sábado, 18 de abril de 2015

Crítica: The Darkside

Me considero un fan absoluto de todo el terror que con cuentagotas nos va llegando de las antípodas, así que The Darkside era para mí una cita ineludible en este festival de Sitges. Al principio la palabra “Documental” me echó un pelín atrás. Me he acostumbrado a ver esa palabra ligada al adjetivo “Falso” precediéndola en ese auténtico subgénero que a día de hoy nos peta las cabezas que es el Found Footage, que odiaba a muerte y del que con el tiempo me he convertido en un degustador bastante indulgente y satisfecho.
Bueno, el caso es que el director, Warwick Thornton, pretendía en un principio hacer una película basada en historias reales de fantasmas, para lo que fue realizando una serie de entrevistas con actores y gente de fuera del mundillo del cine, pero lo que realmente estos le acababan narrando tenía mucho más que ver con el encuentro con entidades que no eran sino sus seres queridos desaparecidos ya, por lo que la pretendida película acabó adoptando esa forma externa de documental en el que se entremezcla el terror, el dolor y el drama que los contactos con el Más Allá acababa provocando en sus entrevistados a través de una narración hermosa y potente, y con un resultado prácticamente brillante. Así, a partir de 150 historias “reales” recibidas, y tras una selección de las más efectivas, que fueron elegidas, y usando a reputados actores como narradores con el objetivo de recrear la entrevista original, nace “The Darkside” como una colección de cuentos fantasmales que inciden sobre la conexión indígena con "el otro lado" filmada en Sydney. Warwick Thornton había rodado Sansón y Dalila, todos un clásico ya del cine de Australia. Pero esta cinta, este documental, esta fiera es bien diferente a todo lo que antes había hecho. 

Los aborígenes australianos viven inmersos en el umbral de dos mundos bien diferentes, el de la realidad cotidiana cada vez más presente y el de los espíritus, demonios y demás entidades, al igual que en el resto del mundo ha ocurrido y aún sigue ocurriendo. 

Pueden vivir la vida ordinaria teniendo bien presentes a los ancestros muertos y a los demonios, en lo que consideran una lucha de todos compitiendo por el espacio. Así The Darkside se convierte en una colección de cuentos de fantasmas conmovedores, tristes, divertidos y absurdos de toda Australia en la que los actores más emblemáticos de Australia ejercen como narradores. 

Es extraño leer por ahí que esta película es un caso de promesas exageradas incumplidas, cuando en realidad se trata de un concepto quizás algo fuera de lugar para el cine actual que tiene viejas glorias que deberían ser reconocidos como tales desde el principio y sus pretensiones no son otras que documentar una realidad/irrealidad, objetivo más que cumplido. 

El estilo de narración, una sucesión de historias cortas contadas a cámara por actores basándose en los testimonios reales de los narradores originales, lejos de hacerse aburrido, resulta fascinante, como si estuviéramos en una de esas fogatas de campamento a la luz de la luna contando historias de terror en la infancia. 

Algunas de las historias resultan en sí mismas bastante inofensivas y simplonas, mientras que otras logran poner los vellos de punta, fundamentalmente cuando se trata de personas que han tenido que buscar el descanso de sus seres queridos, muchas veces movidos por la culpa. 

Hay historias absurdas, terroríficas (la del bebé muerto y la abuela), originales y trilladas, como la de la señora que explica que su familia entera está maldita tras el uso de la Ouija. Historias e historias al fin y al cabo, pero que hacen que la película, el documental, sea mucho más que la suma de ellas. Y como no quiero ponerme aristotélico, recomiendo, si es que algún día estos experimentos se estrenan en nuestro país en lugar de patrañas tipo “Ouija” su visionado como casi obligatorio, para comprender el acervo cultural de terror de la otra punta del mundo. 

Thornton, consciente quizás de lo difícil de sacar adelante el proyecto, recurre a algunos actores icónicos para regresar al cine por un momento para contar las historias cosechadas en la búsqueda de contenido de la película. A pesar de que las actuaciones son excelentes, no se puede evitar la sensación de desconexión; Los actores, narradores excelentes (Sacha Horler, Claudia Karvan, Aaron Pedersen, Shari Sebbens o Charles Bryan Brown) están en realidad repitiendo lo que le pasó a otra persona, lo que puede resultar una directa contradicción con la regla del cineasta que sólo quería conocer de primera mano las historias y experiencias. 

Y es precisamente este aspecto el único realmente tachable de la cinta, porque acaba debilitando el resultado final, que habría sido mucho más fresco de mano y boca de los verdaderos protagonistas. Pero es de valorar que con nuestras salas de cine llenas de terror cliché Hollywoodiense, se nos ofrezca un planteamiento distinto, sin esos típicos sustos absurdos pero resultando igualmente espeluznante e inquietante. 

Quizás la apasionante historia de Naomi Hicks sea la mejor de las 12, interpretada por Shari Sebbens se centra en un mensaje que la tal Naomi recibió de su abuela muerta prediciendo el fallecimiento de la recién nacida sobrina de Naomi. 

Es cierto que tras las dos primeras historias, y debido a la ausencia de incidentes y sustos que eleven la tensión, el documental, de casi hora y media se puede hacer aburrido para algunos, una vez esfumado el primer interés, pero habrá, muchos también, a quienes el ejercicio simplista, equivocado o no, satisfaga. 

Lo mejor: Su ingenuidad. El elenco, de los insuperables.

Lo peor: El baile de Claudia Karvan.


2 comentarios:

May Dove dijo...

Pues tiene pinta de ser un soplo de aire fresco en el género, así narrado como mini historias por parte de actores. A mi todo lo que viene de Australia me suele gustar porque tiene un toque original y pretenden hacer las cosas de otra manera!
Buen trabajo descubriendo esta joyita!!

Damien Thorn dijo...

Yo, junto con el coreano y el francés, el terror de las antípodas es mi preferido, fresco, innovador y libre de complejos, da gusto... Esta no es de lo mejor pero merece la pena.
Muchas gracias, señorita Dove por su comentario!!!

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).