martes, 7 de julio de 2015

Crítica: Alien Abduction

Espectacularmente bien provista de medios técnicos, lo cual no es muy habitual en esto del mockumentary, Alien abduction es a todas luces una película eficaz. Eficaz porque el único objetivo del director, Matty Beckerman, es ofrecer hora y media de entretenimiento y escalofrío sin pretensiones absurdas y haciendo uso de unos efectos especiales más que decentes.
Efectivamente, si nos ponemos a sacar punta, que es lo que hay que hacer, la cinta no ofrece nada nuevo en absoluto y de hecho tiene momentos inquietantemente parecidos a pelis mayores como Señales o Encuentros en la tercera fase. Las interpretaciones son muy desiguales y si bien la mayoría del reparto es más o menos decente, el actorzuelo que interpreta al papá de esta peli de extraterrestres es para darle dos bofetones y meterle a una escuela de interpretación intensiva. O a un módulo de FP, porque no creo que haya mucho de donde sacar... 

La cosa es tal que así: imaginaos, found footage, como siempre, cámara en mano, en este caso, en la mano de un niño autista (con un autismo muy leve y médicamente necesitado de una segunda opinión, pero bueno) que se embarca (es un decir, van en el típico cochazo americano, que allí les cuesta tres duros) en un idílico fin de semana en las montañas de Carolina del Norte (vamos, a tomar por saco, por carreteras que no pasa ni Blas y todo muy siniestro, como a ellos les mola) con su familia, mamá pelín desquiciada, hermana buenorra que no te crees que a esa edad se vaya de camping, hermano pelín asocial y papá... directamente bipolar. Bueno, el caso es que ya en la primera noche los nenes se despiertan con unas extrañas luces que graban con la cámara y que evidentemente son tres naves espaciales... Y van y se vuelven a dormir!!!! 

En lugar de llamar a Cuarto Milenio y tomar el camino de vuelta a casa, que es lo que yo haría, pero a 200 por hora, ellos, familia íntegra americana, cabezones y tercos, siguen adentrándose en la montaña hasta perderse en un tunel en el que hay como veinte coches abandonados. A mí, que me he visto todo el terror del mundo que cae en mis manos, el simple hecho de ver esos coches ya me hace sumar dos más dos y verme en la Matanza de Texas, así que de no haber regresado, me vuelvo haciendo footing si hace falta. Pues ellos, no. Dale que te pego siguen investigando hasta que a papá lo abducen (bravo!!!), cae una lluvia de cuervos muertos y se meten en casa de un tipo del que lo mínimo que te esperas es que tenga a su madre seca en el ático, con bikini y peluca rosa. 

A partir de ahí, los extraterrestres, que deben ser el equivalente a americanos de su planeta, se emperran erre que erre en que hay que atrapar a todos los miembros de esa familia. Será por familias... 

Todo esto, bien contado, con una cámara más que bien usada y con tensión desde el minuto uno es Alien abduction, una peli de la que te puedes esperar lo justo y necesario, no más, pero que seguro que te entretendrá y te hará la noche más divertida. Porque los efectos especiales están a otro nivel, la verdad, y porque es todo tan llano y simple que acaba resultando honesto. Justo lo contrario que sucedió con The Fourth Kind, que se basa en el mismo expediente ovni más o menos y que acabó siendo un fiasco de padre y muy señor mío. 

Una película tensa y emocionante en un género sobresaturado, con una brillante edición de sonido y montaje que la hacen destacar del resto y que acaba resultando de una eficacia sorprendente. 

Lo mejor: Su aspecto técnico. La música, de Ben Weinman.

Lo peor: Esa tendencia de los directores de sci-fi recientes de no mostrar a los extraterrestres nada más que de refilón. ¡Con lo que mola ver aunque sea un Alf de peluche! 

Recomendable, la cinta de la familia McPherson, para todos aquellos aún no hastiados con el found footage y devotos del fenómeno UFO, que diría nuestro hombre siniestro de brazos peludos Jiménez.

Por cierto, la generosidad desbordante de su director nos regala no sólo un easter egg, sino dos, al final de la película, así que amiguitos, hay que ver los créditos...


7 comentarios:

Chanpoo dijo...

Pues a mí "La cuarta fase" me encantó. Se encuentra entre mis favoritas. Miedo me da esta... pero confío en ti. Voy a darle una oportunidad.

Agustin VAZQUEZ ALONSO dijo...

He visto la película de los Aliene Abduction . Es una pasada viendo cómo se realiza la película en la montaña. Me ha gustado.
Damien Thorn felicidades por tu crítica. Corta me muy bien explicado Como siempre.
( ya me paso una ves en cielo de Toulouse Si de nuevo veo algo raro en el cielo no es un footing que voy hacer. Es una carrera como un loco Jajajaj).

Un saludo ...

El Rector dijo...

Yo que no soy nada amigo de los found footage (por decirlo con diplomacia), curiosamente también disfruté mucho con "La Cuarta Fase". Me pareció de una factura técnica brillante y asquerosamente creíble (de hecho, me comí con patatas y all i oli su supuesta veracidad documental).

Niño... debes tener un estómago a prueba de bombas o un coche a prueba de muerte, como diría nuestro buen amigo Kurt, para seguir consumiendo (incluso disfrutando) este tipo de productos.

Saludos.

Agrippina dijo...

Me resultó entretenida. A mi ésto del found footage no me gusta demasiado y tampoco siento atracción por el tema de las abducciones y los ovnis. En fin, mucho griterío para reponerse taaannn rápido y poder seguir pensando en cómo zafar, nadie perdiéndose definitivamente en un bosque donde cualquiera se perdería para siempre, un ermitaño que de pronto se vuelve sociable y tierno...Sí, hay que hacer un esfuerzo, pero pasé un buen rato.
Comento, de paso, que La cuarta fase me pareció más convincente.

Chanpoo dijo...

Vista. Me ha gustado. Gracias Damien por la recomendación. Te perdono lo de "La cuarta fase", jajajajajjaja... Entretenida, con buenos momentos inquietantes y más que correctas interpretaciones. Bueno, que no me repito, que tu lo has dicho mucho mejor y más detallado que yo.

damien thorn dijo...

Chanpoo, está claro que el problema con La cuarta fase es mío...A toda mi gente les encanta y mira que lo he intentado, pero no me la creo para nada y me parece absurda perdida!!!Me alegro de que esta te haya molado aunque sea un poco, porque es bastante entretenidilla y tiene momentazos (la sonda rectal es antológica).
Agustín, gracias por tu comentario, yo también correría!!!
Rector, Agrippina, lo dicho, debo revisar sin prejuicios La cuarta fase, que me va a costarrrrrrr!
Muchísimas gracias por vuestros comentarios, mozos!

Bieitols dijo...

En la línea de la mayoría a mi también me pareció entretenida. Nada original, eso sí, pero al no ser pretenciosa nos deja disfrutar de lo que nos propone. Escasa hora y veinte de suficiente inquietud y credibilidad como para dejarnos llevar.
Sobre lo de seguir adelante, a pesar de las señales, tengo entendido que los americanos son muy así. Su prepotencia, el sentirse el pueblo elegido, les hace terquear antes de rendirse. Para lo bueno y para lo malo.
La bipolaridad del padre, si bien lo más cogido por los pelos junto con el autismo del chaval (que acierto no mostrarlo, porque seguro que chirría), lo puedo entender o disculpar por lo nerviosos que nos ponemos a veces al volante con todos dando si opinión y el gps tocando los huevos.
El anacoreta sociable, lo explico por la pérdida de su hermano. Y ese sentimiento de la familia que los yankis llevan tan interiorizado. Así como ver que al final la familia obedece sus órdenes y el joven se hace hombre, lo que le hace sentir orgulloso de él como hombre y como usamericano.
Lo dicho, entretenida. Sin alardes pero sin pretensiones.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.