viernes, 27 de marzo de 2015

Crítica: Frankenstein vs The Mummy

Vamos a destrozar los clásicos!!! Esta frase, cada vez más repetida por los directores de cine, adquiere su completo significado con la película que nos ocupa. Cómo somos los espectadores del cine de terror, nos va el masoquismo cosa mala y lo demostramos hablando de películas como esta.

Supongo que a estas alturas de nuestras vidas, nadie tiene expectativas cuando decide darle al play en algo como "Frankenstein vs The Mummy". Si acaso la única esperanza es que sea un título medianamente divertido, hipérbole del cliché, que no nos haga vomitar hasta la muerte ante la única esperanza de que Heisenberg nos ayude para que no nos traguemos nuestro propio vómito. Dicho esto, diré que nada de lo hablado tiene valor y lo sé, porque aquí todos hemos venido a sufrir, y ya puestos a ello, ¿qué mejor sufrimiento que la segunda película de Damien Leone? 

No cabe duda de que todos los Vs han sido controvertidos. Comenzamos con aquel "Freddy vs Jason" y la arcada profunda sobrevino. A partir de ahí, pese a que el vs se convirtió en estigma de la mediocridad, parece que también lo hizo del éxito y empezaron a proliferar (sobre todo en "productoras" como Asylum) títulos con esta abreviatura latina en la mitad de su título, desvelando ya en el mismo cual era la naturaleza de la película: "Alien vs Predator", "Mega Shark vs Giant Octopus", "Hansel vs Gretel", etc etc (veremos qué pasa este año con "Batman vs Superman"...). En esta ocasión, son los monstruos clásicos los que se enfrentan, porque no contentos con revivirlos, los enfrentan, y en esas estamos, aguantando más dolor que placer en una producción que no me atrevo a clasificar con la B, y que va destinada a un público muy claro: el que se lo traga todo. 

"Frankenstein vs The Mummy" nace como una propuesta seria y ahí está su principal y garrafal fallo. Nada con este título debería haber sido serio, de lo contrario entramos en el esperpento más regulero, porque con un Frankenstein hermano bastardo de Marilyn Manson en su época de Antichrist Superstar o en la misma portada de "Holy Wood", que en cuanto te descuidas se calza la chupa de cuero y se enciende un cigarro, intente ser serio, es algo que es para mear y no echar gota. De aquí no puede salir nada serio señores, ni nada bueno, dicho sea de paso. Su antagonista no es mucho mejor, porque la momia, con las vendas al aire y a lo loco, como digo, tampoco mejora el asunto, pues hay que tener en cuenta que el lugar de conservación que el director de la película ha elegido como laboratorio aséptico para esta reliquia, es más parecido al trastero de mi casa que a un set de rodaje. ¿Seguimos buscando seriedad? 

La cartas sobre la mesa y no hace falta poner cara de Poker, la historia es la que es y no va a haber ningún intento de esconder la incapacidad de la película. Resumiendo: Victor da vida a una criatura compuesta de diferentes partes muertas de muertos accidentales y su criatura enseguida es consciente de la situación porque de reflejos va sobrado, y es un macarra de cuidado. La momia vuelve a la vida por un talismán hechizado y reclama venganza. Todo esto para centrarse al final en buscar algo que ni ellos mismos saben lo que es, pero que reclaman cueste lo que cueste y caiga quien caiga, así, si tienen que luchar entre ellos porque uno se interpone en el camino del otro, no dudéis que lo harán, al fin y al cabo, ese es el objetivo de la película. 

El tema aquí radica en cómo nos podemos tragar esto sin que se nos bloquee la tráquea. La respuesta es que este trago pasa mal, este bocado no baja por mucha cerveza que bebas para empujar. La película, como todo el mundo imagina, es un despropósito y os aseguro que tiene partes realmente sonrojantes (por encima, incluso, de la peluca de la pelos que se gasta Frankie). Ahora viene la parte de arena, que de cal estamos ya hasta las cejas: contra todo pronóstico y a su favor, debo decir que los efectos especiales están muy conseguidos para lo que auguraba una producción así. Maquillaje artesanal que sin duda destaca entre tanta mediocridad y que cuando hace acto de presencia es un soplo de aire fresco entre el tufo rancio y desconcertante de la película. 

De la labor actoral poco se puede esperar, porque alguien que se presta a participar en algo con este título, sabe a lo que va, y supongo que sea a cobrar el sueldo cuanto antes y salir de allí pitando. Pocas virtudes para estos mosntruos clásicos violados en grupo por las modas y la falta de ideas, o en su defecto, ideas atroces de enfrentar si sentido alguno a los monstruos de la Hammer. 

"Frankenstein vs The Mummy" es como si nos encontráramos ante una parodia yanki de "Buenas noches señor monstruo" (Antonio Mercero), cafre y desvergonzada, en la que no hay más vuelta de hoja que la de hacer cine por hacerlo, sin intención alguna de hacer algo que interese a alguien que no sea un cinéfago. 

Que los monstruos vuelvan a su guaridas, por favor!!!!


9 comentarios:

El Rector dijo...

Y en lo que respecta a la película, ninguna pega puedo sacarle a tu análisis, mi estimada Missterror. "Frankenstein vs The Mummy" es otra de las "joyas" que nos ha tocado sufrir en poco tiempo y mi estómago, comienza a resentirse.

Cutreces, malas interpretaciones y decorados interiores amateurs a parte, lo peor de la película, sin duda, es que se desmarque de cualquier atisbo de sentido del humor... hay que saber reírse de uno mismo y desde luego, no es el caso. Tampoco va sobrada de épica precisamente, pese a lo que nos quieran vender en el poster promocional. Los dos engendros se cruzan tres minutos al final y lo deciden todo en una pelea callejera chusquera. Vergonzoso. Hasta llegar ahí, dos historias tópicas sin interés ninguno, ni una, ni otra.

Lo único perturbador, el señor que hace de sirviente de la momia, que da una grima que pone los pelos de punta... el resto, nada de nada, ni siquiera los fx, que a mi me parecen justitos.

Eso si, el punto de conflicto entre tu y yo, viene dado en base a tu poco cariño hacia la genial "Freddy vs Jason", uno de los crossover más endiabladamente divertidos (por no decir el que más), que haya dado esto del terror. Maravillosa.

Saludos.

Missterror dijo...

Estimado Rector, es cierto lo que comentas sobre el sirviente de la momia...de hecho creo que puede tratarse del abuelo del propio director, que le soltaron ahí y le dijeron "repite esto, abuelo".

"Fredy vs Jason" , lejos de divertirme me pareció un espanto. Salvando las mil distancias que hay, me pasó como con esta, que ni la encontré entretenida (pese a que no se tome en serio a sí misma en ningún momento), ni la encontré amenazante, por tanto, mis monstruos de infancia y adolescencia, que vayan siempre en solitario, que es como mejor les va.

Saludos

El Rector dijo...

Missterror, para disfrutar de "Freddy vs Jason", deben darse dos factores fundamentales y es que seas absoluto fan de ambas sagas, pues aúna en una misma película, las señas de identidad de ambas. Entiendo que no te gustase por lo que comentamos siempre sobre la indiferencia que te produce el humor negro dentro del terror, pero más allá de eso, este crossover de ensueño (o debería decir de pesadilla), es un espectáculo visual acojonante, sangrienta y plagada de gore a mansalva. Por no hablar de los mil y un guiños a ambas sagas... para mi, es una cinta de culto y muy superior a casi todo lo hecho en la saga de "Viernes 13" y en alguna que otra entrega de Freddy (las dos últimas, para ser concretos... si bien diré, que disfruté de ambas).

Saludos.

Sutter Cane dijo...

En lo referente a la película he intentado huir de ella lo más posible y tú fantástica crítica no hace más que confirmar mis sospechas iniciales. Lo que más me decepciona es que una película de estas características no se dé cuenta de que es imposible que se pueda tomar en serio así misma.

Y en lo referente a "Freddy Vs Jason" lo lamento pero esta vez tengo que estar de acuerdo con El Rector. Para mí es un entretenimiento impresionante y toda una delicia para los amantes de ambas sagas. Quizás me nuble el juicio mi amor desmedido por el slasher pero en mi opinión supera y con creces a las últimas entregas de ambas sagas.

Un saludo.

Missterror dijo...

Rector- No te puedo quitar la razón en lo que comentas de las últimas películas de la saga de Elm Street y en la mayoría de las películas de Viernes 13. Son malas, eso es irrebatible, pero esta "Freddy vs Jason", tampoco me pareció mucho mejor y lo de clasificarla de culto...yo no lo veo. Supongo que es por eso que comentas de mi indiferencia ante el elemento cómico en el cine de terror.

Sutter Cane- Huye Sutter, huye porque no tiene nada que pueda interesar y no lamentes estar de acuerdo con el Rector respecto a "Freddy vs Jason", lo entiendo, aunque no lo comparta. Para mi fue infumable, de verdad, no me gustó nada de nada, y eso que el slasher, te aseguro que es , junto con el survival, mi género favorito.

Saludos

May Dove dijo...

Buenas noches, señor Monstruo :_____________)
Qué tremenda alegría de película. Me encantaba de pequeña! Es así, no lo puedo evitar.
Esta tiene pinta de arrancarte la piel a tiras, no de tensión, de asco máximo. Efectos especiales y maquillaje a parte, qué nos queda? Nada!... Pobre Missterror que has tenido que ver esto!

Anónimo dijo...

Excelente reseña. Que será lo próximo? "Dracula vs. El hombre lobo". En fin, siempre nos quedará el humor negro porque ya no se respeta ni a los clásicos. Os recomiendo una peli llamada "La rebelión de los monstruos" (The creeps.1997) de Charles Band, con esa te ries de verdad.

Missterror dijo...

Anónimo- Muchas gracias!!! Lo siguiente puede ser cualquier cosa que le alcance a la imaginación de los destroza mitos sin escrúpulos, en su defecto, cualquier aspirante a ser producido por Asylum.
No he visto "La rebelión de los monstruos", así que apuntada queda ;)

Saludos

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.