sábado, 27 de septiembre de 2014

Crítica: Space Station 76

En el cine como en la vida, las cosas no son siempre lo que parecen. Y es que el debut detrás de las cámaras del hasta ahora actor, Jack Plotnik (“Los Padres de Él”, “Dioses y Monstruos”, Rubber”) no ha podido resultar más engañoso y desconcertante, pues tras el elaborado disfraz de ciencia ficción con el que se ha presentado a la fiesta, lo que esconde bajo los ropajes es algo bien distinto. En “Space Station 76”, la cual podrá verse en el festival de cine fantástico de Sitges, enrolada en una de sus ya míticas maratones nocturnas (junto a “The Last Days on Mars” y “Predestination”) no existe relación alguna entre forma y fondo. ¿Hacía realmente falta viajar más allá de las estrellas para contarnos lo que ocurría (y sigue ocurriendo) bajo ellas? 

Lo primero que llama sobremanera la atención en “Space Station 76”, es su puesta en escena. Todo un homenaje a las viejas cintas de ciencia ficción de los 70, donde un delicioso acabado visual vintage y una no menos sugerente banda sonora a base de rock setentero, nos meten en la máquina del tiempo de una parada en las posaderas para que nos transporte a otra época de nuestra vida. Aquella en la que las naves espaciales estaban decoradas bajo los designios de la gigante sueca Ikea, con minimalismo, frialdad y ese tan característico aroma a transistor y soldadura de estaño. Las connotaciones visuales a clásicos del género de aquellos años, son cuasi infinitas y lo cutre (claramente de forma deliberada) de los efectos especiales, funciona a modo de lubricante a la hora de encarar tan erotizante travesía hacia placeres del pasado. 

Plotnik prostituye la ciencia ficción en pos de sus intereses y a modo de reclamo para reunir alrededor del fuego bajo un cielo estrellado a un público que de otra forma, dificilmente se habría acercado a una propuesta como la suya, que no es otra cosa que una sátira social sobre la década de los setenta a modo de comedia negra y algún que otro tinte dramático, Por lo que nadie espere nada remotamente parecido a una película de ciencia ficción pese a que la acción esté ubicada en una estación espacial, para ser concretos, en la Omega 76, una de muchas donde la humanidad subsiste, después de un supuesto éxodo del planeta tierra. 

Con el personal ya engatusado y con la entrada comprada, el director comienza a desgranar una a una, todas las críticas sociales que se le antojan (muchas de ellas aun por desgracia, aplicables a nuestros días). La relación de pareja, la soledad, el sexismo, las adicciones, la infidelidad o la homosexualidad, son algunas de las fuentes energéticas que a modo de fuerza gravitatoria, mantienen a la película en órbita. Todo ello desde una óptica pseduo cómica que no termina de resultar creíble en ningún momento y que parece contagiarse de la frialdad de las blancas estancias en las que se desarrollan los acontecimientos, los cuales, pasan sin pena ni gloria (unos más que otros) ante la indiferente mirada de un espectador que solo en formato de rara avis, sabrá encontrar los alicientes necesarios para seguir conectado a la historia. 

El director se ha rodeado eso si, de un buen puñado de caras conocidas para darle algo de empaque a la obra. Teniendo a dos de los personajes protagonistas vestidos con los rostros de Patrick Wilson (“Watchmen”, “Expediente Warren”) y Liv Tyler (“El Señor de los Anillos”, “Los Extraños”). Matt Bomer (“La Matanza de Texas: El Origen”), Jerry O´Connell (“Piraña 3D”) y la joven Kylie Rogers (“Shooter”), les acompañan en este intento liviano, de retratar a una sociedad estadounidense, la de los setenta, que ya ha sido pintada en lienzos mucho más interesantes que el que nos ocupa. 

Si bien es cierto que la cinta contiene algunos destellos de brillantez, como ciertas metáforas bastante bien paridas y otras tantas sátiras y auto-parodias al género de la ciencia ficción, la realidad es que su poco más de hora y media de metraje, se eterniza hasta el infinito del universo de forma exponencial al conocimiento absoluto del espectador sobre lo que está viendo y su certeza, de que la cinta, pasada su primera mitad, ya no tiene nada más que ofrecer, que girar una y otra vez hasta la extenuación sobre el mismo orden del día. 

En definitiva, “Space Station 76” es una comedia negra (o más bien gris, si nos ponemos algo rigurosos) del montón que ni engancha, ni sorprende, ni da demasiado para pensar sobre nada que no se haya propuesto antes en títulos mucho mas incisivos y ácidos, donde cuesta horrores, encontrar elementos a los que aferrarse para no desconectar de la insípida trama y anodinos personajes. Desde luego, si alguien quiere degustar un buen plato de ciencia ficción a partir de la semana que viene en el festival de Sitges, esta no sería la mejor opción. Que a nadie le engañen sus seductoras formas... mucho menos, a según que horas de la madrugada. 

Lo mejor: Su estética vintage inspirada en la ciencia ficción de los sesenta y setenta. Entrañable.

Lo peor: Solo se queda en eso, en estética. Y la falta de interés que genera la trama, insulsa a todos los niveles, desaprovechando algunos tabúes interesantes de la época que podrían haber dado bastante juego.


12 comentarios:

Max Cady dijo...

Estupenda crítica Rector de esta película que desconocía y que dudo mucho que me embarque en ella después de leer tu análisis. Me ponen de los nervios este tipo de propuestas de estética Kitsch y supuesta comicidad que apenas consiguen que esboce una ligera sonrisa.

Saludos!!!!!!!!!!

P.D. Sólo espero que Predestination sea una verdadera maravilla porque si no la maratón de ciencia-ficción de este Sitges va a resultar insufrible.

El Rector dijo...

Max, pues muy a la alza se cotizan las sonrisas en Space Station 76, debido a su escasez. Tampoco tengo muy claro de todas formas, que hacer reír en plan comedia al uso, sea el objetivo, más bien resultar cómica desde la supuesta inteligencia y brillantez de la sátira. Desde luego no es el caso, más cuando para rematar, se aprecia cierta presuntuosidad en el proceso.

Ni se te ocurra pasearte por la estación Omega 76... y sobre esa maratón y por lo que me han chivado de The Last Days on Mars... esa Predestination debería ser, como comentas, de otra galaxia para amortizar el dinero de la entrada.

Saludos.

Missterror dijo...

Tierra llamando a aburrimiento, tierra llamando a aburrimiento. Espacio Exterior respondiendo, Estación 76 respondiendo a aburrimiento alto y claro!!!

Rector- sacarle más de una frase a una película tan pretenciosa e insulsa como "Space Station 76" es venir de otra galaxia, porque yo no hubiera sido capaz de explicar ni el objetivo de una película así. Una vez más, los mortales nos rendimos ante ti.
Como comentas, más allá de la saturación vintage de la que hace gala constante esta película, el mensaje no llega, la crítica social es insuficiente, a todas luces, la atmósfera fría que te deja helado, los personajes anodinos , y lo peor de todo es la tentativa de golpes de humor, que es rancia y absurda.
"Space Station 76" transita por rutas muy alejadas de las estrellas, de eso no tengo duda.
Lo que me pregunto es quién fue el iluminado que decidió que esta película encajaría bien en la maratón de Sitges del martes, sobre las 3:00 de la mañana...los ronquidos de los asistentes se van a poder escuchar en todo Sitges, alrededores, incluso algunos, los de los más Shrek, van a poder sentirse en Barcelona centro...

Exterminateeeeeeeeeeeeee.

El Rector dijo...

Missterror, lo realmente difícil es encontrar alguna palabra positiva hacia la película. Servidor aun tiene la misma sensación de desconcierto que cuando terminó de visionarla. Es como si el director no tuviera claro lo que quería rodar y hubiese ido improvisando sobre la marcha.

Desde luego, está metida con calzador en la maratón de ciencia ficción, lo cual no dice mucho sobre el listón del resto de propuestas de este genero del festival. Y lo que roza el dramatismo, es que ya no hay entradas libres para el evento :)

Y no te creas, en Gallifrey, aun no tenemos tasa de mortalidad cero ;)

Saludos.

May Dove dijo...

En la foto en chiquitico me pensaba que era Saul de Call Saul (Breaking Bad) pero veo que luego, ni eso... así no vamos bien.
Rec, esta película es un NO en toda regla. NI la has aprobado!

El Rector dijo...

TGW, no se quien es ese señor del que hablas, ya que debo ser de las pocas personas de este planeta que no ha visto Breaking Bad, pero ya te digo que lo único que vas a encontrar aquí, es un somnífero (un ácido quizás sea más apropiado) para pegarte una buena siesta. Si alguna vez tienes problemas para conciliar el sueño, si te lo puedes plantear.

Saludos.

May Dove dijo...

Yo para eso uso reposiciones de Mad Men.

Ricard dijo...

Antes que nada, gracias por escribir sobre esta pelicula, necesitaba comparar opiniones despues de haberla visto.
La cuestión es que estoy completamente en desacuerdo con tu critica, para mi es un muy buen film. El problema es de expectativas, ibas a por una propuesta de ciencia ficción, cuándo aqui ésta no pasa de la ambientación, cosa que por otro lado me parece un acierto. No porque el guión se localice en una nave espacial tiene que haber disparos láser y batallas espaciales. Esta ambientación aqui sirve más bien para reafirmar la soledad que sufren todos los personajes de la película, solos en una pequeña estación espacial, solos en sus entornos laborales, e incluso familiares.
El problema tambien puede ser pedirle más comicidad a la pelicula. Si creias que era una comedia, pues lo siento, pero te equivocaste de propuesta. Es un drama como una casa, con unos personajes muy rotos por dentro, con una pequeña capa de humor negro general (para entendrenos, aqui no hay gags). Y por supuesto que no es Festen de Thomas Vinterberg, pero la peli tiene más mala leche de la que en un principio parece.
Bueno, solo era para comentar que la peli no es para nada un mal trabajo, al contrario, pero queda claro que no es lo que un aficionado a la sci-fi espera, ni es para cualquier paladar, el público esta demasiado acostumbrado a los tiros y explosiones "Michael Bay style". Ojo, todo ello segun mi criterio, claro! Que no tiene que ser ni el bueno, ni el vuestro.

El Rector dijo...

Ricard, es cierto que iba con expectativas de ver una película de ciencia ficción y me encontré con una cosa muy distinta. Ahí debo darte la razón. Ahora bien, el análisis lo escribo un par de días después del visionado, con la lección muy aprendida de lo que es, y propone "Space Station 76". Si hago tanto hincapié en el análisis, del hecho de que la cinta, poco o nada tiene que ver con la ciencia ficción, es simplemente porque en breves días, se proyecta en el festival de Sitges dentro de una densa maratón de ciencia ficción y creo oportuno dejar muy claro este punto para que nadie se lleve luego a engaños.

Completamente de acuerdo contigo en lo que comentas que el escenario espacial, no tiene porque condicionar el relato. Pero es que precisamente, el problema de "Space Station 78", es que dejando de lado su acertada estética, como drama con tintes cómicos o tragicomedia, es de una mediocridad sangrante. Yo, a parte de muy amante de la ciencia ficción (y no precisamente de la de disparos laser y batallas espaciales), suelo ser muy del gusto del cine dramático y películas que versan sobre la soledad, he visto muchas y muy buenas. Desde luego "Space Station 78", no es una de ellas. Como siempre, claro está, es una opinión a título personal.

Tampoco creí ni esperé que fuera una comedia. Pero ya puestos manos a la obra, al menos que funcione como tal, que tampoco es el caso. E insisto, soy también gran amante de la comedia y por la risa, se me suele ganar muy fácil.

Nos queda por tanto una cinta mediocre y aburrida, que no funciona en ninguno de los géneros que tantea y de la cual, lo único destacable, es justamente su acabado visual.

Gracias a ti por leernos y expresar tu opinión.

Saludos.

P.D: Detesto a Michael Bay y por suerte, poquito tiene que ver con la ciencia ficción.

Anónimo dijo...

En pocas palabras.. una peli para disfrutar un domingo a la tarde sin apuros sin esperar nada espectacular de ciencia ficcion sino un decorado interesante de los 70 y dialogos cliche para pasar la hora... Solo asi la disfrutaras...

capdevila fabian dijo...

yo vi la pelicula es mas la tengo es imprecionante vista desde un punto retro
me gusto mucho asi que tu critica no me gusto por que la pelicula esta muy bien elaborada

El Rector dijo...

Capdevila fabian, está claro que lo retro está de moda y que la moda, vende muy bien. No puedo explicar de otra manera la generosidad de algunos con para "Space Station 76". Una sátira excesivamente tibia y un guión intranscendente que no cumple el mínimo exigido ni como cinta de ciencia ficción, ni como drama, ni como comedia, haciendo bueno aquello de que quien mucho abarca, poco aprieta.

Su realización, es impecable, eso no te lo voy a negar. ¿Suficiente? ni de coña.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.