domingo, 8 de febrero de 2015

Crítica: Más Negro que la Noche

Amanece uno con sudores fríos después de ver como circula ya por la red el trailer del “esperado” remake de “Poltergeist”. Para apretar el ojete con fuerza y no volver a abrir las fronteras jamás, cierto. Pero a estas alturas, ya deberíamos estar curados de espanto en lo que a refritos ofensivos y nocivos para la salud (o la moral) se refiere, pues parece que destrozar clásicos del género, sigue siendo a día de hoy y pese a todo, uno de los recursos más efectivos a la hora de sacarle los cuartos al personal. Y no se respeta a nadie, ni al mismísimo Carlos Enrique Taboada.
Taboada, figura elemental para entender el cine de terror en México y abanderado del cine de corte Hammeriano en iberoamérica, con una forma de entender el terror extremadamente personal capaz de dar forma a maravillas tan adelantadas a su época como “El Libro de Piedra” (1969) o “Veneno Para las Hadas” (1986), ya había sido profanada previamente hace ocho años con la horripilante revisión de otro de los títulos más emblemáticos de su filmografía: “Hasta el Viento Tiene Miedo” (1969), que de la mano de su compatriota Gustavo Moheno, demostró que hay improntas, dificilmente reproducibles. 

No contentos con semejante sacrilegio, otro compatriota de Taboada, Henry Bedwell, pone sobre la mesa todas las miserias del género de terror actual con otro remake, en esta ocasión, la víctima es “Más Negro que la Noche”, película de 1975 de la cual Bedwell, compró los derechos a la viuda de Taboada por treinta mil dólares durante un año con la única condición de que se respetase la historia original. Visto el resultado final y si bien es cierto que la historia, ha sido respetada tal y como se acordó, no tengo muy claro que Rocio Taboada haya quedado demasiado contenta de lo gestado a partir de la obra de su difunto esposo. 

Y es que esta nueva “Más Negro que la Noche”, poco tiene que ver con el espíritu de la original. Bedwell opta por “actualizar” el relato y prescindir tanto del suspense como de la ambigüedad que caracterizó a la película de Taboada para ahondar en los terrores sobrenaturales que llenan salas de cine en pleno siglo XXI, acercando la historia al típico cine de fantasmas que tanto se lleva hoy en día y para más inri, en 3D. En este sentido, las referencias al cine de gente como James Wan, son más que palpables. 

Esto se traduce en una película carente de personalidad donde al ya de por sí tópico guión, hay que sumarle un modus operandi cargado de clichés y de “sustos” (lo entrecomillo porque en ningún momento funcionan como tales) de manual que toman el mando de todas las operaciones a costa de la atmósfera y tensión de su predecesora. Siluetas que se deslizan en un segundo plano, cuadros que de repente cobran vida, reflejos en los espejos y demás artificios baratos del más allá, se van desgranando de forma eso si, dosificada, más por necesidad que por convicción, mientras Bedwell intenta sacar el máximo partido del mayor activo de la cinta, su elenco femenino, sobre el cual se enfatiza de forma constante mostrándonos a las jovencitas protagonistas haciendo gala de su amplio fondo de armario, aunque sea para estar por casa. 

Tampoco se puede decir que destaque el filme por el nivel interpretativo del reparto, de hecho, este es, más allá de las miserias conocidas, uno de sus principales problemas, siendo algunas de las interpretaciones de auténtica vergüenza ajena, lo cual le quita a la historia la poca credibilidad que podría tener. 

Los poquitos efectos especiales del filme están bastante bien resueltos, pero tampoco ofrecen absolutamente nada nuevo y desde luego, en ningún momento contribuyen a magnificar las capacidades terroríficas del mismo, las cuales brillan por su ausencia y donde incluso una figura tan fundamental para entender la obra, la del gato Becker, tan inquietante antaño, aquí es cuasi anecdótica. Mismo trato peyorativo se le da al personaje de la tía, relegada a mero fantasma del tres al cuarto claramente “influenciado” por la segunda entrega de “Insidious”

Una auténtica lástima ver como cineastas actuales se esconden tras la conveniente falda de la admiración y el supuesto homenaje, para esconder su total falta de ideas. Con la de interesantes cosas que están llegando en los últimos tiempos desde tierras latinoamericanas en lo que al género fantástico y de terror se refiere, duele a la vista toparse con este tipo de productos de mediocre calidad que intentan sacar tajada del talento de otros. Nada recomendable pues esta nueva versión de “Más Negro que la Noche”. Quien quiera saber cuan aterradora puede ser la silueta de un gato negro, mejor retrocede unos cuantos años y descubre como se las gastaba el bueno de Taboada allá por mediados de los setenta, dirigiendo con puño de hierro al tiempo que con la elegancia de un bailarín de ballet, un relato siniestro como pocos que bien podría haber salido de la pluma del mismísimo Edgar Allan Poe.

Lo mejor: Algún pasaje de la partitura y la posibilidad de que alguien se interese por una filmografía tan rica como es la de Taboada. 

Lo peor: La propia existencia del filme, es un insulto al cine de terror en general y al Mexicano en particular.


8 comentarios:

Chanpoo dijo...

Yo no le pondría una puntuación de 2 sobre 10; igual sería algo generoso por la ambientación, pero sí, es flojilla, flojilla. ¡Menos postureo y más contundencia, por Dios, que hasta nos escatiman una muerte! Por cierto, buena reseña. Yo no logré rellenar un folio ni con mi habitual diarrea verborreica...

Missterror dijo...

Ciertamente lo que comentas de la película es una verdad como un templo, no puedo discutirte ni una coma, porque lo que es, es. Sin embargo, un dos se me hace escaso, pues pese a todo, pese al poco misterio, a que todas las cartas se ponen sobre la mesa desde el principio, pese a algunas actuaciones terrorificamente malas,pese a ese guión más negro que la noche y a ese aire gótico teenager que parece que inunda la mansión sin sentido alguno, terminé de verla sin que se me revolviera el estómago de aburrimiento, y con un remake pensado para la sobremesa ya es todo un logro.

De la película de Taboada no recuerdo ni una sola escena, y supongo que eso me haga ser más benévola a la hora de puntuar el remake,
De cualquier manera, ni aporta nada, ni es algo bueno, ni creo que vaya a hacer caja, por lo que no entiendo las ganas de embarcare en un proyecto así, pudiendo hacer algo original y diferente. Como dices, la justificación vendrá por el homenaje, pero está claro que hay muchas mejores maneras de homenajear.

Saludos

El Rector dijo...

Chanpoo, será que tengo en alta estima determinados clásicos o ciertos tipos de entender el terror. No tengo muy claro donde encasillar un producto como el que nos ocupa, pero desde luego, el único parecido con la cinta original reside en su título. Parece mentira como narrando la misma historia (al 90%), se puede obtener resultados tan dispares.

Yo es que la atmósfera no la veo por ninguna parte, no al menos, comparándola con la original, que es todo un prodigio en dicho menester.

¿Ni un folio? veeeengaaaa ;)

Missterror, es que tu estómago es a prueba de bombas. Yo, que lo tengo algo más sensible... que quieres que te diga, cuando una película de suspense de 1975 resulta más trepidante que su respectivo remake contemporáneo, es que algo no se está haciendo bien.

Personalmente, soy incapaz de encontrarle una sola virtud a la película más allá de su banda sonora, por lo que ese 2 que le casco me parece de lo más justificado.

Un homenaje es otra cosa... una bien distinta.

Saludos.

andres pavone dijo...

Con una magistral precisión tus palabras querido amigo. Mas que una remake parce ser una parodia, es decir el film da una lección de como arruinar un clásico. Tu me conoces y sabes que soy asustadizo pero esto no me movió ni un pelo. No le encontré ambientación buena para semejante historia y ni hablar de las actuaciones que para mi modo de ver son pecinas(peor que de esas telenovelas de la tarde). Miss terror menciono un aire teen gótico, pero creo que los protagonistas ya se les paso la hora de teen. En fin un desperdicio de tiempo mirarla creo que fue un desperdicio de plata también haberla hecho. Saludette querido compañero.

damien thorn dijo...

intento patrio no de resucitar una forma de hacer cine, sino en un sacacuartos a lo yanky q nada tiene que ver....
La dirección artistica es espectacular.
Y las mozas igual de espectaculares....
Pero siendo justo, aun en mis exageraciones suspenderia y de lejos...
Enhorabuena!!!!!
No me va el google profilaxis....aghhhh

Rul T. dijo...

Pues se me acaban de quitar las ganas de acercarme a ella jeje

May Dove dijo...

Opino que igual Rul T, se me han quitado todas las ganas :(

El Rector dijo...

Andres, toda la razón del mundo. Una parodia en toda regla y además, sin puñetera gracia.

Damien, ¿intento patrio? Y yo sin enterarme de que eras Mexicano tío... :) Disculpa que discrepe de esa "espectacularidad" que comentas, ni en lo artístico ni en lo "mozuelo", jeje.

Rul T., pues muy bien que haces. Tu salud mental y sobretodo tu tiempo, te lo agradecerán.

TWG, pues te doy la misma respuesta.

Saludos y disculpad la tardanza en responder.

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.