domingo, 20 de septiembre de 2015

Crítica: Awaiting

Como todo en esta vida, todo depende del contexto. ¿A quien le gusta esperar? Pues depende. No saben igual los minutos cuando esperas en la estación de tren a que llegue tu amor tras un largo tiempo separados, que cuando estás en la sala de espera de un hospital para que te realicen una invasiva, dolorosa y desagradable prueba médica. El contexto siempre marca la diferencia. ¿Nos gusta esperar? Por lo general no, no nos engañemos. Sin duda, el infierno podría interpretarse como una interminable cola infinita para realizar algún tipo de gestión en algún demoníaco organismo público. Sin duda. Pero para descubrir eso, esperemos, también tendremos que esperar.

El electrocardiograma del cine de terror, está plagado de esperas. Y por lo general, de esperas en contra de la voluntad de las personas. Que se lo digan a todas esas almas en pena atrapadas en el limbo que han servido para dar forma a tantas y tantas películas de fantasmas (algunos diríamos que demasiadas) o a todos aquellos desgraciados que han muerto en vida para vivir en muerte y se han levantado de nuevo para arrastrarse sobre la tierra cual cucaracha ciega a la que solo atrae el olor de aquello que una vez fue... la espera también puede resultar golosa, que se lo digan si no a esos muertos que se regocijan mientras se les rellena su flácido miembro muerto, de sangre putrefacta en una oscura y húmeda esquina al saber que el sol se pondrá en unos pocos minutos y que la raza humana hará lo propio con el Mc delante de cada nombre. McPollo aquellos que se llamen Pollo.

Podemos ponerle nombre a la espera. Uno célebre. El de James Caan. Él tuvo que hacerlo, esperar. Y tuvo que hacerlo postrado en una cama víctima de la admiración desmedida de una apasionada amante de la literatura, perdida entre las carnes de Cathy Bates al tiempo que descubría que a los fans hay que cuidarlos, pues son los que te permiten ganarte la vida, valga la redundancia. Esto fue en “Misery” (Rob Reiner, 1990) a partir de uno de los más sagrados designios del para algunos maestro del horror, Stephen King. Qué tortuosa también la espera de aquel señor encerrado bajo tierra con un teléfono móvil como única compañía, esperando a que alguien diera con sus huesos mientras estos no habían sobrevivido ya a la carne en “Enterrado” (“Buried”, Rodrigo Cortés, 2010). No sigo, pues la lista sería interminable y lo último que quiero, es haceros esperar.

Hablemos pues de “Awaiting”, la nueva película de Mark Murphy a quien parece no gustarle en demasía eso de esperar, pues apenas a pasado un año desde la concepción de su anterior trabajo “The Crypt”. Y, contrariamente, es una agónica espera lo que vamos a encontrar en éste su nuevo trabajo. Y no una espera cualquiera, una espera compartida cual sociedad, entre dos socios de excepción: el protagonista del cuento, un viajero eventual interpretado por un irregular y promiscuo con el histrionismo Rupert Hill y, el espectador.

El primero, porque tras sufrir un aparatoso accidente de tráfico tal y como ya hiciera en su día el bueno de James Caan y tras ser socorrido, igual también que en aquella ocasión, por un en apariencia buen samaritano, sufrirá en sus propias carnes la agonía de la larga espera y alguna que otra miseria. Y el segundo, porque la espera también le va a salpicar la cara por más que frunza el ceño e intente esquivar el resultante de esa inoportuna rueda de coche que pasa sobre el charco de barro justo cuando pasa por su lado. Dos esperas. Compartidas y complementarias.

Y es que “Awaiting” se toma su tiempo. Sus bastardos inicios de corte thrillero resultan demasiado familiares como para tomárselos en serio y el sr.Hill, hace el resto, con sus amagos compulsivos de sobre actuación, para que tengamos serias dudas sobre el potencial de aquello que estamos viendo. Y no es una tónica, pues los otros dos personajes principales del filme, no desentonan en absoluto, incluso podríamos hablar de ciertas excelencias en la sobriedad de un pelirrojo Tony Curran que, como suele ser habitual, sabe donde está y lo que tiene que hacer.

Por suerte, las esperas, en ocasiones, son recompensadas y ésta en concreto, es una de ellas. Curiosamente, la cinta gana muchos enteros cuando se adentra en terrenos que no suelen ser para mi, excesivamente fértiles, los del torture-porn. Sí, es en la metamorfosis de géneros, donde “Awaiting” comienza a captar el interés del espectador. De forma sucia o efectista si se quiere, pues tira de casquería y de mala baba para que dejemos de lado todos aquellos juicios de valor que podamos haber espetado con anterioridad. Nada nuevo bajo el sol y como siempre cuando se habla de torture-porn, completamente sujeto al buen gusto por la saña del espectador de turno, pero funciona. Incluso complementa al hasta ese momento descafeinado thriller que le ha precedido con más pena que gloria.

El resultado final es una película poco original que va claramente de menos a mas. Con una primera mitad que no destaca especialmente en nada y que en ningún momento consigue alcanzar las cotas de incomodidad necesarias para su buen funcionamiento, lo que es una auténtica lástima, pues la curiosa relación paterno-filial que el filme nos plantea, daba para erizarle el vello a más de uno a base de morbo, excesos y política incorrecta (a día de hoy aun está por ver que exista lo contrario) si un hubiera sido presa de sus propios mecanismos de aunto-censura. Por desgracia, ésto nunca llega a explotarse y tan solo se nos permite salivar a base de alguna pequeña e insuficiente sutil insinuación.

Tras la espera, y viendo que la moralidad no va a ser víctima del menor maltrato por parte del comedido director (también firma el libreto), se opta por el cebamiento con la carne y ahí, afortunadamente, sí que no se marca límite alguno, regalándonos suculentas dosis de “hijoputismo” sin remordimiento alguno. Ahí sí, ahí los histrionismos del oportuno mártir Hill no chirrían tanto como en los primeros compases de la función e incluso son bien recibidos, haciendo de su dolor, nuestro mayor placer. Algo completamente lícito, pues a base de espera, nos lo hemos ganado.

Lo mejor: Tony Curran y lo explícito de su segunda mitad.

Lo peor: Está muy lejos de la mala leche necesaria que se hubiera necesitado para ofrecer la experiencia enferma que debería haber sido y no es.


13 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado Rector, me encantan tus críticas pero lo que se eriza es el vello no el bello.
Saludos y que sepas que te sigo fervientemente.

El Rector dijo...

Anónimo, no te creas, he conocido a algún que otro bello que también se eriza de lo lindo.. pero si, en éste caso era con "v". Al final me vais a obligar a usar el dichoso corrector ortográfico ;)

Me alegra mucho que te gusten mis críticas y sobretodo, que nos sigas fervientemente.

Saludos, bello ;)

Missterror dijo...

Rector- Qué razón tienes cuando hablas de los diferentes significados de las esperas en diferentes contextos!!! Mis mejores esperas siempre tienen que ver contigo, así que, qué te voy a contar que ya no sepas!!!
te contaré que estoy muy muy muy de acuerdo con lo expuesto en "The Awaiting". Se espera poco de ella viendo la primera parte y sorprende para bien la resolución de la segunda y el derrotero sangriento que toma la película. Pasó de ser una película bastante mediocre que no llevaba a ninguna parte, y que como bien dices, no utilizaba ese as en la manga que era la relación padre-hija, para no incomodar demasiado y solo meter la puntita... Luego todo pega un cambio de ritmo acusado y la cosa se anima que no veas!!!
Tanto en la buena resolución, como en la mala ejecución, desde luego, la elección del casting, no puede ser más dispar, porque como bien apuntas, el pelirrojo Tony Curran, se lo curra de lo lindo, pero lo de Rupert Hill es de juzgado de guardia. Esto consigue el extraño efecto en el espectador de que te caiga bien el malo y mal el bueno...cosas del terror!!!
En definitiva, una película que es cierto que va de menos a más (como debería ser siempre) y que pese a los malos augurios iniciales, no deja un buen regustillo.

Saludos bellísimo!!!

El Rector dijo...

Missterror, que tenga que ser cuando se pone el mono de torture-porn cuando la película consigue enganchar, no es decir nada bueno de su primera mitad, jeje... tampoco deja de tener su gustillo el tour de force entre Curran y Hill... el primero haciéndolo tan bien y el segundo tan mal... si al final, si uno no encuentra alicientes es porque no quiere :)

Teniendo en cuenta que de las últimas diez películas que me he puesto, he terminado quitando antes de tiempo a siete, pienso que ésta "Awaiting" es una propuesta relativamente recomendable.

Lástima de ese papi con la hija... de ahí se podría haber sacado una tajada de las buenas. Al final lo de "solo la puntita", siempre termina siendo contraproducente.

Saludos bellísima!!

El Cabrero dijo...

Que yo recuerde la última peli de terror que me hizo sentir incómodo fue Murder Set Pieces (2004), cosa que tiene su mérito porque no es japonesa. Es verdad que The Secret (con ese David Duchovny que de repente se encuentra con que el espíritu de su mujer se ha metido en el cuerpo de su hija de 16 años y ella quiere fornicar porque al fin y al cabo es su mujer, pero mejorada físicamente, claro) tantea terrenos pantanosos...pero es tan cobarde como su director Vincent Pérez...y fue una de las grandes decepciones en su día, porque el argumento prometía, aunque era un remake de un film oriental...

Missterror dijo...

Es que "Murder Set Pieces" tiene tela!! Recuerdo que la pude alquilar en un videoclub sin saber de lo que iba y me dejó un mal cuerpo increíble... Tendría que revisionarla porque creo que mi mente utilizó el mecanismo de defensa y la borró, sólo recuerdo escenas puntuales. Quizá yendo preparada, pueda tener otra perspectiva.

El Rector dijo...

Cabrero, por desgracia, no todo el mundo se atreve a pisar sobre terrenos pantanosos y por ello, muchas propuestas se quedan a medias y muy lejos de lo que podían haber sido. Esta "Awaiting" es un gran ejemplo de ello. Una relación "extraña" entre un padre y una hija que llega a insinuar algo en determinado pasaje del filme, pero jamás se atreve a traspasar la línea. Entiendo que igual, no era esa la intención del director y que al final, lo único que pretendía era tirar de torture-porn. Una lástima, pues la situación daba para perturbar a más de uno.

Sobre "Murder Set Pieces", se de que película habláis, pero no he tenido oportunidad de verla. Habrá que pegarle un ojo.

Saludos.

El Cabrero dijo...

Bueno, Muder Set Pieces es de los más brutal del cine occidental que se ha hecho en el Nuevo Milenio (teniendo en cuenta que A Serbian Film a mí por lo menos me pareció una tontería muy grande) y quien quiera verla o revisarla mejor que esté preparado...aunque es verdad que hay docenas de pelis orientales que son más salvajes. Pelis como Star Of David, Gust Of A Virgin son tan o más enfermizas. Pero también es verdad que pelis enfermizas con buenos guiones (y actores) escasean.

El Rector dijo...

Cabrero, a mi "A Serbian Film" me parece que encaja bastante con eso de los buenos guiones y actores... y estando seguro de que ahí por ahí (quizás la propia "Muerder Set Pieces") películas mucho más brutales, me parece un thriller brillante por el hecho de aunar en un mismo producto, calidad cinematográfica e inusitada capacidad para escandalizar. Por desgracia, gran parte del público y de la crítica, se quedaron solo en esto segundo.

Saludos.

El Cabrero dijo...

Recuerdo los debates que se montaron con el estreno de A Serbian Film en SITGES (yo ya la había visto antes y me dejó frío) y luego lo del juez que la prohibió cautelarmente porque a Ángel Sala lo denunciaron y tal. Yo entonces me puse a favor del juez pero no porque estuviera de acuerdo con él sino porque me parecía que una película tan mala no se merecía tanta propaganda y fama. No era precisamente Holocausto Canibal. Con Javier Ludeña tuve grandes debates en torno al asunto y no nos poníamos de acuerdo. A día de hoy sigo pensando lo mismo que dije entonces: en los 70's se hicieron pelis más brutales, A Serbian Film parece hecha por amateurs y la escena del bebé de plástico me dio más risa que otra cosa...Aquí en España hasta se publicó un libro sobre cine prohibido en defensa del film. Sí, se armó mucho jaleo. Pero para mí la peli era insignificante (el típico director que quiere conseguir fama a base de hacer una peli supuestamente transgresora) y sobre todo es que cuando la vi me pareció un insulto a la inteligencia. Pero creo que seguimos siendo minoria los detractores del film.

El Rector dijo...

Cabrero, yo es que si veo una gran calidad cinematográfica en "A Serbian Film". Y a diferencia de lo que solemos encontrar en este tipo de películas "transgresoras" que solo buscan llamar la atención a base de efectismos burros, pretende contar una historia solida cimentada en una terrible realidad que se vive en la Europa del este. Pero vamos, dejando de lado que la película guste más o guste menos, pues eso ya va a gusto del consumidor, me parece lamentable que se lejos de juzgar su fondo, aquí los adalides de la moralidad, se cebaran con sus formas. Luego se pueden narrar las miserias del holocausto de la manera más aberrante y la gente se lleva premios por ello... relata (con crudeza, si) las ídem del lado más repulsivo no solo de la industria del vicio, sino del propio ser humano y bueno, ya vemos la que se lía.

De todas formas, yo creo que los detractores del film, sois una inmensa mayoría, al menos por las experiencias que yo he tenido. Afortunadamente, no todos por los mismos motivos.

Saludos.

El Cabrero dijo...

Ah, pues entonces yo es que me encuentro siempre con gente a la que le gustó A Serbian Film. A mí lo que me sorprende no es que guste el film sino que haya quien diga que es lo más inquietante que ha visto. Ya digo muchas veces que en la década de los 70's se rodó tantos films extraños e inquietantes que claro, como quedan olvidados por la avalancha de novedades de cada año la gente igual no recuerda...¿No es "Adiós Africa" mucho más inquietante, brutal y encima es real de verdad? Bueno, ahí ya entramos en el cine mondo, en mi libro "BRUTAL MONDO" hay docenas y docenas de pelis que dejan a A Serbian Film en cuento de la Disney...jeje

El Rector dijo...

Cabrero, de todo habrá, sin duda. Yo te hablo por mi experiencia, que he tenido que soportar en más ocasiones de las deseadas, acusaciones y burradas de todo tipo por aquellos que la encontraron inmoral y ofensiva. Incluso llegamos a recibir amenazas por hablar de ella en el blog... pero bueno, tarados hay en todas partes.

Sobre lo que comentas, pues ahí s te doy la razón. Estoy seguro de que hay muchísimas películas mucho más brutales e inquietantes que "A Serbian Film", lo que ocurre que en este caso se sumaron dos factores. El primero, la gran repercusión que tuvo con su polémica en Sitges, lo que la dio a conocer al gran público, un tipo de espectador que desde luego, no está habituado a este tipo de propuestas extremas. Y el segundo, que contiene un elemento, como es el de abusos a menores, que repugna a la sociedad (con razón) y una gran parte de ella, no entendió que esto SOLO era una película de ficción con trasfondo de denuncia social.

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.