sábado, 7 de febrero de 2015

Crítica: Lost Place

El 2013 fue un buen año para el cine alemán de género y nos llegaron algunas propuestas resultonas junto a mucha bazofia. La peli que nos ocupa, escrita y dirigida por Thorsten Klein y con un reparto poco conocido por estos lares se encuentra en el primer grupo, el de las pelis resultonas.
En la cinta, cuatro adolescentes alemanes ternascos con las hormonas a flor de piel se encuentran en el bosque con un antiguo puesto militar que montaron los EE.UU. en la guerra fría como parte de un siniestro programa militar que dejó gravísimos efectos secundarios terribles en las víctimas cobayas y demás, y que ha estado abandonado desde casi entonces. Lo que pasa es que como por arte de birli birloque la instalación aparece misteriosamente encendida y en marcha de nuevo, con todo lo que eso va a acarrear. A saber: huídas desesperadas, malas ideas a gogó, peligros innecesarios a los que los ternascos se enfrentan y demás. 

La peli está dividida en dos partes, una primera, retozona y sin complicaciones demasiadas, en la que todo es como una búsqueda del tesoro de una gimkana, un geocatching a través de un imposible GPS a través del bosque para encontrar gracias a una vieja radio militar la misteriosa torre-estación creada por Estados Unidos en los días de la Guerra Fría. 

Y en esta primera parte nos encontramos con un thriller más que decentillo, con protas atractivos que no molestan en absoluto y pocas complicaciones, mucho mejor de lo esperado a tenor de la mayoría de comentarios negativos que había encontrado acerca de la cinta. 

Como ya es habitual en este tipo de películas, a medio camino del intrusismo y el terror slasher, los personajes, aún resultando bastante creíbles, actúan de manera eminentemente estúpida, y se acaban encontrando inmersos en serios problemas que todos nosotros nos olemos, pero ellos, como nuevas generaciones de esa potencia Merkeliana en la que se acaba decidiendo el destino de un continente enterito, son un pelín lerdetes y se meten de lleno en la instalación que de golpe despierta. 

El concepto no está del todo mal y tiene algún que otro punto de partida bastante inteligente, y en su mayor parte la peli se ejecuta de manera bastante resultona, pues sin llegar nunca a ser una película de terror, consigue generar una tensión casi contínua considerable, gracias a que juguetea con unos conceptos científicos subyacentes bastante resultones y encubiertos de apariencia real que añaden un puntito fabuloso de paranoia a un guión en sí bastante sosete. 

La factura en la producción es más que decente tratándose de una peli de terror alemán de no muy elevado presupuesto, a destacar una fabulosa edición de sonido y una fotografía impecable de Xiaosu Han y Andreas Thalhamme, si bien el 3D es innecesario por completo, no añade nada y los efectos no son lo suficientemente abrumadores como para justificar las gafas de plástico y los euros extras en taquilla. 

Por supuesto los clichés de los que hace gala en la mitad de su metraje son más que evidentes y consabidos, pero quizás por eso mismo no molestan en exceso. 

Una vez que uno entra en la historia y se da cuenta de que nos va a ofrecer exactamente lo que se puede esperar sin ostentar ni usar aparatosas vueltas de guión, en un slasher para nada hardcore, sólo una historia interesante y a ratos emocionante de cuatro adolescentes perdidos en el bosque que se encuentran con algo que no debían. 

En mi paletez más absoluta no sabía nada de qué iban el geocatching y el HAARP, y al menos, y aunque sólo sea por eso, la novedad, aún siendo sutil, merece la pena y tiene su puntito, remoloneando hasta con la ciencia ficción ochentera menos alocada en la que los intrépidos personajes se enfrentan a peligros, en el fondo, entretenidos. Por eso, por la ternura que transmite y su falta de pretensiones le doy el aprobado y la recomiendo para una de esas tardes aburridas en las que uno no sabe qué ver. 

Lo mejor: Su planteamiento y reparto, más que decentes.

Lo peor: Alguna ida de olla como el tema drogas, que juegan como inconsistencias en un guión flojillo.


4 comentarios:

Dieguito 71 dijo...

Gracias señor Damien! A ver si este finde le echo un ojo a la peli...saludos crack!

Rul T. dijo...

Una propuesta de sofá para pasar el ratillo

May Dove dijo...

Me recuerda ligeramente a Las colinas tienen ojos. Am I right?

Damien Thorn dijo...

Dieguito, un placer, como siempre!
rul, sin duda, para un rato de esos aburridillos, perfecta!
May, LAS COLINAS TIENEN OJOS ES UNA MARAVILLA!!!!!!!!!!!!!
Perdonad por el retraso, el periplo italiano llegó a su fin, así que ya estoy en marcha!
Saludetes

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).