jueves, 8 de enero de 2015

Crítica: No Tears For The Dead

El primer fin de semana de Junio del 2014 tuvo en ascuas a todos los aficionados al cine de acción asiático. Ese fin de semana –bueno vale, fue un miércoles…- iban a coincidir dos estrenos de lo más llamativos del género: “No tears for the dead” y “Man on high heels”, ambas con dos estrellas al frente de su reparto como Jang Dong-Gun y Cha Seung-Won, ambas con dos directores tan aplaudidos como Lee Jeong-Beom y Jang Jin, y ambas con dos historias que nos traían, a tenor de su argumento y sobre todo trailers, resonancias del mejor “Heroic bloodsheds” hongkonés, aunque estas proviniesen de Korea del Sur, claro.

El duelo estuvo muy igualado, pero lo más curioso fue que, a pesar de la expectación creada, ambas fracasaron de cara a la taquilla. No solo sus recaudaciones fueron mediocres –a las alturas en las que escribo esto, a falta de poco más de un mes para acabar el año se sitúan como la 21ª y 31ª producción autóctonas más vistas del año- sino que para mayor deshonra de sus responsables fueron relegadas en lo más alto de la taquilla por otra película del mismo género como “A hard day”, pero en esta ocasión de distinto talante ya que esta era una comedia de acción. 

Por cómo se ha podido ver por su posición entre las más vistas del año, “No tears for the dead” –NTFTD a partir de ahora- fue finalmente la ganadora del duelo, pero por obvios motivos tampoco es que pudiese celebrarlo. Sí, 600.000 entradas vendidas son muchas, al igual que los poco más de 4’6 millones de dólares USA recaudados –ya quisieran eso muchas producciones españolas sin ir más lejos-, pero para la industria surkoreana era poco menos que un fracaso. 

De “Man on high hells” ya sé cuáles fueron las claves que la llevaron a la ruina, así como suena, pero lo contaré en su reseña; de “No tears for the dead”…. a medias. 

Pero antes de empezar, vayamos con esas premisas que he resumido al principio. Los que prefieran ahorrarse el rollo si ya que conocen a los principales participantes de esta producción, que salten directamente seis párrafos más abajo. 

Jang Dong-Gun es, no solo uno de los actores más queridos en Korea del Sur, sino también en otros territorios asiáticos. Curtido en series de televisión, iniciándose como muchos de estos jovenzuelos que ahora plagan los K-Dramas, a Dong-Gun se le abrió puerta del mundo del cine con el clásico “Nowhere to hide”, una de las producciones que inició el fenómeno de internacionalización del cine surkoreano. El film no solo lo hizo visible para los realizadores haciendo olvidar su faceta de actor para televisión sino que lo convirtió en un héroe de acción. 

El salto definitivo a la gran pantalla lo dio con la co-producción chino-surkoreana “The anarchists”. Esta película marcaría sus próximos pasos ya que no solo llamaría la atención de los chinos –su dominio del idioma ayudaba- facilitándole su participación en otras coproducciones como “La promesa” o “Dangerous Liaisons” sino de también los grandes cineastas de su país, y es que conviene recordar que el guión de esta película corría a cargo de nada más y nada menos que Park Chan-Wuk. Al año siguiente Kim Ki-Duk lo elegiría para protagonizar su “The coast guard” y Kwak Gyeong-Taek su “Friend”. El resultado de todo ello fue el estrellato explosivo del actor: “Friend” no solo fue la película más vista del 2001 con casi nueve millones de espectadores sino que Dong-Gun recogió varios premios por su interpretación. 

Pero la cosa no sé quedó ahí. Al año siguiente su “2009: Lost memories” fue la séptima película más vista del año. En el 2004 con “Lazos de guerra” volvió a situarse como el actor de moda. El film batió todos los records del momento con 11 millones de espectadores, de hecho la película aún se encuentra entre las más vistas de la historia del país. Al año siguiente volvió con Gyeong-Taek repitiendo igualmente éxito: logró situar “Typhoon” en el quinto escalón entre las más vistas cosechando de paso otro puñado de premios por su interpretación. Luego tuvo un periodo sabático de cuatro años. Regresó a lo grande con “Good morning president”. Octava más vista y más premios.

Como actor más en boga dio el salto a… ¿occidente? con “El camino del guerrero”. Era una producción de Nueva Zelanda y la propia Korea, pero la presencia de actores tan conocidos como Geoffrey Rush y Kate Bosworth provocó que la misma se distribuyese alrededor del globo. Pero como siempre ocurre cuando alguien está en la cresta de la ola, tiene que llegar su declive. Y a él le llegó pronto. Con “My way”, una super-producción al estilo “Lazos de guerra”, fracasó estrepitosamente, y con otras coproducciones internacionales no corrió mejor suerte. 

Volvió al campo de la televisión con la recomendadísima “A gentleman’s dignity” para intentar una “puesta a cero”, pero su regreso con esta NTFTD, como hemos visto, no le ha devuelto el estrellato pasado. 

Por otro lado tenemos a su director Lee Jeong-Beom, realizador de “El hombre sin pasado”, a la postre la película más taquillera del 2010 y gran acaparadora de la mayoría de nominaciones de los dos grandes premios cinematográficos del país. La película, un thriller de acción con también reflejos de la época dorada de la filmografía hongkonesa, nos descubrió a un cineasta directo que se manejaba como pez en el agua en el género. ¿Sería esta su confirmación? 

Para empezar hay que decir que NTFTD en su arranque nos trae una buena y una mala noticia. ¿Cuál queréis primero, la buena o la mala? Vale, es un chiste/recurso malo, pero la verdad es que tenemos una cosa buena y otra no tanto. 

La buena es que el film se nos presenta con un local de Jazz. ¡Coño –me dije- igualito que en “The killer”¡ Jeong-Beom sigue dando muestras de ser en cierta forma un “igual” a nosotros, un tío rendido a una época y forma de hacer cine de acción. Pero es que no solo es un guiño que podríamos interpretar engañosamente, es que un par de minutos después vemos… ¡una pajarita de papel! Sí, una pajarita idéntica a las que hacía Tony Leung en “Hardboiled”. ¿Casualidad? Ni de coña. 

Luego viene la parte mala. Sí, un club de Jazz… ¿¿¡¡pero qué coño hace una niña en un club de Jazz??!! Luego –media hora después…- intentan dar una explicación, pero me parece una excusa un poco pelegrina. La clásica de “la necesito” para conformar el drama. 

Y es que después de esa presentación agridulce, el film se decanta por esos típicos terrenos tortuosos de killer con remordimientos y triste pasado con los de madre con pesar y sufrimiento eterno. Porque si no lo sabías –no es destripe ya que es la base del film- al protagonista le encargan vigilar y asesinar posteriormente a la madre de la niña que ha matado por accidente. ¡Oh, qué sorpresa y prodigio de originalidad! Pues sí, NTFTD será lo que será, pero ni es original ni tiene mucho sentido común. En todo caso, ¿lo era el “Heroic bloodshed”? Tampoco puede faltar en la historia el concepto de amistad, pero está igualmente diluido. 

Sin embargo el film además de ese hándicap tiene otras carencias y defectos que, al menos en estos minutos, harán que la película se aleje de nuestras expectativas o, el que no las tuviese, de un producto redondo. 

Hablo por ejemplo de la falta de acción. Hay alguna escena buena, excelente me atrevería a tachar como la del camión, pero poco más. Es el drama el que ocupa la mayor parte del metraje de estos minutos y lamentablemente no consigue su objetivo de conmover. Resulta frío y forzado, y uniéndolo a lo anterior, nos da una fase que no aburre pero que tampoco destaca. Con decir que uno empieza a fijarse en los detalles chorras como cuando premian a la protagonista y la ponen a cantar… 

Por suerte y como todos sabíamos –otro factor que provoca que mantengamos el interés y no nos desconectemos del todo- la segunda hora es todo un festival de tiros e incluso alguna maniobra marcial. 

Es cierto que estas solo se presentan en dos escenarios, unos apartamentos y la sede central de los malotes, pero ole tus güevos, a pesar de ello el resultado es de sobresaliente. 

En los apartamentos podremos disfrutar con la brutal contundencia de los disparos de las escopetas a bocajarro, la precisión de los francotiradores e incluso en plan casi gore, las posibilidades de una navaja. 

En el moderno edificio, podría recurrir a “La jungla de cristal”, pero quizás me estaría alejando del ámbito asiático y tampoco es cuestión de compararlo con el hospital de “Hardboiled”, así es que lo dejaré en trepidantes tiroteos con algún cara a cara mezcla de taekwondo y thai-boxing, obligando de paso a su visionado. 

Especial atención merece su desenlace, un final que por previsible –atendiendo a los dogmas del subgénero- paradójicamente no solo resulta sorprendente sino hasta realmente emotivo. ¿Quién se lo iba a esperar atendiendo a esa primera hora tan poco contagiosa? 

Para terminar, la que en parte fue la clave de su fracaso bajo mi punto de vista. A Jang Dong-Gun no se le puede echar la culpa. Está soberbio, digno heredero de Chow Yun-Fat. Aún me acuerdo cuando se apuntó su nombre para el remake de “A better tomorrow” que al final lamentablemente no realizó. Creo que ningún actor –únicamente quizás el compatriota de este, Lee Byung Hun- podría hacerle sombra a Chowie como este. 

Donde realmente creo que está el fallo –además de esa hora inicial…- es en que más del 70% de los diálogos están hablados en inglés, chino y hasta español –sí, español- y claro, ir a ver una película para tener que estar todo el rato leyendo subtítulos… Pues eso. Ya conocemos a los surkoreanos: mucho querer aprender inglés con el gobierno dando la vara, pero luego –doy fe de ello- las salas que proyectan películas con subs en inglés, están casi vacías. Al menos hace unos años… 

Resumiendo, “No tears for the dead” es esa típica película en la que de haberse contenido en su primera parte recortando lo superfluo y siendo directo con el melodrama, hubiese sido un peliculón. Total, ¿qué hubiese tenido de malo que su duración fuese de hora y media en lugar de las dos que nos encontramos? Así es un buen film de acción, sí, un ejercicio que encima que pone al día un estilo de cine añorado por los aficionados, pero es una lástima no haber hecho algo perfecto cuando lo tenías a tu alcance. 

Gon es un asesino a sueldo que en una misión mata por accidente a una niña. Siguiendo con la misión, le encargarán vigilar a la madre de la esta y esposa de su anterior objetivo. Martirizado por la culpa, pronto cambiará sus lealtades por sus principios…


9 comentarios:

Romasanta Macias dijo...

Me encanta este interés que muestras por el cine asiático,una asignatura pendiente que poco a poco me dejo llevar gracias a tus buenas críticas, y las interesantes películas que nos sueles ofrecer.

Genial Chanpoo!!!

Chanpoo dijo...

Mi intención es desmitificar que el cine asiático es lento y aburrido. Gracias a ti por tus palabras.

Romasanta Macias dijo...

Apoyo 100% ese apasionada intención, muy bueno Chanpoo!!

Damien Thorn dijo...

Chanpoo, me has dejado con unas ganazas locas de verla!!! Y secundo con Romasanta tu intención... Quien me diga que el cine coreano es lento, por ejemplo, es que no ha visto mucho, no!
Un saludo y felicidades por tu crítica, amigo!

Chanpoo dijo...

Es tan lento como cualquiera que sea de autor. Hasta hace poco solo nos llegaba desde Asia este tipo de cine, por lo que se ganó esa fama. Pero menos mal que la cosa se está arreglando. Por otro lado, gracias por tus (vuestras) palabras; animan a no cejar en el empeño.

alotabo dijo...

Si es del mismo director de "El hombre sin pasado" ya sabemos que esperar: Un montaje bien calculado, escenas de acción excelentemente planificadas y un heroe de pocas palabras. Lo de la duración es un handicap, pero rara es la película coreana que baje de dos horas.

Chanpoo dijo...

Media 3 Studio ha comprado los derechos de esta película para España. Pronto en sus mejores pantallas.

Raven Switch dijo...

Una pelicula con buena fotografia, el protagonista esta bien interpretado, la accion cuando la hay ( en el trailer estaba demasiado condensada y parecia que tendriamos mas ) en algunos momentos es guauu y en otras le falta chicha, en la recta final falla , no dire pero cada uno que saque sus propias concluciones.

Demasiada sombra tiene del anterior film del mismo director, que como drama, accion,trama sobrepasa a esta de aqui a lima.El final comparandolo con "el hombre sin pasado " es flojo.

Tenia espectativas por el director ,trailer y trama pero al final se quedo en algo que podia haber sido mucho mas.

pd: la otra pelicula que comentas "man on high hells" en su conjunto es mejor pelicula que esta, el protagonista y su historia (no dire cual) esta realmente bien interpretada,una de las mejor peliculas que vi este año, fue una sorpresa agradable, cuando hay accion que tampoco que sobre mucha es directa aunque marcialmente haya momentos exagerados y cables por medio.En su conjunto es mejor que la de la reseña y para mi lo mejor de cine coreano aunque visto con retraso que he visto este año con The Amiral : Roaring Currents. A ver si aprenden un dia los americanos a hacer thriller en condiciones que solo alguno lo sabe hacer como por ejemplo david fincher

Chanpoo dijo...

Gracias por tu comentario. Y sí, coincido contigo, "Man on High Hells" es superior a esta. Pero también es cierto que se encuentra en otro contexto.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.