lunes, 26 de enero de 2015

Crítica: Hotel Inferno

Que gracia me ha hecho siempre el término “violencia gratuita” que tanto les gusta utilizar a algunos. En especial, cuando se aplica en el cine de terror. ¿Como se puede hablar de violencia gratuita cuando lo que hemos venido a ver es, justamente, VIOLENCIA. Y es que el cine de terror, es violencia, ya sea física, psicológica o en cualquier otra forma imaginable. Es como si refiriéndonos a una comedia, hablásemos de “risas gratuitas”... bueno, de todo tiene que haber en la viña del señor... incluso en la de El Rector, por supuesto. Ya aviso, “Hotel Inferno” es violencia gratuita (y lo de gratuita lo digo, por que me la he visto por la patilla) en su estado más puro. Que no me llore luego nadie.
En realidad, los que sepan un poco de que pie calzan los chicos de Necrostorm a tenor de otros trabajos salidos de la productora italiana como “Adam Chaplin” (“Adam Chaplin”, Emanuele de Santi, 2011) o “Taeter City” (“Taeter City”, Giulio de Santi, 2012), no necesitarán ningún tipo de aviso ni de presentación por mi parte, pues los de Santi y compañía no han venido a este mundo a inventar la pólvora ni mucho menos, todo lo contrario. Si destrozar un cráneo y aplastar un cerebro funciona. ¿para que más? Y esa es la fórmula. La utilizaron en sus anteriores filmes y vuelven a utilizarla para esta su nueva película, “Hotel Inferno”, si bien para la ocasión, se suman aunque sea de refilón, a la moda del mockumentary. 

“Hotel Inferno” de todas formas, no es un falso documental... lo digo por si alguno estaba ya cambiando de canal. Que nadie se eche aun las manos a la cabeza. Pero si está narrada en primera persona a través de los ojos del protagonista de la historia muy al estilo de los shooters, videojuegos en primera persona que tanta popularidad han alcanzado en la actualidad, teniendo en “Doom”, mítico título de Id. Software creado en 1993, como su máximo exponente. Recordemos que el juego en cuestión, ya tuvo su propia (y aceptable) adaptación cinematográfica en el año 2005 de la mano de Andrzej Bartkowiak, quien cuatro años más tarde no sería tan gentil con otra franquicia mítica del ocio digital: “Street Fighter”. 

El recurso de la visión subjetiva ya ha sido utilizado en algunas ocasiones dentro del género de terror. No como timonel de nave, pero si como recurso narrativo eventual. Lo vimos en la genial “Juego Mortal” (“Brainscan”, John Flynn, 1994), en la bochornosa “House of the Dead” (“House of the Dead”, Uwe Boll, 2003) o sin ir muy lejos, en la reciente e infravalorada “Open Windows” de Nacho Vigalondo, por citar algunos ejemplos relevantes tanto para bien, como para mal. 

Con un look que bebe a morro directamente de la estética patentada por la saga “V/H/S”, la nueva película de Giulio de Santi es una propuesta cien por cien continuista respecto a las formas exhibidas en su anterior filme y claramente orientada hacia los aficionados al splatter más brutal y el cine gore. Un coito a pelo sobre cama de clavos que no tiene otra pretensión que no sea la de mostrar la mayor cantidad de violencia desenfrenada, mutilaciones y cabezas reventadas por minuto como sea posible. A partir de esto, que cada uno haga las valoraciones pertinentes y decida si semejante declaración de intenciones, da para mantener el/su interés durante escasa hora y media de metraje. 

Yo, que soy bastante ávido de este tipo de casquerías gorenianas, diré que he disfrutado de los primeros compases del filme, valga la redundancia, los más disfrutables del mismo gracias a las interesantes atmósferas conseguidas en los sombríos y claustrofóbicos escenarios donde se desarrolla la acción dignos (y siguiendo en clave de videojuego) del mejor survival horror. Las continuas hemorragias visuales, entremezcladas con tonalidades de corte más sombrío, plantean un interesante festín sobre la mesa, no para todos los estómagos, sin duda, pero se atesora cierta elegancia malsana que a mi personalmente me ha recordado, no me preguntéis muy bien, al Cronenberg más sádico y enfermo de “Vinieron de Dentro de...”

Por desgracia, nuestro paladar se torna vago mucho antes de lo esperado y después de la cuarta cabeza que revienta y eyacula sobre nuestro rostro, el sabor de la sangre pierde su característica intensidad cobriza y el dulce óxido da paso a un amargor desagradable que nos invita a observar el minutero del metraje para comprobar como a los veinticinco minutos de travesía, estamos ya hasta los santísimos de tanto seso aplastado y tanto chorrete rojizo... y es que no hay otra cosa a lo que aferrarse, el plato principal es lo que hay, sin acompañamientos y con el condimento justo, por lo que la degustación muta en indigesta monotonía mucho antes incluso de que seamos consciente de que el bueno de Giorgio no nos tiene absolutamente nada más reservado de ahí en adelante de lo ya visto.

Un desarrollo repetitivo y lineal, cual cadena de montaje, hace hincapié cada vez más en el tedio bochornoso en el que nos va sumiendo el visionado, a lo que no ayuda nada el vomitivo libreto que a punta de pistola, parece que obligan a leer a los “interpretes” de un show que alcanza sus cotas más altas de miseria cuando estos italianos cachondos intentan explicar lo que estamos viendo con el arte de la palabra, en lo que desde luego, no son tan hábiles como con el cuchillo en mano. Esto, se traduce en unos monólogos por parte de algunos personajes que pueden terminar por acabar con la paciencia del más paciente. 

Una auténtica lástima que detrás de semejante festín de sangre y vísceras, no haya absolutamente nada y que esta “Hotel Inferno”, vuelva a tropezar en la misma piedra que sus hermanas mayores pese a lo “original” de su premisa si entendemos la visión subjetiva como tal cosa. Un desarrollo repetitivo que pierde fuelle tras cada mutilación y que llegado a cierto pasaje, no produce nada más que indiferencia, lo que tratándose de una cinta gore, no dice demasiadas cosas buenas en su favor. Al menos, en “Adam Chaplin”, se suplían en parte estas mismas carencias gracias al encanto de cierto diablillo que amenizaba la función con buenas dosis de sátira y humor negro... “Hotel Inferno” carece de sentido del humor o de tenerlo, yo no he sabido verlo. 

Lo mejor: El primer tercio funciona bastante bien gracias a su perfecto equilibrio entre suspense y splatter. Los FX, como siempre, tratándose de Necrostorm, fabulosos. 

Lo peor: La fórmula se agota muy rápido y las buenas maneras iniciales, dan paso a una experiencia repetitiva y aburrida.


11 comentarios:

andres pavone dijo...

Sublime como siempre tu analisis querido amigo. Pero debo decir que a mi me pareció....... como decir.... un poco estúpida, eso no quiere decir que no me haya gustado( NO DEL TODO). Creo que tiene gore en exceso y por demás de exagerado, pero bien efectivo.Los fx tienen sus altibajos, el montaje medio caótico, el movimiento de la cámara termino por marearme. Los diálogos algo repetitivos(terminan cansando) . Interesante la realización en primera persona. En fin un bodrio envuelto en tripas y sangre.Saludos estimado.

El Rector dijo...

Andres, perfecto resumen el tuyo de lo que ofrece esta "Hotel Inferno", donde tan solo discreparía en lo referente a los FX que a mi me parecen sublimes por lo artesano de los mismos.

Como siempre, muchas gracias por tus palabras y sabias opiniones :)

Saludos.

May Dove dijo...

Bufff, qué pinta más regulera tiene esto, Rec. Mucha víscera y pocas nueces!

Missterror dijo...

Vaya por delante que yo no soy muy fan de este tipo de películas gore, ya siempre me da la sensación de que, como bien avisas, en media hora ya está todo el pescado vendido y todo lo que pueden ofrecer a partir de ese momento es una repetición en bucle de la misma historia, sólo que intentando que cada vez la sangre salpique más alto.

Yo no tengo estómago para esto si no hay nada detrás y en "Hotel Inferno" no hay absolutamente nada detrás, ni la primera persona, ni el intento suicida de intentar generar un mínimo interés con un guión excretado de algún orificio infecto, ni siquiera los fx, que terminan siendo cansinos, y en ocasiones no tan brillantes como te lo parecieron a ti, querido Rector, consiguen que te quites de la cabeza la frase" pero qué hago viendo esto?".
Debo reconocer que estas películas sí consiguen incomodarme y que no les quito el mérito de las horas y horas de maquillaje, pero este gore serio, este gore malrrollero, desde luego no es lo mío y los hermanos De Santi, conmigo que no cuenten para la siguiente.
Lo único bueno de ver "Hotel Inferno" ha sido poder leerte después!!


Saludos

Federico Arias dijo...

Qué placer es leerlos rector y alicia.....como siempre

Damien Thorn dijo...

Queridísimo Rector, esta no es sino otra adorable muestra de tu infinita paciencia, y tu contenida mala leche, porque aunque criticando semejante zurrapa, sabes encontrar dos, tres puntos buenos que yo no veo por ningún lado.
Punto de partida cutre, aunque con puntito por aquello de la primera persona, y desarrollo aún peor, ni tan sólo hace gala de un gore simpático sino que en todo momento es baratillo y cutrón, exagerado y casi omnipresente, sin gracia ni capacidad de asquear siquiera... Tu crítica, nuevamente mucho mejor que la peli, me parece hasta amable.
Si hubiera caído en mis manos.... GRRRRRR
Ya cuando en el macroasesinato descubre que está matando no a malvados sino a asesinos como él, decidí verla en diagonal, pasando rápido y "disfrutando" de los momentos más guarros.

El Rector dijo...

TGW, y mira que he intentando encontrar las nueces...

Missterror, se que, curiosamente, no eres muy amiga de este tipo de cine extremo y lo digo, porque si suelen gustarte propuestas extremas que tienen más que ver con el fondo que con las formas.

Ahora, yo no veo el mal royo por ninguna parte... ojalá hubiera sido así, pues otro gallo hubiera cantado. Tampoco es una película excesivamente divertida que de para unas risas (como si ocurría con "Adam Chaplin"). Supongo que el problema es que es mala a secas y de donde no hay, no se puede sacar.

Y desde luego, sigo dándole un 10 a los efectos especiales... pero insisto, te tiene que gustar mucho este royo gore artesanal. No creo que en este sentido, se le pueda sacar ninguna pega a los amigos de Necrostorm.

Fede, y menudo placer que tu nos leas :)

Damien, tu tampoco te quedas a veces corto en lo que a benevolencia se refiere eh... en este caso, pues siempre me han despertado simpatía este tipo de producciones y es cierto que he intentado buscar esas dos o tres cositas buenas que tiene. Desde luego, no son suficientes para llegar al aprobado y mucho menos para recomendarla.

Coincido contigo en lo referente a los fx, en el sentido de que se quedan entre dos tierras, a medio camino de la efectividad, pues como comentas, ni resultan cachondos ni desagradables. Lo cual, no les quita un ápice de calidad a nivel artístico.

Y cuidado con los "visionados verticales", que te pueden causar más de una mala pasada, te lo digo por experiencia, jeje.

Saludos.

Chanpoo dijo...

De todo hay en la viña del señor... incluso en la del Rector... ¿de qué me suena eso? jajajajajjaja... En fin, vista. La película es una mierda, pero oye, para desengrasar un poco no está mal. Eso sí, como dejas caer, se hace larga. Yo opté por verla en dos tongadas, que no es lo más ortodoxo, pero descongestiona. Total, no me la voy a tomar en serio...

El Rector dijo...

Chanpoo, pues no se... en alguna parte recuerdo haber leído algo parecido :)

Bueno... una mierda podría ser otra definición bastante gráfica de lo que ofrece el filme. Queda claro que lo ortodoxo, no va mucho con estos italianos... de todas formas, si quieres quitarte un poco el mal sabor de boca transalpino y no has tenido oportunidad aun de darle un tiento a "Adam Chaplin", podría ser una opción interesante, desde luego, el resultado es mucho más interesante de lo que ofrece esta fallida "Hotel Inferno".

Saludos.

Bieitols dijo...

Otra de Necrostorm...
No me va su rollo. Y eso que el splatter fué uno de mis pilares educativos durante la, adolescencia. Pero le he perdido el gusto.
Nada tiene sentido en Hotel Inferno. El interés inicial se disuelve cual azucarillo en sangre caliente. Y aunque agradezco su gore artesano, que me traslada a otros tiempos, también veo esas irregularidades que comentan algunos.
En fin, una vez más una crítica que supera con creces la película a la que hace referencia.

El Rector dijo...

Bieitols, no engañan a nadie. O te van o no lo hacen. Aquí no hay medias tintas.

Completamente de acuerdo con tus impresiones y creo que si buscamos gore con un poquito más de "alma", tendremos que buscar en otra parte, pues estos italianos van a lo suyo.

Superar a la película, no era muy complicado en este caso, pero se agradece :)

Por cierto, sigo pensando que "Adam Chaplin" es lo mejor que han hecho y que seguramente harán los de Santi y compañía.

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).