viernes, 10 de julio de 2015

Artículo: Tres películas de terror "rotas"

Con la esquizofrenia y el desconcierto que nos genera el uso repetido de títulos, fundamentalmente en el terror casposillo new age, me disponía a hacer una crítica de “Broken”... Problema: ¿Cuál de las tres que encajan en nuestra página y que antes o después me tragué será la debida?... Ante la duda, como dicen en mi pueblo, la más tetuda, ¿y qué hay más tetudo que hacer una mini crítica de las tres?. Sí, amigos, no le busquen sentido porque no lo tiene ni en lo más remoto, pero así es uno, con sus idas de olla.

“The Brøken”... A veces el reflejo que nos devuelve el espejo, asusta... 

Empecemos con “The Brøken” peli encasillable en aquello del “Thriller psicológico”, bastante apañada del 2008 proviniente del Reino Unido, guionizada y dirigida por el Sean Ellis de “Cashback”. 

La cinta empieza con una cita de Poe sobre el desdoblamiento de personalidad y con unas placas de rayos X de un paciente que nos introducen sutilmente a nuestra protagonista, Gina McVey, una preciosa, deliciosa y convincente Lena Heady, que aquí es una joven radióloga en un hospital de Londres, y que esa misma tarde acude a la celebración del cumpleaños de su padre,(Richard Jenkins). Entre los invitados al evento están su novio Stefan, (Melvil Poupaud), su hermano Daniel (Asier Newman)y la novia de éste, Kate, (Michelle Duncan). 

En mitad de la cena, mientras charlan animadamente con unas copichuelas de Valdepeñas, un espejo que colgaba en la pared se rompe en mil añicos sin causa aparente, provocando entre los miembros de la cena una sensación tensa, muy Buñuel, que les angustia y jode el festivalete. Al día siguiente, nuestra prota cree ver en la calle a una mujer exactamente igual a ella, una doble, un doppelganger, y sobrecogida e intrigada decide seguirla hasta su apartamento, donde, al encontrar la puerta abierta, descubre horrorizada una fotografía de su padre con esa otra mujer. Mientras conduce de regreso, tiene un accidente de coche y pierde parte de su memoria, que le hace creer que Stefan no es su novio sino otro hombre, lo que los médicos diagnostican como “Síndrome de Capgras” que puede ser el resultado de una lesión cerebral. Con la ayuda de su terapeuta, va abriendo poco a poco los retazos de memoria de los momentos que rodearon el accidente. 

Y llegamos a la Atmósfera... El As bajo la manga de Ellis, desde un techo que gotea, espejos que se rompen y voces/miradas que la acosan. A partir de ese momento, la paranoia se apodera de ella y comenzará a dudar incluso de sus propios allegados mientras decide investigar qué está pasando y llega a desentrañar una oscura realidad que tiene mucho que ver con aquel espejo roto. 

La cinta de Ellis no deja de ser una correctísima pero bastante tópica película de terror psicológico tan abundante a finales de los noventa y de las que mi amado devotamente DePalma ha sido un abanderado estupendo. La historia, simple, clara y directa, no presenta demasiadas vueltas de tuerca, lo cual es su mayor logro junto a la forma de contarla a nivel técnico-delicioso y más que sobresaliente-absolutamente dotado de un palpable sello propio, con una fotografía en escala de grises y azules obra de Angus Hudson y la eterna sombra del claroscuro que dejaba en los ojos de Miguel Angel aquella “terribilitá” y que no hacen sino recrear una frialdad lúgubre y distorsionada como podría serlo parte de la psique humana. La banda sonora, espectacular, dosifica el nivel de angustia y tensión y muta y se transforma en los tres tercios bien diferenciados de la cinta, acompañando más que dirigiendo. Sobra decir que argumentalmente además, la cinta tiene una cuota de momentos espeluznantes e inquietantes bastante disfrutable, excitante y contundente, si bien no es una sucesión de sustos sin sentido y subidas de volumen disparatadas. 

Es cierto que a nivel cualitativo la cinta supone una bajada de potencia considerable, pero es innegable la estela y halo de autor del director Sean Ellis que aquí construye un thriller asfixiante parejo con el terror psicológico con una maravillosa atmósfera inquietante que desorienta, recreada desde cero y por donde van circulando los personajes y la acción sin demasiadas explicaciones ni esfuerzos por parte de Ellis, pero a destacar esa capacidad de capturar la atención y mantener al espectador en vilo cada vez que la cámara se acerca a un espejo o superficie reflectante, visualizando así la metáfora latente en la película sobre el miedo del ser. Pero ciertamente la cinta se apoya en algunos sustos de mercadillo, que hacen más lento el desarrollo y traban el resultado final, una conclusión quizás apresurada que inevitablemente nos deja llenos de preguntas lógicas y de continuidad, pero que sin duda no son más que un pequeño precio a pagar por una película notable, melancólica,culta, formalmente deliciosa y que acaba siendo lo suficientemente arriesgada y capaz incluso de hacer referencia a la escena de la afamada ducha de "Psicosis", como lugar de vulnerabilidad máxima en plena desconfianza, sin dimensionalizar su capacidad autoral pero saliendo airoso del peliagudo temita. 

Quede para el recuerdo la magistral manera de introducir pequeños matices y pequeños cambios que hacen de la cinta algo por momentos apasionante, aunque después las revelaciones y la solución se produzcan de forma algo arrebatada. Pero por unos momentos, la estimulación gradual que consigue Ellis roza a la magníficamente lograda siempre por Hitchcock y Lynch, a los que quizás inconscientemente emula, aunque su desventaja y mayor fallo a mi juicio es que en el fondo es demasiado clara en algunas de las intrigas y la mecánica, lo que aminora el enorme potencial que podría haber tenido, siendo directamente casi un clásico que desafía el cine de terror psicológico a fondo, a lo que no llega, sin embargo siendo lo suficientemente original, con un uso del terror visceral lo suficientemente bueno como para mantenernos atenazados y cautivados durante todo el metraje, con esa sensación extraña y espeluznante de paranoico pavor de poder ser reemplazados por nuestros propios y misteriosos reflejos. 

Y desgraciadamente, aunque redunde, el final lastra unas buenísimas decisiones e intenciones, y una vez que el espectador cae en lo que el director se guarda en la manga, la solución se vuelve demasiado predecible y las preguntas como “¿Por qué se muda Gina con su novio, del que desconfía, después del accidente, en lugar de volver a casa?...¿No será que Ellis no quiere que veamos algo en su casa?” o irónicamente, de entre todas, la gran pregunta sin respuesta: “¿Qué pasó con el conductor del otro coche?”, que no se nos va de la mente en todo el metraje esperando que el resultado venga por ese derrotero y que sin embargo la película no se molesta en volver a abordar el tema en absoluto.

La cinta tuvo una acogida muy mala, seamos sinceros, a pesar de que en el After Dark Horrorfest del 2009 se consideró prácticamente la mejor de los "8 Films to Die For". Al niño poseso le recuerda a Lynch, a Hirtchcock, a Bava y en dos momentazos a Argento, así que por supuesto, mi nota no puede ser menos de un ocho.



“Broken”... Con la pata quebrada.... 

Y vamos a por la segunda, y más floja de las tres, a pesar de que lo tenía todo para ser la mejor, una peli que tiene a Simon Boyes y Adam Mason como guionistas y directores mano a mano, y que deslumbró bastante, a pesar de ser muy corrientita, en algunos festivales de género como el “Amanecer” de Edimburgo. 

La cinta nos cuenta la historia de una joven madre, que tras salir con un tipo maravilloso descubre que no lo es tanto al despertarse en medio del bosque con el psicópata de turno, al que tendrá que aguantar y satisfacer (y no, que no se les haga la boca agua, pues poco torture porn hay aquí) más de cuarenta días sabiendo que su hijita también ha sido secuestrada. 

Vale, empecemos haciendo una concesión al ritmo, que en el principio es admirable, aunque se va entorpeciendo conforme la cosa avanza y vamos descubriendo las cosicas del zumbao a la par que la tipa secuestrada a lo largo de unas escenas interminables y aburridas que en ocasiones rozan lo absurdo. Y ya, poco bueno se puede decir del resto... El paleto como psicópata es un disparate, entre sus parafilias están que la secuestrada le plante un huerto (WTF) y la secuestrada llega a ser tan odiosa que uno desea que de verdad salga el psycokiller que el paleto lleva dentro y la destripe pero ni eso. La cinta se vendió como para espectadores con estómagos curtidos, pues no se asustaba de la violencia y mostrar sus efectos y consecuencias, más que justificados en momentos en los que cualquiera hace cosas desesperadas por la propia supervivencia y la de un hijo. Pero qué desilusión, de gore, nada, dos cortecillos cutres, tres efectos de Ciclo de grado Medio y sangre de ketchup Prima... 

Adam Mason ya nos había deleitado con su saber hacer en la ridícula “The 13th Sign” y “Dust”, y a pesar de la truñada de Broken seguiría haciendo cine y paradójicamente mejorando considerablemente, con las casi maravillosas “Luster”, “Junkie” y sobre todo “Pig”, una de mis preferidas, aunque también rodó las bárbaras, disparatadas y quemables felonías de “La silla/sentencia del diablo” y “Blood River”. 

Volviendo a Broken, la cinta es fea, muy fea de ver, cada ángulo de la cámara parece haber sido elegido por el becario alcohólico del cámara, sin lograr ninguna de las amplias posibilidades que tanto la trama como el desparpajo actoral permitían. El color es absurdo, monótono e insulso. Y en cuanto a la historia, pues un desperdicio, porque a mí el rollo secuestro y psycho killer me lo hacen pasar pipa, pero es que aquí no hay por donde pillarlo. 

La mayoría de las escenas son innecesarias y se echan en falta otras, quizás sólo cuatro o cinco que dotasen de potencia al zurullo este, carente de intriga, con un clímax absurdo y un desarrollo igual de cansino que estúpido. 

Y llegamos a lo peor. Que lo hay. Y es que la protagonista femenina, Nadja Brand (también en las dos cintas anteriores de Mason, su musa) está, cómo decirlo... Sobreactuada no, lo siguiente. Si en el catering hubieran servido speed con Red Bull cada mañana la cosa se explicaría, porque de otra forma... Y del paleto redneck psicópata de pacotilla mejor ni hablemos porque es un insulto a esta sacrosanta página. 

En una cinta que nos promete terror del bueno, con el horror subyacente del secuestro y la esclavitud, la crueldad mental y física de fondo, muy a pesar de su najísima factura y escaso presupuesto, y de las cuestionables aptitudes de los actores, debería haberse recreado al menos en un gore brutal y delicioso, que la peli pide a gritos, desde un guión vacío sólo rellenable con sangre y casquería. 

Pero no. Tenemos unos trocicos gorecillos, bastante cutres que a la peña le parecieron salvajes, porque permítanme decir que para algunos esta es una peli de culto, pero yo, como inculto que soy, me quedé igual... Una cuchilla de afeitar en un vientre de goma que la torturada moza tiene que usar para soltarse (ejem... La sombra de Saw sigue siendo muuuuuy alargada). También un corte de lengua... A estas alturas, ay.... Pero claro, era un corte necesario para explicar su “cruentíiiiisimo” final: la madre ciega de por vida y la hija de 6 años muda, deslenguada.

Vamos, que hemos visto cosas más fuertes los sábados por la tarde en las cadenas privadas en esa sucesión de bodrios infumables y pretendidamente intrigantes. 

Al niño poseso le parece que una idea tan maniaca y puñetera como secuestrar a madre e hija daba para muchísimo y se ha quedado en nada. Así que mi nota es: Puta mierda.



Bang-hwang-ha-neun kal-nal (Broken) Venganza fría o caliente,pero venganza... 

Dentro del género “Thriller Sur-Coreano”, hay un apartado que adoro y del que soy devoto en concreto y es la subtrama “Venganza”. 

Todo director de cine coreano que tiene un nombre en el extranjero ha tocado al menos una vez el tema, a veces prodigiosamente, como Park Chan-wook en su magistral trilogía de la venganza, encabezada por mi preferida “Sympathy for Lady Vengeance” y otras de forma más regulera y rebuscada. 

Broken no se parece demasiado a la mayoría de esas cintas, lo que acaba siendo un halago más que una queja. Es una película estupendamente hilada, articulada, muy, muy bien planteada y resuelta de forma grácil, casi sencilla, sin el abuso de las vueltas de tuerca a las que ya nos vamos acostumbrando. Y es que la cinta parte de una historia sencilla, y con un ritmo frenético y espectacular nos arrastra hasta una solidísima conclusión que emocionalmente no sé, pero cinematográficamente es la exacta, la justa, la adecuada, la perfecta, vamos. 

Las novelas del japonés Keigo Higashino son muy populares en Corea, y han dado pie a adaptaciones cinematográficas de mayor y menor éxito antes de esta "Broken" que se basa en "El cernido Blade", que ya llegó a las pantallas japonesas en 2009, un drama de venganza psicológico muy, muy oscuro dirigida por Lee Jeong Ho, famoso tras su debut en 2010 con "Best Seller ". 

La cinta se centra en Sang-Hyun, (interpretado por el galardonadísimo actor Jung Jae Young,que dota de un realismo descarnado a su interpretación), un pobre desgraciado que desde que perdió a su esposa tras un terrible cáncer, vive con su hija quinceañera Soo-Jin,(Lee Soo Bin), su único motivo para seguir vivo. Un día, Soo-Jin es cruelmente violada, asesinada y abandonada en una sucia casa de baños y claro, la noticia acaba por hundir al protagonista, su vida se desmorona, hasta que frustrado por la falta de avances en la investigación del caso de su hija, recibe una misteriosa llamada que le desvela la identidad de los dos culpables y la dirección de uno de esos dos hombres. Sang-Hyun cruza el país en busca de venganza y al llegar a la casa del hombre, que en realidad es un adolescente, se encuentra alguna evidencia y ciego de dolor mata torpemente al asesino, convirtiéndose así en un fugitivo prófugo de la justicia y buscado por la policía, mientras intenta dar caza al otro asesino. El detective encargado del caso (Lee Sung Min) trata de dar con él antes de que acabe convirtiendo al otro asesino en víctima, a pesar de sentir clara empatía por su situación. 

Como en el espíritu de la novela de Keigo Higashino, la película es bastante diferente a la mayoría de pelis del mismo género, centrándose más en el dilema moral que la venganza de Lee sugiere, y negarse a proporcionar el tipo de emociones escapistas que tienden a utilizar esas otras cintas-por otro lado, igualmente estupendas. Aquí el dilema es la incómoda justificación de la venganza, más aún cuando recae sobre adolescentes, y el hecho de que la miseria y el daño sólo engendran más de lo mismo, y como tal, la cinta cumple a la perfección y se convierte prácticamente en un imprescindible del coreano reciente. 

Sentimientos como la pena, el arrepentimiento están vivos en todo el metraje y el director sabiamente conduce la interpretación del prota por el camino correcto: nunca intenta hacer su protagonista simpático, muy a pesar de la crítica al sistema de justicia, lento, y claramente inválido. A través de esto, es una película que cubre algo de terreno moral difícil e incómoda - aunque es bastante común que los thrillers de venganza para poner a la audiencia en la piel de la protagonista, "Broken" es una de las pocas películas que tratar realmente y hacer que los espectadores se sienten realmente mal por ello. Como era de esperar, Lee hace mantener una cierta distancia de sus personajes, al igual que Higashino en sus novelas, y es un asunto de frío que se aplica a través de sus temas y narrativa en lugar de la emoción o el melodrama. Esto bien podría hacer un reloj frustrante para aquellos que buscan algo más sencillo y visceralmente gratificante, aunque excelente y dolorosamente creíble rendimiento de Jung Jae joven se asegura al menos un cierto nivel de participación. 

Simplificada, con el empleo de una narrativa directa y el uso justo del material apropiado y efectivo, el director logra una película de venganza amarga y visceral y una crítica al obsoleto en ocasiones sistema coreano, que es en exceso benevolente con menores asesinos. 

Al niño poseso le mola el cine coreano, que con el francés y el australiano son sus tres terrores preferidos, así que casi casi le doy el sobresaliente.

Y veo que hay otras cuantas “Broken” por ahí sueltas... Con lo rico que es el idioma en su evolución léxica, semántica y lingüista y seguimos quedándonos con lo de siempre... Ainnnnns!!!


6 comentarios:

Chanpoo dijo...

Lo primero es lo primero, estupendas tus reseñas, como siempre. Y lo sabes. ^__^

Lo segundo, de las tres solo he visto la koreana, y aunque me pese y sabes lo que siento hacia la filmografía asiática, y en concreto la de ese país que conozco tan bien, tengo que decir que "Broken" me pareció decepcionante, bastante para lo que estamos acostumbrados.

Ponerme ahora a decir la causa sería contraproducente -dejo el enlace de mi reseña que escribí en su momento para mi web (http://www.chanpoo.com/resenas2/korea/b/BROKEN.htm)- pero lo resumiré en que me pareció un drama disfrazado de thriller donde un padre coraje tipo telefilm de sobremesa de 'Antena Tres' busca venganza pero al que le falta ritmo, más originalidad y capacidad de sorpresa.

Entiendo que te gustase, de hecho junto a mi reseña hay una de un socio entusiasta con ella como tú, pero con la materia prima que disponía Lee Jeong-Ho podría haber hecho algo más ambicioso. Como tú mismo dices, es sencilla.

Yo de los thrillers del 2014 de aquel país me quedo con "Monster".

Agustin VAZQUEZ ALONSO dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
El Rector dijo...

Contrariamente de Chanpoo, yo he visto las dos primeras y me falta la tercera :)

Y en lo que respecta a éstas, no puedo estar más de acuerdo con el niño poseso. La cinta de Ellis fue, no solo lo mejor de aquel "After Dark" (no nos engañemos, tampoco han salido grandes cosas de ninguna de las ediciones. Esta es una excepción), también fue de lo mejorcito de aquel año. Terror psicológico con tintes sobrenaturales. A fuego lento, como a mi me gusta y rebosando atmósfera y desasosiego por los cuatro costados. Deliciosa a nivel técnico y artístico con una fotografía que quita el hipo y una Headey espectacular que aquí lo borda transmitiendo mal royo.

Sobre la de Mason... pues todo dicho ya, una ,mediocridad a todos los niveles que uno está deseando que termine pasados los primeros veinte minutos. Cutre a rabiar y carente del menor interés... por buscarle uno, que la protagonista muera de la más horrible de las maneras y a poder ser, que lo haga pronto.

Gran currada sr.Thorn.

Saludos.

Tenebrae dijo...

The broken (2008) es una película que no me cansaré nunca de ver y cuantas más veces la veo, más conclusiones y teorías saco sobre ella. Es una auténtica joyita como pocas.

Saludos,

Tenebrae

Missterror dijo...

Yo también soy de las que ha visto las dos primeras y no ha visto la coreana, y una vez más me uno al club de la más fea...porque a mi la "Broken" que más me gustó fue la del sr. Mason, a quien tengo gran simpatía. A mi esta película que a vosotros os resultó tan cutre, me gustó y mucho: un inicio potente y prometedor,y aunque luego la aparente falta de acción pueda resultar un punto insalvable, yo recuerdo que me pareció muy acertado, para poder ponerme en el lugar de la protagonista y entender el verdadero terror de tener que estar al servicio del captor. YO sí conseguí empatizar y para nada quería que le pasara nada malo. Respecto al final, que podía parecer algo tramposo, a mi me encantó (ese tipo de finales me suelen gustar mucho).
De Adam Mason, eso sí me quedo con ese experimento llamado "Pig" y con "Blood River", que me encantó muy mucho.

"Broken" de Ellis, a mi simplemente me pareció correcta. A lo mejor debo pegarle otro vistazo, porque la verdad es que sólo la vi una vez y no tengo demasiados recuerdos nítidos de ella. Sí recuerdo que simplemente me pareció correcta, y sólo recordar eso, me hace sospechar que ni fu ni fa, pero como digo, y animada por vuestro entusiasmo, intentaré volver a verla.
Del After Dark 2008, me quedo con "Perkins 14".

Ole con los titulos de películas por triplicado y el autor de estos reportajes!!!

Saludos

damien thorn dijo...

Chanpoo, mil gracias!!! Monster es una maravilla, es cierto, y también es verdad que con el coreano no soy nada objetivo y me cuesta bajar las notas un huevo...
Rectorazo, la de Ellis cuenta sobre todo con su prota, que está estupendísima, y con un guión bastante mas inteligente de lo que parece... La de Mason, pues eso, a mi no me gustó nada de nada, y eso que esperaba bastanticoooo. Saludaco!
Tenebrae, encantado de compartir pasiones!!!!Prometo vérmela esta semana, que ahora me has dejado con ganazas!!!!
MissT, no me sorprende en absoluto tu devoción, merecidísima por Blood River y Pig, que a mí me gusta aún más, gozoso que soy del gore y la carnaza, pero esta Broken es muy, muy, muy cutrona....
Y PICUETO me quedo con Perkins 14!!!!!
Saludacos, gracias, es un placer regresar al nido!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.