martes, 12 de mayo de 2015

Crítica: The Great Hypnotist

ESPECTACULAR. No se me ocurre otra palabra para describir semejante peliculón que tengo la fortuna de poder criticar. Para empezar, Leste Chen no es ningún genio, y el haber estado nominado como director revelación absoluta en el Festival Internacional de Cine Fantástico de Puchon 2014 lo dice y resume todo. Su cine-al menos hasta ahora- tiene un componente demasiado ñoño que lo lastra en exceso y aunque algunas de sus pelis son más que interesantes, hasta ahora no había hecho nada verdaderamente redondo.

Con "The great hypnotist" se ha desquitado y despachado bien a gusto, y aprovechando las licencias que puede permitirse precisamente por el hecho de no ser demasiado reconocido ni exigido, rueda la mejor película sobre hipnosis que se ha hecho nunca. Y no es hablar en vano, el tema me ha interesado desde siempre, y en concreto la hipnosis en estado de alerta, que aquí sirve de referente argumental a una historia emocionante, inteligentísima y magníficamente contada, cuyo final, a modo de circo de seis pistas, es puro deleite para aquellos que nos creemos que lo sabemos todo... 

Soy un férreo defensor de Shyamalan como heredero del trono vacío dejado por Hitchcock, y lo sigo siendo, pero las riendas del tema “hipnosis” ya abierto por el orondo genio en varias de sus pelis las agarra aquí Chen, como quien no quiere la cosa y se marca una goleada de auténtico lujo, en un vaivén que le sienta de miedo desde el tito Alfred hasta el Origen(Inception) que amo pasándose un poco por Lynch y por el rollo petardeo chino. Y desde luego sale airoso del movimiento cual Shakira bailonga viernes noche. 

Yo, de entre todo el fascinante reparto destacaría el femenino en su totalidad, pero en especial a Zhong Lü, ese prodigio de la interpretación, como profesora Fang, en plan Gran Dama del nuevo cine chino. 

Técnicamente es una preciosidad y hasta las ñoñerías propias del director (el karaoke con el "You must love me" de Evita o la canción de los créditos, bonita bonita) encajan y emocionan a partes iguales. Y es que los efectos Visuales de Cui Chen compuestos por NAGA FX son tales que dejan a pelis rollo "Mindscape" (con la que comparte algún hilillo suelto) a la altura de los tobillos. 

Los grandes maestros del cine de suspense, los grandes genios del cine en general, parecen haber resucitado para empezar rodando un videoclip de Enya (la sosa esa cantarina) y acabar haciendo un peliculón como la copa de un pino que engrosa ya mi lista de favoritas y por la que me batiré en duelo con cualquiera que tienda a denostarla. 

Ya he visto lo último de mi Collet Serra, espero ansioso nuevos Aja, Amenábar y Wan, pero con este pedacito de cine perfecto ya doy el 2015 por un año de los cojonudos. 

La última película del director taiwanés Leste Chen que ví fue hace tres años, algo así como “AMOR EN CRÉDITO”, la típica deliciosa y ñoña a rabiar comedia romántica continental donde lo único realmente salvable era Lin Chi-Ling. 

Aquí, Chen vuelve a sus raíces de terror (más o menos, de todos modos) después de su debut como director en LA HERENCIA (2005), y reviste sus cualidades fílmicas, intrigantes y terroríficas con una elegancia pocas vista antes, por no ser tajante y decir nunca, pero es que El gran Hipnotista me parece la peli más elegante de la historia. Esto en cuanto a lo formal, impecable, distinguido, distinto y fascinante. Pero es que en el fondo, en la historia, en la trama y desarrollo el resultado es de un agarre tal, de un misterio de psico-terror puro y duro, elegantemente combinado con una interesantísima y muy bien tocada premisa basada en un concepto tan inquietante y fértil en lo cinematográfico como es la hipnosis en estado de alerta. 

El arranque y quizás el momento más memorable de la cinta es una escena de apertura de lo más retorcido, enfermizo y astuto que nos regala, de golpe, un momento de suspenso psicológico puro y duro en el que una mujer mayor terriblemente asustada trata de escapar de una joven aparentemente no muy centrada antes de que nuestro prota, unos segundos más tarde, nos revele que todo no ha sido sino un extraordinario ejemplo de la habilidad hipnótica del Dr. Xu Ruining. 

En la peli, el Dr. Xu Ruining (fabuloso Xu Zheng) es un terapeuta de renombre a nivel internacional que cree arrogantemente que es casi posible curar a un paciente de cualquier mal mediante el uso de una determinada forma de hipnosis, lo cual crea controversias y desconfianzas contínuas, pues si bien es una ciencia que produce resultados sorprendentemente eficaces, sus límites éticos son un pelín difusos en cuanto a que las cuestiones del libre albedrío del paciente se hacen un poco borrosas cuando ha entrado en el estado de hipnosis alerta. 

Después de ofrecer una magistral conferencia sobre el hipnotismo, su mentor académico, la profesora Fang (Lu Zhong, esa tremenda dama del cine oriental) quiere que él se haga cargo de un caso que involucra a una paciente difícil llamada Ren Xiaoyan (espectacular Karen Mok, propia del mejor cine negro de época). Aparentemente Ren ha visitado ya a muchos psiquiatras antes, pero ninguno de ellos ha sido capaz de calmar esa patología según la cual puede "ver gente muerta". 

Cuando Ren finalmente se presenta un día en la clínica de Xu, el hipnotista intenta saber más sobre sus antecedentes personales empezando por sus padres adoptivos hasta que la pone en estado de hipnosis y es entonces cuando el psiquiatra, incrédulo, distante y reticente como todos, empieza a dudar de la historia de la paciente y sus poderes psíquicos para ver gente muerta sin dejar de desconfiar por un solo segundo de lo que le cuenta, pero cada vez más convencido de que tras esa historia hay algo de verdad oculto tras años de hacer la vista gorda como médico y como persona. La fascinante trama, narrada con unos FX propios de la mejor producción americana se convierte entonces en una experiencia tan fascinante que mantiene al espectador intrigado y ansioso por adivinar el posible resultado. Gracias a un guión apoyado por Ren Peng y una dirección ajustadísima de Leste Chen que no da puntada sin hilo, la peli es francamente absorbente, muy interesante sobre todo en cuanto a la forma en la que el elemento de la hipnosis se ejecuta sabiamente en un juego del gato y el ratón en las mentes de Xu Ruining y Ren Xiaoyan. Y es que hay una teatralidad marcada y paradójicamente refrescante en la GRAN obra de Leste Chen, y aunque la mayor parte de su metraje tiene lugar en un único reducto, el gabinete del doctor, de cuyos confines físicos la narración sólo escapa en los sucesivos sueños y recuerdos inducidos, no existe en absoluto la sensación de agobio, de estática meditada gracias a un diseño elegante de todo el conjunto, una fotografía pulida magistralmente y redundando, sobre todo, a ese partido de tenis dialéctico entre sus dos actores de diferentes orígenes, cuya confrontación brilla tanto divertida como afectivamente. 

La cinta ha sido sin duda bendecida con la cinematografía más perfecta y pulcrísimamente cuidada, mientras que el diseño general de producción es igualmente de primera clase y deja en pañales a muchas de las grandes superproducciones que llegan a nuestras carteleras. 

Xu Zheng ofrece una sólida e impecable interpretación como el hipnoterapeuta arrogante, vanidoso, excesivamente desconfiado y prácticamente deshumanizado Xu Ruining, mientras que Karen Mok coincide en intensidad con la de Xu en una premiable, asombrosa y alucinante interpretación a base de capas que van de la femme fatale seductora a la conmovedora Ren Xiaoyan. 

Verlos a ambos en acción, tratando de burlar y manipular el uno al otro durante la sesión de hipnoterapia es puro cine emocionante y profundo, del de verdad. 

La trama, laberíntica, deliciosa y preciosista, logra mantener la tensión creciente conforme la película avanza, sin decaer en un solo momento. Y su vuelta de tuerca, absolutamente necesaria, no es de aquellas que uno se huele en tres segundos, sino que es tremendamente fascinante y satisfactoria, de esas que nos dejan con un extraño sabor de boca tras el giro, en absoluto artificial o colado con calzador. 

Es la película, por tanto, una de mis sorpresas tremendas en lo que va de año, uno de esos reductos de cine que gozo cuan perro en celo o gorrino feliz en charca de barro y un más que inesperado buen thriller. 

Por supuesto que hay claras referencias y dejes propios de las mejores obras de M. Night Shyamalan, Nolan, Dorado y Brad Anderson, o incluso de Ley Chi Leung, lo cual lejos de ser un problema se convierte inteligentemente en una de las partes del juego, gracias en gran parte a su único, definitivo y definitorio sentido propio del estilo cinematográfico y la manera en la que las propias explicaciones se van entresacando como encajes de bolillos de la propia trama, sin acudir a ayuditas externas.

Desde que la descubrí la he visto cinco veces y en serio, cada vez me gusta y convence más. Igual los Thorn tenemos raices taiwanesas o chinas, quién sabe... 

Mi nota es: OBRA MAESTRA.


6 comentarios:

Chanpoo dijo...

Estupenda reseña, tremendo hype. Karen Mok me tiene enamorado desde los 90. Con esto te lo dijo todo.
Y sobre Leste, a mí su "The heirloom" me pareció fantástica, pero en los últimos años se ha perdido un poquito siguiendo otras necesidades.
Lo dicho, con enormes ganas. Muchas gracias Damien.

Agustin VAZQUEZ ALONSO dijo...

Me llamó la atención la crítica.
Damien Thorn.
Miraré la película por online.
Y a ver si me gusta Como lo que escribiste en tu crítica.

Saludo,

Damien Thorn dijo...

Gracias a tí, Chanpoo, pero sí, esta te la dedico con ganazas, porque es un pasote absoluto!!!!Ya me contarás!
Agustín, espero que a tí también te guste, muchas gracias por leernos!!
Saludetes!

Chicos, todos,tenéis que ver Alleluia YAAAAAAAA!
(no sabéis lo que ha costao, apuffff)

Agustin VAZQUEZ ALONSO dijo...

Visto la película me gustó. Sus titulada en Español genial. Damien Thorn te sigo porque me gusta lo que escribes.

Saludos.

Damien Thorn dijo...

Gracias Agus, pero somos siete escribiendo!
Un saludete!

Chanpoo dijo...

¡Cuánta razón tenías! Quizás no sea para mí una Obra Maestra, pero sí que es un películón. Gracias Damien, esta tengo que reconocer que la tenía un poco perdida, pero gracias a ti la he descubierto.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.