miércoles, 3 de septiembre de 2014

Crítica: Septic Man

Recientemente hemos hablado por aquí, del (para algunos) mítico fantaterror español. Nuestro compañero Romasanta, diestro en dichos menesteres, nos traía hace unos días “¡Zarpazos!: Un Viaje por el Spanish Horror”, documental de Víctor Matellano que hacía un (escueto) repaso del cine de terror realizado en las Españas allá por los años 70. Personalmente, nunca he sido muy aficionado a ese pedacito de pastel que el género, se comió dentro de nuestras fronteras. De hecho, cuando pienso en cine patrio, me vienen a la cabeza mil y una siniestras figuras, terroríficas, sí, pero ajenas al género de terror. Hay una frase que posiblemente sea la que más me marcó (o al menos más a perdurado en mi memoria) en su día y que me viene al pelo para presentar la película que nos ocupa. Un extracto del clásico de la comedia española “La Guerra de Papá” de Antonio Mercero. La frase: “Mierda, cagao, culo”

“Septic Man”, la nueva obra del señor Jesse Thomas, a quien ya hemos tenido el placer o la desgracia, de tener entre nosotros en estos lares con sus dos anteriores trabajos: “Scarce” (2008) y “Monster Brawl” (2011), se abre precisamente con eso, con mierda, con cagaos y con culos. Según la RAE, escatológico es aquello perteneciente o relativo a los excrementos y las suciedades. Por lo tanto, no voy muy desencaminado si catalogo a “Septic Man”, de terror escatológico, si bien, dadas sus altas cotas tanto de suspense, como de dramatismo, igual también podría tildarse de thriller. Incluso, los más versados en la materia, podrían ver las fuertes influencias de “La Noche de los Muertos Vivientes” de 1968 en la cinta que nos ocupa, por aquello de que Romero fue el primero que nos mostró a zombies sucios, en lugar de bien aseados. 

Bien. De todas formas y ya con el modo sarcasmo OFF, dejemos de lado análisis tan profundos y quedémonos de momento, con el concepto de terror escatológico, con el cual, tendremos más que suficiente para entender la obra que nos ocupa y sobretodo, sin perder jamás de vista (u olfato) en el horizonte, el mierda, cagao, culo, fórmula maestra a partir de la cual, Jesse Thomas, construye su nueva y controvertida cinta, una oda mayúscula y en mayúsculas, a lo escatológico: mierda, ventosidades, diarrea, vómitos, pústulas supurantes, pus, sangre coagulada, orines y cualquier otro componente que podamos encontrar en las profundidades de la más sucia de las cloacas, en el más denso y putrefacto foso séptico, se dan cita en “Septic Man” y pese a lo que pueda parecer, lo hace desde la más absoluta seriedad. 

Y es que pese a sus minutos iniciales, de marcado regustillo Tromero y evidentes reminiscencias a una de las figuras insignes de la emblemática productora, “El Vengador Tóxico” (“The Toxic Avenger”, Michael Herz & Lloyd Kaufman, 1984), la cinta de Thomas poco o nada tiene que ver con la comedia, de hecho, se acerca muy mucho a otro controvertido título reciente, en este caso de Éric Falardeau: “Thanatomorphose”. Al igual que en aquella ocasión, en “Septic Man” se nos relata el proceso de descomposición o podredumbre de un ser humano, liberándose eso si de la supuesta carga metafórica de aquella, para adentrarse en terrenos mucho más carnales, incluso cercanos al subgénero del survival. 

Digerido (o vomitado) el intenso prólogo, donde una mujer hace de vientre con inusitada virulencia al tiempo que arroja hasta la primera papilla, en un deseperado cuerpo a cuerpo entre susodicho y sus propias miserias interiores, “Septic Man” nos sitúa en medio de una grave crisis sanitaria en una localidad Canadiense y toda crisis, necesita un héroe, un salvador, por lo que un siempre enigmático Julian Richings (Phil), se encarga de proporcionárnoslo. Éste no es otro que Jason David Brown (Jack), un habitual en el cine de Thomas que como no podía ser de otra forma en un producto como el que nos ocupa, añade el prefijo anti- a su título. Con el anti-héroe ya dotado de nombre y apellidos, la película, a partir de un guión de Tony Burguess (quien ya escribiese el de la fabulosa “Pontypool”), nos adentra en un repulsivo viaje por las alcantarillas junto a Jack, quien tendrá que descubrir el oscuro misterio que estas esconden. 

En un claustrofóbico y fétido tour de force consigo mismo, el personaje de Jack monopoliza el relato sobre el escenario, si bien de vez en cuando, algún que otro secundario se pasea por el mismo. Relleno. Paja, como se suele decir, pues lo realmente importante de “Septic Man” es el morbo de contemplar desde la primera fila (a riesgo de que nos salpique la mierda), el proceso de destrucción de un ser humano en cuerpo y mente, como se defeca a si mismo para devorarse, vomitarse y volverse a tragar, mientras el tibio guión, va desarrollándose a su alrededor, por más que en muchos pasajes, los divagantes y grotescos personajes secundarios, sacados de alguna película de Jean-Pierre Jeunet, no tengan más protagonismo en la obra que el de simple atrezzo. 

Por supuesto, en un título de estas características, donde lo que se busca es la arcada del espectador (insisto, nunca desde una perspectiva cómica), el nivel de los Fx es fundamental y ahí, “Septic Man”, es donde muestra sus mejores credenciales, sin ninguna duda, rayando al mismo nivel que lo hiciera la película de Falardeau, incluso un escalón superior en cuanto a su capacidad de resultar desagradable, gracias a una evidente mala leche a la hora de abordar determinadas secuencias. Si a esto le sumamos, una más que convincente interpretación, por parte de Jason David Brown, quien maneja a la perfección los tempos dramáticos del filme, obtenemos como resultado un efectivo y efectista híbrido de variopintos subgéneros, que para bien o para mal, no dejará a nadie indiferente. 

Lo mejor: Sus brillantes efectos especiales y la seriedad y dramatismo que destila, por más que su puesta en escena parezca apuntar en otra dirección. 

Lo peor: Su pérdida de fuelle en determinados pasajes y el hecho de no estar ante un producto para todos los estómagos, lo cual le otorgará un considerable número de detractores.


12 comentarios:

May Dove dijo...

Vaya, me has despertado la curiosidad. Al principio me parecía que sería como aquella cinta que se mostró en Sitges hace un par de años en el que unos japoneses eran perseguidos por unos monstruos que salían de la caca o algo así. Recuerdo que aquella cinta NO me gustó nada.
Pero esto, desde luego; es otra realidad. Un mundo alternativo. Y me apetece mucho ver ese viaje escatológico y destructivo :)
Una crítica excepcional

El Rector dijo...

TWG, la película a la que haces referencia es Toilet of the Dead, la clásica comedia burra nipona que tanto se estila por aquellas tierras y a las que servidor, tampoco les encuentra la gracia. Afortunadamente, nada que ver con Septic man, que como digo, es una propuesta 100% seria que en ningún momento busca la risa del espectador, todo lo contrario.

Ya nos cuentas cuando la veas, pero límpiate antes ;)

Saludos.

Missterror dijo...

Mierda, cagao, culo!!!! Menudo niño aquel y menudo niño malo estás tú hecho!!!

A mi "Septic Man" me ha parecido la mar de curiosa y entretenida, pese a que , como muy acertadamente comentas, hay momentos contemplativos en la propia podredumbre que se hacen algo largos.
Me gustó mucho la idea de este septic man (el pocero de toda la vida), asimilando su tremendo destino en cuerpo y alma, mimetizándose con toda esa mierda, y entendiendo que no habría nada mejor para él, pues él era el único que entendía que lo que hay dentro de la cloaca, en la cloaca debe quedarse.
El resto de personajes, pues eso, paja para que arda mejor la transformación del septic man, pues poco sentido tienen en la narración, aunque ambos tengan un trago.

Una de las cosas más interesantes de esta película es que se le haya dado el toque serio que requiere y que se aleje "Septic Man" de la caricatura (por difícil que esto sea). Yo desde luego entendí esa seriedad desde el drama.

Para estómagos fuertes y mentes que no busquen el santo grial de las películas, sino una película efectiva y efectista.Un descubrimiento!!!

Ahora cuidado con lo que tiramos al WC!!! Shit just got surreal!!!

Grande Rector, grande!!!!

El Rector dijo...

Missterror, fíjate que yo estaba convencido de que aquí se escondía una versión cómica de Thanatomorphose y nada más lejos de la realidad. Da gusto ver lo bien que se ha mimetizado el dramón más clasicote, con el fantástico más extremo, el resultado, no podía ser malo, más allá de esas pequeñas bajadas de ritmo a base de darle vueltas a determinadas situaciones, que hacen de algunas partes, algo más difíciles de digerir. Pero si analizamos el conjunto, la experiencia termina siendo muy gratificante.

Saludos.

Max Cady dijo...

Menudas sorpresas más gratas me está deparando usted, querido, Rector. Hace poco fue The Possession of Michael King, y ahora Septic Man. Juro por Dios que con ese título, alguna sinopsis que había leído y algún poster que ronda por la red, me imaginaba un producto Z deleznable y con las típicas gracietas de humor absurdo que nada me agradan, pero compruebo que una vez más mis malditos prejuicios me fastidian el disfrute de determinadas producciones. Desde ya a intentar hacerme con ella.

Saludos y mil gracias.

P.D. ¡Pero si el guión lo firma Tony Burguess que nos brindó la sensacional Pontypool!

Damien Thorn dijo...

Felicidades Rector, por tu criticón!
Ya sabes que a mí me encantó!!!!!
Pero es cierto, porque mi estómago está hecho a esto sin problemas (el principio es una maravilla). Este "pocero", como bien lo tilda MissT, desde un guión mucho más currado, profundo y sesudo de lo que podría parecer, se convierte en una peli muy a reivindicar y que si, sus detractores tendrá, pero no tantos como cabría esperar desde la caricatura que también es, ojo. Los bajones en el ritmo están hasta bien aprovechados y para mí es una cinta a recomendar por completo!!!!
Un saludete y gracias por tu crítica, amiguete!

El Rector dijo...

Max, no te culpo, si es que a priori, tiene toda la pinta de ello, incluso en los primeros compases del filme, puede seguir dando esa impresión, pero su evolución, nada tiene que ver con la serie Z, incluso estoy convencido que nivel de guión, vas a quedar mucho más satisfecho que con Thanatomorphose, por mucho que el amigo Burguess, ni por asomo se acerque a la brillantez de lo hecho en Pontipool (tampoco creo que lo pretenda).

Damien, esperemos que esa imagen caricaturista que emana por todos sus poros en apariencia (para mi la caricatura se queda ahí), no haga que muchos se pierdan un producto, como comentas, mucho más elaborado (no se si sesudo) de lo que aparenta.

Sabía que te gustaría, de ahí que tuviera que ser tan rápido a la hora de abordarla :)

Saludos.

Max Cady dijo...

Pese al entusiasmo manifestado por algunos de vosotros, debo reconocer que en este caso mis prejuicios no iban desencaminados. Es cierto que no es un subproducto z, pero me ha resultado insufrible.

El ambiente putrefacto y hediondo está muy conseguido, de eso no hay duda, el problema es que no hay nada más. Podría haber sido una especie de versión seria y malsana de cómo surge un “Vengador Tóxico”, pero es un delirio grotesco y absurdo que no hay por donde cogerlo (no me creo absolutamente nada). Si le sumo unos personajes surrealistas y estrafalarios en el mal sentido, algunos actores pésimos (los dos hermanos asesinos y la mujer del pocero) y un ritmo repetitivo, hacen que la película a partir del minuto 35 se me hiciera larguísima y aburrida. Aún no sé qué clase de sustancia tóxica ingirió Tony Burguess para escribir este guión.

Septic Man me ha resultado: un prólogo soberbio e impactante (aunque no sé a qué viene), unos primeros 15 minutos interesantes, y a partir de ese momento se van por el desagüe a un pozo ciego sin fondo. Sólo recomendable para calibrar tú estómago y tu capacidad de aburrimiento.

Saludos!!!!!!!!!!!!!!

P.D. A partir del instante que el pocero acepta la misión y se dedica a levantar alcantarilla y trapas sin la máscara puesta….

El Rector dijo...

Max, yo si creo que hay algo más. Si con "algo más" nos referimos al menos, a una historia con relativo sentido. Otra cosa es que sea simplona y que el visionado, no depare excesivas sorpresas, por no decir ninguna. Tampoco pienso que lo pretenda, como ya comenté, la gracia de la cinta es contemplar el proceso de (auto)destrucción del pocero, todo lo demás, es un intento sin demasiado esfuerzo, por darle algo de empaque.

Y desde luego, tampoco creo que pretenda en ningún momento resultar "creíble". Cierto que no estamos ante una serie Z y que de humor nada de nada, pero vamos, si tenemos que buscar credibilidad en la serie B, vamos apañados :)

De todas formas, entiendo que es una película difícil de ver si no se conecta con dicha idea y que por ritmo y reiteración, puede resultar pesada en determinados pasajes.

Eso si, a mi el reparto me parece que lo hace la mar de bien, en especial los dos hermanos, será porque tengo debilidad por ese tipo de personajes delirantes... pero me gustaron, por más que en realidad, no aporten nada a la trama.

Saludos.

May Dove dijo...

Toilet of the dead, tan cierto, Rec!
Qué despropósito fue, te lo digo ya! Me alegra que esta sea diferente, entonce si que le echo un ojo!

El Rector dijo...

TGW, Septic Man es totalmente lo contrario a Toilet of the Dead, tan solo comparten lo escatológico (la que nos ocupa incluso unos niveles más de guarrería que la nipona).

Por cierto, no recuerdo que nos trajeras la crítica de aquella, puede ser? ;)

Saludos.

May Dove dijo...

No, no la traje porque lo pasé fatal!
Pero si quieres, la hago! :)

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.