sábado, 9 de mayo de 2015

Crítica: Sweet Home

El debut de Rafa Martínez es una cinta de género que bien puede presumir de una elegancia y carácter visual diferenciador que ya quisieran muchas de las cintas que aplaudimos desde páginas como en la que nos encontramos. Lo que sucede es que uno acaba perdiéndose entre tantísimos referentes descarados y retadores al espectador curtido en terror español y extranjero y llega un momento en que para disfrutarla de veras tienes que abstraerte, no tomártela demasiado en serio y rendirte a sus encantos que desde ya auguran un futuro más que prometedor para este chaval. Si no adorase [REC], si no amase todo lo que hace Balagueró, si no me pusiera tantísimo la violencia visual de Aja, Zombie, Roth y Wan y si no fuese devoto de Halloween, e incluso de La comunidad, y si MissTerror no me hubiera metido en el cuerpo el gusanillo de las home invasions, Sweet Home habría sido un verdadero bombazo, original y renovador. Pero claro, estamos hablando de algunos de los más importantes referentes del terror actual, así que realmente Martínez no va nada mal encaminado cuando su ópera prima huele a cosas ricas, ricas.

Así, el destartalado bloque en el que se desarrolla la acción nos puede recordar al igual que su brillante heroína al de [Rec] y a la Velasco. Una acción que es puro slasher ochentero del bueno con inquietantes toques de terror clásico y contemporáneo que son una pura delicia. 

Pues bien, Alicia, una inconmensurable Ingrid García-Jonsson, es una buena moza que curra para el ayuntamiento de Barcelona inspeccionando inmuebles y firmando informes de calidad urbanística. Así, en el desempeño de sus funciones le toca revisar un edificio casi en ruinas en el que hay un sólo inquilino que por mucho que las empresas inmobiliarias se empeñen y se empeñen en echarle, no tiene la más mínima intención de largarse de su piso para que puedan derriben el bloque que considera su hogar, si no es con los pies por delante. 

Con este trasfondo político y social del mobbing inmobiliario que es una triste realidad de las muchas que asolan nuestra querida Hispania, y que tiene un detalle de esos que le dejan a uno patidifuso cuando ve que la peli está subvencionada no ya por el ministerio sino por TVE!!! (Si la acomodadora se sienta junto a mi butaca, se saca el támpax y me lo mete en la oreja no lo flipo más que viendo esta nueva farisea muestra de desvergüenza), la peli arranca con la decisión de pasar una noche romanticona de la moza y su mozo Simón, (Bruno Sevilla), para celebrar su cumple. Sí... Hay gente para todo, Iker y Carmen duermen en pueblos abandonados con el romántico murmullo de las psicofonías y nadie dice ná... 

El caso es que esa decisión, a la par romántica y cutrona, puede ser la peor de sus vidas, pues el bloque, bajo la cansina lluvia que cae insistente aumentando las goteras y la sensación de soledad en la noche oscura, se convierte en el coto de caza, de una cacería humana, para unos encapuchados cabrones y malignos contratados para cargarse al anciano que no cede su hogar y que se encargan de hacernos entrar al terror palpable y veraz al que los dos protas son sometidos. 

Funciona esta metáfora facilona del mobbing inmobiliario y el desahucio forzoso no ya por el hecho de que la historia se desarrolle en uno de esos bloques, sino porque la parejita, vamos, nosostros mismos, nos convertimos de inmediato en las nuevas víctimas de esos criminales sin escrúpulos que bajo la capucha bien pueden esconder al alto empresario inmobiliario, a la bank(i)a que adquiere pisos a usura, al político que miente como el niño que niega haber comido la galleta con la cara llena de churretes... Y es que ahí están esos datos: Unos cienmil desalojos forzosos se realizan en España cada año, lo que supone cienmil familias privadas de vivienda digna... Pero no todos se llevan a cabo de igual manera. La mayoría se lleva a cabo de forma pacífica, controlados por plataformas de ayuda y policía, muchos otros por la fuerza, y unos cuantos, como ya dije, usando el mobbing, el acoso y derribo a ancianos con alquileres de renta antigua que han vivido toda su vida bajo esos techos desconchados y muchas veces no tienen ni saben donde ir. Y eso sí que es terror de verdad, y del bueno. 

Y con ese punto de partida de la realidad de la crisis inmobiliaria en nuestros días, Martínez logra sujetarnos a la butaca, gracias a un brío, a un saber hacer y un pulso narrativo sorprendente en un debutante que, como ya he dicho, recurre a la iconografía y la memoria cinéfila terrorífica del espectador, como sin ir más lejos, y extrañamente nadie ha señalado, la estupenda cinta de Hong Kong “Dream Home” de Pang Ho-Cheung que premió en Sitges del 2010 a su actriz Josie Ho y su estupendo maquillaje y que fue sin duda de lo mejor de su año. 

Encontramos retazos de películas, pero también de subgéneros, como el survival horror y el home invasion que tantísimo me gustan, así que la verdad es que he disfrutado de la peli como un cochino en un charco. 

Uno de los mayores aciertos de la cinta es su elegante puesta en escena en un espacio reducido prácticamente a interiores, aumentando la sensación de agorafobia, ansiedad y angustia enfermizas en que poco a poco se va convirtiendo la peli justo antes de introducirnos en la violencia salvaje, brutal, descosida y dolorosa que hará las delicias de cualquier fan del género. Y es que la cinta está sobre todo muy, muy bien planificada, meditada y pensada. No hay un plano que sobre, una frase, un golpe, un chorro de sangre de más, sino que todo encaja a la perfección en una maquinaria high class en la que la trama se desarrolla a la perfección, transformando ese bloque ruinoso en un auténtico pasaje del terror que es tan protagonista si cabe como el resto del reparto y que Martínez nos presenta desde el primer instante en unos inteligentes créditos iniciales. 

Pero no es sólo crítica social envuelta en suspense Sweet Home, sino toda una declaración de intenciones y amor a un género que todos amamos, el terror, y eso se nota ya no en los referentes mencionados (Rec, La habitación del pánico, La noche de Halloween, The crazies, y paro porque la lista es laaaarga, larga), en argumento, planos, iluminación y decisiones fantásticas, y a resaltar en una potentísima, vibrante y talentosa BSO de Ginés Carrión, sino también en su depuración estilística conforme avanza hasta un tramo final maravilloso que deja un regusto a Argento (al bueno) y a numerosos ejemplos del terror más clásico renovado con nuevas técnicas en ese descenso a los infiernos inmobiliarios sin complejos y lleno de sangre y gore a tutiplén en que la cinta va convirtiéndose, abandonando el terror psicológico para pasar al salvajemente visual, que a pesar de pecar a ratos y caer en el cliché inevitable, es digno de admiración y reconocimiento. 

La película, supongo que con la intención de hacerse un hueco en el mercado internacional está rodada en inglés, subtitulado a la perfección, y español, y tiene una destacable fotografía depurada y nada turbia. 

En cuanto al reparto, poco que objetar, Ingrid García-Jonsson ( nominada en los pasados premios Goya como actriz revelación) está brillante como Alicia y nos recuerda inevitablemente por momentos a Ángela Vidal en camiseta de tirantes sucia y ensangrentada. Bruno Sevilla, como Simón, el novio guiri cumple, sobre todo en las secuencias de mayor acción, pero en un segundo plano siempre que su partenaire está en pantalla, porque ojo, ha nacido una estrella robaplanos. Los malvados encapuchados, pues un puntazo, a destacar el que interpreta Oriol Tarrida, que sin pronunciar una palabra acojona y queda para el recuerdo como un malo de los buenos. 

Aunque son pocos, los giros sorpresa son inesperados, molan y hacen más dinámica a la cinta, si bien el más esperado, la identificación del político, del constructor, del rico empresario que no se ensucia las manos se queda en incertidumbre y un deseo de venganza a lo Liam Neeson del copón. En definitiva, Martínez parte de un arquetipo de género como es el uso de un edificio casi abandonado para currarse una historia en la que la crítica social, aún siendo demasiado tibia, se agradece, y construir un buenísimo terror desde las entrañas mismas y se convierte en un director muy a tener en cuenta en sus futuros trabajos, porque hemos visto pocos debuts tan redondos en los últimos años, un debut que es una delicia, puro disfrute para fricazos del género, para neófitos y en general para cualquiera que lo pase bien pasándolo un poco mal. 

Lo mejor: La prota. Un diseño de producción impecable (de los responsables de la saga [Rec]), la BSO. 

Lo peor: Es un pelín precavida de más en su implicación política, en una época idónea para dar caña y mostrar cómo se lo montan bancos e inmobiliarias para desahuciar a inquilinos indefensos. Pero bueno... Esperemos que en este caso, la ficción supere a la realidad.


10 comentarios:

El Rector dijo...

Damien, ahora soy yo el que se tiene que afilar los dientes mamonazo... que ganazas de hincarle el diente... la sola comparación con la fantástica "Dream Home", merece toda mi atención.

Espero que tu a veces desmedido amor hacia el cine patrio no me juegue una mala pasada :)

Saludos y felicidades por tu estupenda y rápida crítica ;)

Missterror dijo...

Leyendo todas las referencias que indicas al inicio y teniendo en cuenta que los home invasion me pierden (qué bien hiciste siguiendo mis consejos, Damien!!! jajaja), creo que "Sweet Home" se puede convertir en una sorpresa para mi, así que espero ver pronto qué le pasa a mi tocaya en ese edificio de Barcelona.

Gran crítica Damien!!!

Saludos

Romasanta Macias dijo...

DAMIEN..mil gracias por mantener ilusión por nuestro cine español,jajajaja!! Yo voy a verla el martes que viene...espero disfrutarla como un niño!!!

Felicidades por la crítica!! Cuervitos muchos abrazos...que me acuerdo mucho de vosotros!!

Chanpoo dijo...

MMMMmmmm... Interesante. Me creía que iba a ser mediocrilla. Lo que no me gusta es lo que dices que es populista. En fin... Imagino que valdrá la pena el sacrificio. Gracias.

Damien Thorn dijo...

Rec, ya sabes que no hay que hacerse nunca demasiadas ilusiones...Yo he acabado viendo It follows y un pelín decepcionado me sentí en The Ring sexual.... Auuuuuu!!!! Pero sí, yo creo que te molará!
Doña Alice, esta te la he dedicado casi personalmente, así que espero que te guste!!!!
Romasanta!!!!No sabes la ilusión que me hace verte por aquí, joer.... Te creeás que cada vez que veo algo español pienso en tí????Espero que te vaya muy, muy bien!
Y Chanpoo, espero que la disfrutes un poquito al menos, tiene muchas cositas buenas y demuestra que con poca pasta y una buena planificación no todo está perdido y podemos seguir teniendo esperanzas en nuestro cine!!!!
Gracias muchachos por vuestros comentarios!
Saludetes!

Romasanta Macias dijo...

Muchas gracias por tus palabras Damien!! Eso sí debo decirte que ayer vi e film y me pareció un despropósito total, formalmente y sus referencias son impecables pero los dos actores son malos a más no poder, no me sentí identificado con esa pareja encerrada en un bloque de piso decrépito. La verdad que el papel de Ingrid García-Jonsson me parece desentonada a todo momento, y lo peor para mi gusto, fue la falta de brío de la película en algunos momentos -en ocasiones me aburrí- y cuando surge el espíritu survival, me parece de lo más descafeinado, una lástima la verdad...esperaba un poquito más. Pero a pesar de mi decepción, vaticino un gran futuro a su director, ya que demuestra un soberbio dominio de la puesta en escena y una exquisita atmósfera, así que no me preocupo por un director que dará mucho de que hablar. Abrazos a mis cuervos queridos!!!

El Rector dijo...

Romasanta, estimado, recordando aun el uno que le cascaste a "Open Windows", creo que voy a tomarme tu gran decepción como algo positivo, jaja!

Yo es que sigo aferrado a esta "Sweet Home" con fuerza, pues la idea me parece muy buena (amén de las palabras del niño poseso, of course) y tengo unas ganas locas de quitarme de la boca el sabor a vómito que me dejó "Wax".

Saludos.

Damien Thorn dijo...

No hombre , no, Romasanta...aburrida???He de confesar que vuelvo a pecar de entusiasta y en cuanto descubro algo español con talento me pongo como una moto, pero a mí me pareció estupenda esa atmósfera no cargada de efectos...Y la prota, mmmm!!!!!
Rec, espero que a tí te guste más,aunque lo bueno es que después de "Wax" te va a parecer "El padrino"...
Saludos amiguetes, buen finde y a ver Mad Max como locoooooos

May Dove dijo...

Ole, ole y ole. Yo esta peli la encontré muy entretenida, la verdad. Cierto que no es un peliculón pero me a mi modo de ver, estaba todo muy bien hilvanado. Cierto que los home invasions me gustan mucho porque me dan pavor como concepto, que alguien entre en tu casa a hacerte daño... pero reconozco que esta cinta tiene puntos muy chulos.
Damien, como siempre, ole tu

El Rector dijo...

Yo soy algo menos entusiasta que el niño poseso y me posiciono bastante alejado de ese notable alto que roza la excelencia. pero, tampoco voy a negar que he disfrutado bastante con la película pese a ser un batiburrillo de clichés del género con escasa personalidad, aunque lo peor sin duda, se lo lleva el hecho de estar ¿doblada al español? HORROROSO. No hay nada peor que una película española doblada al español. Supongo que en un intento del director de abrirse mercado... muchos puntos se le escapan al filme por ahí.

De todas formas, ya digo, una película muy entretenida, muy bien rodada (muy cuidada en este aspecto), que no da el cante a nivel interpretativo y que tiene buenas dosis de acción y bastante sangre para lo que solemos encontrar en el cine de género patrio.

Como comenta Damien, yo también habría ahondado más en la critica social y política, pero claro, con la "ley mordaza" desatada, igual le habría caído una multaca y todo al amigo Martínez :(

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.