domingo, 24 de mayo de 2015

Crítica: The Human Centipede 3

Por fin llegó a nuestras carteleras caseras la tercera parte del ciempiés humano, y con el estómago vacío por lo que pudiera pasar, la vi a tempranas horas de la mañana, antes de ir a ejercer mi derecho al voto, y de paso ver si somos capaces de limpiar la otra mierda que nos rodea, para poder traer el análisis a este nido de cuervos insano, en esta bonita tarde dominical. Aviso que ni me quité el pijama para verla y que por si acaso, me puse el chubasquero para no mancharme mucho como me pasó con la segunda parte, en la que me llené de mierda hasta las cejas, y de esa guisa, volví a reencontrarme con Dieter Laser y Laurence R. Harvey, así comenzaba mi mañana.
El problema de vender el pescado antes de que el pescado llegue a las tiendas, es que corres el riesgo de que si no llega con la calidad requerida por aquellos que te lo han comprado, puede armarse la marimorena, porque el cliente se sienta engañado y ya sabemos que el cliente siempre tiene la razón. Tom Six, el rey del autobombo y de la publicidad gratuita, cuenta con esto, claro que cuenta con esto, pero básicamente se la suda, él está aquí para escandalizar y es capaz de reírse de cualquier cosa con tal de conseguirlo, porque ha hecho suya la máxima de que es mejor que hablen mal de ti, a que no hablen en absoluto, así que a la mierda los clientes!! 

Dicho esto, sabréis por donde van los tiros en "The human centipede 3", y a estas alturas a nadie debe extrañarle que el sr. Six se masturbe un poco más con su ciempiés y piense sólo en su placer a la hora de rodar la tercera y última parte de esa locura que comenzó en el 2009, y que dividió opiniones. Por mi parte, este señor recibió ovaciones, pues creo que yo me tomé mucho más en serio su producto que él mismo, y me pareció que "The human centipede" era una obra nacida para incomodar, en la que nuestra mente hacía el trabajo sucio, pues frente a la avalancha de mierda que se vivía en nuestras mentes, lo que se nos mostraba en pantalla era un ambiente aséptico y cuidado, donde la intención no era torturar a los personajes, sino al espectador que encontraba todo ese mundo de caos escatológico superior a lo que podía soportar. 

Tres añitos más tarde, Tom Six, quien ya manejaba a su antojo los mass-media por aquel entonces, nos trae la cara B se su obra, con una segunda parte en la que se mostraba absolutamente todo lo que no veíamos en la primera parte. Six no escatimó en gore, suciedad, heces y todo tipo de secuencias de mal gusto en un blanco y negro enfermizo para reírse de su propia obra y esperpentizarla en busca de la repulsión visual, antes que la imaginaria. 

Es en 2015, con esta tercera parte, donde se decide si Tom Six es el genio provocador que intenta vender al mundo, o un simple muy buen vendedor de humo. Complicada elección cuando si hay algo que no se le puede reprochar es que es un hombre original, que ha conseguido ser más personaje que director, y que es capaz de provocar como nadie sin importar las consecuencias o la mala fama, pues como digo, él que de publicidad sabe un rato, es conocedor de que toda la mala fama que se cree a costa de ser tachado como un director que sobrepasa límites, de tener mal gusto y poca capacidad para salirse de su ciempiés, es mejor que el hecho de ser tachado de ser un director más que no es capaz de aportar nada al género de terror. 

Esta vez no voy a avisar de posibles spoilers, porque creo que nadie se puede sorprender con ellos, pues la portada escogida por Six para su tercera película es el mayor spoiler que se puede hacer de una película, porque a él le gusta empezar siempre por el final, y así lo ha demostrado en cada imagen que ha filtrado a la prensa, y como digo, en su propia portada. "The human centipede 3", comienza, una vez más, con el visionado por parte de los protagonistas de la anterior entrega, esta vez de "The Human centipede 2", para así intentar dar un aire continuista a la saga, aunque sean totalmente independientes respecto a la linea argumental que siguen. Primeros minutos y vemos lo realmente interesante de esta tercera parte, que es el duelo de titanes entre los protagonistas de la primera y la segunda parte: Dieter Laser y Laurence R. Harvey, quienes fueron la mejor baza de Six en ambas películas, ya que si algo sabe hacer bien este director es escoger el casting, y no creo que haya mejores exponentes de los personajes pesadillescos que quiso mostrar Tom Six que el dr. Heiter y Martin. 

Yo no tenía claro si la sombra de estos dos personajes sería demasiado alargada para los propios actores, pero una vez vista "THC3", está claro que mis dudas eran infundadas, pues los nuevos personajes: el alcaide Bill Boss y su ayudante, Dwight Butler, son infinitamente más desagradables, en especial el hiper-mega-super histriónico Bill Boss. Si bien, en esta tercera parte, no se podía sacar mucho jugo de la historia, se ha intentado sacar jugo del guión, pues estamos ante el "cuanto más grande mejor" y el "a ver quien dice la burrada más gorda". Es así como Tom Six construye a sus protagonistas, sobre el asco infinito y el desconcierto de que pueda existir este tipo de gente. En este caso, el premio gordo le toca a Dieter Laser, quien vuelve a interpretar de una manera absolutamente desmedida, pero ajustada a un guión que intenta provocar y resultar ofensivo a a cada segundo, y lo consigue, vaya si lo consigue!!, siendo el jefe Boss, de lejos, lo más desagradable de la película. 

No podemos tomarnos en serio esta gran broma, pues estamos ante una comedia de terror, y como tal, busca el chascarrillo fácil sin cesar. No importa lo lejos que te encuentres de estas propuestas, al final es imposible no sonreír entre tanto disparate y exageración, pues por probabilidad, entre tanto gag, alguno te tiene que hacer gracia. Respecto al apartado visual, estamos ante una fotografía donde predominan los tonos naranjas, para hacer partícipe al espectador del calor que vuelve loco a todo el mundo en la prisión en la que se centra la historia. Los presos, quienes sufrirán los desvaríos sin control de Boss, serán la clave para sacar a relucir el maquillaje que acompaña, tanto al gigantesco ciempiés que el ayudante Butler quiere formar en pos de un equilibrio económico y de sumisión en la cárcel, como para las torturas a las que el descendiente de nazis, Bill Boss, somete tras las sublevaciones de ciertos presos. 

La decepción viene cuando comprobamos que realmente no hay nada en la película que atraiga más que las palabras que Six ha gritado para vender su película, pues el principal problema de esta tercera parte es que se alarga una idea que ya viene muerta de fábrica, pues si nos desvelan el final antes de que si quiera esté grabada la película, lo único que se puede hacer en la hora y tres cuartos que dura la misma, es rellenar, y en ese relleno, repetir y repetir y esperar que tus personajes caigan en gracia y que soporten todo el peso, pues el gore está contado con los dedos de la mano, en cuatro escenas puntuales, y fue infinitamente más punzante en la segunda parte, así que sin efectos visuales, sin sorpresa y sin giros, lo único que se puede hacer para escandalizar es poner a gritar barbaridades sin control a un actor fetiche y cruzar los dedos para que el público no se aburra, pero mucho me temo, que la potencia sin control no sirve de mucho, y "THC3" termina por hacerse pesada y se come su propia mierda. 

En definitiva, termina la andadura del ciempiés humano, y lo hace con ritmo cansado. Es, sin duda, la más floja de las tres entregas, y ni el hecho de contar con secundarios reconocidos como Eric Roberts, Robert Lasardo, la porno star Bree Olson, Tommy "Tini" Lister o el propio Tom Six interpretándose a sí mismo(por cierto, es muuuy mal actor...), salva el hecho de que para estirar las ideas hay que reinventarlas, y eso no significa hacerlas más grandes, sino darles la vuelta, porque si no, termina siendo más un experimento personal de un director que se ama a sí mismo, que una forma de dar al público lo que busca, que al fin y al cabo es algo más elaborado, que entretenga y deje buen sabor de boca, si se me permite el chiste. 

Aun así, como veréis, para mi es una película que sí aprueba, porque consigue crear personajes para el recuerdo, porque tiene partes que sí resultan interesantes y porque nuestro querido ciempiés ha llegado a su final como siempre quiso su creador, a lo grande!!! Y ahora, es hora de comer, amigos.


15 comentarios:

Angelica dijo...

Yo no soporté los gritos de Bill Boss. Para mí, me recordó Asesinos por Naturaleza, un poco.

Max Cady dijo...

Gran crítica y un placer leerte querida Alicia pero me temo que has sido muy benévola con esta nueva entrega del ciempiés humano.

Debo reconocer que el señor Six me enganchó con sus dos entregas anteriores tan dispares entre sí pero tan “maravillosamente” enfermizas y demenciales. Pero esta nueva entrega que debía ser (al menos así lo esperaba yo) la gran bomba insana, cruel y ultragore de la historia del cine (con toques de humor negro y denuncia del American way of life) se ha quedado en una grotesca parodia de sí misma y en un ejercicio de egolatría onanista que ha dejado pasar una oportunidad única para realizar la película épica en su género. Una lástima, aunque reconozco que tiene un par escenas bestiales (muy escaso bagaje si lo comparamos con lo ya visto hasta ahora en las otras cintas).

Saludos enormes.

P.D. No he visto nunca una actuación más desmedida y pasada de rosca que la ofrecida por Dieter Laser en esta película.

El Rector dijo...

No tengo duda alguna de que estamos ante la más floja de las tres entregas y entiendo además, la decepción que le puede haber supuesto a todos aquellos que esperasen una nueva ración de lo mismo... yo personalmente, aplaudo el nuevo enfoque dado a la franquicia por el amigo Six, pues como queda claro tras ver esta tercera entrega, la fórmula del ciempiés humano ya está agotada (la película pierde fuelle precisamente, en su último tercio cuando se aborda dicho asunto).

En lo referente a gore y malsanidades escatológicas, era IMPOSIBLE superar a la segunda entrega, por lo tanto, es lógico que Six haya optado por ofrecer un producto relativamente diferente, mucho más enfocado a la comedia si cabe que su predecesora y relegando al ciempiés a un segundo plano para hacer una película a la medida de Dieter Laser, quien nos regala una de esas interpretaciones antológicas que le encumbrarán como un nombre de culto dentro del género. Desproporcionado y completamente desbocado en todos los sentidos, Laser justifica por si solo el visionado de una cinta que apuesta por una comedia burra políticamente incorrecta que le da una nueva vuelta de tuerca al cine carcelario. Sucia, violenta, desagradable pero sobretodo, divertida, muy divertida... al menos, mientras le dura el fuelle al amigo Laser.

Una propuesta desternillante plagada de fabulosos horribles gags, que hará las delicias, en clave de humor, de los amantes de lo bizarro y lo enfermo, donde destaco además la gran química entre Dieter y su partner femenina, la srta-Olson, quienes nos regalan los mejores momentos de la película y que por una vez, le otorgan a la pornostar de turno, un papel algo más relevante que el de simple reclamo publicitario.

Me reitero, siendo la entrega más floja de la saga, un divertimento absoluto sin otra pretensión que hacer pasar un buen rato al sector más desviado de la parroquia.

Missterror, lo le habría dado una estrellita más, pero coincido mucho con lo expuesto en tu nada escatológico análisis ;)

Saludos.

Missterror dijo...

Angelica- Los gritos de Bill Boss es lo que hace a Bill Boss y coincido en que son desquiciantes, pero tengo claro que sin ellos, el resultado aún hubiera sido peor. Lo que ya no veo es el parecido entre "THC3" y "Natural Born Killers"...


Max- Que bien verte por aquí!!! Leyendo tu comentario veo que practicamente opinamos lo mismo de la película, lo que pasa es que yo no llegué a darle demasiado crédito a las palabras de Tom Six cuando cacareó al mundo entero que la última parte sería absolutamente demoledora. Ya la segunda parte era una parodia de la idea original de Six, y esta tercera es una parodia de todo, lo que pasa es que no ha sabido hacerlo con acierto y ha tirado por el camino fácil, que es el de la insolencia y las burradas de manual, pero con muy poco ojo a la hora de despedir al ciempiés como se debe (por ejemplo, desperdició la idea de la oruga por completo, y esa debería haber sido una buena baza)
Dieter Laser sigue siendo Dieter Laser, pero elevado al cubo, que es lo que requiere esta tercera parte, ya que él es el centro de la película y no el ciempiés. Ya encarnando al Dr. Heiter era histrionismo puro, y entiendo que aquí se pasa unos tres millones de pueblos, pero es como lo quería Tom Six y lo único que puede hacer recordable esta cinta.

Rector- Yo no esperaba más de lo mismo, pero sí alguna sorpresa, que Six no da, ya que opta por la burda senda de la comedia animal, irreverente y politicamente incorrectísima, haciendo una bandera de los clichés de mal gusto.
Coincido contigo en que era imposible superar en gore, mal gusto, suciedad y malsanismo la segunda parte, tampoco lo esperaba, pero es que a mi no me ha parecido tan divertida y graciosa, tiene algún punto, pero en lineas generales termina por hacerse pesada, y para nada desternillante, como te lo pareció a tu. Supongo que de ahí la diferencia de notas entre tú y yo.
Dieter Laser es el típico personaje que a ti te fascina, y yo entendiendo que es la clave de esta película y que está dirigido para actuar de la manera desbocada en que lo hace, te diré que le prefiero algo más comedido, porque consigue sacarte de quicio, algo que por otra parte, supongo que era el propósito de tal personaje, y por tanto, acierto de la película.

Saludos!!!

Chanpoo dijo...

Pues a mí sí que me ha gustado y me lo he pasado bomba viéndola. La verdad es que la segunda entrega me horrorizó -la primera me encantó- y a esta le he pillado el tono desde el principio, por eso la he disfrutado.
Está claro que no es una gran película, pero como entretenimiento "sano" -que se me entienda lo de 'sano'- por mí vale.

May Dove dijo...

Todavía no he sido capaz de posicionarme con esta entrega que me parece original y asquerosa a partes iguales. No tengo el cuerpo para ver la tercera, tendré que esperar a dar a luz y estar menos sensible para ver mierdas (no hablo de la película, hablo de heces de verdad) a tutiplén. Pero me alegra ver que la apruebas porque al menos no será tan terrible como si le hubieras cascado un 1, que es lo que yo me temía que iba a pasar.
Las cintas escatológicas no son mi debilidad, ya lo sabéis... pero reconozco que le ciempiés humano es harina de otro costal.

Missterror dijo...

Chanpoo- Lo cierto es que yo no simpatizo con este tipo de comedias tan pasadas de rosca y esperaba mucho más que una cadena sin fin de barbaridades. Eso juega en mi contra a la hora de disfrutar de estas propuestas.
A mi la primera parte me encantó, y la segunda, aunque ya mostraba el carácter abiertamente paródico de Tom Six, también me gustó. Esta tercera se me queda muy justita.

May-En tus estado no es recomendable ver la segunda parte, esta tercera la puedes ver sin problema, aunque realmente yo no tengo nada claro que te vaya a gustar.

Saludos

Damien Thorn dijo...

MissT,
BRAVO nuevamente por tu crítica, y en este caso aún más sentidamente!
Porque haces ligeramente atractivo algo que en mi opinión es basura y de la gorda...
Alabo la valentía fuera del sistema de Six. Y la primera entrega me marcó bastante, si bien la segunda me parece magistral (uno de mis dieces en Filmaffinity), el colmo de lo desagradable, sucio y ruín del ser humano.
Ambos protas están bien en su registro de joputa insano zumbao, sin demasiadas estridencias y la fotografía de la segunda parte me hizo adelgazar unos kilos en una semana...
Pero esta tercera parte, el desfase dislate cómico chapuza me ha parecido insufrible. Machista, homófoba, racista y con un claro afán de levantar ampollas y hacerse publi para su venidero trabajo Onanista, que promete ser mucho, mucho.
Aparte de esto, hija mía, qué gustico da leerte y ver cómo puedes sentir las cosas de la forma que las sientes.
Lo dicho, un orgullo escribir en la misma página que tu.
Extensible al resto, eh?
Saludetes

Missterror dijo...

Damien- Mil gracias :), aunque en realidad sigo pensando que todo ese desmadre sí que se merece el aprobado, por más que casi todo el público y la crítica se empeñen en masacrarla. Tom Six es un hombre que se vuelve loco con los excesos, y hay que criticarle por todo aquello que no sabe hacer, pero desfasar sí sabe hacerlo y lo hace como pocos, optra cosa es la poca clase que tenga para ello y el poco acierto de jugar todas las bazas de su "gran" parte final con las cartas de la comedia descerebrada sin nada más que añadir.
Si te soy sincera, yo no creo que este director tenga mucha más vida que el ciempiés y tiene que reinventarse por completo para volver a convencer, algo que me da la sensación de que le va a ser tremendamente dificil...Ya veremos!!!

Por mi parte, el gusto es mio al poder estar en esta página de terror y fantástico (la mejor!!! ) con todos vosotros, que hay que ver cómo ponéis el listón con cada crítica que os marcáis, créeme que cada vez que os leo a cada uno de vosotros, me cae la gotita de sudor por la frente, pensando en lo próximo que yo escribiré para llegar al nivel...

Saludos!!!

damien thorn dijo...

Pues para tu relajo te diré que dos de mis pelis preferidas de los últimos tiempos eran descartes absolutos que sólo ví por recomendación tuya, Thanatomorphose, que ya sabes lo mucho que me ha influenciado y sobre todo Alleluia, donde ya me rindo definitivamente a Du Welz en la que para mí es una de las mejores, si no la mejor, peli de Sitges de este año (no me mola It follows tanto como a vosotros, y Alleluia me mola incluso más que Babadook)
Así que el placer es seguir descubriendo cosicas gracias a todos vosotros, chulazosssss

Bieitols dijo...

Pésima.
Trata de hacerse el gracioso riéndose de sí mismo y lo que resulta es patética y cargante.
Triste cierre a una, aún así, gran saga.

Missterror dijo...

Bieitols- Reirse de sí mismo, yo creo que sí se ríe. Otra cosa es que se ría de la única forma que sabe, que es de la forma más cafre.
Tengo claro que en esta tercera parte se bajó el listón muchísimo y que es un mal cierre, pero aún así no creo que sea una película tan patética como le ha parecido a la mayoría, pues sigue una estela clara dejada por Tom Six ya en la segunda parte, que es la ida de olla total.
Respecto a Dieter Laser, pues como ya se ha comentado, es el gran descubrimiento de toda la saga, y para mi en la primera está soberbio, y en la tercera, no deja de ser la idea de la barbaridad hecha persona, por tanto, y pese a que este histrionismo me ponga de los nervios, lo entiendo como evolución lógica dentro del mundo de Six y lso personajes que trata de crear.

saludos

Bieitols dijo...

Estamos de acuerdo MissTerror, en que sí se ríe de sí mismo. De eso va esta tercera entrega. Simplemente es que a mi no me ha hecho gracia.
También entiendo que lo exagerado de la actuación de Dieter es acorde al tono de esta entrega. Pero me pasa lo mismo, a mi me carga. Estaba deseando que terminase la película para dejar de escuchar sus gritos histéricos.
Lo único que salvo aquí es la sangre. Que aún tiene alguna escena bien hecha. Y las gominolas que le traen de Brasil?, que sí me hizo gracia. Por bizarro!

juanma dijo...

Yo creo que esta entrega cierra el círculo y lo hace muy bien lo que expone la crítica y algunos comentarios estad acertados critican la autoparodia pero eso para mi lo logra porque recuerdo a wes craven haciéndolo en la nueva pesadilla de fredy trayendo de vuelta a la actriz de la primera de freedy y fue una basura total en este caso a los fans tener a los dos personajes y al director para mi fue un acierto.. La primera la veo como una película de terror original la segunda una locura gore y la tercera es mas un homenaje tirando a la comedia en ningún momento se quiere tomar en serio la película va por otro camino diferente que las primeras y eso me gustó a mi un abrazo desde buenos aires argentina

Missterror dijo...

Juanma- Esta claro que "THC3" es una autoparodia, que es una gran broma de lo que Tom Six ideó en la primera parte y lo que ya dejó entrever en la segunda. NO hay que tomarla en serio nunca, y desfasa al máximo para cerrar un círculo, que está claro que Six no ha sabido cerrar de otra manera. Par mi esto es una pena, porque con algo más de mano, algo mñas de cabeza y mucha menos exageración, el círculo podría haberse cerrado de una forma más redonda. No obstante, el director optó por esto, y es algo que no desentona demasiado con la senda tomada en la segunda parte, donde está claro que ya se carcajeaba de sí mismo.
Acertada la comparación con la Nueva Pesadilla de Freddy, y es cuando me doy cuenta de lo generosa que fui aprobando esta película, porque considero que esa última pesadilla de Freddy, de tan autoparódica, era avenrgonzante, y me temo, desde la distancia entre el primer visionado de "THC3" y el día de hoy, que el recuerdo no juega en su favor. Aun así, considero que hay lógica y coherencia en todo el recorrido de la obra de Tom Six y también en el personaje en el que él mismo se convirtió y al que claramente, dado su parón cinematográfico, no ha podido sobrevivir.

Saludos para Buenos Aires!!

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.