martes, 23 de diciembre de 2014

Crítica: Musarañas

Los directores, Juanfer Andrés y Esteban Roel, que llevan años impartiendo clases en el Instituto de Cine de Madrid y dirigieron hace tres años el corto “036”, dan con “Musarañas” su correctito salto al cine respaldados de la mano amiga de Álex de la Iglesia, que oye, está bien tener padrinos aunque sólo sea para que te abran puertas de vez en cuando.

La cinta, un terrorífico cuento gótico en la España franquista nos cuenta la historia de Montse, interpretada y a ratos sobreactuada por la estupenda Macarena Gómez, una joven que ha dejarlo de serlo a la fuerza, encerrada en un asfixiante y siniestro piso del centro de Madrid debido en gran parte a su agorafocia y que ha dedicado toda su vida al cuidado de su hermana pequeña, correctamente interpretada por Nadia de Santiago. La madre de ambas murió en el parto de la pequeña y el padre, un ser mal esbozado interpretado por el siempre brillante Luis Tosar, no pudo soportarlo y las abandonó, aunque sigue apareciendo en cada uno de los éxtasis oníricos de la protagonista a modo de flashbacks, poco convincentes, todo sea dicho. O al menos eso parece... 

Montse entonces ha perdido su juventud ejerciendo de madre, padre y hermana mayor de su hermana, construyendo una burbuja en la que la sobreprotege, pero además, su terrible agorafobia que la hace recluirse en casa sin poder salir ni al rellano la han convertido en una mujer desquiciada, obsesiva y bastante cucu encerrada en su propia burbuja. No diagnosticada, víctima de su época y su terrible educación castradora, y ajena a la enfermedad real, todo quiere solucionarlo a lo beato, reza que te reza y sobreprotegiendo a su mayor carga y a la vez lo único que realmente la vincula con el exterior, su hermana y trabajando como costurera. 

Esta agobiante situación, que para Montse es el día a día y la rutina que su enfermedad necesita se ve rota de repente cuando un guapísimo vecino, Carlos (Hugo Silva, no os digo más), tiene un accidente y acude a la casa a refugiarse. Es la llegada del macho a un mundo en el que sólo existe la mujer y la figura siniestra del padre que abandona. Es la llegada del hombre-presa a casa de las musarañas predadoras. 

No puede negarse la serie de virtudes que tiene la cinta, si bien hay que destacar que ni de lejos se acerca a lo que cabría esperar de ella. 

Por un lado convence, y mucho, la ambientación cincuentera de esa España franquista y resulta absolutamente entretenida aunque no llegue a sorprender en ninguno de sus golpes de efecto que cualquier espectador medianamente hábil se viene oliendo. 

A nivel interpretativo la cosa empeora, y si bien Nadia de Santiago está como suele, sosilla tirando a bien, y Hugvo Silva sólo con aparecer y decir su texto nos sirve, el peso de la cinta que recae absolutamente sobre Macarena Gómez se ve lastrado por unos arranques de sobreactuación que por momentos nos trasladan a su televisivo “Internado Sangriento”, y es una pena, porque la cosa, a pesar de ser en exceso sencilla, tiene un aire insano muy a lo “Para Elisa” y daba para una buena sesión de terror clasicón pero acaba rozando el esperpento (El papel de una de las dos Gracias) por su poca sutileza y su a ratos humor grosso. Conforme la cosa avanza, se van añadiendo personajes y situaciones a la historia (policía, amiga, etc), lo que no hace sino contribuir al desmadre de un final donde el mejor humor negro sale a flote y la cinta gana enteros, navegando entre ese humor extraño, el terror y el drama. 

Podemos decir, pues, que el film es una peli más que correcta en la que si bien el histrionismo cantoso sobra a ratos, un tercer acto especialmente inspirado salva la función y que, si bien no lanzará a su protagonista al estrellato de inmediato, nos la revela en algún que otro registro desconocido que francamente le favorecen. 

Macarena, siempre generosa a la hora de participar en nuevos proyectos de gente novel, se entrega a saco, demasiado quizás, pero a ratos parece ser la única que se cree la peli, cosa que dice bastante poco de sus directores. Desde aquel sorprendente (y odioso) corto en el que un tipo deja a su novio por una Macarena asesina, la Gómez parece disfrutar de las capacidades que su cinegénico físico le brinda. Y es que en el diccionario, su foto debería estar adjunta a la definición de “Musaraña”. Ella es la musaraña, la mantis religiosa, la enferma, incluso el insecto palo, y desde luego, lo más reseñable, en ese papel que es la viva encarnación del mal pero a la que es imposible no tener aprecio, a pesar de esas sobreactuaciones puntuales, junto con la magnífica fotografía de Ángel Amoros, de toda la cinta, que contrasta claroscuros con un don casi de genio. 

El reparto y los directores han paseado por Sitges entusiasmados por trabajar con el respaldo del gran Álex de la Iglesia, que ha subrayado que Musarañas “es una película totalmente de Juanfer y Estaban" y que su papel y el de Carolina Bang ha sido exclusivamente el de producirla. 

La peli pasa por ser una entretenida mezcla de géneros, desde la comedia más negra y gamberra al horror pasando por el drama que adolece sin embargo de un tratamiento mucho más oscuro y siniestro, pues el magnífico trabajo de ambientación y fotografía daban para mucho más. La misma peli, con un punto de vista desde el terror psicológico extremo y crudo, habría sido una buenísima forma de iniciar una carrera en Sitges. El tercer acto, sin duda lo mejor de la peli, convertido en una orgía de tensión, rocambolescas situaciones y tonteos con el gore, consigue atrapar la atención del espectador por completo, cosa que hasta entonces no sucede del todo. Por eso, al acabar la proyección uno se queda medio vacío, ni entusiasmado ni decepcionado, como “Vale...¿Y ya?”... Una pena.

Porque los maravillosos guiños al terror, al gore salvaje, al miedo, funcionan más que correctamente y engrandecen la cinta. Una cinta coherente consigo mismo endefinitiva, con un argumento que sí, daba para mucho más, pero que los directores desarrollan justo de la forma que quieren hacerlo.

Otra peli para la Sección Oficial Fantástic Competición que si bien no aporta nada nuevo ni especialmente destacable, se hace cómoda, fácil de digerir e interesante y augura un buen futuro a sus primerizos directores. 

Lo mejor: Cuando la cosa deja de ser “correcta” y se pone un poco más salvaje. Macarena Gómez. 

Lo peor: Su convencionalismo inicial. Macarena Gómez.

Aún así, una peli absolutamente disfrutable, que si bien no nos quitará el sueño, no nos molestará en absoluto. Es una lástima que con tán buenísimos componentes la peli se quede en un “pseee”, con una atmósfera de las mejores que recuerdo, una capacidad de interesar tremenda, casi proporcional a la de desinteresar y olvidarla una vez vista... 

No quiero ser puñetero, pero me gustaría saber cuantísimos proyectos de semejante calidad y mejores yacen en un cajón esperando a ser rescatados por el de la Iglesia de turno. Y ya puestos, cuál habría sido el destino de “Musarañas” de no venir respaldada por quien viene... Sí, amigos, son pensamientos que mi herencia satánica me hace a veces plantearme...


10 comentarios:

Romasanta Macias dijo...

Damien que razón tienes!! Fui el jueves pasado al preestreno de BCN y la verdad que me gustó todo su apartado técnico, pero el guión hace muchas aguas y Macarena es la única que lleva el relato; eso sí, su interpretación me convenció más que a ti, ya que vi un esfuerzo por contener los histrionismos de La que se avecina, ya que en ese caso fue más ella en "Sexykiller" -film a reivindicar-. Por los demás actores, decir que Hugo Silva lo soporté bastante pero Nadia de Santiago me pareció aburrida, sosaina y de una pachorra soporífera y bueno...Luis Tosar por una vez me sobra. Por lo demás, alabar la impecable ambientación y concuerdo contigo al relacionarla con "Para Elisa" -otro film reivindicable-, aunque me pareció más malsana ésta que no "Musarañas". De todas maneras hay que reivindicar a Macarena Gómez, y a sus directores por hacer cine español con pedigree español; como muchas veces ha dicho el Sr.Rector hay talentos que fraguan en ofrecer un cine español más ensimismado en las Américas (Amenábar o Bayona)y que diluyen los aspectos más interesantes de nuestro cine, porque aún hoy en día queda mucho qué explotar en el cine español de terror, tenemos muchas historias oscuras que producir y el día que se le de pie, podremos ser una gran referencia. Bravo por tu crítica!!

Saludetes y feliz navidad al nido!!!

Rul T. dijo...

Es una pena que no acabe de despegar. Yo la veré, pues para mí Macarena es de lo mejor en el panorama actual y una musa en el cine de terror, con actuaciones memorables y tan dispares como en "Para entrar a vivir" o "Sexykiller"

Romasanta Macias dijo...

Totalmente de acuerdo Rul T

May Dove dijo...

A mi me fascina Sexykiller, me parece original y muy divertida. A Musarañas le tengo ganas pero la verdad es que me desinfla un poco que Nadie esté sosita... y que me digáis que Luis Tosar sobra me da miedo, porque él es un actorazo como pocos.
Aun así, por su ambientación y la historia que cuenta, yo quiero darle una oportunidad.
Gracias Damien por tu crítica!

Romasanta Macias dijo...

May..dale una oportunidad..Macarena Gómez es Macarena y vale la pena, pero el film se duerme hasta su tramo final que está mucho mejor, aunque el guión se desinfla. Tosar lo hace bien porque puede hacer lo que quiera..pero aquí...me sobraba mucho y mucho. Y que decirte de SEXYKILLER, que si hubiera sido americana o británica tendría mejor valoración, pocas comedias de terror tenemos en este país, y tampoco las sabemos arropar.

May Dove dijo...

Totalmente de acuerdo contigo sobre las comedias de terror españolas, Romasanta!

Damien Thorn dijo...

Romasanta, muchísimas gracias por tus palabras!
La verdad es que es una pena, porque ingredientes buenos, los tenía y a puñados.
Rul, Macarena Gómez se va a llevar unos cuantos premios por esta peli, más o menos merecidos, pero a mí, desde que la descubrí en Dagon me cautivó.
May, a mí Sexykiller me parece una gamberrada entretenida, nada más alejado de estas Musarañas.
Se ha alabado mucho a Nadia de Santiago... Cosas que pasan!
Gracias a todos!!!
Saludetes!

El Rector dijo...

Coincido completamente con el análisis de mi estimado poseso, algo que no suele ocurrir demasiado a menudo, pero esta vez, hemos visto la película con los mismo ojos :)

Esa sensación final al terminar el visionado de "pssseee", es lo que mejor la define. Una re-imaginación muy a la española de aquella "Repulsión" de Polanski que si bien no aburre en ningún momento, nunca llega al nivel que deja entrever su gran potencial. La ambientación es correcta, pero podría haber dado mucho más de si, hacerla mucho más oscura y adentrarse de pleno en el terror gótico y no querer tocar tantos palos y ninguna sin excesiva brillantez. Macarena, pues lo dicho, de lo mejor y de lo peor de la cinta... y aunque entiendo ese histrionismo como algo deliberado, no lo acabo de entender dentro del concepto de la película, pues aquí el típico humor español brilla por su ausencia. En este sentido, me parece mucho más sobria la interpretación de su compañera de reparto.

Sin duda, el tercer acto a la francesa, le hace ganar muchos enteros, pese a que como digo, el resultado final, no sobrepasa en exceso lo simplemente correcto. Una lástima no haber explotado más las posibilidades del escenario con una puesta en escena mucho más oscura o haber pulido un poquito más el guión para que esos giros no fueran tan previsibles. Aun y así, entretenida y disfrutable.

Saludos.

Missterror dijo...

Coincido yo también con todo lo expuesto, pero soy algo más generosa con mi idea de resultado final. Si bien la película no dice gran cosa en sus primeras dos partes, en la tercera arranca el vuelo potentemente, aunque sea tarde. Me quedo, pus con esta tercera parte, sangriento, lleno de tensión y con giro que yo, que soy cortísima, no vi venir.
Respecto a Macarena Gómez, a mi no me ha convencido para nada. Cierto lo que comentas de "Internado Sangriento"... Siempre he creído, que por su manera de sobre-actuar, es una actriz que encajaría de maravilla en el teatro, pero en cine, se me hace excesiva. En la gran pantalla, me gusta la naturalidad (en este aspecto, por lo general, los actores argentinos son los reyes. Parece que ellos no actúan, parece que nos muestren un pedazo de su propia vida), me gusta que las cosas vayan rodadas, los aspavientos y los gestos típicos de lo que se cree que puede ofrecer un personaje, pero no son más que clichés, suelen hacerme fruncir el ceño.Macarena, por tanto, en este caso parece que se esfuerza demasiado. POr otra parte, Hugo Silva tampoco inclinaría la balanza hacia actuación de Goya, precisamente, así que me quedo con Nadia de Santiago, que es sobria y soseta, pero que es lo que requiera su papel.
Una pena que, como comentáis, los directores no se decantaran por hacerla mucho más oscura y claustrofóbica. De haber sido así, ahora estaríamos hablando en otros términos, pues creo que es una película a la que le sobra cualquier atisbo de humor negro, y en ocasiones, parecemos encontrarlo. De todos modos, repito que no me ha disgustado.
Venga!!! Un puntico más yo sí que le daría :)

Saludos

El Cabrero dijo...

En casi todos lados he leído que Macarena Gómez estaba estupenda aquí, es cierto que esa serie casposa de la tele le ha hecho mucho daño (y bueno, Sexy Killer, que es una de las peores pelis desde que Los Morancos ya no hacen pelis). Siento debilidad por Macarena. Es cordobesa, como yo, y tiene unos ojazos brutales. También la perjudico, creo, estar liada con Jaume Balagueró. Siempre cuento la anécdota de cuando en Córdoba me la encontré en la cola del cine...pero esta vez no la voy a contar!

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).