jueves, 11 de septiembre de 2014

Crítica: The Rover

Inherente al ser humano como consecuencia de su infinita (y voraz) capacidad de conocimiento se manifiesta continuamente sus ganas por saber el futuro. Desde los que pretenden saber qué les deparará la semana ojeando el horóscopo de la revista de turno, hasta los que intentan modelizar (matemáticamente) la realidad para anticiparse a los movimientos de los mercados financieros, pasando por los artistas que elucubran sobre la sociedad del futuro (próximo o lejano). 

La literatura y el cine nos han descrito en incontables ocasiones lo que está por venir, siendo en la mayoría de los casos el panorama descrito un descorazonador mundo post-apocalíptico donde los supervivientes regresaban a un primitivismo brutal donde impera la ley del más fuerte o distopías donde férreos gobiernos autoritarios (y generalmente corruptos) someten a sus ciudadanos. Pero todas esas diferentes visiones tienen algo en común, consiguen que nos proyectemos como espectadores en esas historias y nos planteemos cómo actuaríamos nosotros en el caso de sobrevivir a un holocausto nuclear, a un apagón digital o un gobierno ultra-conservador que nos subyuga. 

Tal vez, la muestra más representativa y famosa de este tipo de cine sea la fabulosa trilogía de Mad Max creada por George Miller (¡ansío enormemente poder ver la nueva entrega del guerrero de la carretera!), aunque existen infinidad de títulos, de mayor o menor calidad, como: El Libro de Eli, Waterworld, 1984, Mensajero del Futuro, V de Vendetta, El Imperio del Fuego, Stake Land, Cyborg, Snowpiercer o 1997: Rescate en Nueva York. 

The Rover, el segundo largometraje de David Michod, que sorprendió con su interesante debut Animal Kingdom, se circunscribe dentro del cine mencionado y podría definirse como un western post-apocalíptico con tintes de drama nihilista. 

La historia nos sitúa en Australia, diez años después del colapso mundial, es curioso contemplar en el film cómo a pesar del hundimiento de la sociedad todo se sigue rigiendo por los combustibles fósiles y los dólares americanos, y donde se nos presenta a un tipo anónimo (aunque en los créditos finales aparece como Eric), solitario y taciturno, interpretado por Guy Pearce, que vaga por desérticas e inhóspitas carreteras de un mundo descompuesto. En un momento determinado se cruzan en su camino tres delincuentes que huyen después de dar un golpe, robando el coche de Eric cuando el de estos queda atorado como consecuencia de un accidente. Eric se lanza en una desesperada persecución por recuperar su coche, con la compañía, fruto del azar, de Rey (Robert Pattinson), que es uno de los integrantes de la banda, que se encuentra herido, y al cual sus compinches, entre los que se encuentra su hermano, daban por muerto. A lo largo de la búsqueda del coche, la violencia y los instintos más salvajes afloran deparando un reguero de sangre y muerte. 

Michod nos propone un film mucho más próximo a un híbrido entre el atípico western La Propuesta y la excelente pero depresiva adaptación de la novela de Cormac McCarthy, La Carretera, ambas del director, también de origen australiano, John Hillcoat, que de la anarquía trepidante y salvajismo punk de Mad Max. 

Como en Animal Kingdom, David Michod, vuelve a mostrar un talento enorme en la composición de las escenas (asombroso el uso del gran angular). A través de una planificación muy cuidada, un uso exquisito de la fotografía (pocas veces se nos ha mostrado Australia tan maravillosa y árida a la vez), una dirección artística minimalista que realza el deterioro y suciedad imperante y una banda sonora oscura y repleta de sonidos enigmáticos y chirriantes, se transmite formidablemente bien la sensación de vacío, desamparo y amenaza que tanto la sociedad como los personajes manifiestan. 

Además de lo mencionado, los dos actores principales, Guy Pearce y Robert Pattinson, nos brindan dos actuaciones sencillamente magistrales. El primero, como anacoreta errante que arrastra consigo un oscuro y complejo pasado que le atormenta, y el segundo, sin duda en el mejor papel de su carrera (donde demuestra que es muchísimo más que un rostro que ha encandilado a miles de jovencitas), como un pobre deficiente que no es consciente del despiadado mundo que le ha tocado vivir. (Un consejo: véase la película en versión original, pues cómo modulan la voz y enfatizan el acento estos dos actores para llenar de matices sus personajes es portentoso). 

Con los mimbres mencionados deberíamos estar ante una de las grandes propuestas del año, yo así lo pensaba desde que supe de la existencia del proyecto y máxime después de ver el tráiler, pero por desgracia el páramo cruel, despiadado, angustioso y desolado en el que se ha convertido la sociedad, según la historia, donde humanos sin anhelos deambulan entre chatarras y ciudades fantasmas saqueando y asesinando, mostrando el lado más vil, agresivo y absurdo de la vida, sólo consigue contagiarme aburrimiento y sopor, debido a un guión que resulta frío e incoherente (en sus diálogos y acciones) en lugar de intenso y profundo. ¡No puedo empatizar con unos personajes herméticos cuyas motivaciones me son incomprensibles! Y si encima, sumamos un ritmo moroso con grandes altibajos que consigue que mire el reloj en varias ocasiones a lo largo del metraje la propuesta me resulta totalmente decepcionante. 

Estoy seguro que muchos no estarán de acuerdo con mi análisis y sabrán disfrutar y extraer toda su esencia a esta arriesgada y por momentos interesante propuesta del señor Michod, cuya personalidad propia y talento es innegable (y habrá que seguir de cerca), pero, por desgracia, el loable esfuerzo por facturar algo serio, adulto y distinto, dentro del trillado subgénero del futuro apocalíptico, se ha quedado en un indolente intento.


9 comentarios:

Arian dijo...

¡Oh, qué lástima, Max! Con las ganas que tenía de ver esta película y veo que te ha parecido soporífera. Es una pena, porque pintaba muy interesante. De todos modos no descarto un visionado a la cinta.

El análisis muy bueno, por cierto.

PD: Me apunto "La propuesta", que no la he visto, además que sale también Guy Pearce que me encanta, me parece un actorazo.

Un saludo.

El Rector dijo...

Max, pues hasta el penúltimo párrafo, estoy totalmente de acuerdo en todo lo que comentas. La definición de la cinta como un híbrido entre La Propuesta (que a mi si me aburrió sobremanera por mucho que nos la quisieran vender como otro mestizaje, en éste caso de "Sin Perdón" y "Apocalipse Now") y La fabulosa La Carretera, me parece de lo más acertada. Si es cierto que a la postre, la propuesta se decante más por la primera que por la segunda, en el sentido de que a veces, cuesta seguir y entender el rumbo de los personajes y situaciones, por no decir que la carga dramática, no termina de explotar en ningún momento.

Comparto también las grandiosas interpretaciones del dúo protagonista (se sobreentiende lo de Paerce pero sorprende y mucho lo de Pattinson, que lo borda) y las excelencias técnicas del amigo Michod.

El mayor punto de discrepancia viene dado en la valoración final. Es cierto que no es una película apasionante que enganche de principio a fin, que consiga que empatices con los personajes (principal virtud de The Road) o que resulte especialmente violenta (pese a que tenga sus momentos). Esa frialdad es palpable a lo largo de todo el metraje, cierto. pero aun y así, a mi no ha llegado a burrirme en ningún momento, lo incierto de su desenlace (maravilloso por entrañable y sorprendente), el regustillo romántico a todas esas reminiscencias cinematográficas que citas y la buena química entre Pearce Y Pattinson, para mi, son valores más que suficientes para hacer The Rover, una interesantísima propuesta. Un western post-apocalíptico intimista, algo frío y desconcertante, pero elegante y pese a su ritmo pausado, muy ameno.

Muy buena crítica.

Saludos.

P.D: Comparto tus ganas locas por esa cuarta entrega de Mad Max, que todo sea dicho, tiene una pinta alucinante.

Romasanta Macias dijo...

MAX CADY FELICIDADES! me ha gustado tu crítica y a pesar de los altibajos que tiene la película, me interesa mucho este tipo de propuestas! La verdad que pienso darleun visitando y después ya contaré.

saludos!!!

Max Cady dijo...

Arian, que ni se te ocurra dejar de verla por mi crítica, es muy probable que tú la disfrutes (y mucho). Al final es una opinión, más o menos justificada, pero sólo una opinión. Creo que es un título que se merece el beneficio de la duda, aunque a mí no ha terminado de convencerme (pese a sus virtudes, que las tiene) puede que a ti te llegue.

En cuanto a: La Propuesta, es una cinta que tiene muchos nexos de unión con esta. De hecho, mucho, por no decir casi todo, de lo que comento en The Rover serviría para la cinta de Hillcoat, aunque aquella consiguió que no me invadiera el sopor.

Rector, efectivamente esta cinta tiene mucho en común, como le decía a Arian, con la película La Propuesta. La discrepancia que tenemos usted y yo sobre The Rover se debe básicamente a la valoración, ya que en el resto salvo con muy ligeros matices veo que coincidimos bastante. Es cierto, es una película que transita entre un 4 y un 6 (en mi opinión), pero debido a que para mí es fundamental para aprobar una película que no me aburra y esta consiguió que me desesperara en varias ocasiones y mirara el reloj, me veo en la necesidad de otorgarle ese 4,5. No obstante, entiendo que mucha gente, como es tú caso, pueda considerar que es una valoración baja y que merecería por sus virtudes cuanto menos el aprobado.

Muy de acuerdo en que no sorprende tanto que Guy Pearce esté bien, pues es lo habitual, pero Robert Pattinson realiza una interpretación magnífica. Evidentemente el tiempo pone a cada uno en su sitio, y una vez conseguido nombre y éxito y capacidad de decidir que quiere hacer con su carrera, gracias a encarnar a un vampiro de instituto, veremos hasta donde llega. A priori, los proyectos que tiene pendiente presentan una pinta estupenda.

Romasanta, bien haces en darle una oportunidad. Sin duda espero tus impresiones una vez la veas.

Saludos y muchas gracias por vuestros comentarios.

P.D. Adoro la saga creada por George Miller. Mad Max: Fury Road pinta alucinante como bien dices. Si es sólo es la mitad de acojonante de lo que me la imagino viendo el tráiler (y leyendo los comentarios de quienes asistieron a un avance en la Comic-Con de San Diego) va a ser la película del 2015.

Missterror dijo...

Adivina Max!!!! A mi me gustó muchísimo :)

"The Rover" me pareció de esos western modernos apocalípticos, sucios, desesperanzado, duros y totalmente pesimistas que se te meten dentro y que puedes contar con los dedos de una mano.

Mi reacción ante la película, lejos del aburrimiento, fue la de la espera, espera de que algo bueno pudiera pasarles a unos personajes con los que empaticé por completo, sobre todo con Rey. No me hacía falta saber de dónde venían o hacia dónde iban, sólo quería por todos los medios que se abriera un rayo de luz entre todo aquel polvo y les iluminara para que escaparan de aquel lugar juntos, pues esa unión me pareció mágica.

Totalmente de acuerdo, y boquieabierta con la actuación de Pattinson, quien ya me gustó mucho en " Cosmopolis", pero del que seguía teniendo unos prejuicios impresionantes. No sólo hace gala de un lenguaje corporal tremendamente adecuado, sino que, como sabiamente apuntas, hace un esfuerzo con el acento brutal (al igual que Pearce).

Lo que para tú entiendes como personajes herméticos (que oye, lo son, de esos no hay duda), yo lo entiendo como una incapacidad absoluta de comunicación porque prefieren vivir en el silencio que les provoca ese mundo horrible en el que tienen que sobrevivir, a llenarlo todo de ruido sólo para sentir que están vivos.

Yo no he visto "La propuesta" y no puedo hacer valoraciones al respecto, pero "The Rover" para mi ha sido una sorpresa maravillosa.

Para mi esta película sobrepasa el 7, no te digo más :) Y aún con estas diferencias, es un placer navegar por tus sensaciones para descubrir otras caras de la misma película.

Saludos

P.D-No he querido ni ver el trailer de Mad Max...me voy a dejar sorprender por completo.

Max Cady dijo...

Adivina qué Missterror!!!!!! Lo sabía, ;) Sin duda nadie mejor que tú en este blog para sacarle el máximo rendimiento a esta arriesgada propuesta.

Es cierto lo que mencionas, se aprende más de las diferencias que de las coincidencias. Todos vamos a estar de acuerdo en la estupenda puesta en escena, la maravillosa fotografía y las sorprendentes interpretaciones (sobre todo del amigo Pattinson), pero a la hora de encajar todas esas piezas en su conjunto, cada uno, debido a sus propias particularidades, las encaja de diferente forma. Pero comprobar que otras personas son capaces o saben exprimir mucho más la propuesta es sumamente interesante. Se aprende mucho, otra forma de mirar las cosas.

En este caso, como ocurrió con Only God Forgives, van a producirse dos bandos equilibrados pero bien diferenciados: aquellos que hemos sentido “tedio” (lo entrecomillo porque no es el aburrimiento insoportable que me producen ciertas propuestas de señores como Angelopoulos, Antonioni o Tarr) y decepción y los que habéis disfrutado la propuesta. Esto no es Guardianes de la Galaxia, donde casi todo el mundo (salvo alguno) va a coincidir en que es un disfrute maravilloso perfectamente ejecutado. Pero es el riego que se corre, bendito riesgo por otro lado, cuando se hace una película como The Rover.

No sólo no entiendo en muchos momentos a esos personajes, sino que, a pesar de la enorme química que transmiten Pearce y Pattinson, no sé cómo esos personajes son capaces de alinearse y remar en la misma dirección. Todo me resulta frío y ajeno. No me ha atrapado esta desesperada y desgarrada historia de perdedores en un mundo derrotado. Aunque agradezco enormemente el intento de Michod.

Lo mejor de la película, sin duda, el intercambio de impresiones posterior que provoca (algo que no todas consiguen).

Saludos!!!!!!!!!!!!!!!!!!

P.D. Si nos has visto el tráiler de la nueva entrega de Mad Max vas a sorprenderte y mucho.

May Dove dijo...

A mi me pareció sublime, la verdad. Sabemos que Robert Pattinson y yo somos amigos y vamos de la mano pero igualmente, es que está insuperable. Y Guy Pearce igual. El ritmo me pareció acertado. Las adaptaciones de McCarthy (sin ser esta nada de esto) suelen ser así, apagadas (no de calidad, sino en cuanto a ritmo, que no son frenéticas) y a la vez pasan mil cosas. Y esto lo digo porque yo tb coincido en tu apuesta por el híbrido de La Carretera y La Propuesta.
Tu crítica es excepcional, pero creo que The Rover también lo es :)

Max Cady dijo...

Muchas gracias por tu comentario May Dove. Todos vamos a coincidir en que esta película tiene aspectos fabulosos como dos actores en estado de gracia, una fotografía maravillosa y una gran ambientación, pero en cuanto a producir tensión o inquietud o atención, de eso en mi caso muy poco. Ahora todos los que hayáis entrado en la historia supongo que la habréis disfrutado mucho. Por desgracia no soy de esos y el aburrimiento me invadió en muchos momentos.

Saludos!!!!!!!!!!!!!

May Dove dijo...

Si, creo que lo importante es que la historia te cautive!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.