustro; cada día, se acontecen los chillidos pero ninguno de los monjes escucha nada y no hacen caso de las preguntas que Sara les dice. Sara no se siente convencida a las misivas que le lanzan los miembros de la extraña hermandad, y poco a poco irá investigando sobre el pasado del monasterio y los secretos que esconde, no todo es lo que parece. 

La verdad que la parte argumental del film no es nada novedosa y cierto es que la película no intenta llevar la temática de fantasmas y monasterios a nuevos terrenos, sino que la ópera prima de Julio Martí, se ofrece al público como un simple entretenimiento de misterio que funciona a diferentes momentos, que ahora analizaremos. En este caso, el rol principal lo lleva la conocida actriz de televisión , Lydia Bosch, que para mi gusto es una actriz simple pero muy eficaz, y que aquí demuestra todo un abanico de tics que en ocasiones me recuerda que es una polivalente actriz de televisión, aunque puede que en esta ocasión el papel le vaya un poco grande; a pesar de eso, hay que alabar el esfuerzo de la actriz de querer ser convincente y dar agilidad a un film, que no muestra exteriores y se centra en cada uno de las estancias del monasterio, por lo que su personaje es el hilo conductor de la historia, en el que la actriz a porta carisma aunque eso no siempre quiere decir que sea una gran interpretación -debo matizar, que en “You're the one” (2000) de José Luís Garci, Lydia Bosch estaba deliciosamente soberbia-. 

Por consiguiente, el film intenta aparentar que es un film de envergadura con unos 3,7 millones de presupuesto -que no me creo- y un rodaje en la fallida Ciudad de la luz; pero a pesar de estos pequeños detalles, “La hermandad” mima con cariño los planos y los encuadres, ayudando a dar dinamismo a un film que podría ser aburrido por su falta de escenarios. En este caso, se prima por las estancias del monasterio, mezclando decorados de cartón piedra -de gran calidad- y unos efectos especiales correctos que saben ponerse al servicio de la historia, creando una atmósfera fantasmal y claustrofóbica. 

El problema más grande de la película es su carácter derivativo y mimético, por lo que no es muy difícil recordar en todo su visionado a films españoles tan comerciales como “Los otros” (The Others, 2001) de Alejandro Amenábar o “El orfanato” (2007) de J.A.Bayona, proponiendo un argumento sustentado en un personaje totalmente destrozado por la muerte de su hija, acercándose a la temática de las madres que ven fantasmas como ya ocurrió en los films mencionados o tiene un cierto parentesco a las obras de Jaume Balagueró como son: “Los sin nombre” (Els sense nom, 1996), “Darkness” (2002) o “Frágiles” (Fragile, 2005); a pesar de todo, el film consigue mantener el interés a pesar de tal mimetismo, además de Lydia Bosch que va “in crescendo” y mejora su actuación a medida que avanza el metraje, aunque en ocasiones da más miedo el estado de delgadez de Lydia Bosch y su calavérica cara que la propia película. 

Hay que reconocer, que la película está bastante llena de defectos, pero sabe suplir sus carencias con desparpajo, aunque el elenco de actores que forma la comunidad eclesiástica es bastante desigual, perjudicando al relato por no ser lo suficiente misterioso, o lo suficiente macabro. La búsqueda de los niños que aparecen y desaparecen se vuelve una locura, que conmociona a la protagonista, llegando a crear escenas de cierta efectividad como el que ocurre en todos aquellos momentos en los que aparecen de forma inesperada los niños por todo el monasterio; aunque para mi gusto el momento más interesante es cuando Sara investiga en una bodega y cae en una enorme tinaja de vino, aludiendo a esos magníficos films: “El extraño viaje” (1964) de Fernando Fernán Gómez, y “Una vela para el diablo” (1973) de Eugenio Martín, llevando a la escena a un toque macabro de serie B de cierto encanto con una puesta en escena que recuerda a “The Ring” (Gore Verbinski, 2002). 

En conclusión, estamos delante de un film que quiere y no puede, consiguiendo ciertas irregularidades de guión y de interpretación, por lo que no es una ópera prima sólida en ningún caso aunque se debe valorar el esfuerzo por hacer un cine más cercano al cine británico y a toda su tradición literaria como fue Ann Radcliffe (“Los misterios de Udolfo”, 1794) , Matthew Gregory Lewis (“El monje”, 1796) o también nos podría recordar a otro autor como Umberto Eco con “El nombre de la rosa” (1980), aunque con todo y con eso el esfuerzo cae en cierto saco roto, y no acaba de convencer lo suficiente, pero creo que habrá que esperar a las siguientes obras del director novel, para que pueda ofrecer una obra de mejor consistencia y dar conocimiento de su talento, ya que una de las cosas que mejor he valorado es su puesta en escena y la riqueza de planos que propone su director.


7 comentarios:

Max Cady dijo...

Estupenda crítica Romasanta. Reconozco que no conocía la existencia de esta película y lo cierto es que leyendo tú buen análisis me invade una sensación ambivalente, por un lado me da que es el típico producto que quiere y no puede y acaba naufragando, pero al mismo tiempo puede resultar una propuesta interesante (sobre todo teniendo en cuenta las referencia literarias que mencionas). Le daré una oportunidad cuando tenga tiempo.

Saludos!!!!!!!!!!!

Romasanta Macias dijo...

Max..Las referencias literarias atraen pero no te voy a engañar que la película sigue un quiero y no puedo, aunque me entretuvo bastante y bueno....es algo diferente al tipo de producto que estilamos ver por aquí, pero no te engañaré en decirte que no es una maravilla de película.

Saludos!!

luismi dijo...

Buena critica,aunque la peli deja muchísimo q desear.... Y es q lidia bosch de prota???

anonimo cocksucking dijo...

Anda! que raro, ha desaparecido mi comentario. Te decía DEMIAN Thorn (hoy luismi para los amigos) que al menos esta vez has tenido la decencia de intentar disimular no comentándote solo en tu criticas. Y que con lo del enlace a coral.es me has conquistado como los Ferrero rocher de los cojones. Eres mi IDOLO absoluto amijo Thorn.

A ver si ahora si se publica mi comentario ;)

deadcristobal pol dijo...

peli mala, mala Bazura mas de este cine nuestro


deadcristobal pol el 15.

Romasanta Macias dijo...

Muchas gracias luismi por el coment!

Y que decir deadcristobal...no es una gran pelo,jajaja

May Dove dijo...

La vi el otro día y no puedo coincidir más en todo lo que dices. Se me queda un poco quiero y no puedo. Aunque se me abre un poco la polémica con tu conclusión sobre hacer un cine más británico.
Ojala un debate abierto tipo podcast para hablar de todas estas cosas!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.