jueves, 28 de mayo de 2015

Crítica: Exeter (The Asylum)

El alemán Marcus Nispel ostenta en su haber el dudoso honor de haber abierto la caja de Pandora en lo que al vil arte de profanar clásicos del fantástico y del terror se refiere. No olvidemos (y creo que nadie olvida), que este señor nacido en Frankfurt tuvo la genial idea en el año 2003 de remakear uno de los títulos de cabecera del género de terror, “La Matanza de Texas” de Tobe Hooper. Por supuesto, de aquello no podía salir nada bueno y así fue, dando como resultado un descafeinado sucedáneo en clave modernilla producido por Michael Bay (recordemos que Nispel venía del mundo del videoclip), que ponía más énfasis en vendernos el book publicitario de su protagonista femenina, la srta. Jessica Biel, que en intentar recrear la esencia del original.

Viendo que cuatro años más tarde, su segundo largo, en este caso un drama épico de aventuras: “El Guía del Desfiladero” (“Pathfinder”, 2007), pasó con más pena que gloria, el germano no dudó en volverse a cobijar bajo la falda de aquella que tiene una teta bien gorda y rebosante de leche y volvió a coger prestada la grandeza de otro para cavar profundo en la tumba de otro mito del terror que hacía años ya que criaba malvas bajo tierra (aventuras espaciales aparte) y reimagina con manga ancha y con bastante más acierto que en 2003, el “Viernes 13” de Sean S.Cunningham, en el que sin duda es su mejor trabajo hasta la fecha. 

Tras la buena acogida por parte de los fans de la saga de “Viernes 13”, Nispel se crece, piensa que todos los días son Domingo y se planta en el cementerio one more time para tirar abajo de una patada la ornamentada puerta de otro mausoleo legendario del fantástico ante la atónita mirada desde lo más alto del firmamento del dios Crom y su apretado ojete. Nispel se casca en 2011, tan solo dos años más tarde, un nuevo remake, uno de esos que jamás debió existir y que quien sabe si tuvo que ver en la decisión del para entonces gobernador de California, de regresar al mundo del cine: “Conan el Bárbaro” (“Conan the Barbarian”, 2011) donde un tal Jason Momoa hacía el ridículo intentando emular la majestuosa grandeza de Arnold Schwarzenegger (por mucho que la sexy Rachel Nichols y el carismático Ron Perlman, intentaran salvar los muebles). 

Pues bien, Marcus “El Profanador” Nispel, regresa desde las profundidades del infierno en el que sin duda ha debido arder los últimos cuatro años para firmar su nueva película que, para sorpresa de propios y extraños, no es un remake. 

“Exeter” es el nombre de la criatura (si bien anterioremente fue conocida como “Backmask” e incluso parece ser que se ha distribuido también como "The Asylum") y en ella, con una historia original del propio cineasta para que Kirsten Elms (que también tiene algo de profanadora, pues fue la mamá que parío el guión de “La Matanza de Texas 3D”) firme el libreto, nos propone hora y media de comercializable terror teen con tintes de comedia negra que rinde homenaje a la serie B de los ochenta (el alemán es un lince a la hora de dejarse llevar por las tendencias), que reúne hasta el último de los clichés de ésta y de paso, se ríe con (o “de”, no lo tengo aun muy claro) el espectador de todos ellos a lo largo de lo que dura la esperpéntica travesía. 

De entrada, sorprende y mucho, pese de venir de donde viene, que un director ya “consagrado” y con cierto pedigree como Nispel que ya ha manejado pasta gansa (el remake de “La matanza de Texas”, pese a todo, fue un grandioso éxito comercial), aparezca ahora con una producción aparentemente modesta, y no lo digo tanto por el presupuesto manejado (aunque viendo el resultado, no creo que sea demasiado alto), como por el formato del relato, que es el típico de esas producciones pequeñas pensadas para televisión o en el mejor de los casos, para el mercado doméstico. Nispel aglutina aquí todas las misreables formas de gobierno del terror “low cost”, los cruza con los mencionados tópicos de la serie B y cultiva un título al que cuesta cogerle el gustillo más de la cuenta debido precisamente al hecho de que cuesta entender de si se ríe con o de nosotros. 

Una vez entendido (o querido entender) que se trata de lo segundo, “Exeter”, sin ofrecer nada original (clara seña de identidad del director) e incluso rozando el ridículo en muchos de sus pasajes por culpa de un guión surrealista que firmarían los mismísimos Monty Python, termina postulándose como una propuesta entretenida e incluso divertida. En ella, tienen cabida todos los clichés habidos y por haber de diferentes subgéneros, si bien el principalmente homenajeado es el de posesiones demoniacas y espíritus cabreados que tanto proliferaron hallá por los ochenta. Fácilmente le vienen a uno a la cabeza cintas como “Night of the Demons” (la cual si tuvo un buen remake en 2009 de la mano de otro alemán, el sr.Adam Gierasch), "Posesión Infernal" (que también tuvo el suyo) o alguna que otra entrega de la saga “Amityville”, aunque todo desde una perspectiva muy actual, muy en la honda de lo que suelen consumir las nuevas generaciones de terror, por lo que el éxito comercial de la cinta, si termina llegando a los grandes circuitos, está asegurado. 

El propio auto conocimiento , es una de las grandes virtudes de la película (y no tiene muchas más). Es decir, se trata de homenajear y poco más. No pretende resultar creíble, no pretende ser aterradora y desde luego, no pretende que nos la tomemos en serio en ningún momento (pese a que no estamos hablando de una comedia). Se trata de recuperar fórmulas de antaño para tocar la fibra nostálgica del espectador de siempre que sabe que los clásicos del terror son cosas como “El Exorcista” y vestirlas de modernidad para tocar las del ídem de hoy que piensa que los clásicos son cosas como “Scream”. Ambos espectadores tipo, pienso van a saber disfrutar de lo que propone Nispel en esta su nueva película. 

También hay que hacer mención al estupendo acabado visual de la obra, que sin excesivos alardes, presenta excelentes caracterizaciones y un buen puñado de vistosos artificios, así como una siempre agradecible generosa presencia de sangre y algún que otro flirteo con el gore. A todo esto le sumamos una atmósfera medio decente (si bien el tétrico escenario está harto desaprovechado) y algún que otro gag aceptable y tenemos lo que tenemos, una medianía que desde luego no pasará a los anales del cine de terror, que llega para sumarse a una filmografía mediocre como es la de Nispel, quien o cambian mucho las cosas, o va a seguir viviendo toda su carrera del mongoloide gigante de la máscara de baseball. 

En lo negativo, podríamos sacarle pegas a casi todo lo demás. La historia es tan típica que duele a la inteligencia del espectador y de verdad que cuesta creer como se recurre a determinados clichés de cine de tercera para desarrollarla. El guión es un esperpento, donde absolutamente nada tiene sentido y donde las decisiones de los personajes, superan incluso la media de idiotez de los ídem de película de terror americana. En este sentido, llama mucho la atención, por ejemplo, la naturalidad con la que los protagonistas, aceptan y entienden como algo natural algunos de los fenómenos que están experimentando. Es para verlo. 

Por supuesto, si no eres una persona que se deja seducir fácilmente por la nostalgia, que no tiene suficiente con recordar tiempos mejores con alguna que otra referencia cinéfila (más o menos acertada) o que no termina de digerir bien lo que vendría siendo la mescolanza de géneros en apariencia tan disonantes como son el terror y la comedia negra, “Exeter” te horrorizará sin compasión. A esto, hay que sumarle las miserias que vienen siempre de fábrica con el cine de Nispel, como su habitual incapacidad por generar tensión e incomodar por culpa de esa puesta en escena suya tan pulcra y fría donde todo parece pre-fabricado (si el terror de verdad es una magdalena casera, lo de Nispel sería bollería industrial del supermercado) o la torpeza a la hora de filmar secuencias de acción, bruscas y sin encanto alguno a base de mil y un caóticos cambios de plano. 

Por lo tanto, nueva mediocridad del alemán, que pese a que se deja disfrutar si aceptamos kilos a seiscientos gramos en gran parte de su metraje, puede terminar con la poca paciencia de aquellos que busquen en ella, algo más que un guiño al pasado con una capa de barniz y pintura. 

Lo mejor: Su falta de pretensiones, la sangre y alguna que otra referencia muy divertida. 

Lo peor: El guión es de vergüenza ajena y como película de terror, no tiene la menor credibilidad.


9 comentarios:

Missterror dijo...

A Nispel como le de el viento...Lo mismo hace cosas que para mi están requetebien, como que se planta con cosas como "Exeter" a.k.a "The Asylum" a.k.a "Backmask".

De entrada discrepo profundamente con esas afirmaciones que haces sobre el remake de "La matanza de Texas". Para mi "La Matanza de Texas" es el clásico de los clásicos y mi películas favorita de terror, la sola idea del remake me rovolvía el estómago, pero cuando lo vi, disfruté muchísimo con lo que Nispel había dirigido, ¿ es videoclip? sí, ¿y qué? Me gusta mucho el cine videoclipero, pero sobre todo me gustó porque es sucia como ella sola, y crea tensión (eso de que este señor no sabe crear tensión, será para ti, guapo, porque yo en sus dos remakes estrella "La matanza de Texas" y "Viernes 13", estuve pegada a la butaca todo el rato, y eso que todos sabemos el desenlace...). Está claro que aprovecharon la figura de Jessica Biel, pero nada que no pase en la mayoría de las cintas de terror.
De acuerdo con tu apreciación sobre el remake de "Viernes 13" y el de "Conan", y de acuerdo también con los puntos negativos de "The Asylum", peo desde luego, no en los puntos positivos!!! Para mi esta película es un conjunto de cliclés metidos con calzador, con un guión espantoso y carente de cualquier ápice de originalidad. Yo no le vi, ni la gracia, ni el homenaje ochentero por ninguna parte, sólo ganas de no esforzarse en crear una buena historia que aporte algo o que al menos, entretenga, yo sí me la tomé en serio y el resultado es que se queda por debajo del aprobado.
El apartado visual cierto que está conseguido y que en las escenas gore, el trabajo es bueno, y eso es lo que se debería haber potenciado, no intentar vender una historia que no hay por donde cogerla y que , como dices, a ninguno de los personajes pareció extrañar lo más mínimo.
Decepción de Nispel en toda regla!!!

Clon del sr. Rector, devuélvele el cuerpo porque esta película no puede ser cierto que te haya parecido entretenida!!!

El Rector dijo...

Missterror, tu "problema" con este tipo de propuestas de serie B, es precisamente ese, que te las tomas demasiado en serio y eso, te impide disfrutarlas... amén de esa animadversión tuya hacia todo aquello que mezcle terror con humor negro. Está claro, y ya lo comenté en la crítica, que una película como esta te iba a horrorizar.

En tu caso además, se suma que a ti los homenajes y las referencias, te dan bastante igual y teniendo en cuenta que todo lo positivo de esta película se basa en cosas digamos, no tangentes, más bien "románticas" o nostálgicas, entiendo que no tengan sentido para ti. En semejante escenario, entiendo todo lo que comentas y yo en tu caso, opinaría exactamente igual. Mientras sigas buscando lo que a ti te gusta, esa "seriedad" y rigurosidad tan hermética, difícilmente vas a poder disfrutar de la serie B, que desde luego no destaca por ninguna de las dos cosas.

"Exeter" (o como diablos se llame a día de hoy), es una mala película, pero mucho más divertida de lo que cabía esperar. Que creas que intenta venderte una historia, cuando el propio director se la pasa por el forro con alevosía cada vez que tiene ocasión, resulta de lo más sintomático, jeje.

Sobre el remake de "La Matanza de Texas" no me voy a extender mucho pues ya hemos debatido sobre ello en alguna ocasión y nuestras posturas son claras e innegociables. Yo que nunca he sido gran fan de la película original (me gusta y respeto todo lo que significó y significa, pero no estaría desde luego entre mis películas favoritas), si me sentí "estafado" con la película de Nispel y lo pongo entre comillas, pues se veía venir tratándose de un producto tan comercial pensado para las nuevas generaciones. Nispel hace un cine demasiado híper mega producido, muy industrial, justamente lo opuesto a lo que hizo Hooper en su día. Que si, que para mostrar las curvas de Jessica Biel en tres de cada cuatro planos está muy bien, pero para una película underground de terror de los setenta... pues como que no. El remake ni es sucio, ni es tenso (tampoco el de "Viernes 13"), básicamente, porque el cine de Nispel es todo lo contrario: pulcro, frío e indiferente.

El de "Viernes 13" funciona porque la saga viene de otra parte muy distinta y en si misma, se asemeja mucho a lo que el aficionado al terror de hoy demanda. "Viernes 13" no necesita recrear tantos elementos característicos como "La matanza de Texas", por lo tanto hablamos de un remake mucho más sencillo de llevar a cabo. Asesino brutal, jóvenes tontos, jovencitas ligeras de ropa y cuatro muertes vistosas. La fórmula siempre fue esa y aquí se respetó. El margen de error era infinitamente menor y dentro de esas pocas directrices a cumplir, Nispel si supo moverse. Si además le das un buen empaque (y eso si lo tiene su cine), para que más.

Saludos.

El Rector dijo...

Me acabo de hacer pipí en los calzoncillos... pero si resulta que en el Nocturna (mini festival de cine que se celebra en Madrid), le han dado el premio a mejor guión... a MEJOR GUIÓN. ¿Nos hemos vuelto locos? Para que luego nos quejemos de los premios de Sitges. En fin, las drogas supongo.

Ni pensar quiero, como serán entonces el resto de películas exhibidas.

Saludos.

Chanpoo dijo...

Tenía que ser algún día, y eso día ha llegado. Sí, señores, hoy soy yo el que tiene que entonar ese "Has sido muy generoso con la nota". La película se deja ver por la sangre, pero homenaje, homenaje... Estoy con Missterror, yo no lo veo por ninguna parte. De hecho estoy muy harto de que cuando un cineasta hace un producto mediocre diga: "Ey, que esto es ochentero" y todos cual perrito de plástico en el salpicadero de un coche, a mover la cabeza asintiendo.
Si cuando la película parece que va a coger los derroteros de la comedia -esa propuesta para deshacerse de un cuerpo- hubiese continuado, hubiese sido fresca. Por el contrario parece pretenciosa buscando unas razones que ni son necesarias ni creíbles. Y no sigo porque me caliento... ^_^ (Solo me faltaba lo del premio de marras...)

Chanpoo dijo...

Por cierto... ¿viste que había escena final tras los títulos de crédito? Es que no he visto que lo menciones...

El Rector dijo...

Chanpoo, ¿No jodas? No tuve tanta paciencia... ¿Me perdí algo interesante? Igual estaba ahí esa genialidad del guión que se me ha escapado...

Saludos.

El Rector dijo...

Chanpoo, te gustará o no la película, pero los homenajes son constantes (de hecho no hay absolutamente nada de cosecha propia) y las referencias ochenteras también son claras.

Es cierto que en este caso y ahí si coincido, todo esto no quita que la película sea una absoluta mediocridad (por mucho que haya gustado y por mucho premio que se le quiera dar). A mi me ha gustado ya que en ocasiones, soy excesivamente sensible con determinadas formas de hacer cine y posiblemente, si es cierto que este aprobado, puede escandalizar a más de uno, pero soy incapaz de suspender un producto como este, por mucho que lo merezca.

Afortunadamente, este es un caso aislado y por lo general, en esta vorágine por regresar a los ochenta, lo que está predominando son buenos títulos (muy buenos en ocasiones) así que por mi, que sigan haciendo homenajes y viajes al pasado, sobretodo viendo lo que sale cuando se intenta hacer "terror actual".

Saludos.

Chanpoo dijo...

Reconociendo que eres 'excesivamente sensible' no es una buena base, pero al menos eres sincero.
Y te sigo diciendo que para hacer homenajes hay que hacer algo igualmente sincero y a la vez en forma de tributo; copiar o seguir un esquema no es un homenaje. Pero que cada uno crea lo que quiera.

El Rector dijo...

Chanpoo, ser sincero, creo que es la mejor base posible.

Sobre el segundo punto, no estoy en la cabeza de Nispel, así que no puedo opinar sobre su sinceridad a la hora de abordar los homenajes contenidos en su película, tan solo valorar lo que veo. En estos casos, discernir entre lo que sería un tributo sincero o simple oportunismo mercantil, ya es una cosa, como comentas, que debe decidir cada uno aunque a mi personalmente, no me preocupa demasiado y me conformo con el resultado final.

Ahora, si me pidieras una valoración sobre el caso concreto de Nispel, pues viendo su trayectoria, posiblemente me decantaría más por lo segundo, cosa que no quita el "buen" rato que he pasado con "Exeter".

Y ojo, que no parezca ahora que soy el defensor del pueblo, que sigo pensando que hay que estar muy tarado (y que nadie se me enfade), para darle un premio a mejor guión a esta película, y si me apuras, a cualquier otro apartado que no sea el de Fx...

Saludos.

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).